Machismo

En las últimas elecciones y durante la gestión del nuevo gobierno, hemos podido leer y escuchar comentarios sexistas, y hemos sido testigos de cómo candidatas al congreso o funcionarias públicas mujeres han sido víctimas de acoso político. Según el JNE, un 47% de candidatas afrontó acoso político en las Elecciones Generales del 2021.

Las últimas frases misóginas del premier Bellido contra la congresista Patricia Chirinos, nos demuestran que esta práctica es demasiado común y, aunque existe una ley, pareciera que prima la impunidad. Inclusive, en una sesión de la Comisión Agraria del Congreso, el congresista Héctor Valer usó la frase “que se ponga falda” luego de que un colega exigiera respeto para la presidenta de dicha comisión. Y entonces me pregunto, ¿es la política peruana un ambiente hostil para las mujeres?

Recuerdo que terminando la secundaria me quería dedicar a la política, y mis familiares, algunos de ellos expolíticos, me recomendaron estudiar otra carrera ya que consideraban que era un ámbito donde primaba el machismo. Definitivamente no se equivocaron con su afirmación, y justamente la política peruana es uno de los rubros en donde se pone en mayor evidencia este problema social que, lamentablemente, espanta a muchas mujeres capaces de involucrarse.

Por eso mismo, a veces me sorprende escuchar que la ley de paridad y alternancia es innecesaria, que las personas deberían ser contratadas por sus capacidades, no por el género. ¿Acaso hombres y mujeres están en igualdad de condiciones? Mirtha Vásquez reveló en el documental Peruanas del Bicentenario, que le ofrecieron un puesto en la Fiscalía de la Nación a cambio de tener relaciones sexuales con ella, y Maria Antonieta Alva declaró que durante su gestión como ministra de Economía fue blanco de críticas por su edad e incluso por su ropa. Me pregunto, ¿los hombres también tienen que pasar por eso?

Durante la última contienda electoral, también pudimos ver el acoso y comentarios sexistas que recibieron muchas postulantes al congreso en las redes sociales, la mayoría de ellos haciendo alusión al físico de la candidata. Comentarios como “por qué no te dedicas al mundo del porno”, “qué ricos melones”, “por tu belleza tienes un lugar en el congreso” abundaron, faltándoles al respeto y desacreditando sus capacidades para ocupar un curul en el Pleno.

Tenemos que dejar de normalizar estas situaciones. Es una realidad que el acoso político trae como consecuencia que las mujeres participemos menos en la política para no exponernos, cuando todos llegamos para trabajar bajo las mismas condiciones. Las ganas de trabajar por nuestro país no deberían verse vulneradas por el machismo ni por el miedo a ser víctimas de acoso. Tanto hombres como mujeres debemos alzar la voz ante situaciones de este tipo, y así, ojalá algún día dejen de ser necesarias las leyes de cuotas y paridad para motivar a que las mujeres se involucren más en la gestión pública del país.

Tags:

cargos públicos, Machismo, mujeres, política peruana

Mirarse al espejo no debería provocar aprensión. No obstante, es el caso de miles de mujeres, quienes se la pasan cuestionando su belleza por no verse como las modelos, o se limitan a vestirse como gustan por temor a ser juzgadas o etiquetadas de manera degradante.

Cuando se habla de belleza, cada cultura y/o sociedad tiene su idealización propia de cómo debe lucir una mujer, cumpliendo ciertos criterios, que en su mayoría son inalcanzables. Las mujeres que no llegan a cumplir con dichos criterios son víctimas de las críticas, además de ser excluidas del término “belleza”. Esto llega a tener efectos perjudiciales en la salud de las mujeres de diversos sectores, en especial adolescentes, quienes se encuentran en pleno desarrollo de su identidad. Por ello, abarcaré algunas de las problemáticas y efectos que los estereotipos de moda y belleza causan en las mujeres hoy en día.

Impacto de las redes sociales

Para empezar, entendemos por “estereotipo” a la idea o prejuicio que se tiene sobre alguien por motivos concretos, en este caso sobre la belleza de cada mujer. Precisamente debido a la existencia de estos, se genera e incita al odio en diversas plataformas y/o redes sociales, y aún más en estos tiempos de pandemia cuando el uso de las redes se ha visto en aumento. Lo que muchas personas pasan por alto es que no todo lo que observamos en las redes sociales es la realidad.

Lo cierto es que muchas modelos o influencers promueven estos estándares de belleza irreales, incluso en su mayoría editados, que solo incrementan los problemas de autoestima en las mujeres, aislamiento social, y en casos más extremos lleva a trastornos alimenticios o mentales en las jóvenes que intentan replicar estas apariencias. Sumándole a eso que en muchos casos se usa la imagen de una mujer que cumple con determinados estándares para posteriormente ser utilizadas como objetos de persuasión, para hacer que hombres consuman algún tipo de producto o contenido, y que las mujeres hagan lo mismo para sentirse deseadas y aceptadas.

Fines de Lucro

Mencionado el punto anterior, cabe recalcar que dentro de la industria de belleza, hay diferentes empresas que manejan grandes cantidades de dinero e influencia. De hecho, una entrevista realizada a 3,000 mujeres por Skinstore estimó que las mujeres gastan alrededor de 300,000 dólares a lo largo de su vida únicamente en sus rostros. Esto sencillamente prueba que los estereotipos de belleza también son usados como una herramienta por parte de la industria de la moda para generar más ventas con productos que prometen ayudar a las mujeres a alcanzar los estándares impuestos por la sociedad en la que viven.

Encuesta 25/05/21

Una breve encuesta realizada a 340 mujeres (Entre 14 a 24 años o más) en el mes de mayo de este año, dio a conocer resultados cuyas altas cifras no pasan desapercibidas. El 85,1% de las encuestadas aseguraron haber sido víctimas de comentarios ofensivos por su cuerpo.

Otro 72,5% dijo haber querido o intentado cambiar su cuerpo con el objetivo de alcanzar un estándar de belleza. A todo esto le suma el hecho de que la mayoría de críticas vienen de parte de sus propios familiares. Y si sumamos el total de mujeres que se sintieron intimidadas mínimo una vez en su vida por los estereotipos de belleza, daría como resultado a un 83,3% de las encuestadas.

Criterio machista

Asimismo, según la revista Forbes (Forbes, 2019) los investigadores lograron determinar que cuando las personas pensaban que las mujeres tenían la oportunidad de alcanzar el mismo estatus que los hombres, era más probable que pensaran que las mujeres deberían dedicar más tiempo a la belleza. Si hablamos de moda, la funcionalidad en las prendas de las mujeres es en muchos casos prácticamente inexistente, por ejemplo, una difícilmente encontrará jeans con bolsillos espaciosos. El CEO y fundador de LIF Week Efraín Salas, afirma que esto ocurre debido a que son prendas diseñadas con una ideología machista cuyo objetivo es darle cierta forma específica a la silueta de una mujer, y perdiendo así la funcionalidad.

Estereotipos a nivel global

Los estereotipos de moda y belleza difícilmente desaparecerán. Han existido desde hace tiempos muy remotos y seguirán existiendo. Podemos concluir con la afirmación de que es imposible determinar un único estándar de belleza en el mundo, ya que los criterios e impresiones van cambiando según cada cultura. La belleza es subjetiva, y no tiene ningún sentido querer imponer requerimientos específicos para considerarse bella. Solo se fomenta una competencia innecesaria entre mujeres.

“La base del glamour está en el equilibrio y ser quien eres”  – Michael Kors

Fuentes consultadas:

Tags:

Estereotipos de belleza, Idealización de la mujer, Machismo