Emprende

Antes de la pandemia, más del 80% de los trabajadores consideraba que un mal clima laboral era suficiente motivo de renuncia, según una encuesta de Aptitus (2018). Ahora, con el teletrabajo, Sonia Igei Kohatsu, psicóloga y socia de Focus Gestión Humana, advirtió que existe el riesgo de que la distancia amplifique algunos problemas, lo que deriva en un mal ambiente de trabajo y un impacto negativo en productividad, por lo que es importante mantener la comunicación.

“Actualmente se están perdiendo muchos espacios informales para conversar con los compañeros. Entonces, se espera generar estos espacios y que el jefe se preocupe también por cómo se encuentran los trabajadores, que hablen del espacio laboral, pero también del personal que ahora están tan combinados”, aseguró.

Si se presenta una situación tensa en el equipo, recomendó tomar acciones y no dejarlo pasar. Desde la gestión humana, señaló que lo primero es pedir opiniones a las partes involucradas y mostrar cómo el problema está afectando el desempeño laboral desde la empatía.

“Podemos estar bajo mucha presión, ansiedad o estrés, pero es diferente responder a reaccionar. Lo ideal es dar una respuesta donde muestres que quieres conocer el punto de vista del otro, que muestre empatía, pero muchas veces en vez de hacer eso, reaccionamos”, comentó.

Recordó que la misma situación de pandemia genera un estado de tensión y el regreso a las oficinas también generará otras expectativas. Por lo que consideró importante hacer encuestas de clima laboral, mantener las reuniones de retroalimentación o simplemente recoger la información de todo lo que el trabajador necesita mientras trabaja desde casa.

Escoger los canales de comunicación

Bajo el contexto de la pandemia, la comunicación en el ambiente laboral ha perdido el lenguaje no verbal, por lo que Igei pide tomarse siempre unos minutos para evaluar el mecanismo de comunicación más idóneo para el mensaje que se quiere transmitir.

“Si el tema es importante, se puede usar una videollamada con cámara, pero si es una coordinación del día puede usarse Whatsapp. En cambio, si se deja una conversación importante por Whatsapp, es probable que puedan generarse malentendidos”, precisó.

Respecto del tono de la conversación, un artículo de EAE Business School también propone identificar los puntos del desacuerdo, escuchando con atención a la otra parte, sin permitir interrupciones y evitar prepararse para una reacción mientras la otra persona está hablando.

“Suele dar buenos resultados reformular lo que la otra persona ha dicho, una vez termina de hablar, para asegurarse de que el mensaje se ha entendido correctamente”, aconsejan.

Tags:

Conflicto, Emprendedor, Empresa

Para ajustarse a la transformación digital impulsada por la pandemia, las áreas de recursos humanos han tenido que duplicar sus tareas sin descuidar el bienestar de los trabajadores. En el 2021, un 70% de las empresas encuestadas por Marsh Perú incorporará al trabajo remoto en sus procesos, aunque sea solo por unos días a la semana.

Bajo este escenario, Álvaro Bellido, Executive Manager en CL Selection, consideró que la gestión de los equipos a distancia ya no será tan complicada en el 2021, pero los procesos de selección y adaptación de los nuevos puestos laborales requerirán más atención.

“Al desarrollarse nuevas formas de trabajo y nuevos puestos laborales, los gestores del talento deberán acompañar en el proceso de selección y adaptación al nuevo puesto laboral”, explicó en un artículo para la Asociación Peruana de Recursos Humanos (Aperhu).

En general existen al menos cinco pilares de trabajo en la gestión del talento que han tenido cambios importantes y van a seguir transformándose, conforme se desarrolle la pandemia:

La transformación de la oficina. De acuerdo a la encuesta de Marsh Perú, el 64% de las empresas planea mantener el trabajo remoto al menos unos tres días a la semana, lo que significa un retorno paulatino a las oficinas. Estos ambientes de trabajo deberán respetar las reglas de distanciamiento social, tener una ventilación adecuada y acondicionarse para evitar todo tipo de contagio.

Salud y seguridad ocupacional. El área de recursos humanos debe facilitar las condiciones de ergonomía, pero también deberá estar alerta si algún trabajador requiere activar su seguro médico o tiene que cuidar a algún familiar enfermo. Además, se debe identificar a los trabajadores que se encuentren dentro del grupo de riesgo, con alguna comorbilidad.

En las operaciones presenciales, se deberá reforzar el protocolo sanitario y aplicar el plan para la vigilancia, prevención y control de COVID-19 en el trabajo, el mismo que indica qué trabajadores están en más riesgo de contagiarse y están obligados a pasar pruebas periódicas de COVID-19.

Derechos laborales. La mayor parte de licencias con goce de haber o suspensiones perfectas ya se han dado, pero son procesos que tienen que monitorearse y para el próximo año se deberá poner atención al cumplimiento de los acuerdos que se hayan suscrito para reducir la jornada laboral o los sueldos.

Este año también se realizaron adelantos de vacaciones y desvinculaciones que seguirán siendo parte de las preocupaciones de las áreas de recursos humanos.

Capacitaciones y desempeño laboral. Algunas empresas ya están brindando recomendaciones de salud física y mental para los trabajadores que están en sus casas, pero el próximo año a esto se sumará el presupuesto para capacitaciones. En lo que se refiere al desempeño laboral, los empleadores necesitarán nuevas formas de medirlo, lejos de los horarios de trabajo convencionales.

Selección y reclutamiento. Con la tecnología, el proceso de selección se ha acelerado porque las entrevistas pueden hacerse rápidamente con varias herramientas digitales. Sin embargo, las necesidades de las empresas están cambiando y el perfil requerido en la fase de reclutamiento deberá actualizarse constantemente.

Tags:

RR.HH

El término Gig economy empezó a utilizarse en Estados Unidos y Europa, luego de la crisis financiera del 2008, como acciones para mitigar los efectos negativos que se habían gestado en ese entonces. En la actualidad, este término está siendo la agenda del día a día pues la crisis del COVID – 19 ha acelerado mucho más su presencia a nivel mundial.

La “Gig economy” o “economía colaborativa”, son los trabajos que se pagan por tareas, proyectos o por periodos cortos de duración. Los freelancers, consultores o trabajadores independientes suelen formar parte de este tipo de tendencia. “Ellos eligen esta forma de empleo porque aprecian su autonomía, el control que pueden tener sobre su trabajo y la flexibilidad que conlleva. El uso de las nuevas tecnologías, permite hacerlo a distancia”, señaló Diego Arispe, Gerente Central de Gestión Humana de Cementos Pacasmayo

Para tener un panorama más claro de cómo esta tendencia de trabajo está creciendo en el mundo y para entender a la “Gig economy” debemos tener en cuenta los siguiente puntos:

Plataformas que conectan: Las nuevas plataformas digitales de empleo e intercambio de servicios están rompiendo con las barreras del trabajo tradicional y unen a millones de personas a través de un espacio netamente virtual. Algunos ejemplos son: Uber, Glovo o Airbnb, entre otras. Además, representan una oportunidad para generar ingresos, aún más si lo trasladamos a la crisis del COVID – 19.

Mayor flexibilidad laboral: Los trabajadores no están sujetos a una jornada laboral de ocho horas. Cada uno es responsable de manejar mejor su tiempo y distribuirlo de manera equitativa, esto les permite darle un espacio al trabajo, a su vida personal y otras actividades. La situación debido a la pandemia, también ha impulsado que más personas desempleadas puedan aceptar este tipo de trabajos temporales.

Nuevas habilidades demandadas: Un aspecto valioso que trae esta nueva tendencia para el mercado laboral, es la capacidad de fortalecer las habilidades humanas esenciales para este nuevo contexto, por ejemplo: el trabajo en equipo, la comunicación, capacidad para la negociación, pensamiento crítico, saber administrar bien el tiempo, capacidad para tomar decisiones, entre otros.

Autonomía y espíritu empresarial: Este nuevo modelo de trabajo, permite a los independientes poder trabajar bajo sus propias reglas y condiciones sin dejar, por supuesto, de cumplir con las obligaciones acordadas con cada empleador. El tener mayor control de sus acciones y poder tomar decisiones acertada en torno a sus labores, les permite crear un espacio de creatividad e innovación.

Genera ingresos superiores: En muchos casos se evidencia que trabajando de manera independiente o trabajando desde casa, tienen ingresos superiores a lo que ganaban cuando trabajaban para una determinada empresa. Esto también puede ser en espacio más atractivo para los freelancers. Además, siempre están en constante aprendizaje lo que los impulsa a tener un perfil atractivo y más confiable.

Finalmente, si bien este mercado está en aumento, en América Latina aún se requiere trabajar desde los gobiernos, organizaciones y, claramente, las personas. Trabajar en políticas que permita a las personas poder seguir el ritmo a esta tendencia, actualizar las regulaciones del empleo en el caso de los independientes o freelancers, mejorar la educación, reducir las brechas digitales, capacitar al personal, etc.

Tags:

Freelance, Freelancer, Teletrabajo

Con el inicio de la pandemia, el gobierno dispuso que las empresas de todos los tamaños puedan realizar trabajo remoto y, desde entonces, más de 250 mil personas han convertido sus casas en centro de labores. Ello, según datos del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE), hasta el mes de noviembre.

Aunque inicialmente se trató de una respuesta ante la emergencia, para Mauricio Almonte, especialista en Derecho Laboral del Estudio Payet, Rey, Cauvi, Pérez Abogados, el modelo de trabajo remoto tuvo el acierto de ser suficientemente flexible para incluir a todo tipo de empresas. Solo basta con que las tareas a realizar puedan hacerse de forma virtual.

“La mayoría de las unidades productivas en el Perú son de comercio, de ventas y esas suelen ser labores que no se realizan de manera virtual. En cambio, un estudio de arquitectos, que puede hacer sus trabajos de manera remota, sí lo utiliza bastante. El área operativa de los negocios de retail también”, explicó.

 

Las modalidades mixtas y las MYPES

Entre julio y agosto de este año, según una encuesta realizada por INEI en Lima Metropolitana, un 35.6% de pequeñas empresas había adoptado el trabajo remoto. En las microempresas, lo usaba el 25.4%. Respecto al trabajo mixto o semipresencial, en las pequeñas empresas, alcanzaba al 49.5% de los trabajadores y en las microempresas, al 24.5%.

Almonte comenta que, si antes una micro y pequeña empresa (mype) tenía que alquilar una oficina para funcionar, ahora solo necesita un coworking o un espacio más pequeño para solo la mitad de sus trabajadores.

“Hemos visto casos de empresas donde se han hecho contratos con los trabajadores para pasar a esta ‘semipresencialidad’. El trabajador ya no tiene un sitio fijo asignado en la empresa, sino que ocupa el sitio en función a una programación. Esto también se ve en empresas de menos de cien trabajadores”, precisó.

Según Jorge Ochoa, presidente del gremio de la pequeña empresa de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), las mypes sí están haciendo ahorros, pero de forma obligada porque la crisis les ha afectado tanto que han tenido que abandonar oficinas y puestos comerciales.

“Todo lo que es servicios que pueden hacerse remotamente no solo se han beneficiado, sino que tienen potencial de mejorar. Pero no todas las empresas tienen las mismas condiciones y probablemente. Por ejemplo, los que trabajaban en turismo están muy mal, no es un tema de empresa chica o grande, sino de sectores completos”, sostuvo.

Agregó que las empresas que utilizan esta modalidad de trabajo también se enfrentan al desafío de tener la misma productividad, porque los trabajadores comparten su tiempo con las tareas domésticas.

“La productividad de los trabajadores o las personas que hacen trabajo remoto no es la misma, también están cuidando a los hijos o se ponen a cocinar. Están haciendo varias cosas a la vez. Ahora no hay horarios porque los trabajadores, pasadas las seis de la tarde, siguen contestando correos. Entre empleadores y empresarios hay que buscar la receta secreta para lograr que las empresas sean más productivas”, estimó.

En noviembre, el Gobierno extendió el trabajo remoto hasta julio de 2021, pero Ochoa considera que las empresas van a seguir usándolo más allá de esa fecha, siempre que mantenga con condiciones flexibles. “No se debe reglamentar más sin antes ver la realidad de cada actividad y buscando siempre que la formalidad mejore”, indicó.

 

Una transformación

En agosto, un estudio de EY realizado en más de 300 empresas de Latinoamérica, incluido el Perú, arrojó que un 55% de las encuestadas tuvieron que realizar cambios en toda su estructura organizacional para ajustarse a la nueva realidad del trabajo remoto.

En este proceso de transformación, de acuerdo a Pilar Quinteros, gerente senior de consultoría de EY Perú, las pequeñas empresas tienen la ventaja de poder gestionar “fino” y trabajar más directamente con sus colaboradores en el principal desafío del trabajo remoto: la conexión y el sentido de pertenencia.

“En un estudio más reciente, hemos visto que las empresas están poniendo en primer lugar a la persona, en el centro de la estrategia. Primero, estar sano y es justo el momento para tener un liderazgo más humano, que transmita que esta crisis es de carácter temporal”, aseguró.

Aunque la parte más crítica de la pandemia parece haber pasado, recordó que todavía es importante preocuparse por la salud mental de los trabajadores, que afecta directamente su productividad y aplica a todo tipo de empresas.

Tags:

Teletrabajo, Trabajo remoto

¿Cuáles son las redes sociales más efectivas para los emprendedores? ¿Por qué?

Las redes sociales más utilizadas actualmente son Facebook, Instagram, Snapchat y Twitter. La mayoría de las empresas y de los emprendedores están invirtiendo y dirigiendo gran parte de su estrategia de marketing digital en una mezcla entre ellas y algunas otras. El número de usuarios de redes sociales a nivel mundial superaría los 3.000 millones de personas, es decir, casi el 40% de la población mundial. Resulta lógico entender porque las empresas y emprendedores invierten cada vez más recursos en el marketing digital dirigido a las plataformas de redes sociales.

¿Qué deben tener en cuenta los emprendedores al momento de anunciar o promocionar sus productos en redes? 

La presencia en redes sociales hoy en día como parte fundamental de la estrategia de marketing digital de empresas y emprendedores puede tener diversos objetivos. Pueden ser utilizadas para posicionar la empresa, una marca, hacerlas más conocidas, promocionar un producto o servicio específico o nuevo, desarrollar una campaña de promoción u oferta, promover y desarrollar comunidades de usuarios o clientes, etc.

De acuerdo a un estudio realizado por el Banco de Desarrollo de Negocios de Canadá, en general se estima que actualmente las empresas consideradas B2B, es decir, que comercializan productos y servicios para otras empresas, destinan entre el 2% al 5% de sus ingresos en marketing digital, mientras que las empresas tipo B2C que comercializando productos y servicios directamente a consumidores finales destinan entre el 5% y el 10% de sus ingresos en marketing digital.

En estos tiempos de pandemia, ¿los emprendedores deben relacionar sus marcas a las redes sociales?

En mi opinión hay varios aspectos fundamentales a partir de los cuales se hace hoy en día imperativo para cualquier empresa o emprendedor desarrollar parte de su estrategia de marketing digital alrededor de las redes sociales, entre otros:

1.- Las generaciones Millenials o Y y la Z han nacido “digitales”, son usuarios intensivos de múltiples redes sociales, y poco a poco en la medida en que se incorporan como adultos a la producción mundial, se van convirtiendo en los nuevos clientes y consumidores de los productos y servicios producidos y para ellos es natural y cómodo hacerlo sobre plataformas digitales.

2.- Las plataformas digitales, tales como las redes sociales, permiten servir y conectar de manera masiva, eficiente, rápida y fácil con cualquier segmento de mercado objetivo para cualquier tipo de negocio.

3.- La pandemia global sin discusión aceleró la adopción de las formas de consumo digital, acelerando el comercio electrónico, el consumo digital de contenidos, la transformación digital de los negocios, la adopción de aplicaciones y redes sociales, etc.

¿Qué tipo de estrategias o experiencias pueden ofrecer los emprendedores desde sus redes sociales para impulsar sus marcas o negocios?

Es muy importante tomar muy en cuenta dentro de la estrategia de marketing digital, la generación de contenidos atractivos de calidad que conecten con los clientes o mercados objetivo, teniendo presente los valores y principios que se extienden en estas nuevas generaciones de consumidores. Las redes sociales continuamente evolucionan a partir de la aplicación de diversas tecnologías que permiten incorporar nuevas capacidades y en la medida en que al mismo tiempo los usuarios encuentran nuevos usos, por ejemplo, seguramente uno de los próximos pasos será la incorporación de capacidades de realidad virtual y de realidad aumentada para desarrollar contenidos multimedia mucho más inmersivos dentro de las redes sociales para los usuarios.

Tags:

Empresa, Marketing digital

Un informe de la Cámara de Comercio de Lima (CCL) informa que son más de seis millones de peruanos quienes realizan compras electrónicas. Ellos pueden gastar en promedio, unos 250 soles por compra.

Este panorama -en medio de la pandemia- resulta una oportunidad. Según la CCL, uno de los rubros más solicitados es el cuidado de la salud y el cuidado personal, ya que existe un mayor deseo de las personas por verse y sentirse bien.  A esto se suma que existe un mayor consumo de productos tecnológicos y el uso de e-commerce.

Este año las ventas por internet en el Perú alcanzarán los U$ 2.943 millones, según Statista, empresa alemana que realiza análisis de mercado. En 2019 las ventas online alcanzaron los U$2.100 millones.

Desde principios de marzo, y como consecuencia de la pandemia, las compras en línea crecieron en un 200% en todo el mundo, según informe de Think with Google; y en el caso de Perú, hubo un crecimiento de 900% en ingresos por e-Commerce, como señala Statista. Esta situación sería respaldada -para el caso particular del Perú- por una tasa de penetración de Internet del 72,7%.

Este vigor del e-commerce se impulsa por el incremento del uso de canales digitales que minimizan la exposición del comprador online frente al Covid-19.,

En esa línea, si tu meta para el 2021 es emprender un negocio, debes conocer las tendencias para el próximo año, lo que te ayudará a asegurar la inversión y obtener ventas. Por ello, Carlos Patrón, gerente central de administración de Caja Trujillo ofrece cinco ideas que serán tendencia este 2021 y que podrán ayudarte en ese intenso camino de emprender.

Venta de ropa. Con diseños novedosos, personalizados o independientes. Este negocio se da en Europa, sin embargo, en Latinoamérica hay mucho mercado por explotar.

Venta de productos ecológicos. Venta de alimentos orgánicos como verduras, frutas o lácteos que son producidos sin el uso de químicos ni aditivos. Repartirlos por delivery y en un empaque novedoso es un buen plus que conecta con las personas que buscan empresas que tengan como parte de su cultura, el cuidado del medio ambiente.

Venta de artículos para mascotas. Hay una variedad de productos y servicios novedosos dedicados a las mascotas, tales como casas, correas, collares, ropas, juguetes, localizadores, etc. Se puede instalar una tienda online y aprovechar el comercio electrónico.

Cuidado personal a domicilio. El tiempo del que dispone una persona para ir a una peluquería es limitado. Los servicios como corte de cabello, maquillaje, depilación, son una excelente opción.

Venta de artículos de deporte. Hay una marcada tendencia de los consumidores en la búsqueda de ropa deportiva, artículos para hacer ejercicio y suplementos deportivos, por lo que apostar por un negocio en ese rubro tendrá buenas expectativas. Recordemos que el teletrabajo ha motivado a muchas personas a combatir el sedentarismo.45

Tags:

Empresas, Negocios, Tendencia

La pandemia cambió por completo la estructura de la rutina laboral debido a distintas medidas que las empresas tuvieron que aplicar. “Cuando comenzó la pandemia, muchas empresas lograron en pocos días que más del 90% de su personal adoptara el teletrabajo”, recordó Marcial González, Managing Director & Partner de Boston Consulting Group.

Uno de los retos más grandes del trabajo a distancia ha sido mantener y mejorar la productividad de los equipos. Para David Laurent, economista conductual, la baja eficiencia tiene una razón clara: el exceso de tiempo reactivo y el poco tiempo productivo. “En el tiempo reactivo uno se dedica a hacer lo que alguien más le pide que haga, como soluciones de último minuto. Son actividades que no teníamos planeadas”, explica Laurent. Por otro lado, el tiempo productivo son aquellos momentos en que se realizan tareas previamente programadas. Tenemos entonces una serie de fuentes de tareas reactivas que generan la sensación de falta de control e improductividad.

Organizar los pendientes

Para empezar a generar orden con los distintos pendientes del día a día, Laurent recomienda seguir los pasos de la metodología Getting Things Done:

Recopilar las tareas: Muchas veces confundimos los proyectos de las tareas. Por ejemplo, si hablamos de la mudanza de una oficina, se trata de un proyecto que involucra tareas como organizar cosas en cajas, contratar un servicio de mudanzas, preparar el nuevo espacio, entre otros. Lo recomendable es escribir todo lo que hay que hacer en tareas detalladas para tener claro el panorama.

Divide las tareas en 3 listas: “Delegar, diferir y hacer” son conceptos que te ayudarán a avanzar rápidamente. Siguiendo el ejemplo de la mudanza, existen tareas fácilmente delegables, como conseguir el contacto del servicio de mudanza. “Ya sea porque otra persona tiene cierto expertise o una carga que le permita asumir otras tareas, delegar hace más eficiente cumplir con los objetivos”, recuerda Laurent.

En la lista de “diferir” irán los pendientes que no necesitan ser cumplidos durante la semana o que dan tiempos más prolongados para ser finalizados. Esto brinda mayor calma pues no siempre todo es urgente.

Finalmente, en la lista de “hacer” irán los pendientes que no calcen en las listas previas. Una vez que tengamos claras esas tareas, podemos programarlas en el calendario.

Acciones concretas para la productividad

En este contexto de home office, o teletrabajo, lo más recomendable es preparar la situación de productividad y no depender de la fuerza de voluntad para trabajar eficientemente. “No trates de que todo sea en base a tu voluntad, porque es muy volátil. Que sea el contexto el que te empuje a ser productivo”, recomienda el economista conductual. Aquí algunas acciones concretas a seguir:

Ten recordatorios: Colócalos en la mayor cantidad de lugares, sea en post-its en tu zona de trabajo o en alguna app del celular. Así tendrás claro qué tienes qué hacer y por qué.

Busca un espacio donde te sientas observado: Al trabajar encerrados en una habitación, nos podemos dar ciertas licencias de distracción. En cambio, si trabajamos en la sala o un lugar donde seamos observados, tendremos un control social sobre nosotros.

Establecer metas concretas y reportarlas: Seas o no el líder, es importante reportar avances. De esta forma vamos a procurar cumplir con la mayor cantidad de tareas posibles.

Tags:

Ley de Productividad y Competitividad laboral, productividad

Cada vez que una empresa requiere personal para tareas distintas a su core business o su actividad principal, evalúa la posibilidad de tercerizar ese servicio y según Javier Ramos, gerente de Productos Auxiliares y Mantenimiento del Grupo EULEN Perú, si este modelo se emplea bien, puede generar ahorros de hasta 14% al año en costos operativos de grandes y medianas empresas, que son las que más lo utilizan.

“Las grandes empresas tienen muchos de sus procesos tercerizados, incluso la contabilidad. Prefieren a veces tener más gente de su planilla en áreas de creación o producción, que tenerlos en las áreas de soporte que, al final, son un complemento a su negocio. Por ejemplo, si desarrollan celulares o tablets, su negocio no es tener un almacén o un canal de distribución. Entonces, tercerizan su logística con un proveedor grande”, explicó.

Consideró que lo principal es encontrar un proveedor serio que asuma las obligaciones del servicio y mida los resultados para valorizarlo al término del contrato. En cambio, en la intermediación -un modelo diferente que también está vigente en el marco legal actual- la empresa demanda una o dos posiciones requeridas para trabajar dentro de la empresa.

“Hay posiciones que no pueden intermediarse por más de seis meses y en la tercerización, si el negocio es fabricar muebles de madera, eso no puede ser tercerizado, la distribución y la logística sí, pero la fabricación no”, precisó.

Cambios a raíz de la pandemia

A pesar de que esta campaña navideña será menos dinámica por la pandemia, Ramos aseguró que los empleos operativos por campaña se han incrementado hasta en 20% respecto del año pasado, justamente porque si algunos trabajadores entran en cuarentena, la empresa requiere más personal rotativo que haya pasado por todos los controles.

“Las empresas apuestan por este tipo de contratos porque les garantizan que las personas cumplen con el requerimiento operativo o perfil para la posición, pero también porque se exigen pruebas de COVID-19 y se garantiza que la persona esté libre de contagio”, anotó.

Los perfiles más solicitados por campaña son los operarios de almacén, estibadores, mensajeros motorizados y operarios de plantas industriales.

Por la coyuntura, también resaltó que se están demandando más servicios de reclutamiento, selección de personal y call center, que pueden realizarse a distancia. “La gente está comprando también por internet y se ha necesitado mano de obra a través de call centers que atiendan los pedidos”, indicó.

Agregó que la eficacia de este modelo de negocio radica en que el proveedor garantice que el personal cumple con el perfil, pero también en que la empresa solicitante le dé al proveedor la libertad para definir el proceso que mejor le permita alcanzar los resultados deseados.

El estudio “Tercerización de Servicios en el Perú”, elaborado por Global Research Marketing (GRM), asegura que hoy en día, el Outsourcing es una prestación con altas cifras de penetración en el mercado, pues casi un 90% de encuestados afirma que terceriza procesos de sus empresas.

En el Perú, dentro de los servicios que más tercerizan las empresas resaltan los procesos de reclutamiento y Executive Search (33.5%), la administración de comedores (29.5%) y la administración de planillas (28.9%).

En diciembre los empleos operativos aumentarán entre 15% y 20% respecto a otros meses en el sector de outsourcing, principalmente motivado por la campaña de fin de año, afirmó el gerente de Servicios Auxiliares & Mantenimiento del Grupo Eulen Perú, Javier Ramos.

Ramos aseveró que, si bien hay ofertas en varios perfiles, los más solicitados son operarios de almacén, estibadores, mensajeros motorizados y operarios de plantas industriales. Con relación a los sectores que requieren mayores servicios de outsourcing en el país para la contratación de personal en campaña de fin de año, el representante del Grupo Eulen Perú comentó que el sector logístico es uno de ellos, así como el de retail, en el que solicitan mucho personal para la atención de los clientes.

“Otro que está en creciente aumento son las posiciones de teleoperadoras o call center dado la aceleración de la venta por comercio electrónico”, refirió Ramos.

Tags:

Empresas, Servicios, Tercerización

El branding es uno de los conceptos que ha entrado a tallar con mayor fuerza en los últimos años cuando hablamos de construir la identidad de una marca. Se trata de una valiosa herramienta que permite crear una estrategia que vincule la identidad visual con los valores de la marca.

Cuando hablamos de hacer un relanzamiento de marca, hablamos de rebranding. Para María José Vargas, directora de estrategia en el Estudio Constante de Branding, no basta con tener un buen producto. Es necesario que este se encuentre envuelto en una marca realizada de forma coherente para poder diferenciarse y ser recordado. “El cerebro de las personas está saturado y no entra una imagen más. Es por eso que las marcas deben ingresar al mercado con una estrategia e identidad definidas. Esto te lo da el branding y una buena gestión”, explica Vargas.

Momentos para aplicar el rebranding

Alcanzar la estabilidad suficiente para invertir: los emprendimientos suelen iniciar con una inversión mínima en branding, pues muchas veces lo que resulta importante es mover rápidamente el producto. Para María José Vargas este es un proceso normal, pero recomienda que al ver que el negocio va encaminado, se invierta en una marca mejor hecha.

Dinamización del mercado: los productos y servicios se van reinventando a la par del mercado y es importante que las marcas estén dispuestas a adaptarse a los cambios. Por ejemplo, en el rubro de snacks, los consumidores demandan cada vez productos más saludables, entonces la transformación resulta un deber.

Cambios en la audiencia: todo negocio empieza con un público objetivo claro, pero sucede muchas veces que el producto o servicio resulte más atractivo en audiencias que no habían sido consideradas previamente. Esto es un indicador de renovación para presentarse a esa nueva audiencia.

Dificultades técnicas: muchas veces los logos pueden ser “bonitos” pero no funcionales. La imagen de la marca debe ir más allá de la sola estética.

Otros momentos para aplicar el rebranding son el ingreso a otras ciudades o países, o incluso el cambio de giro del negocio.

Igualmente hay una excepción a la norma del emprendedor que inicia con poca inversión en la marca: hay rubros donde uno no puede darse el lujo de iniciar sin un plan de branding. Se trata de negocios de ropa y gastronomía, pues son bastante disputados. Aplica de la misma manera para productos novedosos o en tendencia.

“El buen branding tiene que reflejar lo que uno es. El buen branding busca que la empresa sea coherente en su comunicación y en su negocio en sí. La empresa debe ser coherente con lo que la marca está prometiendo”, finaliza Vargas.

Tags:

Branding, marca, Rebranding
x