inteligencia emocional

¿Cómo se aplica la inteligencia emocional en el trabajo?

Esta capacidad permite incrementar la productividad de los equipos, reducir la rotación de personal, y cumplir objetivos de trabajo, incluso en entornos complejos como el ambiente laboral durante la pandemia.

Tener buenas habilidades sociales y poder trabajar bien en equipo son actitudes bien valoradas en el trabajo y demandadas ampliamente en los procesos de selección. Sin embargo, estas habilidades son solo unas pocas características de lo que, actualmente, se denomina inteligencia emocional, y que cada vez está siendo más requerido en el ambiente laboral como una capacidad integral.

En líneas generales, la inteligencia emocional es un conjunto de habilidades para identificar y gestionar las emociones propias y las de los demás. Si bien algunas personas la tienen naturalmente, es una habilidad que puede desarrollarse y mejorarse. En la forma definida por el creador del concepto, el psicólogo Daniel Goleman, comprende hasta 12 características entre las que se cuentan la adaptabilidad, la empatía, el trabajo en equipo o la orientación al logro.

En una entrevista con BBC Mundo, Goleman consideró que las principales cualidades para tener éxito en el trabajo son las habilidades de orientarse al logro, la empatía y la influencia. «Escogería la orientación al éxito, entendida como la capacidad de seguir esforzándome para conseguir los objetivos a pesar de los obstáculos. En estos tiempos esto parece muy importante», aseguró.

Así como la orientación al logro puede ser de utilidad en un contexto desafiante como la pandemia, Goleman explica que la empatía y la influencia -entendida como la capacidad de transmitirle un argumento a las personas clave de manera convincente- son características importantes para el nuevo ambiente de trabajo al que los trabajadores se enfrentan. 

El nuevo entorno y la inteligencia emocional

Un artículo de La Tercera de Chile recuerda que, durante el teletrabajo, la capacidad de adaptación se ha puesto de manifiesto. Lo mismo ocurrió con otras habilidades de la inteligencia emocional, por ejemplo, expresar empatía por una colega que trabaja y al mismo tiempo cuida de sus hijos. Incluso el autocontrol ha sido útil cuando el teletrabajo nos abruma.

Paola Rubio, especialista y docente de Aprende Institute, indicó a El Economista que, a pesar del trabajo remoto, la inteligencia emocional cobra relevancia por la necesidad de seguir fortaleciendo las relaciones interpersonales. “Sobre todo en el contexto actual, con clases y jornadas laborales remotas desde casa, la estabilidad emocional, la flexibilidad psicológica y capacidad de adaptación a nuevos escenarios, tolerancia a la frustración y manejo de la incertidumbre son esenciales”, aseguró.

Entre los beneficios de contar con inteligencia emocional en el equipo de trabajo, se cuenta el tener una mayor productividad y crecimiento. Además, los costos asociados a la rotación y el ausentismo laboral se reducen. Esta capacidad también tiene la ventaja de potencial el liderazgo, ya que permite alcanzar metas e influir en otras personas para que, de manera voluntaria, se comprometan con el logro de objetivos comunes.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Inteligencia Emocional, Trabajo, Trabajo en equipo

Mas artículos del autor:

"Para triunfar ante la adversidad: ¿se aplica la fe o la perseverancia?"
"Dólar se mantiene a la baja, ¿es momento de comprar?"
"Emprendedor: estas estrategias te servirán para mantener tu negocio a flote"