Impuesto a la renta

“Un error común entre los contribuyentes es considerar que el sustento necesario para la Declaración Jurada Anual del Impuesto a la Renta es solamente el comprobante de pago (XML) y el pago realizado. Sin embargo, para sustentar adecuadamente el gasto lo que deben hacer es acreditar la existencia del mismo. Es decir, probar la efectiva prestación del servicio y/o la adquisición de los bienes, así como la finalidad y la causalidad de dichos gastos”, finaliza la vocera de EY Perú.

Tags:

Declaración Jurada Anual, Impuesto a la renta, Sunat

El 14 de febrero se habilitó la función de Declaración de renta 2021 en la plataforma virtual de la SUNAT, así como en su APP Personas. Según la entidad más de 600,000 personas naturales podrán presentar su declaración a cualquier hora y desde su celular.

Si durante el año 2021 se generaron ingresos por ventas de trabajo, ya sea de cuarta categoría y/o de quinta categoría, se está obligado a presentar la declaración jurada anual 2021 del impuesto a la renta.

Al ingresar a la plataforma de la SUNAT, las personas deberán elegir el tipo de renta a declarar, ya sea Rentas de trabajo o fuente extranjera, o Rentas de capital. Para resolver algunas dudas comunes sobre la Declaración de Renta, Sudaca conversó con Fernando Loayza, abogado tributarista:

¿Qué sucede si no se realiza la declaración a tiempo?

El experto indica que en caso un contribuyente no realice su declaración a tiempo, podría recibir una multa. Si se trata de una persona natural, podría recibir una sanción del 50% de una UIT, es decir S/2,300. Sin embargo, si rectifica su error y presenta su declaración antes de qué la SUNAT le notifique una infracción, entonces se le perdonará el monto de la multa

¿Cómo saber si se recibirá una devolución de impuestos?

“Una persona recibe una devolución de impuestos si es que hay una desconexión entre los pagos a cuenta que ha venido haciendo a lo largo del año y el impuesto final que se calcula”, explica Loayza. “Todos los contribuyentes van haciendo pagos a cuenta, es decir, pagos anticipados todos los meses y cuando acabe el año recién sabrán cuáles son sus ingresos anuales, y si esos anticipos fueron más dinero de lo debido. Aquí es donde entran a tallar los gastos deducibles. Puede ser que me corresponda una devolución, porque he pagado mucho en los pagos a cuenta, o que me toque una devolución porque hay gastos deducibles a los que yo tengo derecho”, indica el experto. Algunos de los gastos deducibles son consumos en bares, restaurantes, hoteles, entre otras actividades. “Estas deducciones tienen que estar sustentadas por una boleta de pago electrónico y en la mayoría de casos, el sistema automáticamente mostrará el monto en la declaración”, añade Loayza.

¿Cuáles son los requisitos para ser considerado “buen contribuyente”?

Fernando Loayza explica que para ser considerado “buen contribuyente”, es necesario efectuar las declaraciones de forma puntual, no tener procesos penales, contar con un domicilio fiscal habido en los últimos meses, no tener cuentas vencidas por fraccionamientos, entre otros. “Esto trae varios beneficios, como un cronograma especial de pago. Los buenos contribuyentes están al final del cronograma, es decir, tienen más tiempo para declarar y pagar sus impuestos. Además, hay otros beneficios como atención preferente en el trámite de la solicitud de fraccionamiento y devoluciones en los centros de servicio”, indica.

Para saber si se es buen contribuyente, se deberá de buscar el nombre en el padrón publicado por la SUNAT.

Tags:

Declaración de impuestos, Impuesto a la renta, Sunat

Un reporte del Departamento de Estudios Económicos de Scotiabank reveló que la venta de inmuebles está regresando progresivamente a sus niveles previos a la pandemia de la COVID-19. Esta recuperación habría empezado gracias a un contexto de tasas de interés bajas, y nuevas condiciones para acceder a créditos hipotecarios para vivienda social.

Para los peruanos, adquirir una vivienda es un logro que implica un gran ahorro, pero es importante que estén al tanto de los costos adicionales que implica adquirir una vivienda, de modo que puedan estar económicamente preparados para efectuar una compra satisfactoria.

La constructora e inmobiliaria VIDARQ indica que además de los gastos asociados a la compra de una vivienda, son cuatro los principales impuestos que se deben pagar: impuesto a la renta, impuesto de alcabala, impuesto predial y arbitrios municipales.

Impuesto a la renta

El impuesto a la renta le corresponde pagar al vendedor. Esta obligación del pago nace al momento de celebrar el contrato y será verificado por el notario para que la venta sea elevada a escritura pública. Se trata de un impuesto que grava la ganancia obtenida como resultado de la venta, con el impuesto a la renta de segunda categoría.

Impuesto de alcabala

La alcabala se paga al momento de comprar el inmueble, tras la firma de la minuta, para que la compraventa sea elevada a escritura pública. En Lima se paga mediante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y en el resto de provincias, en las municipalidades. El comprador paga este impuesto y la tasa es del 3% del precio de venta, explica VIDARQ .

El impuesto predial

Esta tiene periodicidad anual y grava el valor de los predios urbanos sobre la base de su autovalúo. La obligación de pago de este impuesto recae en la persona que haya sido propietaria al primer día del año. En caso haya una venta durante el periodo, el vendedor tiene la obligación de cancelar este tributo y aplica para todos los propietarios sin excepción. Para el caso de un predio alquilado, es el propietario quien debe asumir el pago del impuesto al predio y no podrá exigir reintegro al inquilino.

Arbitrios municipales

Se trata de impuestos municipales que se pagan por los servicios públicos locales que prestan, como limpieza pública, parques, jardines y serenazgo. Son de periodicidad mensual y su recaudación es trimestral. El obligado es el propietario y lo hace de acuerdo a las tasas fijadas por cada municipalidad distrital.

Tags:

alcabala, arbitrios municipales, Impuesto a la renta, Impuesto predial