líder

6 estilos de liderazgo en las empresas

El estilo coercitivo es el menos  efectivo pero puede ser utilizado en ciertas situaciones de crisis.

La última encuesta de Gartner sobre Recursos Humanos, realizada a 113 líderes, reveló que el 71% de ellos notó una necesidad de nuevas habilidades en más del 40% de su fuerza laboral, debido a los cambios en el trabajo provocados por el COVID-19. En ese sentido, resulta necesario que incluso los propios líderes de los equipos adquieran nuevas habilidades y tengan claro su estilo directivo para encontrar oportunidades de mejora.

Un informe de la ​​Escuela de Negocios de la Innovación y los Emprendedores explica los seis tipos de estilos directivos para la gestión de empresas. ¿Te identificas con alguno de ellos?

Estilo coercitivo

Un líder coercitivo es rígido e inflexible. Este tipo de persona opta por dar muchas órdenes directas sin ofrecer a sus trabajadores la oportunidad de expresar sus ideas y opiniones. Este jefe no usa el sistema de recompensas sino que se centra en criticar y castigar los fallos generados por las desobediencias. Se trata del estilo de gestión menos efectivo pero puede ser utilizado en ciertas situaciones de crisis cuando es necesario dar órdenes claras y directas.

Estilo orientativo

Este tipo de liderazgo se dedica a crear una visión y explicar a los trabajadores qué hay detrás de ella. En este estilo de gestión se toma en cuenta la opinión y las  ideas de los trabajadores, y premia el buen rendimiento pero también penaliza las fallas. Los trabajadores entienden perfectamente qué es lo que se espera de ellos y son conscientes de su importancia en la organización, maximizando el compromiso hacia los objetivos.

Estilo afiliativo

Un líder afiliativo suele fomentar lazos afectivos entre los trabajadores. La prioridad de este líder es promover un ambiente agradable en la empresa, pues lo más importante son las personas. Sobre el sistema de recompensas, este líder premia el buen desempeño pero no castiga el malo para evitar confrontaciones. Este estilo puede ser efectivo en situaciones de mal clima laboral y sea necesario generar armonía.

Estilo participativo

La confianza en los trabajadores resulta primordial para este tipo de líder, por lo que siempre busca opiniones e ideas un consenso. Este líder fomenta la confianza, el respeto y el compromiso del grupo. Además, este líder se centra en recompensar el buen desempeño sin ser demasiado severo con el malo.

Estilo imitativo

Este tipo de líder predica con el ejemplo. En el estilo de gestión imitativo, se marcan objetivos elevados y el líder los ejemplifica tomando como estándares la rapidez y la capacidad. Frente a los problemas, opta por resolverlos él mismo sin contribuir al desarrollo del empleado. Sin embargo, esto puede convertirse en un problema ante  situaciones en las que el líder sea incapaz de atender todo el trabajo personalmente.

Estilo capacitador

El líder ayuda a su equipo a conocer sus propias fortalezas y debilidades. Ofrece autonomía al equipo para que marque sus propios objetivos proporcionando orientación al trabajador para fomentar su desarrollo profesional. Esta clase de estilo directivo es muy eficaz en el caso de contar con un equipo ambicioso, motivado y dispuesto a tomar decisiones asumiendo riesgos.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

estilo, Liderazgo

Mas artículos del autor:

"¿Por qué es importante tener un proyecto de vida?"
"Entrevista de trabajo: consejos útiles para causar una buena impresión"
"Startup: ¿cómo reclutar talento calificado?"