Palacio

El presidente y los miembros de su gabinete ministerial han duplicado innecesariamente su gasto de comida. En los primeros días de diciembre, el despacho presidencial contrató los servicios de la empresa Edenred Perú para proveer de alimentos a las sesiones del Consejo de Ministros. El contrato es por S/125.644 y dura un año. El problema es que Palacio ya tiene asignado un presupuesto de más de S/2 millones para alimentos y bebidas. Este gasto redundante lo instauró el gobierno de Martín Vizcarra y ha ido creciendo desde entonces.

El acuerdo implica la entrega de dos tarjetas electrónicas para que la Oficina de Abastecimiento de Palacio pueda comprar alimentos en supermercados, grifos, minimarkets y restaurantes afiliados a Edenred cuando sesione el Gabinete. Entre estos establecimientos están Amaz, Rafael, La Mar, San Antonio, Starbucks, Chilis, Pizza Hut, Norkys, Tambo, Plaza Vea, Tottus, Metro, entre otros. Según las bases del contrato, firmado el 2 de diciembre, la finalidad es “el abastecimiento de manera oportuna de una variedad de productos que permita la atención de las diferentes reuniones y sesiones propias de la agenda del Consejo de Ministros”.  Pueden comprar “verduras, frutas, carnes, pescados y mariscos, embutidos, lácteos, panadería, especerías, infusiones bebidas no alcohólicas, entre otros productos alimenticios”, según el acuerdo. 

Contrato banquete
2 de diciembre, 2021. Contrato firmado entre el Despacho Presidencial y la empresa Edenred Perú para proveer alimentos a los Consejos de Ministros. El monto del acuerdo es de S/.125,664.

Una tarjeta electrónica de Edenred, de matriz francesa, sirve como un vale de comida. En las bases del contrato, Palacio exige a la compañía que sus tarjetas tengan validez en “al menos” cien establecimientos comerciales en Lima, que atiendan de lunes a domingo, incluso feriados. La compañía está especializada en tarjetas de servicios prepago y tickets para la despensa de servicios de alimentos y gasolina. 

El monto máximo de recarga mensual entre las dos tarjetas de Edenred que adquirió Palacio es de S/.10.000, sin intereses. Si hay cuatro sesiones de Consejo al mes, en promedio, Palacio podría gastar hasta S/2.500 en cada una de ellas para que el presidente y sus 19 ministros piquen lo que se les antoje mientras sesionan. Las autoridades pueden decidir no consumir nada, pero ni las bases ni el contrato contemplan devoluciones. 

Gabinete último
Imagen de la sesión del Consejo de Ministros del 12 de enero pasado. Fuente: Presidencia.

Todo ello no toma en cuenta el presupuesto para los alimentos que ya tienen a disposición en la cocina de Palacio. “Por un tema de austeridad no necesitan esto. No lo veo como un gasto necesario, más aún en época de pandemia. Lo ideal sería que sesionen de manera virtual. En mis tiempos nos servíamos cafés, jugos o la comida que preparaban en Palacio si la sesión del Consejo de Ministros era muy larga”, dice a Sudaca la exprimera ministra Ana Jara. 

Este tipo de contratos empezó en el gobierno de Martín Vizcarra. El primero se firmó el 27 de agosto del 2020, también con la compañía Edenred Perú. Aquel era por S/96 mil; el de ahora es por  más de S/125 mil. Además de servir piqueos a sus ministros, el gobierno de Vizcarra también adquirió una tarjeta electrónica de Edenred para que el expresidente y su familia compren lo que quieran. Ese contrato fue por un año (se firmó en el 2019) y por S/83.870.

DOS VECES LO MISMO

El gobierno de Pedro Castillo sigue duplicando innecesariamente el gasto. Por poner solo un ejemplo: las bases del contrato con Edenred dicen que la tarjeta para amenizar las sesiones del Gabinete sirve para comprar -entre otros- embutidos. Pero resulta que, en octubre del 2021, el despacho presidencial ya compró 2.822 kilos de embutidos para un año, por S/61.244, a la compañía Inversiones Jeanbe. La finalidad, de acuerdo a las bases del contrato con Jeanbe, es dar una atención “oportuna y saludable al personal del Despacho Presidencial y que permita una mejor y eficiente atención a las autoridades”. Palacio tiene aproximadamente 200 trabajadores.

La adquisición incluye 240 kilos de chorizo ahumado, 240 kilos de hot dog de pavita, 240 kilos de hot dog de ternera, 480 kilos de jamón inglés, 240 kilos de jamonada de pavo, 240 kilos de jamonada de pollo, 240 kilos de mortadela, 122 kilos de pastel de jamón de cerdo, 360 kilos de salchicha huachana y 180 kilos de tocino ahumado.

Compra embutidos
Octubre, 2021. Contrato por un año firmado entre Palacio e Inversiones Jeanbe para la compra de 2,822 kilos de embutidos. Costó S/.61,244.

Como se menciona líneas arriba, Palacio ya tiene previsto gastar en alimentos y bebidas S/2’087.542 en el 2022, aparte de lo que consuman en las sesiones del Gabinete con Edenred, de acuerdo al portal de Transparencia Económica del Ministerio de Economía (MEF). En el 2021 el gasto por este concepto fue de S/1’342.438,00, según las cifras del MEF.

“Las sesiones de los consejos de ministros de ahora no duran tanto como  en mis tiempos. Son reuniones más ejecutivas. Por eso tampoco se justifica este catering. Nunca he visto algo tan ostentoso”, dice Ana Jara. 

Sudaca buscó la versión de Edenred Perú, a través de su gerente Gissela Campos Mujica, pero al cierre de la edición no hubo respuesta. También le enviamos un mensaje a la dirección de comunicaciones de Presidencia con igual resultado.

*Fotoportada: Darlen Leonardo

Tags:

Alimentos, Consejos de Ministros, Palacio, Pedro Castillo

Todos los días, de lunes a viernes, Alexandra Ames, David Rivera y Paolo Benza discuten los temas más importantes del día por Debate. En nuestro episodio número 250: Se suspenden las elecciones primarias para el 2022. Fiesta infantil en Palacio. Y el ministro de Economía hace hígado con los carros caros.

En Youtube:

En Soundcloud:

En Spotify:

Síguenos en Sudaca.pe

Lima – Perú

Tags:

2022, elecciones primarias, ministro de Economía, Palacio

Es un sismo político de gran magnitud el que ha detonado el destape de Anuska Buenaluque en Epicentro.tv, en el que se confirma que al interior del gobierno se libran luchas fratricidas y se despliegan zancadillas mortales entre sí.

Los alfiles de Cerrón (y él mismo): Guido Bellido, Waldemar Cerrón y algunos sumisos congresistas allegados, enfilan baterías en un chat privado partidario en contra de integrantes del propio gobierno y establecen estrategias para hacerles daño.

Así, arremeten contra el canciller Maurtúa, el vicecanciller, la primera vicepresidenta Dina Boluarte, la congresista Betsy Chávez, los ministros Aníbal Torres y Pedro Francke, etc. Y, sin ninguna atribución legal para permitírselo, el secretario general de Perú Libre, Vladimir Cerrón instruye los pasos a dar para golpear a sus enemigos dentro del régimen.

Queda claro que el pasmo político del Presidente de la República genera un vacío que, en este caso, un enfebrecido Cerrón trata de llenar a toda costa, a punta del poder que le brinda su bancada fiel y su testaferro en el Premierato.

El gobierno flaquea y se tambalea, no por obra y gracia de la oposición congresal, de los medios periodísticos adversos o de algún imaginario sabotaje de los poderes fácticos. El régimen hace agua por obra y gracia de sus propios integrantes, dedicados con más ahínco, que a gobernar, a capturar cuotas de poder a favor de cada uno de los grupos de la coalición de izquierdas que, dizque, nos gobierna.

Ya se entiende el desmadre cojonudo en medio del cual estamos. Castillo no ata ni desata, se resigna a ser mero espectador de las luchas intestinas, sin zanjar en favor de ninguna de ellas, provocando así un resultado de parálisis, mediocridad y exabruptos por doquier, sin orden ni concierto.

Tal descuajeringue político no se veía ni en los peores momentos del casi inimputable Alejandro Toledo, quien al menos tuvo la sabiduría de nombrar buenos ministros que hiciesen la tarea de gobernar a la que él no era muy afecto que digamos.

Esto solo lo puede arreglar el Presidente, quien tiene que ponerse los pantalones y expectorar de las cercanías de Palacio a los conspiradores cerronistas, que, a sus espaldas, traman golpes políticos contra otros integrantes del propio gobierno, faltándole el respeto a la mismísima investidura presidencial. Si Castillo deja pasar por alto estos hechos, corroboraría que es un pelele con el que se equivocaron grosera e irresponsablemente millones de peruanos.

Tags:

cerronistas, Palacio, Presidente Castillo, Vladimir Cerrón

Desde que Pedro Castillo tomó la decisión de mudarse con su esposa e hijos a Palacio de Gobierno, a inicios de agosto, sus sobrinos no han dejado de visitarlo. Y aunque señalan que se trata de visitas familiares, en algunas ocasiones los acompañan políticos y empresarios, y registran “reuniones de trabajo”.

Gian Marco Castillo Gómez (23) y Fray Vásquez Castillo (31) ya habían sido parte de la campaña presidencial, tal como lo informó Sudaca en un informe de junio pasado. El primero, joven estudiante de Economía, se encargaba de armarle la agenda a su tío Pedro, y de realizar coordinaciones telefónicas; mientras que el segundo estaba en el equipo de seguridad. Ambos sobrinos del presidente viven en Lima desde hace varios años: Fray desde hace 15 y Gian desde hace cinco.

 

 

Entre agosto y setiembre Gian Marco, que es uno de los sobrinos más queridos por Castillo, ha ingresado como visitante en 19 ocasiones. Fray lo hizo 15 veces. En varias de estas coincidieron.

Una de las visitas que más llama la atención se produjo el pasado 1 de septiembre. Según el registro oficial, los sobrinos ingresaron para ver a la familia presidencial a las 18:00, pero acompañados por el empresario Jenin Abel Cabrera Fernández, quien apoyó la campaña de Castillo. Los tres salieron juntos a las 19:24.

Según un reportaje del portal El Foco, publicado en mayo de este año, Cabrera puso a disposición de la campaña de Pedro Castillo una camioneta. El empresario es dueño de Consiteg EIRL y gerente general de Acech Group SAC, ambas contratistas con el Estado.

En mayo de este año, el Ministerio de Cultura le siguió un proceso administrativo a trabajadores de la municipalidad de Chiclayo por realizar un pago adelantado a Acech Group SAC, que estaba a cargo de una obra en aquella ciudad. Esto pese a que tenía retrasos en la construcción.

Las visitas de Fray y Gian Marco continuaron al mediodía del 4 de setiembre, cuando ingresaron a Palacio otra vez con motivo de visitar a la familia presidencial. En esta ocasión lo hicieron en compañía de Tania Maritza Peralta Sánchez y Ana Vidalina Sanchez Saldaña, accionistas minoritarias de la empresa Aldalab, dedicada a la importación y distribución de equipos hospitalarios.

 

El registro de visitas del pasado 4 de setiembre en Palacio (arriba) confirma el ingreso de las socias empresariales del colaborador de la campaña de Pedro Castillo, Segundo Sánchez, en compañía Fray y Gian Marco, los sobrinos del jefe de Estado. 

 

El accionista mayoritario de esta compañía es el mediático empresario chotano Segundo Alejandro Sánchez Sánchez, uno de los colaboradores más importantes del profesor Castillo. Sánchez, además, es propietario de la casa de Breña que sirvió hasta hace poco como centro de operaciones para el actual mandatario. A la ONPE, el hombre de negocios reportó que se trató de un alquiler por S/15.000, según un informe de Perú21.

Los vínculos entre Sánchez y Castillo son tan fuertes que el empresario acompañó al presidente en su reciente viaje a Estados Unidos. Cuando un reportero de Latina abordó al empresario, este explicó que viajó por su cuenta para ayudar a la comunidad peruana en Nueva Jersey a que se pueda entrevistar con Castillo.

Otro empresario que ingresó a Palacio a la misma hora que ambos sobrinos del presidente es William Koo Quispe, contador general de la transnacional Dormakaba, del grupo Klaus Brass, dedicada a la fabricación de todo tipo de herrajes y cerraduras. La visita se dio el 5 de setiembre, entre las 18:38 y 19:42. El ingreso de los tres estuvo autorizado por el mismo Pedro Castillo, según los registros. También quedó plasmada la visita de Irma Castillo Terrones, una de las hermanas del presidente, a esa misma hora.

En diálogo con Sudaca, William Koo desmiente el registro de visitas. Dice que él ingresó solo, en su carro, sin la compañía de los sobrinos. Asegura que se trató de una invitación personal que le hizo Yenifer Paredes, la hija mayor de la familia presidencial. Dijo que la joven le presentó a la primera dama, pero no al presidente y que no se trató de una visita de trabajo ni de negocios, sino de algo “personal”.

Otra visita llamativa se produjo el 13 de agosto de este año. Gian Marco y su primo Fray estuvieron en Palacio entre las 16:40 y las 19:50, junto al secretario de Perú Libre en Lima y brazo derecho de Vladimir Cerrón, Richard Rojas (a la sazón, investigado por el caso ‘Dinámicos del Centro’). El motivo quedó registrado únicamente como “visita” y no precisa en qué ambiente fue. Ese día, Perú Libre celebraba su 13° aniversario de vida. 

 

Fray Vásquez Castillo aparece rodeado de sus primos en una foto tomada el pasado 28 de julio en los exteriores del Congreso. Ha sido parte del equipo de seguridad de su tío durante la campaña (fotos: Facebook de F. Vásquez).

 

Por su parte, Fray Vásquez Castillo señala a Sudaca que las visitas que realizó con su primo Gian a la familia presidencial solo fueron para ver a su tía y a sus primos. “Como ellos no conocen acá [Lima], tengo que sacarlos un rato de Palacio. Nosotros tenemos una movilidad de mi primo que nos presta y con ese carrito vamos”, apunta.

Vásquez señala que no necesita trabajo en el gobierno, pues está metido en el rubro gastronómico. Hasta fines de este año, administró la pollería “Kayako”  ubicada en Ventanilla. Su teléfono aún figura en su fanpage de Facebook. El restaurante era promocionado en esa página con un video donde aparecía Kenji Fujimori, el hermano menor de la contrincante de su tío en las pasadas elecciones. Hoy el local luce cerrado.


Fray Vásquez promocionaba su pollería “Kayako”, en Ventanilla, con un video en el que aparecía Kenji Fujimori. 

 

LOS SOBRINOS DE LA PRIMERA DAMA

Así como Gian Marco y Fray, otros dos sobrinos del profesor Castillo también acuden a Palacio con frecuencia. Fany Yakely y Rudbel Oblitas Paredes son hijos de Lelis Paredes, hermana de la primera dama. Según el registro de visitas, Rudbel y Fany han visitado Palacio en ocho ocasiones desde que su tío se mudó allí. Rudbel es ingeniero civil graduado en la Universidad Tecnológica de la Habana (Cuba).

El 21 de agosto, cerca de la medianoche, ambos ingresaron a visitar a la primera dama. A esa misma hora, hizo lo propio Isabel Soria Reategui, coordinadora de estudiantes de Perú Libre en Suecia . Soria se retiró a las 7:56 de la mañana siguiente, mientras que los hermanos Oblitas se quedaron todo el día, hasta las 23:54. Soria figura ese mismo día con un ingreso a las 16:56. Se fue, según los registros, a 23:55.

El 22 de agosto, a la 00:01 de la madrugada, volvieron a ingresar los tres, según los registros. Lo hicieron en esta ocasión junto a José Nenil Medina Guerrero, alcalde distrital de Anguía, el distrito cajamarquino donde Pedro Castillo y Lilia Paredes tienen su domicilio. A la 1: 33 de la madrugada se retiró Medina; a las 7:18 de la mañana, Yakely y Rudbel; y, a las 15:14 de la tarde, Isabel Soria. 

Las incursiones nocturnas continuaron el miércoles 8 de septiembre. Aquella noche, Rudbel Oblitas ingresó a visitar al presidente de la República a las 21:31 de la noche. El horario coincide con la llegada de Hugo Ángel Chávez Arévalo, nombrado recientemente director de Petroperú; y Fermín Silva Cayatopa, director de la clínica La Luz, donde se atendió al Profesor Castillo en abril pasado por una descompensación. También acudió a la cita una persona llamada Yober Sánchez Delgado, quien en su Facebook se identifica como trabajador de la mentada clínica.

Los tres últimos se quedaron por el lapso de una hora y el registro señala que tuvieron una “reunión de trabajo”. Rudbel, por su lado, se marchó a las 8:38 de la mañana del día siguiente. En su caso, solo se precisa que su ingreso fue autorizado por su tío.

Pero ese mismo día, el sobrino regresó. Entre las 18:48 y las 21:37 de aquel 8 de setiembre, Rudbel Oblitas ingresó a Palacio para sostener una “reunión de trabajo” con el presidente Castillo, de acuerdo a los registros. Lo hizo acompañado de José Wilfredo Colunche Campos, exalcalde del distrito de Anguía y exmilitante de Alianza Para el Progreso (APP).

En comunicación con Sudaca, Raúl Oblitas, hermano de Fany y Rudbel, dice que estos acuden a Palacio para visitar a sus tíos y sobrinos. Negó que tengan intenciones de trabajar en el gobierno porque saben que eso sería “nepotismo”. No explicó la presencia de políticos y empresarios con los que coinciden sus incursiones a la Casa de Pizarro. 

Sudaca envió una solicitud de información a Prensa de Palacio desde el 25 de agosto sobre las visitas de los cuatro sobrinos, pero no obtuvimos respuesta hasta ahora. Lo cierto es que la familia parece más unida que nunca.

 

(*) Fotoportada e infografía: Darlen Leonardo G.

Tags:

Chota, Palacio, Pedro Castillo, Sobrinos de Castillo