Gaming

Esos tiempos en que jugar videojuegos se veía como una completa actividad de ocio, sin mayor propósito que la distracción de otras actividades productivas como los estudios van quedando atrás. Diego Regolar Ripoll, neurocientífico de la Universitat Oberta de Catalunya, precisa al portal 20 Minutos que es posible desarrollar varias destrezas a través de los videojuegos.

Asegura que jugar 30 minutos al día videojuegos de acción estimula la materia gris en la corteza prefrontal y el hipocampo derecho, que es la parte del cerebro responsable de la memoria y el cálculo visual. “Juegos como los de conducción mejoran la memoria, la concentración y la capacidad de hacer varias cosas a la vez”, agrega.

En un evento organizado por EAE Business School, Gerard Pous, gamer conocido como ‘StarK’, también refirió que los juegos de roles, como World of Warcraft promueven el liderazgo entre personas habitualmente tímidas o retraídas. “Creo que eso es algo que le ocurre a muchas personas que juegan, porque muchas son personas introvertidas que encuentran una vía para desarrollar sus capacidades sociales”, explica.

Las habilidades del futuro

Para identificar en qué forma esa experiencia “gamer” o del “gaming” es transferible al lugar de trabajo, ManpowerGroup elaboró el estudio “Game To Work”, que entrevistó a jugadores de 44 países y territorios, incluido el Perú. Entre sus hallazgos se destaca que los “gamers” tienen las habilidades del futuro: un mejor pensamiento crítico, creatividad, inteligencia emocional y resolución de problemas complejos.

Según ManpowerGroup, el 43% de los empleadores dice que es más difícil enseñar este tipo de habilidades sociales, que son de las más buscadas a medida que la automatización y las máquinas realizan tareas más rutinarias. Los diferentes géneros de videojuegos (multijugador o de estrategia) permiten a las personas cultivar habilidades distintas.

Por ejemplo, quienes practican juegos de estrategia como StarCraft o League of Legends, desarrollan el pensamiento crítico, creatividad, resolución de problemas y la percepción social. En cambio, quienes se concentran en juegos de acción como World of Warcraft, Assassin’s Creed o Pokémon, desarrollan habilidades como la colaboración, la comunicación, el juicio y toma de decisiones y la resolución de problemas.

De esta manera, con cada juego jugado, la próxima generación de gamers está desarrollando personas con las habilidades más buscadas por los empleadores: un perfil más social, estratégico, competitivo y diverso.

Luca Giovannini, vicepresidente global de Innovación y Analítica de ManpowerGroup, concluye que “los juegos fomentan la habilidad del aprendizaje continuo y esta capacidad es cada vez más crítica a medida que las personas se adaptan al mundo laboral en constante cambio”.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Gaming, Trabajo, videojuegos