remesas

A medida que la digitalización avanza, sectores como el financiero evidencian una evolución en su ecosistema el cual se centra en ofrecer una mejor experiencia a cada usuario haciendo uso de diferentes herramientas tecnológicas. Mayor facilidad, comodidad, menores tiempos y bajos costos son unos de los beneficios brindados al momento de realizar transacciones desde y hacia otros países.

La adopción de dichas herramientas facilita directamente las transferencias de dinero y aporta en gran medida a la democratización del acceso al mundo digital. Según cifras del Banco Mundial, el monto de dinero enviado al exterior con tecnología móvil aumentó un 65% en 2020, para alcanzar US$12.700 millones; mientras que, el costo estimado de transferir remesas a América Latina y el Caribe durante el cuarto trimestre de 2020 fue de 5,6 %.

En la actualidad, se evidencia una importante transformación en el envío de remesas, lo que se traduce en una mayor practicidad en los trámites para cada usuario. “Buscamos continuar democratizando el ecosistema financiero brindándole a nuestros clientes una forma fácil, instantánea y sencilla de transferir dinero sin importar su ubicación geográfica”, comentó Tomás Bercovich, CEO de Global66.

Hoy en día existen diversas opciones que permiten el envío de dinero a otros países de manera más económica, segura e instantánea. Acá te presentamos cuatro alternativas para hacerlo:

1.- Transferencias bancarias: Esta alternativa cuenta con el respaldo de una institución bancaria y permite enviar cantidades grandes de dinero. Las comisiones para las personas dependen del origen de los fondos, y es posible que se tenga que pagar impuestos en algunos países como España y Estados Unidos.

 2.- Asociación de cuentas bancarias a servicios en línea: Algunos servicios en línea ofrecen la opción de vincular la cuenta bancaria y recargar dinero en sus plataformas, además de poseer una tarjeta con saldo que se puede usar para retirar divisas en cajeros.

 3.- Envío de dinero en efectivo: Esta es la manera más tradicional de enviar dinero a otros países. Se presta el servicio de dinero en efectivo desde miles de oficinas en el mundo, y se aplican comisiones a los usuarios.

 4.- Transferencias de dinero en línea: En esta opción es donde la tecnología ha llegado para quedarse y ofrecer un mayor ahorro en los envíos. Con plataformas digitales las personas pueden hacer una transferencia internacional en línea desde su hogar a cualquier otro país sin costos ocultos y al tipo de cambio del momento.

Tags:

dinero, Envíos, remesas

Paso a paso y con espíritu didáctico, Daniel Bonifaz, cofundador y CEO de Kambista, lleva algunos meses contando algunos datos de su experiencia empresarial a sus seguidores en Youtube y en Instagram, con el objetivo de que más personas puedan sacar adelante sus emprendimientos. Siendo comunicador, en el 2016, se lanzó -junto a dos amigos- a crear Kambista, la plataforma que se convertiría en la primera casa de cambio digital del país.

En entrevista con Sudaca.pe, recuerda que todo empezó cuando su amigo, Paulo Valdiviezo, volvió de Australia con la necesidad de cambiar dólares y no encontraba una alternativa satisfactoria, en términos económicos y de seguridad. “La banca cobraba carísimo por mucho tiempo, había un mercado muy informal en el país, una industria dolarizada y en esos fallos es donde empiezan a aparecer las oportunidades. Creo que todo emprendedor tiene que estar atento a esas quejas, esos problemas de la gente”, explica.

Ahora que han realizado más de 800 mil transacciones y que la pandemia les ha permitido más que duplicar el ticket promedio por operación, asegura que las crisis son los mejores momentos para emprender. “Son las mejores oportunidades porque cuando se mueven las cosas es cuando empiezan a aparecer huecos a nivel de negocios”, señala.

Las lecciones de los fracasos

En el camino de obtener estos logros también se presentaron algunos tropiezos. Uno de los más importantes ocurrió en el 2019, cuando anunciaron su ingreso a Argentina. “Cambiaron la regulación y pusieron topes a los cambios y tuvimos que cerrar Argentina, pero fue un proceso de aprendizaje que valoro bastante. Nos ayudó a enfocarnos, a ver cómo es abrir en un nuevo país, ver el tema societario. No importa si fracasas, sino que encuentres aprendizajes de ahí y los apliques”, comenta.

Por ello, considera que, parte de lo que aprendió, vino también por estos golpes. “El ecosistema no estaba tan desarrollado cuando empezamos. Las ‘startups’ que existían eran Culqui, Joinnus, Fandango, muy pocas empresas fintech (financieras tecnológicas)”, precisa. Era tan poco común este tipo de emprendimientos que la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) tuvo que incluir la figura de las casas de cambio digitales en su regulación y a partir de allí, se han creado muchas otras plataformas en el mismo rubro.

“Nos gusta no solamente haber sido los primeros, sino también haber puesto los estándares en materia de seguridad. Por ejemplo, hoy en día tenemos la validación biométrica. El hecho es no solamente crear la plataforma primero, sino marcar la ruta. Eso es lo más interesante y al mismo tiempo, lo más riesgoso”, refiere.

La incertidumbre como compañía constante

Al margen de los riesgos que supone la pandemia, Bonifaz reconoce que hay una sensación de mayor inestabilidad que podría jugar en contra de cualquier persona que quiera lanzarse a abrir un negocio. Sin embargo, agrega que todo el tiempo el camino de un emprendedor está plagado de riesgos.

“Es una situación difícil. Creo que la incertidumbre es algo que nos acompaña a todos los emprendedores cuando hacemos un negocio y ahora ha crecido, pero creo que las crisis son los mejores momentos para emprender. (…) No sé si recomendaría emprender porque cada caso es particular y depende de la perspectiva de riesgo que tenga esa persona, pero en general, lo que veo es que siempre de las crisis salen los mejores emprendimientos”, indica.

En el caso de Kambista, también están evaluando formas de seguir emprendiendo e innovando, a pesar del escenario de incertidumbre. En ese sentido, el siguiente objetivo al que apuntan es la industria de las remesas.

“No es fácil, lo cual me gusta más porque hay más barreras de entrada, pero tenemos una base de usuarios que nos pide hacer remesas, nos pide envíos al extranjero y nuestro plan es digitalizar ese servicio y hacerlo igual que Kambista, a precios justos, con rapidez y seguridad. Entonces, ya estamos explorándolo, estamos en ese proceso y aún no puedo revelar mucha información. Espero que las novedades les lleguen pronto, pero sí es una industria a la que queremos entrar definitivamente y ahí nos vamos a expandir”, añade.

Tags:

Daniel Bonifaz, Kambista, remesas