Facturas electrónicas

La Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat) determinó que a partir del 1 de enero del 2022, las facturas electrónicas se deben enviar a este organismo, en un período no mayor de dos días calendarios, contados desde su emisión, para ser consideradas válidas.

Renzo León-Velarde, gerente general de Perú Factura, producto de la Cámara de Comercio de Lima enfocado en Pymes, insta a las empresas a sumarse al sistema de la facturación electrónica mediante algunos beneficios:

1.-Ahorro en costos de envío

León-Velarde pone de ejemplo empresas que se dediquen a la entrega de obsequios. “La empresa tiene que mandar la factura al cliente, y el regalo al beneficiario. En lugar de gastar doble en servicio de transporte, lo que hace al emitir una factura electrónica es simplemente ingresar a la página de su proveedor, emitir una factura electrónica y esta llegará al cliente mucho antes de que el regalo llegue al beneficiario”, comenta el experto.

2.-Evita perder tiempo en temas administrativos

Emitir facturas electrónicas permite concentrarte en tu negocio y no en temas administrativos. “Cuando yo tengo un cliente al que le tengo que facturar regularmente, este tiene un horario determinado de recepción de facturas. Con la facturación electrónica puedo emitir la factura a mi cliente en cualquier momento, incluso un domingo en la noche”, indica León-Velarde.

3.-Ahorro en papel y espacio

Cuando una empresa genera menos residuos, es más responsable con el medio ambiente. “La emisión electrónica ahorra también espacio de almacenamiento, porque desaparecen los files palanca en los que se almacenan miles de documentos. Al dejar de usar papel, no contamino ni daño al planeta. Me hace mucho más competitivo porque al volverme más eficiente en la gestión de mi negocio, me permite competir de forma más prolija con las grandes empresas”, recomienda el vocero de Perú Factura.

4.-Factoring

Contar con un sistema de facturación electrónica permite recurrir al factoring como método alternativo de financiamiento, de forma más ágil. “La factura electrónica, al estar dentro del marco del factoring electrónico, me permite disponer de liquidez en un par de días. Si quiero hacer factoring normal, con el papel me puede tomar cerca de dos semanas”, finaliza León-Velarde al enumerar solo algunos de los beneficios de la facturación electrónica, e insta a los empresarios a optar por este sistema de facturación, que a todas luces ahorra costos y procesos.

Tags:

Factoring, Facturas electrónicas, Sunat