novela literaria

CUATRO

“Chiquito de cara curtida, pelo amarillento, una boca sin labios y dientes manchados de fumar. Flaquito que la parte de adelante del terno tocaba con la parte atrás. Apenas se cambiaba de terno, andaba con las corbatas mal puestas y las uñas sucias” – Amalia describiendo a Cayo Bermúdez.

Así describe MVLL al hombre fuerte del gobierno de facto. Quien mantiene a su amante, la Musa, para su divertimento y de los hombres de negocios, militares y políticos a quienes tiene que halagar y espiar. Casado con un capricho -lo que arruinó su futuro brillante en Chincha – a los cincuenta años vende tractores para mantenerse. De la noche a la mañana, el destino le da a conocer su verdadera vocación. 

“El vicio es lo único que respeto en la gente”

A la par conocemos sus fantasías lésbicas. Hay un capítulo entero, donde mientras se realiza un mitin, donde fantasea con la esposa del político o con la hija hermosa del terrateniente más poderoso del país. 

“Lo llamaron para que limpie la casa de cucarachas. Ya lo hizo y ahora quieren que les devuelvan la casa, que, después de todo, es suya, ¿no?” (Haciendo referencia a la Oligarquía)

Su meteórico ascenso se da por su pragmatismo y olfato político. Gracias a Cayo Mierda conocemos como se mueven los hilos de la política, no solo en Perú, sino en cualquier país latinoamericano. 

 

CINCO

“Un personaje salido de los infiernos…. que se levantaba, vivía y se acostaba entre asesinatos. Con un sombrero finisecular… la corbata raída y sucia como su terno y sus zapatos”.

“Cuando yo entre a La Crónica nadie me preguntó mi opinión. Vaya a recorrer comisarías, vamos abrir una sección policial y usted se encargará”

“Hace veinticinco años me tienen en lo mismo y todavía no me han preguntado si me gusta”

El personaje de Becerrita, es tan atrapante que el escritor chileno Alberto Fuguet lo adoptó para su novela “Tinta Roja”, la cual devino en la peli de Lombardi, con una premiada actuación del gran Gianfranco Brero como Saúl Faúndez-Becerrita.

“Cuando venía borracho se plantaba en el centro de la redacción…a mí siempre me mandan al culo de todo! Los redactores se encogían en sus asientos, hundían sus narices en las máquinas…Becerrita pasaba revista con lentos ojos enfurecidos a los atareados reporteros, ¿despreciaban su página y lo despreciaban a él? ¿Por eso lo habían arrinconado en el culo de la redacción?… ¿para que recibiera en la jeta los pedos de los señores redactores?, y aventando al techo su carcajada tormentosa. Una vez, Arispe le propuso cambiar de escritorio, se indignó: de mi rincón solo me sacan muerto, carajo”. 

Trabajador incansable, jodido con sus colegas, con humor de perro para sus subordinados, pero los defendía a capa y espada ante los jefes. 

Murió con las botas puestas, en la redacción que tanto amaba. 

 

SEIS

“Te voy a confesar un secreto: La poesía es lo más grande que hay” – Carlitos 

Amigo inseparable de Zavalita. De aquellas amistades de fierro que duran toda la vida. Es un redactor de policiales; de las otras secciones, lo habían echado por borracho. Acompaña siempre a Santiago en las jaranas y las idas al burdel. También lo consuela cuando éste descubre el terrible secreto de su viejo. Más tarde, al casarse Zavalita, le recrimina con la mirada su olvido. 

Para más inri se enamora de una puta. Alcohólico irredento. Termina entrando y saliendo de la clínica de desintoxicación. 

“Uno se defiende como puede del Perú”

Y es cierto.

 

SIETE

“Pelo negro retinto, cutis como si nunca le hubiera dado el sol, ojos verdes, boca roja. Hombros echaditos para atrás, senos paraditos, una cintura de niña. Pero las caderas eran un corazón”.

La amante de Cayo Mierda. La segunda dama del Perú. Ella que cumple a cabalidad su papel de amante del Ministro del Interior. Lúdica, al por mayor. 

“Cuando se sentaba a almorzar, la señora ya se había tomado 2 o 3 traguitos y estaba coloradita… ¿tú eres virgen todavía, negrita?, y Carlota alelada, la bocaza abierta, sin saber que responder; ¿tienes un amante Amalia?, Como se le ocurre, señora, y la señora, riéndose: Si no tienes uno tendrás dos, Amalia”. 

Se pierde cuando se enamora locamente de un español vividor. Será su ruina. Cuando Cayo la abandona, cae en una pendiente, debido a su falta de previsión. Vivía el momento, era lo que importaba: Hedonista. Cuando traspasa la barrera de lo previsible, se vuelve en una víctima de sí misma y del sistema corrupto. El cual, deja sin castigo su muerte. 

 

OCHO

Amalia nos narra, desde su perspectiva, buena parte de la novela. Pierde a su esposo, el gran amor de su vida (Trinidad) a manos del Sistema corrupto. Su ignorancia y el amor le hace tomar decisiones equivocadas. Sabemos de su vida desde muy joven, y siendo objeto de deseo de un Santiago adolescente. Estando en la casa de Hortensia se pone en relieve su belleza física. Sensible, querendona y naif. 

El final de la novela nos deja un sabor amargo. Confirmando que el Régimen Corrupto afectaba, no solo la economía o la política, sino la moral y la ética de los desposeídos.

“La había dado cada vez más lástima mientras se hundía y sentía que descendía y vertiginosamente caía, y sabía que las cosas que oía se iban quedando allá y que solo podía, mientras se hundía, mientras caía, llevarse esa terrible lastima”.

Tags:

novela literaria

Respetando todos los protocolos sanitarios, la Asociación Internacional de Peruanistas y el Centro Jorge Eduardo Eielson de la Universidad de Florencia reprogramaron para este mes de setiembre, del 20 al 22, un nutrido Congreso Internacional de Peruanistas que resalta las conexiones entre Italia y el Perú. En esta coyuntura también habrá espacio para muestras y presentaciones de libros. Tal es el caso de la última novela de Jorge Irribarren (Lima, 1974) quien la presentará ahí*

Bésala, Idiota (Amazon, 2021) es una novela que entreteje historias y toca temas muy actuales que hacen reflexionar al lector sobre su existencia, el tiempo, el fetichismo y el amor, aparte de mencionar e indagar en otros tan importantes como la migración, el trabajo, las relaciones y la cultura en general. Con gran dominio narrativo, Irribarren nos lleva de una cultura a otra, es decir, de vivir lo peruano a experimentar lo alemán (él vive en ese país), insertando términos de ambas lenguas. De pronto estamos tomando un pisco sour o un chilcano y de repente nos encontramos en un bar disfrutando de una cerveza alemana. El gran acierto de Irribarren es utilizar estos giros y cambios de ambiente a medida que avanza la trama para hacernos sentir el bilingüismo y la biculturalidad que uno obtiene cuando es ciudadano de dos mundos.

La novela tiene 16 capítulos que entrelazan historias tanto en el Perú como en la internacionalización del personaje principal (un alter ego del autor), Fernando Farfán. Se recorre la vida del personaje con ciertas particularidades en anécdotas históricas y también ficticias. Muchos peruanos podrán notar el caos que se vivió en el primer gobierno de Alan García (1985-1990) o el shock y la violencia estructural que vivimos durante la dictadura del hoy presidiario Alberto Fujimori (1990-2000). Es decir, encontramos datos muy puntuales que nos sitúan en una época muy difícil para el devenir peruano y justamente eso funciona para que Fernando Farfán, como muchos otros intelectuales, emigren del Perú y vayan a buscar una mejor vida a otros países. A través de una prosa ligera y divertida, llena de términos coloquiales y lúdicos, el autor nos sitúa en ambos mundos, el alemán y el peruano. Pero no solamente nos hace entrar a esa biculturalidad, sino que la inclusión es el punto de partida para saltar a tres temas muy importantes: el amor, el tiempo y nuestra existencia.

El título, en sí, hace referencia a una actitud de vida primordial para los seres humanos, sobre todo en esta época de pandemia. Es por medio de una mención hacia su abuelita que Fernando Farfán destaca la importancia de “Besar la vida”, de quererla, de manifestar un sentimiento de esperanza y empatía, por eso debemos de besarla. Las relaciones que vemos son muy importantes y parece que en nuestra sociedad actual se han olvidado, por eso ¡Bésala, idiota! también nos hace recordar ciertos momentos críticos que se vivieron en nuestro país y causaron la migración masiva de peruanos al extranjero (ya son casi tres millones). 

 ¡Bésala, Idiota! es una novela que capta la vivencia de un Perú y, más detalladamente, de una nación en construcción, donde el devenir debe ser la integración de todos sus ciudadanos, respetando formas de vida, creencias e ideologías. Este texto nos hace recapacitar, aprender de nuestros errores y ver la pluralidad de opciones que tenemos como nación. Asimismo, Irribarren se consagra como parte de los narradores que captan las virtudes de ser peruano en un mundo europeo (piénsese en Bryce Echenique, por ejemplo), y en este caso el mundo alemán, donde el progreso se mide a través del orden y la disciplina. 

Estamos ante una voz valiosa de la gran diáspora literaria peruana, siempre llena de sorpresas.

* El programa del congreso puede verse en este portal: https://asociacioninternacionaldeperuanistas.blogspot.com/2021/07/programa-del-x-congreso-internacional.html

Tags:

Jorge Irribarren, novela literaria
x