Liderazgo

El liderazgo toma muchas formas, y cada una de ellas responde a las distintas necesidades de las empresas y equipos. De forma general, el liderazgo es un conjunto de habilidades relacionadas con la capacidad de gestionar o dirigir a las demás personas, consiguiendo influir en sus pensamientos y conductas.

Normalmente, a los líderes se les asocia con el estereotipo de una persona con mucha energía, carismática y que rápidamente puede convertirse en el centro de atención. Sin embargo, existe un tipo de liderazgo muy distinto: el liderazgo silencioso. El psicólogo Luis Martínez-Casasola explica que este tipo de liderazgo se vale de otros rasgos que pueden pasar desapercibidos pero que permiten un camino alternativo. Algunas de estas características son:

Escucha activa

Para liderar es tan importante saber transmitir el mensaje como saber recibirlo. Un grupo de personas que se sienten escuchadas y comprendidas por su líder, va a tender a estar más motivado. La escucha activa le permite al líder tener toda la información sobre lo que está sucediendo en el entorno de trabajo y su equipo. Eso no quiere decir que este tipo de líder no hable o trate de comunicar, sino que lo hace de una manera más sencilla y pragmática.

Humildad

El líder silencioso se mueve desde una posición humilde, haciéndose parte del grupo e incluso diluyéndose entre los componentes del equipo, cediendo el protagonismo a ellos mientras él se mantiene en segundo plano. Este tipo de líder mantiene la sencillez incluso cuando se reconozcan los logros y prefiere que sean los integrantes de su equipo los que disfruten y gocen de ese reconocimiento.

Empatía

Este tipo de líder se permite ponerse en la piel de sus trabajadores y tratar de sentir lo que están sintiendo. Esto le permite al líder conocer en todo momento en qué estado se encuentra su equipo y obrar de acuerdo a ello para conseguir su máximo bienestar. La empatía humaniza al líder y hace que los demás le perciban al mismo nivel, no desde una perspectiva jerárquica sino de compañerismo.

Calma

Estos líderes tienen la capacidad de no alterarse incluso en condiciones de gran presión, manteniéndose calmos y transmitiendo ese estado a su equipo, que trabajará con confianza. Desde la calma, el líder logrará tomar decisiones más objetivas, sin caer en la impulsividad, y por ende correrá menos riesgos de cometer errores.

Tags:

Líder silencioso, Liderazgo

Cada vez se habla más de este tipo de inteligencia y su importancia en el ámbito profesional. El psicólogo y teórico de la Inteligencia Emocional, Daniel Goleman, señala que los principales componentes que integran la Inteligencia Emocional son la autoconciencia emocional, la autorregulación, la automotivación y la empatía.

Más que nunca, es necesario que los líderes de área o equipo tengan estas habilidades para guiar a sus trabajadores. Un liderazgo con pocas habilidades interpersonales puede afectar el clima laboral, e impactar de forma negativa en la salud de los colaboradores. Esto, en el largo plazo, trae graves consecuencias en la empresa.

El informe “Tendencias Globales en Capital Humano 2021”, elaborado por Deloitte, apunta las estrategias donde el liderazgo es clave. Se trata de la importancia de guiar el potencial de los trabajadores, y además construir «superequipos» que unan a las personas con la tecnología para reinventar el trabajo. Al ampliar las contribuciones de los seres humanos a resultados nuevos y mejores, los superequipos pueden desempeñar un papel integral en la capacidad de una organización para prosperar.

Mejores líderes

Isaías Sharon, director ejecutivo de Human Performance Institute International, señala que el coeficiente intelectual se correlaciona directamente con el desempeño laboral. Sostiene además que la inteligencia emocional ayuda a potenciar el desempeño y lograr conducir bien a los equipos. Si bien la demanda de habilidades interpersonales evoluciona con el tiempo, en este momento se valora la adaptabilidad, la capacidad de aprender de forma constante y poder liderar las emociones del equipo y las propias para gestionar los momentos complejos.

Para el ejecutivo, “estas habilidades se pueden aprender, desarrollar y perder si no se entrenan continuamente, pero se debe tener cuidado de hacerlo con metodologías adecuadas y con personas que realmente sepan como instalar nuevas competencias en las personas. De lo contrario, es posible arriesgarse a gastar mucho tiempo y dinero para que el resultado no ocurra”.

Si bien es posible gestionar equipos sin ser un experto en la gestión de habilidades interpersonales, y aunque es muy común en las organizaciones, es importante reflexionar cuál es el costo que esto acarrea. Para Sharon, liderar sin estas habilidades puede generar resultados a corto plazo a costa de dañar el clima laboral, la salud mental de los equipos y hacer insostenible en el tiempo el buen desempeño.

Tags:

equipo de trabajo, Liderazgo, Salud Mental

¿Sabías que en una investigación realizada en el 2020 a ejecutivos por la empresa AKTIVA, el resultado arrojó que el 32% de ellos consideraban el liderazgo personal como muy importante y a raíz del COVID esa cifra aumentó en 63%?

Para la especialista Carla Olivieri, autora del libro Yo fuera de la caja (Editorial Planeta), una crisis como la que hemos vivido por el COVID-19, nos ha permitido darnos cuenta quiénes son los verdaderos líderes. Cuando se habla de líderes, Olivieri se refiere a aquellos que trabajan en una empresa, así como los líderes de la familia y cada uno de nosotros como líder de nuestra propia vida.

Son pocas las personas que antes de la pandemia, han invertido para obtener un liderazgo capaz de generar cambios, de hacer que las cosas sucedan a pesar de los riesgos, la ansiedad y el miedo. Olivieri señala que uno de los más grandes desafíos a los que se enfrentan los líderes es ser capaz de liberar el potencial inherente en uno mismo, la energía, y la capacidad de pensar que uno mismo puede hacerlo.

Por su parte, Úrsula Vega, autora del libro Todo lo que las relaciones públicas pueden hacer por ti… y no lo sabías (Editorial Planeta), menciona que si un líder desea tener éxito profesional es importante que sepa relacionarse con otros profesionales, en los diferentes niveles, para generar una red de contactos.

“Los ejecutivos deben de generar vínculos y construir relaciones que perduren en el tiempo. Conocer a otros profesionales ayuda a aprender sobre diversos temas, a crecer en el ámbito personal y laboral. Por ese motivo, es importante que la persona siempre esté dispuesta a relacionarse con los demás”, indicó Vega.

Dato:

Este lunes 6 de septiembre a las 5:00 pm se realizará el workshop ‘Imparable’, vía zoom, previa inscripción. Es un evento que busca potenciar tu marca personal. Informes al WhatsApp +51 991 128 145.

Tags:

crecimiento profesional, Liderazgo

En cada grupo humano es necesario que alguien desempeñe el rol de líder. El psicólogo Arturo Torres explica que a pesar de la confusión que rodea al concepto del líder, hay que tener claro que el liderazgo no se basa en imponer los propios intereses sobre los del resto, sino en adoptar un rol estratégico de toma de decisiones que dirija al grupo hacia sus metas de la mejor manera posible.

La crisis sanitaria y económica que venimos sobrellevando en los últimos meses ha impulsado a empresas, trabajadores y líderes de equipos a adaptarse a los cambios repentinos. En ese sentido, resulta crucial que sobre todo los líderes continúen trabajando en sus habilidades blandas para guiar a sus equipos de manera humana y eficiente, adoptando un liderazgo flexible.

Estos son los pilares que todo líder flexible debe tener presentes:

Ser empático: El líder debe saber comunicarle a los integrantes de su equipo qué se espera de cada uno de ellos, de modo que puedan autogestionarse y la flexibilidad se les sea otorgada de forma natural. Si el trabajador conoce cuál es su propósito de vida personal y cómo se alinea con su trabajo y objetivos de la empresa, será más fácil administrar su tiempo.

Tener confianza: Es necesario empoderar al equipo trabajando la confianza. Para ello se deben llegar a acuerdos de libertad que permitan cumplir objetivos. El líder tiene que trabajar bajo un acuerdo de seguridad y confianza, lo cual generará un ambiente productivo, donde se viva la congruencia y se asegure el cumplimiento de los objetivos.

Crear acuerdos de libertad: Cuando existe libertad y confianza es posible que una cultura flexible funcione. Se puede empezar por definir acuerdos y objetivos autogestionables y medibles. Al sentir la libertad, las personas reaccionan de manera positiva, lo cual aumenta su compromiso y genera más productividad dentro del área. Por ejemplo, si sabes que tus trabajadores tienen hijos y dedican tiempo a ayudarlos durante las mañanas con sus clases en línea, puedes cambiar las reuniones hacia la tarde o darles más tiempo para entregar algún pendiente.

Impacto social: Abre tu panorama y pregúntate cómo tu trabajo puede impactar de manera positiva a la sociedad. Es importante considerar que tu empresa sea socialmente responsable, lo cual genera grandes beneficios para todos los involucrados.

Siempre medir: Ser un líder flexible requiere métricas. Asegúrate que los horarios, fechas de entrega y resultados sean comunicados a todos los trabajadores y estos estén conformes con los tiempos fijados.

 

Tags:

Flexibilidad, Líder, Liderazgo

La llegada de la pandemia transformó diversos procesos y habilidades en el entorno laboral. Los líderes han ido encontrando la manera de adaptarse a los cambios y motivar a sus equipos para hacer lo mismo. Una encuesta sobre el liderazgo post pandemia elaborada por GoIntegro, plataforma de Engagement & Benefits en Latinoamérica, reveló que 64% de trabajadores cree que confianza y autonomía para liderar equipos son las competencias más importantes que un líder debe de tener en estos tiempos de pandemia y que deberá perpetuarse más allá de ella.

A ello le siguen el liderazgo emocional y la adaptación al cambio. Asimismo, más del 40% cree que un líder post pandémico debe de tener una comunicación efectiva, liderar la transformación digital de su organización y ser resiliente.

Por otro lado, el estudio “COVID-19, el desafío de liderar en momentos de crisis” elaborado por Deloitte, revela cinco cualidades fundamentales con las que todo líder resiliente debe contar durante y después de esta etapa de crisis global:

-Corazón y cabeza: un líder resiliente debe ser empático y capaz de ponerse en la piel de sus trabajadores y clientes, pero, al mismo tiempo, debe ser firme y racional para proteger el rendimiento económico de la compañía.

-Lo primero es la misión: los líderes deben de ser capaces de estabilizar sus empresas durante la crisis y, en estas circunstancias extraordinarias, buscar nuevas oportunidades.

-La rapidez: un líder resiliente debe tomar medidas decisivas en el corto plazo.

-Liderar la narración: es fundamental tomar la iniciativa siendo transparentes sobre la realidad actual y, a la vez, dibujar un escenario futuro convincente que inspire y motive a los trabajadores a perseverar.

-Visión a largo plazo: los líderes deben mantener la visión de futuro, anticipando los nuevos modelos de negocio que, probablemente, surjan y buscar la innovación que definirá a la empresa del mañana.

Además, es importante que los líderes resilientes tengan presente el lado humano de la crisis. Su prioridad debe ser la protección de sus trabajadores, asegurando su salud y seguridad, seguido de su bienestar económico. Además, por el bien de los mismos trabajadores y clientes, así como de los inversores, los líderes deben velar por el rendimiento financiero durante la crisis tomando decisiones basadas en hechos.

Para lograrlo es recomendable centralizar la toma de decisiones, catalogar las fuentes de financiamiento, articular los diferentes escenarios económicos de la organización y predecir su impacto financiero de diferentes escenarios en la rentabilidad y liquidez de la compañía.

Tags:

Covid-19, Liderazgo

En Youtube:

En Spotify:

En Soundcloud:

Síguenos en Sudaca.pe

#Sudaca​​​​ #Emprende​​​​​​​​ #Podcast​​​​ #DavidGavidia​​​​ #Management

Tags:

Empresa, Líder, Liderazgo

En el mundo laboral no siempre el tema de la remuneración lo es todo para tener un trabajador tranquilo y satisfecho. Marisa Elizundia, creadora del Barómetro de Salario Emocional explica que el trabajador también debe sentir que en la organización donde se desempeña puede crecer personal y profesionalmente.

Parte del llamado salario emocional es ofrecerle al trabajador un buen ambiente , libertad para desarrollarse y mantener una buena relación con el líder de equipo o área. Sin embargo, muchas veces al encontrarnos con un mal líder, nuestro salario emocional se va reduciendo a la par de nuestras ganas de seguir perteneciendo a la empresa.

Muchas veces un mal líder puede esconderse detrás de una sonrisa o un aparente buen trato, pero son los detalles que los pondrán en evidencia. Un informe de la revista Forbes reúne algunas de las actitudes a las que debemos prestar atención para identificar a un mal líder. ¿Qué acciones debo tomar si me encuentro frente a uno? Para comenzar, debemos gestionar una reunión con el líder para comentarle algunas de nuestras inquietudes, o en caso de tratarse de un tema grave, comentarlo a Recursos Humanos.

Miedo al cambio

Vivimos en un mundo en constante cambio e innovación. Tener miedo al cambio puede ser algo normal, pero los líderes que no están preparados o dispuestos afrontar los cambios que se requieren, se quedarán atrás, pues evitarán que sus equipos crezcan a la par que el mercado y el mundo.

No toma decisiones

Una de las tareas fundamentales de un líder es la toma de decisiones que permitan el óptimo desarrollo de la empresa y de sus equipos. Además, los líderes deben responder ante las consecuencias de esta toma de decisiones. Titubear a la hora de tomar decisiones refleja falta de autoconfianza en el líder.

Falta de empatía

Saber conectar y entender los problemas o dificultades de los trabajadores es una de las características fundamentales de los buenos líderes. La falta de empatía puede resultar en una relación complicada entre el líder y su equipo.

Falta de equilibrio

Muchas veces tenemos la falsa idea de que quien llega primero a la jornada laboral y se va al fin del día es la más dedicada y comprometida. Un buen líder debe dar el ejemplo del equilibrio entre vida laboral y vida personal.

Ya lo sabe, un mal líder puede provocar el rompimiento de su equipo porque no reconoce sus labores, no se preocupa por sus compañeros, no cumple con sus promesas, les limita su creatividad , no les saca provecho al talento que tiene en su  personal haciéndolos sentir poco valorados. Evite comportamientos como los señalados o supérelos.

Tags:

Liderazgo, mal líder
Página 3 de 5 1 2 3 4 5
x