Evangélicos

“Haremos que vuelvas a ser una señora poderosa” o  “te entregamos el país porque creemos que vas a hacerlo bien”. Son frases de apoyo lanzadas a favor de Keiko Fujimori el pasado jueves 20 de mayo durante el “Forum Democrático”, que incluyó a miembros de la Unión de Iglesias Cristianas Evangélicas (Unicep). Este gremio reúne a las iglesias más conservadoras del país.

También hubo ataques a Castillo: “el partido Perú Libre es empobrecedor”, “su candidato no tiene cualidades intelectuales” o “pretenden eternizarse en el poder engañando a la gente de que son democráticos”. Y eso que apenas estaban calentando motores, porque la candidata de Fuerza Popular apareció una hora tarde.

La cita se hizo posible gracias al milagro de Zoom y congregó a más de 700 feligreses y pastores evangélicos. Y, al menos, un periodista curioso, el autor de esta nota, que se infiltró para conocer los detalles.

Keiko en el evento evangélico Forum Democrático. Néstor Encinas aparece en la cuarta columna tercera fila. Miguel Bardales en la primera columna cuarta fila, igual que Fujimori.

El evento había iniciado con una frase victoriosa del pastor Néstor Encinas, el nexo de Fujimori con estas iglesias: “Tengo el privilegio en esta oportunidad de presentarles a la futura presidenta de la República, la señora Keiko Sofía Fujimori Higuchi. Dios la bendiga”.

La hija del exdictador respondió al elogio con una sonrisa y pasó a pedirles su apoyo. Reafirmó su compromiso “pro familia y pro vida”, recitó párrafos de la Biblia y oró junto a los asistentes como parte de su tercera campaña para alcanzar la presidencia.

Pueden ver la participación de Fujimori en el evento «Forum Democrático» aquí

 

Los articuladores y los pronunciamientos

Néstor Encinas es uno de los recientes candidatos que tuvo la tienda naranja al Parlamento Andino. No tuvo éxito en las urnas, pero ahora aprovecha el capital religioso que tiene dentro de su comunidad para ser el vínculo con Fujimori.

El “equipo” promotor de la cumbre lo completaban, según contó el mismo Encinas, los pastores Teódulo Rojas y Miguel Bardales. En su intervención, Rojas se presentó como un activista de Cambio 90, el partido con el que Alberto Fujimori empezó su aventura política, devenida años después en dictadura. Bardales, por su parte, forma parte del consejo directivo de Unicep y es fundador del Ministerio de Acción de Gracias del Perú, una ceremonia de adoración religiosa creada el 2006 y por donde han pasado ministros, asesores y hasta expresidentes, como Alan García. Este fue uno de sus promotores.

“Forum Democrático” fue solo el corolario del respaldo de esta ala conservadora del evangelismo hacia los naranjas. Unicep –que impulsó la llamada “Proclama Ciudadana” firmada por ambos candidatos el pasado lunes– ya había publicado un comunicado titulado “Carta abierta a la comunidad evangélica» el domingo previo.

EncinasCandidato
El pastor Néstor Encinas postuló al Parlamento Andino con el fujimorismo para estas elecciones.

En el escrito, la organización deja claro que “no realiza política partidaria”, pero rechazan “toda forma de comunismo y socialismo” y que evitan el “desarrollo y crecimiento de la libertad en nuestra sociedad de iglesias del cuerpo de Cristo”. Si bien no mencionan a ningún candidato, es un apoyo directo a Fujimori.

Pero existe otro comunicado, uno más explícito, llamado “Pronunciamiento evangélico por la democracia» firmado a título personal por varios líderes evangélicos vinculados a Unicep. Además de Encinas y Bardales se encuentra, por ejemplo, Christian Scheelje, presidente y pastor de la Iglesia Camino de Vida, una congregación que existe desde 1989 en nuestro país.

El texto no admite dudas. En uno de sus párrafos destacan la “preocupación por un eventual gobierno de izquierda extrema que pueda destruir las libertades civiles” y hacen manifiesta su decisión de “apoyar a la candidata presidencial Keiko Fujimori”.

“Ni siquiera infieren que podría ser una mala candidata. En esta segunda vuelta, al menos por un tema moral, si tú tomas una opción, señalas que ninguna es la mejor. Están utilizando el lenguaje relacionado a la salvación espiritual para justificar su voto por Fujimori”, critica Guillermo Flores, evangélico e investigador en temas de religión y política, sobre los pronunciamientos.

Dicho discurso fue ratificado en el evento del jueves pasado. Aunque hubo pastores, como Bardales, que matizaron el asunto así: “No es un apoyo a Fujimori, sino a lo que representa, que es la democracia, los derechos sin restricción alguna. También nos comprometemos a una vigilancia ciudadana. Como dice la Biblia: nuestro rol profético es bendecir lo que está bien y no lo que está mal”.

Al final del evento, Keiko terminó su participación con estas palabras: “Todos nosotros sabemos que el Señor pone y saca reyes. Yo me dejo guiar por lo que la voluntad del Señor diga. No dejemos que el comunismo nos debilite, que el marxismo nos divida”.

Como su proclamada salvadora, la lideresa del fujimorismo ya ha conquistado a una porción mayoritaria del importante bolsón evangélico. Las cifras no son nada despreciables. El 14% de la población peruana es evangélica, según el Censo Nacional del 2017, el último estudio referente a esta población. Esto podría ser determinante en una segunda vuelta apretada, donde la polarización marca la pauta.

 

Castillo pierde la partida

A pesar de que se identifica como católico practicante, la formación de Pedro Castillo está vinculada a la Iglesia del Nazareno, una de las iglesias evangélicas más grandes del mundo. «Más que los padres [Ireño Castillo Núñez y Mavila Terrones Guevara], la esposa y los hijos son de la Iglesia del Nazareno en la zona nor-oriente», explica el sociólogo y evangélico luterano Óscar Amat y León.

Pero más allá de un encuentro esporádico con algún evangélico, el candidato del lápiz no ha tenido un acercamiento a gran escala como sí lo ha tenido su contrincante. Quizá porque sabe que no ganaría mucho apoyo. Según Amat y León, si Castillo se involucra hoy “no solo sería muy tarde”. “En el mundo evangélico, el grupo de Castillo [se refiere a las iglesias que votarían por él] siempre va a ser marginal, en términos cuantitativos. Si yo tuviera que ponerle un porcentaje sería 80% – 20%, máximo”, comenta. Se refiere a 80 para Keiko y 20 para el profesor.

Aún así, como con Fujimori, existen dos comunicados en favor del candidato chotano. Los autores son agrupaciones que tienen diferencias entre sí, pero que consideran a Castillo el “mal menor” en este escenario presidencial.

El primer pronunciamiento es del Colectivo de Cristianos Comprometidos. «Conscientes del riesgo que significa otorgar nuestro voto al candidato Pedro Castillo, asumimos este riesgo en libertad de conciencia ciudadana e inspirados en los valores innegociables del Reino de Dios”, dice el documento que también señala “no confiar en la palabra ni en las promesas” de Fujimori.

Dentro de los firmantes de esta asociación se encuentran exmiembros del Concilio Nacional Evangélico del Perú (Conep), el otro gremio de peso junto a Unicep. Uno de ellos es Pedro Arana, constituyente en 1979, que fue vicepresidente de la organización y es fundador de la Asociación Paz y Esperanza, un movimiento cristiano internacional que defiende los derechos humanos.

También firman expresidentes de Conep como Pedro Merino, Darío López y Enrique Alva. Todos ellos, además de haber encabezado el gremio, lideran iglesias importantes como la Iglesia Presbiteriana, la Iglesia de Dios y la Iglesia Evangélica Peruana.

Mención aparte merece Víctor Arroyo, exdirector ejecutivo de Conep y exsenador de Cambio 90. También formó parte de la Comisión de Gracias Presidenciales hasta antes del indulto de PPK a Fujimori padre en el 2017. Arroyo iba a votar en contra.

El otro comunicado es del Colectivo Ciudadanía Cristiana por el Desarrollo y el Buen Vivir. Con el título “Los cristian@s votamos sin miedo”, el texto condena “la campaña de terruqueo hacia quienes apoyan a Perú Libre”, reconoce dudas sobre Castillo e invita a “oponerse frontalmente al retorno de lo que vivimos con el dictador Alberto Fujimori”. El colectivo confía en que el sistema político “posee los recursos para bloquear los excesos del poder del candidato de Perú Libre”.

Los firmantes de este documento –a diferencia del anterior– son personajes del ala más progresista y joven del evangelismo peruano. El primero de ellos es Juan Fonseca, historiador y pastor de la Comunidad Cristiana Ecuménica Inclusiva El Camino. Según Óscar Amat y León, quien también firma este pronunciamiento, esta institución es “la única iglesia institucionalmente gay y evangélica cristiana en el Perú, que no sería aceptada por el bloque del primer pronunciamiento [de cristianos comprometidos]”.

Como firmantes también aparecen evangélicos abiertamente de izquierda. “Esta es la gente que apoyó a Verónika Mendoza y que ahora está trasladando ese voto», asegura Amat y León.

A pesar de los apoyos escritos, independientes de su campaña, Castillo parece haber pasado por alto el trabajo político activo para ganarse el voto evangélico. En esa carrera, al menos, Keiko Fujimori va adelante. ¿Le alcanzará?

 

**Fotoportada por Leyla López (Fuentes: Giovanni Alarcón, Andina)

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Elecciones 2021, Evangélicos, Keiko Fujimori, Pedro Castillo