Factoring

Frente a la dificultades que afrontaron algunos contribuyentes debido a la pandemia, la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (SUNAT) amplió los plazos para que los últimos grupos de empresas que debían incorporarse a la emisión de comprobantes de pago electrónico lo hagan desde septiembre del 2021. Según la SUNAT, su uso representa un ahorro de hasta 67% en los costos de impresión, gastos de distribución y archivo en comparación con los comprobantes físicos.

Si bien este sistema de facturación se implementó en 2014, y miles de medianas y pequeñas empresas la adoptaron de forma voluntaria, en septiembre de 2020 se determinó la obligatoriedad de su uso para todos los contribuyentes, contemplando tanto a pequeñas, medianas y grandes empresas, las mismas que deben encontrarse habilitadas y habidas.

Actualmente, y según datos de la entidad tributaria, 230 mil empresas vienen emitiendo comprobantes de pago electrónicos, lo que representa la emisión de 700 comprobantes diarios y 18 mil al mes por empresa. Sin embargo, para Renzo León-Velarde, gerente general de Digiflow, empresa de facturación electrónica, la falta de acceso a Internet es una de las principales limitaciones para lograr una transformación digital completa para muchos contribuyentes.

Cerrar las brechas

Para León-Velarde, la empresa privada en general, sin diferenciar sectores ni tamaños, debería voltear de forma decidida hacia la transformación digital como camino de crecimiento, consolidación, y más acorde a la realidad de hoy que la virtualidad ha ganado todos los espacios. “En ese marco, es el Estado el llamado a fomentar no solo desde la obligatoriedad, sino desde incentivos para los emisores electrónicos y democratización de servicios necesarios como el Internet o una adecuada plataforma pública de emisión. Existe una pero no llena las expectativas para que un emprendedor decida dejar el papel”, indica.

Lo ideal es lograr la masificación electrónica para el 2022, pero es necesario considerar factores que evitan su cumplimiento. León-Velarde recuerda que es indispensable que el emprendedor y empresario pueda acceder a una plataforma que le permita manejar su negocio, gestionar sus clientes y, al mismo tiempo, cumplir con emitir electrónicamente e iniciar su proceso hacia la transformación digital.

Beneficios de la facturación electrónica

-Es una herramienta que garantiza la transparencia tributaria de las pequeñas, medianas y grandes empresas.

-Permite a las empresas hacer consultas desde cualquier lugar, las 24 horas del día.

-Mejora la productividad de las empresas, al optimizar sus procesos, sistemas de emisión y cobranza.

-Se convierten en facturas negociables para acceder al factoring.

-Se genera menor contaminación del medio ambiente al no emitir papeles.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Factoring, Factura, Facturación electrónica, Sunat

En Youtube:

En Soundcloud:

En Spotify:

Síguenos en Sudaca.pe

#Sudaca​​​​ #Emprende​​​​​​​​ #Podcast​​​​

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

crowfunding, Emprendimiento, Factoring, financiamiento

De acuerdo al índice de Actividad Emprendedora Temprana (TEA), propuesto por Global Entrepreneurship Monitor y la ESAN, Perú es el tercer país con mayor cantidad de emprendimientos en fase temprana. Sin embargo, al evaluar la cantidad de emprendimientos que logran consolidarse en el mercado nacional, Perú ocupa el puesto 45 de 54 países.

Muchas veces uno de los grandes problemas para que estas empresas se consoliden es la falta de financiamiento. En ese sentido, un informe del Banco BBVA brinda algunas ideas para que las pyme puedan tener liquidez y concretar su crecimiento constante.

Préstamo bancario

Se trata de una de las primeras opciones a considerar para obtener un financiamiento de forma rápida y sencilla. Créditos comerciales, líneas de crédito y préstamos bancarios son algunos de los productos que las pequeñas y medianas empresas pueden solicitar para llevar a cabo su actividad.

Business Angels

Son inversores privados que poseen conocimientos sobre el mundo empresarial, y que impulsan el desarrollo de proyectos empresariales con alto potencial de crecimiento, aportando capital y valor añadido a la gestión en sus primeras etapas de vida. Estos inversores ayudan a los emprendedores con los niveles de riesgo y la falta de liquidez en las etapas iniciales de la constitución de su empresa.

Fondos de capital riesgo

Estos son una fórmula de financiamiento muy utilizada por ‘startups’ y empresas innovadoras que están pasando por un proceso de expansión y que requieren de inversión. Estos fondos son gestionados por sociedades anónimas especializadas que invierten sus recursos financieros en las empresas, para vender su participación en un futuro y obtener, así, beneficios. Muchos de ellos están formados exclusivamente por empresas de capital privado, pero, también, por grandes empresas, bancos o la propia Administración Pública.

Factoring

Mediante esta alternativa de financiamiento, las empresas proveedoras pueden adelantar el cobro de sus facturas. Se trata de un contrato mediante el cual ceden su factura al banco o empresa especializada que les adelanta el pago de la misma a una tasa de descuento.

Crowdfunding

El micromecenazgo o financiamiento colaborativo consiste en poner en contacto a los emprendedores que necesitan financiamiento con diferentes inversores que desean apostar por una empresa. Por lo general, este tipo de procesos se llevan a cabo de forma online a través de diferentes plataformas en las que se describe el proyecto, la cantidad necesaria, y el beneficio que obtiene el inversor al aportar capital.

Foto de portada: Diario Gestión

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Crowdfunding, Factoring, Inversionistas angeles

Según la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho), las mypes en el Perú pasaron de ser 6.06 millones a ser 3.11 millones, durante la pandemia. Las cuarentenas, la incertidumbre política, económica y social hicieron que quebrara el 48.8% de las micro y pequeñas empresas en nuestro país.

A ello se suma otro problema, muchas de las empresas que les compran a las mypes, argumentan que la paralización de proyectos y el menor dinamismo en la generación de ingresos ha hecho que se amplíe el plazo de pago que antes era de 65 días, promedio, a 80. Esto hace que las mypes no tengan liquidez al momento que realmente lo necesitan y no puedan reinvertir ese dinero para su capital de trabajo.

“Hoy muchas pymes no tienen liquidez. Para eso se puso el Reactiva Perú. Sin embargo, debido a la situación actual, la mayoría de pequeñas y medianas empresas nos llaman para que se prorrogue (el pago a Reactiva Perú), porque no se ha normalizado el mercado”, explica Ricardo Márquez, presidente de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), quien agrega que solo un 6% de las microempresas que hay en nuestro país accede al crédito bancario.

Por ello, dicha entidad, sumada a la Plataforma de Gremios de las Mypes y la ‘Coalición de gremios de Servicios’, viene demandando la publicación del reglamento del Decreto de Urgencia 013-2020 que permitirá que el factoring funcione plenamente como alternativa de financiamiento, principalmente para las micro y pequeñas empresas.

¿Qué es el factoring?

Con el factoring las empresas proveedoras pueden adelantar el cobro de sus facturas. Ceden su factura al banco o empresa especializada que les adelanta el pago de la misma a una tasa de descuento. Después la entidad financiera cobra a la empresa compradora de bienes o servicios de la proveedora. Esto permite que las empresas proveedoras (mayormente mypes) tengan liquidez más rápido y pueden cobrar en 8 días y ya no en 65 u 80.

“El factoring ayuda a reducir la brecha de acceso a financiamiento que buscan las micro, pequeñas y medianas empresas mediante sus facturas”, afirmó la viceministra de Mype e Industria del Ministerio de la Producción (Produce), Rosa Balcázar.

El factoring no solo representa un canal alternativo al sistema financiero, sino que es también un mecanismo que permite reducir la tasa de interés por el financiamiento, ya que los niveles de descuento fluctúan mensualmente entre el 0.5% y el 1.5%; representando, además, un mecanismo de formalización, pues las micro y pequeñas empresas deben contar con RUC y factura electrónica para participar en todo el proceso de financiamiento alternativo.

empresa

Brecha pendiente para las empresas

Según la Asociación Peruana de Factoring (APEFAC), el monto acumulado de colocaciones por factoring alcanzó casi 1.500 millones de soles durante la primera mitad de este año. Sin embargo, para Ricardo Márquez asegura que esto no es suficiente para una óptima reactivación económica de las pymes.

“En el Perú no hay factoring. Lo que hay es una confirmación de factura, que es muy distinto. Pero veamos los números: según la Superintendencia de Banca y Seguros, durante este año solo hubo 11 mil operaciones de factoring por 11,400 millones de soles. ¿Qué significa eso? Que en un mundo de 2 millones y medio de empresas solo hay 11 mil operaciones de factoring. Yo creo que para todos es claro de que aquí no hay una voluntad política (de aprobar el reglamento)”, indica Márquez y añade: “El monto negociado y el número de empresas es de los más bajos del continente, pues solo Chile tiene el 12% de su PBI comprometido en operación en apoyo a las micro y pequeñas empresas, mientras que el Perú solo tiene un porcentaje menor del 2%.

¿Un impulso?

La Asociación de empresas de Factoring y la Sociedad Nacional de Industrias estiman que con la publicación del reglamento del DU 013-2020, se lograría atender a más de 30 mil empresas el primer año, llegando a 100 mil en los siguientes. Asimismo, Rosa Balcázar sostiene que es importante que se reglamente dicho decreto, ya que con esto las características del instrumento financiero mejorarían para que las micro, pequeñas y medianas empresas accedan a un financiamiento más ágil y rápido en buenas condiciones por medio de la venta de sus facturas negociables.

Por su parte, Arón Prado, representante de la Plataforma de Gremios de las Mypes, que agrupa a más de 92 gremios de la micro y pequeña empresa nacional, considera que, de no reglamentarse pronto este Decreto de Urgencia, le quedaría poco tiempo de vida a las pequeñas empresas. “Yo creo que máximo dos meses, por no decir inmediato. Hay un buen porcentaje de micro y pequeñas que están en un caos fundamental de liquidez. Es que lo que mueve a una empresa es la liquidez. Sin ella van a cerrar más y más empresas”, advierte.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Factoring, mipyme, MYPES, SNI

El Factoring ha tomado mayor popularidad en los últimos años. Al cierre del 2020, el factoring había alcanzado un monto negociado mayor a S/12,900 millones y hasta mayo de 2021 se observó un crecimiento de 24%, según el gerente general adjunto de negocios de Bolsa de Valores de Lima, Miguel Ángel Zapatero.

Se trata de un instrumento financiero por el que las empresas reciben anticipadamente el importe de sus deudas a cobrar, mediante la cesión de sus créditos comerciales. El principal beneficio que la empresa obtiene de esta herramienta es transformar sus ventas a crédito en operaciones al contado, es decir, que entre dinero líquido en caja.

La presidente de la Asociación Pyme, Ana María Choquehuanca, indicó que “el factoring es un proceso simple y efectivo que no afecta la calificación crediticia. Es una herramienta financiera que permite a las empresas acceder a un pago anticipado de sus cuentas por cobrar, y de esta manera, conseguir los recursos que necesita. Hay una amplia gama de empresas que ofrecen este servicio, el cual, propicia una mejor oferta en tasas de interés y genera verdaderas oportunidades para el crecimiento de las mypes del país”.

Pasos para invertir en factoring

El primer paso es registrarse en la plataforma de factoring de tu elección con tu DNI o CE vigente. Luego de un periodo de validación, contarás con una cuenta activa. Para empezar a participar de la subasta de facturas deberás transferir el monto que desees invertir a la empresa de factoring. Una vez que tu cuenta esté validada, la transferencia realizada y verificada, tendrás la oportunidad de invertir en la factura que desees.

Las ventajas del factoring son múltiples y expertos de Prestamype lo explican:

Retornos a corto plazo: Al invertir en factoring puedes ver los resultados desde el primer mes, ya que una empresa deudora paga las facturas en un tiempo de 30 a 90 días.

Alta rentabilidad: Si inviertes en factoring puedes obtener una rentabilidad anual promedio de 18%.

Rapidez: Las plataformas digitales de crowdfactoring ofrecen un proceso muy simple de registro y de subasta.

Seguridad: Si inviertes en factoring tienes varios puntos a tu favor, porque estarás invirtiendo en una deuda y ninguna empresa querrá figurar como deudora o entrar a un juicio. En este tipo de inversión el mayor riesgo es que los pagos se puedan atrasar un poco.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Ana María Choquehuanca, Factoring, Pyme

Las tasas se encuentran en 1.5% y 2.5%. Estas cifras no han visto mayor variación en los últimos años

Según el Registro Central de Valores y Liquidaciones del Perú – CAVALI, hasta marzo del 2021, se registró un monto acumulado de S/43.779 millones financiados mediante factoring. La entrada de nuevos inversionistas ha permitido que el factoring pase de tener 11% de participación en el mercado a más de 23% en los últimos cinco años. Además, existen casi 70 empresas de factoring en Factrack, que están supervisadas por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS).

El factoring o facturas negociables son una alternativa de financiamiento que permite que una micro, pequeña y mediana empresa obtenga liquidez de manera inmediata traspasando el cobro de la factura antes de su vencimiento a otra entidad.

“El factoring es una herramienta segura, 100% legal y dinámica que te da efectivo al instante. Asimismo, simplifica la cobranza y permite mejorar los indicadores que impactan en la calificación crediticia que servirá para acceder, a futuro, a crédito en el sistema tradicional”, explicó Claudia Suárez, vicepresidenta de relaciones de Aprofin y gerente sucursal Arequipa de Aprofin / Ban Pro.

Respecto a las tasas, estas se encuentran entre 1.5% y 2.5%. Percy Augustín, CEO de Digital factoring indicó que no se ha dado un cambio significativo debido al creciente número de empresas que compiten en este rubro. Además, el contexto económico pudo provocar que se incremente el precio pues existe un mayor riesgo en las empresas y una caída en la rentabilidad. Pese a esta situación, el que haya más entidades financieras ofreciendo factoring, ha permitido que la tasa se mantenga.

¿Cómo acceder al factoring?

Primer paso: El Factoring otorga capital a través de la venta de facturas por cobrar a una empresa especializada en este mecanismo: una empresa de factoring, un banco, una Sociedad Agente de Bolsa-SAB (sólo algunas) y/o una  Sociedades Administradoras de Fondos de Inversión -SAFIs. Ésta hará una oferta por la factura, acotando el tiempo de espera para obtener el capital.

Segundo paso: La empresa especializada en factoring realizará la validación de la factura a través de Cavali quien coteja de forma automática con Sunat la autenticidad del comprobante de pago (factura comercial o recibo por honorarios) a partir del cual nace una factura negociable.

Tercer paso: Con esa información, la entidad de financiamiento con la que elijas trabajar hará la oferta en función al análisis de riesgo y la validación de la factura previamente realizada por Cavali.

Cuarto paso: Una vez coordinada la oferta que puede ser de hasta el 90% de la factura negociable, la entidad de financiamiento realizará el desembolso del monto evaluado en un plazo de días, o en algunos casos, horas. Esto reduce el tiempo de cobro de la factura que normalmente puede ser de 90 hasta 120 días.

Quinto paso: La factura negociable por la que se ha obtenido la liquidez se convierte en un título valor que tiene validez legal para activar procesos judiciales. Esto es importante ya que, de esta manera, el compromiso de pago se puede ejecutar de manera rápida si la empresa lo deudora incumple.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

beneficios, Factoring, SBS

Hace un año, el Poder Ejecutivo aprobó mediante Decreto de Urgencia el financiamiento a las micro y pequeñas empresas a través de empresas dedicadas a las operaciones de factoring, para permitirles tener liquidez a corto plazo ante el impacto económico del Covid-19.

 

El factoring es una forma de financiamiento a corto plazo que consiste en ceder los derechos de sus facturas a otra empresa, la que se encargará luego de cobrarlas y retendrá un pequeño porcentaje por la operación, a cambio del servicio.

 

Los principales beneficios del factoring son la liquidez inmediata sin altos intereses y evitar el riesgo de endeudamiento con el sistema financiero. Además, el factoring dinamiza el flujo de caja.

 

“Una vez evaluada y aprobada la factura, el empresario recibe el pago adelantado de hasta 90% del valor de la factura en menos de 2 días hábiles. La diferencia la recibe una vez que su cliente deudor paga la factura, restando solo la comisión del servicio y el costo de financiamiento mensual”, explica Laure Schlesinger, gerente de operaciones de la Fintech peruana Prestamype.

 

¿Cómo acceder al factoring?

 

De acuerdo a la Asociación Peruana de Factoring (Apefac), los sectores que más están demandando venta de facturas electrónicas durante la pandemia son: Alimentos y Abarrotes, Agricultura, Pesca, Insumos y Manufactura, Restaurantes, y Entretenimiento, principalmente.

 

Si deseas que tu empresa también acceda al factoring, el primer requisito para acceder al factoring para las MYPE es vender al crédito y emitir facturas por cobrar a más de 30 días.

 

En segundo lugar, la empresa deberá estar inscrita en el REMYPE. Las entidades que suscriban contratos con las MYPE, según el Decreto de Urgencia, deberán constatar su inscripción en el REMYPE a través del sistema en línea en la página web de dicho Registro.

 

Dato:

 

Según el Ministerio de Economía y Finanzas, las MYPES representan un rol fundamental en la dinámica de nuestra economía, pues constituyen más del 90% de las unidades empresariales en el Perú, generando aproximadamente 8.500.000 empleos y alrededor del 40% del producto bruto interno.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Factoring, MYPE, Perú

Este método alternativo de financiamiento todavía no es muy usado, pero brinda la posibilidad de obtener liquidez rápidamente en un año tan complicado para las microempresas.

El factoring es una alternativa para los pequeños empresarios en este año marcado por la pandemia del Covid-19. Gloria Acosta, gerente de Saway, empresa consultora en microfinanzas, explica que es el camino más rápido para obtener liquidez en estas circunstancias, donde la mayoría de empresas registrará pérdidas.

“Es una buena alternativa si tenemos cuentas por cobrar. De lo contrario, se va a generar dilación de pagos a mis proveedores y no podré continuar con mi negocio”, afirma.

El factoring consiste en que un empresario cede una factura ya emitida, pero que la empresa a la que le prestó el servicio todavía no le paga, a una entidad financiera para que ellos se encarguen directamente de realizar el cobro al deudor. “Con eso me adelantan a mí el monto de la factura. Obviamente con una tasa de interés”, agrega Acosta. 

Para asignar dicho descuento, las entidades financieras evalúan al tercero, y con ello determinan el riesgo de la operación. También pueden colocar a la empresa que gestiona el factoring como responsable solidario. En especial ahora que son momentos complicados de liquidez. “No es igual que yo tenga que cobrarle a una institución del Estado que a una persona que no tiene operaciones de crédito en forma previa. Eso es lo que considera la entidad financiera”, explica la gerente de Saway.

Para garantizar el éxito de la operación, el tercero –el deudor– debe aceptar de forma previa que se realice el factoring. Se puede dar el aviso de forma posterior, pero, según la especialista, esto implica un trámite adicional no recomendable. Además, recuerda que este tipo de cuentas por cobrar son obligadas, ya que figuran en un contrato.

Sobre el plazo que tendría el deudor para pagar a la entidad financiera, Acosta advierte que, si bien lo normal son 30 días, actualmente existen problemas de liquidez en toda la cadena productiva, por lo que el tiempo se ha extendido. “Ahora está en 120 días o más. Hay gente que tiene servicios del año pasado que debían pagar en marzo y hasta ahora no han podido. Mientras tanto las facturas están emitidas a la espera de esos pagos”, explica.

Si bien el factoring no era mayoritariamente usado por las empresas del país –al cierre del 2018 solo el 10% de empresas peruanas lo usaban–, el aumento en el tiempo que demoran en pagarse las facturas ha golpeado aún más a este mercado. Aunque a inicios del 2020 se publicó la nueva Ley de Factoring, este no ha sido un año auspicioso para el servicio debido a la pandemia. Se espera que en el 2021 crezca nuevamente.

Sin embargo, Acosta insiste en que el factoring sigue siendo la mejor opción, aunque hayan aumentado la tasa o los plazos, dado que es una forma en la que las pequeñas empresas pueden obtener liquidez rápidamente para continuar con sus negocios. “Si me van a pagar en 120 días o más tiempo, me pueden adelantar el dinero y yo puedo seguir produciendo para continuar con mi cadena productiva regular”, concluye.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Emprendimiento, Empresa, Factoring