Empresa familiar

Solo el 30% de las empresas familiares en Perú logra llegar a la segunda generación, indicó Enrique Mendoza, Doctorado de Centrum PUCP, durante el Centrum Talk “Los factores de éxito de la segunda generación en una empresa familiar”. Además, de la segunda a la tercera generación solo subsiste el 15% y únicamente el 5% trasciende en el mercado.

Esto se debe al punto de inicio de los problemas: cuando se incorporan los hijos y estos se casan e integran la empresa familiar. Mendoza explica que en la segunda generación aparecen diferencias respecto a la visión del negocio, el liderazgo y la manera de comportarse de acuerdo a la cultura organizacional.

Debido a ello es que la segunda generación requiere de una mayor profesionalización y especialización, indica Enrique Mendoza, quien brinda algunas pautas para que las empresas familiares puedan crecer de forma sólida y trascender en el tiempo:

Fomentar la unidad: No es suficiente con que la empresa familiar sea competitiva para lograr el éxito. Esta debe fomentar la unidad familiar, mediante la confianza y el compromiso individual de cada uno de los miembros de la familia. Es necesario que exista confianza entre todos los integrantes de la familia, sobre todo aquellos que forman parte del negocio.

Profesionalización: Esto implica que la empresa necesita ir incorporando de manera progresiva y permanente una serie de buenas prácticas dirigidas al óptimo desempeño profesional con visión de futuro.

Evitar conflictos: Muchas veces estos conflictos pueden llegar al punto de requerir de procesos judiciales, lo cual afecta directamente a la unidad familiar. Por ello es importante que las empresas familiares eviten los tipos de cultura familiar negativos, es decir conductas conflictivas, paternales, conservadoras, informales y centralistas.

Además de ello, Mendoza recuerda que, como en toda empresa, es necesario tener claras la visión, el liderazgo y la cultura familiar. La visión es aquella que permite identificar una oportunidad de negocio que pueda ser proyectada hacia futuro. El liderazgo es la capacidad que todo emprendedor posee para administrar los recursos y así poder concretar esa visión.

Finalmente, la cultura familiar tiene un gran impacto en los implicados en el negocio, pues está relacionado al tipo de pensamiento que existe en el entorno familiar y que lleva a determinar los comportamientos y decisiones tomadas por cada uno en pos del éxito de la empresa. Claro, de no tener una cultura familiar saludable, esto podría llevar a la caída del negocio.

Tags:

Centrum PUCP, Empresa familiar, empresas familiares