Opinión

De este problema tampoco es ajeno la sociedad civil (mundo empresarial, académico, tecnocrático), que ha dejado de producir insumos técnicos e ideológicos que alimenten o exijan a los políticos a mejorar su bagaje intelectual y elevar, por ende, el nivel de la política peruana, que debe ser uno de las más pobres de la región y del planeta.

El panorama de mediano plazo en el país no se ve promisorio. Quizás la mayor fortuna a la que podamos aspirar es a que llegue al poder alguien que simplemente gobierne con corrección, respete el modelo macroeconómico y minimice los escándalos. Y punto, paremos de contar. Grandes gobiernos reformistas requieren un arsenal de ideas claras que ninguno de los que asoma en el proscenio electoral peruano parece albergar.

Tags:

Daniel Urresti, Lava Jato, Rafael Lopez Aliaga

Qué esperamos para tener este sistema implementado, me preguntarás. En agosto de 2021, el Presidente del Consejo de Ministros, Guido Bellido, anunció ante el Congreso la creación del Sistema Nacional de Cuidados que sería diseñado e implementado bajo la rectoría del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) y que para fines de 2021 se iba a presentar una ley sobre el sistema. Propuestas que este Gobierno no cumple hasta la fecha. La Ministra Diana Miloslavich sobre este informe presentado la semana pasado opinó que: “Es un enorme desafío, pero estamos dejando una ruta para su implementación en beneficio de las mujeres y personas en situación de vulnerabilidad”. Así estamos.

Tags:

Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), Mujeres en Perú, Sistema Nacional de Cuidados

La segunda parte, titulada sintomáticamente “Fatiga”, nos devuelve a la límpida conciencia que el hablante observa la decadencia corporal, el fin de la plenitud física, como se lee en uno de los mejores poemas del conjunto, “Cuerpo a cuerpo”ː “Llegar a los setenta/ un desperdicio/ si no te matas en la tabla inclinada/ y en el press de la banca/ no harás el amor con nadie/ ni terminarás el combate/ te recogerá el personal de limpieza/ en penumbras/ entre colillas y bolsas de maní”.

Un poemario vigoroso y una espera que no fue vana. Eslava nos ofrece, una vez más, una voz reflexiva, con toques de exquisita ironía y sentencias que difícilmente olvido, sentencias como estas: “el brío ante la agonía es mejor que el saber” (p.28).

Jorge Eslava. Gimnasium. Lima: Colmillo Blanco, 2022.

 

Tags:

Gimnasium, Jorge Eslava, poemario

Como resultado de esa turbia alianza Castillo-Cerrón, según la última encuesta de Ipsos, encargada por Lampadia, el 76% considera que los ministros y funcionarios nombrados por Castillo no son personas honestas ni capacitadas; el 61% considera que el gobierno está permitiendo o incentivando los conflictos sociales mineros; el 52% cree que está permitiendo la expansión del narcotráfico; como colofón, el 79% considera que la situación económica está peor que hace un año.

La calamidad burocrática y el descalabro gubernativo son el símbolo del peor gobierno que hemos tenido en el lapso señalado. Y Cerrón tiene mucha vela en este entierro. No basta un comunicado alharaquiento para zafar de su alta responsabilidad en el desastre.

Tags:

Dinámicos del Centro, Perú Libre, Vladimir Cerrón

Existe, además, un grave problema de fondo que el Estado no logra atender: el incremento de la violencia contra las comunidades rurales, especialmente indígenas, sobre todo en la Amazonía. La proliferación de economías ilícitas, por ejemplo, es un problema cotidiano que se traduce en una urgente necesidad de seguridad. Actividades como el narcotráfico, la tala, el tráfico ilegal de especies silvestres o la minería ilegal continúan expandiéndose o consolidándose por todo el territorio nacional sin que las autoridades tengan los medios o la voluntad para frenarlas.

Desde un punto de vista interseccional, este fenómeno se hace más complejo entre los pueblos indígenas por dos razones. La primera es su especial vulnerabilidad frente a las agresiones de organizaciones criminales, al ser núcleos reducidos de población asentados sobre grandes extensiones de tierra (la comunidad de Saweto, donde fue asesinado el líder Edwin Chota, tiene 78 mil hectáreas en la frontera con Brasil). La segunda es la autonomía de la que gozan en virtud del derecho internacional. Es en base a ella que, en ausencia del Estado, han conformado sus propios cuerpos colectivos de seguridad, muy por encima de las rondas o las juntas vecinales. Para los shipibos o los kakataibos, reciben el nombre de guardias. Para los awajún, es el comité de reservistas. Para los asháninkas, además de los CAD, existen los ovayeriite (o el ejército) y la seguridad indígena.

Todo lo dicho tiene la intención de complejizar el debate. A nuestro juicio, no caben espacios para las opiniones totalizantes. Ciertamente, los CAD han probado su vigencia y utilidad como mecanismo de autoprotección en la selva central, aunque transpolar dicha experiencia a otras regiones del país sin una orientación clara no solo sería peligroso, sino también contraproducente. En ese sentido, como sugiere Matías Pérez, es preferible entablar un diálogo con las organizaciones indígenas de los ríos Ene y Tambo para una eventual modificación a la norma y delimitar su ámbito de aplicación territorial, antes que optar por su derogatoria.

Otro error, sin duda, es el de homogeneizar las funciones de seguridad que corresponden a poblaciones indígenas y no indígenas. Una junta vecinal no puede equipararse a una ronda campesina o nativa, mucho menos a una guardia que refleja la organización de pueblos en vez de solo comunidades. Para los pueblos, cualquier iniciativa legal debe reconocer un régimen diferenciado que garantice su autonomía, en el marco del respeto a los derechos humanos. Además, deben contar con asistencia especial del Estado para evitar que se expongan a peligros que sobrepasen sus capacidades de autoprotección.

Al respecto, hubiera sido más oportuno que el Congreso evalúe la nueva ley de CAD en conjunto con la propuesta de ley sobre seguridad indígena amazónica. Ahora, no obstante, cualquier reforma legal debe excluir a los cuerpos colectivos de seguridad indígena para garantizar su reconocimiento oficial con independencia de las Fuerzas Armadas. Sin duda, ello no quiere decir que los pueblos indígenas que tradicionalmente han recurrido a los CAD deban dejar de hacerlo. Esta decisión corresponde también a su autonomía.

Existe un factor adicional y transversal que no puede dejarse del lado en la nueva ley: el rol claudicante del Estado en garantizar la seguridad de los pueblos y organizaciones indígenas. La norma falla también porque evidencia la renuncia de las autoridades a cumplir con esta obligación, donde su respuesta a la violencia ha sido fragmentada, errática y absolutamente limitada. Una eventual reforma debe servir para establecer mecanismos horizontales de coordinación entre los cuerpos de seguridad indígenas –incluyendo a los CAD, cuando corresponda– y estatales, con mayores responsabilidades para estos últimos.

Finalmente, en el escenario actual de abandono estatal, ¿tiene sentido negar el relanzamiento de los CAD también en las zonas donde ha probado tener éxito? Aunque aún no encuentro una respuesta concluyente, dos cosas son seguras: la discusión es más rica y compleja que la derogatoria exprés de la nueva ley, mientras que deben priorizarse las propuestas de solución que fluyan de abajo hacia arriba y no al revés.

Tags:

CAD, Comités de Autodefensa

TRES

Diez años atrás, una vez una profesora, en plena conversa en la sala de descanso, indicó.

No me molestan los gays, pero no permitiría que se besen delante mío. Solo eso.

¿Entonces la pareja tendría que pedirte permiso para demostrarse afecto?, ¿qué tipo de libertad es esa? Inquirí.

Ella no supo que contestarme, y tenía veintipocos años.

Veinte años atrás, tenía un local en un Shopping céntrico. Al lado mío, quedaba el cine, motivo por el cual compartía, en varios momentos del día, con el personal del cinema. En cierta ocasión, vi que se burlaban de un joven gay que atendía un pequeño puesto, en el mismo piso. No hice nada, lo dejé pasar. Al poco tiempo, razoné que la vida de ese joven debe ser ya difícil -por su condición- para que unos pelotudos se burlen de él en su trabajo. Entonces, me acerqué a su local.

Hola que tal, soy Tomas, del local de enfrente, te quería indicar si alguna vez necesitas cambio avísame. Ok.

Para todo aquel, que alquiló un local en un shopping, sabe que conseguir sencillo es uno de las cosas más preciadas.

Solo una vez, fue por mi local para pedir cambio.

Eso sí, cuando nos topábamos lo saludaba, y él devolvía el saludo; pero con cierta aprensión. Aunque nunca hicimos amistad, quería que supiera que lo respetaba.

Y creo que él deseaba eso: Respeto.

Tags:

Cineplanet, LGBT, Social

La razón por la que alguien tenga que trabajar desde casa podría estar relacionada no solo a las preferencias personales, la intensidad del trabajo, las necesidades personales o familiares, sino también porque el trabajo remoto puede estar estipulado explícitamente en el contrato por iniciativa del empleador. Por un lado, las empresas ahorran dinero al reducir costos fijos como agua, electricidad y alquiler si disminuyen las capacidades en las oficinas. Por otro lado, al trabajar remotamente aumentan los problemas con la privacidad de los empleados y con la supervisión de los datos sensibles. Para evitar fugas de información, las empresas permiten explícitamente, en su mayoría, el trabajo remoto solo con las computadoras personales de la empresa lo cual permite rastrear las actividades y el comportamiento de sus empleados y al mismo tiempo garantizar que los datos sensibles de la empresa no caigan en manos de la competencia, o de personas desconocidas. Los trabajadores que no tienen la opción de trabajar de forma remota en cualquier día de la semana tienen mayor probabilidad de trabajar en un horario no diurno, lo cual es normal en las industrias del entretenimiento y la hostelería. Además, en el transporte y los servicios públicos, y en el comercio mayorista y minorista, no es raro tener horarios no diurnos. Hay muchas alternativas al convencional turno diurno de tiempo completo, como el horario de tiempo completo no diurno, el turno vespertino, turno nocturno, turno rotativo, horario irregular, turno dividido, etc. También debemos tener en cuenta si el trabajo se debe realizar de forma sincrónica, o si se puede hacer de manera asincrónica, lo cual permitiría trabajar en localidades con husos horarios distintos, situación común para los nómadas digitales. Esto es importante sobre todo cuando las empresas tercerizan proyectos y actividades. El rol cada vez mayor del Machine Learning y del Big Data en los procesos empresariales está también contribuyendo a que haya contratos más flexibles. La alta demanda por especialistas en estos rubros les da una buena situación para negociar las condiciones contractuales.  Es recomendable para la gente joven tomar en cuenta todo lo antes expuesto al momento de optar por una carrera. Acceder a un puesto de trabajo implica muchas cosas más allá de solo trabajar.

Tags:

laboral, Trabajo

Día entonces de Pescadoras y Pescadores peruanos, nuestro país tiene algunos problemas muy concretos que debe afrontar respecto de la pesca. Debe permitir y fomentar la participación de las mujeres en las asociaciones de pescadores, mediante políticas de Estado, como ha hecho Chile, para que exista una representación que sume su perspectiva respecto del rubro y sus necesidades. Debe resolver el empobrecimiento de la pesca artesanal marítima que a pesar de que nos provee todos los pescados y mariscos que consumimos, debido al aumento de las embarcaciones a motor y los tamaños de sus bodegas (en 1950 había cerca de 3,600 embarcaciones, hoy aproximadamente 20,000), ha resultado imposible dividir los cardúmenes para que todos ganen y aumente el empleo, forzando paradójicamente a los pescadores a tener su propia embarcación. Como señala Michelle Carrere (Mongabay, 31 de agosto de 2020), el crecimiento de la flota artesanal no es más que un crecimiento empobrecedor, pero que profesionalmente sí se puede revertir. Y el Perú debe responder al derrame de REPSOL no sólo multando o denunciando, sino también generando jurisprudencia que proteja a pescadoras, pescadores, trabajadores vinculados y a sus familias de la contaminación de su medio ambiente. Es una deuda del Perú con los pescadores de Ventanilla, que hasta hoy tratan de sobrevivir sin salir a pescar.

Con amor a nuestras pescadoras y pescadores, que su San Pedro guíe las buenas decisiones de quienes tienen en sus manos mejorar sus vidas en nuestro país. Feliz día.

Tags:

29 de junio, patrón de los pescadores, pesca, San Pedro

Tras varias obstinencias incontrolables, Buzz retrocede como sesenta años. Su tripulación ya no existe, ahora viven algo así como los nietos. Y hay una amenaza de unos robots bastante torpes. Y los sobrevivientes son también torpes. Y la amenaza es salvar a una colonia invisible a la audiencia. Desafortunadamente, Lightyear está enfocado en sus secuencias de acción y los giros del villano. 

El gato robot y la tripulación de las payasadas pueden entretener a los más jóvenes, de cuatro años para abajo. Pero la película carece del corazón y el alma de todas las películas de firmadas por Pixar. La nostalgia por el paso del tiempo se siente de una galaxia lejana, y el hombre terco luchando contra sí mismo es demasiado indirecto y metafórico. Al final, parece un guion sin historia. 

Lightyear debería ser una película sobre trabajar en equipo y vivir el momento. Pero los personajes son tan ligeros y están apenas elaborados que la dinámica de grupo nunca se forma. Y los problemas que aparecen son resueltos casi al instante de ser concebidos. Incluso el villano es particularmente decepcionante, considerando se trata del Darth Vader de la franquicia Toy Story. No puedo ni entender como a Andy le gustó este bodrio sin emociones. 

Pixar ha mirado hacia las estrellas muchas veces con Wall-E, Up, la mismas Toy Story e incluso Intensamente o Soul. Nos ha acostumbrado a profundas historias de familia, tenacidad humana y la búsqueda de una vida más allá de nuestras narices. Pixar ha sido capaz de todo, como el cine clásico. Y por eso, quizás, ante su propio espejo, Lightyear cae estrepitosamente al finito y al más acá. 

Tan bajo como Cineplanet. 

Tags:

Cineplanet, Lightyear, Toy Story
x