Finanzas personales

¿Por qué fracasan nuestras finanzas personales?

La escasa planificación puede hacer que no se controlen los gastos y se necesite recurrir al exceso de financiamiento.

Según la última Encuesta Nacional de Hogares (Enaho), los ingresos de los hogares en el Perú se redujeron en más de 30% entre el 2019 y el 2020. Esto impidió que los peruanos ahorren de forma óptima, pues mientras el ahorro promedio de una familia en 2019 era de S/ 636 al mes, en 2020 el monto se redujo a solo S/104. Este ha sido uno de los impactos de la pandemia que hoy seguimos viviendo.

Por ello, es importante que tengamos un claro orden de nuestras finanzas personales. Si el contexto es lo suficientemente complejo, es necesario que nosotros mismos pongamos las mejores condiciones para cuidar de nuestro dinero. Un informe del BBVA explica los errores más comunes que solemos cometer en este aspecto de nuestras vidas:

Tener una sola fuente de ingresos

Dejar que todos los ingresos dependan de un único origen puede resultar peligroso, pues, como bien hemos visto en el último año, siempre existe la posibilidad de perder un puesto de trabajo, o tener que asumir grandes gastos de un momento a otros. Se recomienda estudiar el mercado e identificar posibles oportunidades de negocio para conseguir ingresos extra que ayuden a diversificar nuestros ingresos y reducir los riesgos.

Vivir al crédito por sistema

La escasa planificación puede hacer que no se controlen los gastos y se necesite recurrir al financiamiento en algún momento. Es importante ser conscientes del error cometido y ajustar el presupuesto mensual, pues se podría entrar en una espiral de deudas, lo cual implica un mayor esfuerzo financiero para saldar las deudas contraídas y volver a la estabilidad económica lo más rápido posible.

No contar con un presupuesto

Es básico tener cierta planificación en nuestras finanzas, por muy simple que sea, para no llevarse sorpresas a fin de mes y descubrirse en déficit. Lo normal es tener en la cabeza los ingresos que se generan de forma mensual, ya que muchas veces vienen del sueldo y son sencillos de controlar. Los gastos, por otro lado, no resultan tan fáciles de recordar porque suelen variar. Es posible tener gastos fijos mensuales y otros que son trimestrales o anuales, como seguros, recibos, y otros. Esto además de los gastos variables.

No poner un límite claro a los pasatiempos

Todos tenemos algún pasatiempo o hobby y con ellos también debemos poner límites. Por ejemplo, el hecho de ser apasionado por la lectura o la música no implica que debamos tener cada libro o cada disco que nos llame la atención. Para no caer en el exceso de gasto en los pasatiempos, es recomendable incluir un monto mensual y fijo en tu presupuesto que se pueda acomodar a tus posibilidades económicas.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Deudas, Finanzas personales, Fracaso

Mas artículos del autor:

"Renuncia y despido: ¿cuáles son los beneficios recibidos?"
"Renuncia y despido: ¿cuáles son los beneficios recibidos?"
"Inteligencia emocional: ¿Cómo resolver los conflictos de la mejor manera?"