Errores

Ha pasado ya un año y medio desde que nuestras dinámicas laborales cambiaron y vieron la manera de adaptarse a las distancias y la virtualidad. Si bien las reuniones vía videollamada se convirtieron en la rutina del día a día, la costumbre puede hacer que olvidemos ciertas normas de conducta o respeto a los compañeros de trabajo, así como a los clientes.

Que trabajemos desde nuestras casas no necesariamente implica que debamos perder la cordialidad y respeto por el ámbito laboral. En ese sentido, la revista Forbes publicó un informe que explica los errores más comunes que se pueden estar cometiendo durante las reuniones en Zoom y cómo corregirlos rápidamente:

Mirarte a ti mismo

Esto suele ser muy tentador, pero realmente no hay ninguna razón para mirarte a ti mismo en la pantalla, además de verificar que el fondo esté ordenado y que se te vea presentable. Después de esa verificación rápida, una buena solución para no caer en la vanidad es activar la opción de «ocultar la vista propia». Esto permitirá que todos los demás puedan verte, y evitará que te mires fijamente durante toda la llamada.

Tener un fondo desordenado

Un fondo desordenado o con muchas cosas sucediendo detrás, es un gran distractor. Siempre verifica que tu fondo esté limpio y ordenado, y que no haya nada que no te gustaría que los demás vieran. Revisa tu espacio antes de unirse a una llamada, especialmente si no es un lugar desde el que normalmente realizas tus actividades. Si deseas mostrar lo menos posible tu fondo, siéntate más cerca de una pared. De no poder hacerlo, tienes la opción de difuminar tu fondo.

No silenciarse

A menos que estés hablando, tu micrófono debe estar silenciado. Los micrófonos captan mucho ruido ambiental, por lo que si hay alguien hablando en otra habitación o hay un ruido fuerte afuera, se puede escuchar en tu llamada. Además, cuando el micrófono se satura, Zoom tiende a no emitir ningún sonido. Recuerda que esta plataforma prioriza los sonidos más altos, por lo que mantener el micrófono silenciado resulta también una acción respetuosa con los demás presentes en la reunión.

Compartir demás en la pantalla

Asegúrate de no mostrar demasiado cuando compartas tu pantalla. En lugar de elegir «compartir pantalla», elige compartir solo el archivo específico o la ventana que necesitas mostrar. Cierra todas las demás pestañas o documentos del navegador para que no haya posibilidad de que compartas accidentalmente algún contenido incorrecto. Silencia también tus notificaciones para que ningún pop up se cuele durante la reunión.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Errores, Reuniones, Zoom

En situaciones complicadas, las organizaciones voltean a sus líderes para buscar alguna certeza en medio de la incertidumbre, y con la pandemia, el temor se ha extendido con fuerza. Según una encuesta global realizada por Mercer, el 90% de trabajadores se encuentran preocupados por el impacto de la Covid-19 en sus trabajos.

Bajo este escenario, Gustavo Giorgi. psicólogo especialista en empresas, aconseja evitar transmitir más incertidumbre. En un artículo para Entrepreneur considera que uno de los principales errores que algunos líderes cometen es hablar sobre cosas de las que no está plenamente seguro. Además, tampoco se debería hablar todo el tiempo de la pandemia.

“Es genial que un líder genere conexiones emocionales con las personas. Pero debe estar atento a no ser un factor multiplicador de angustia y por ende conducir las preocupaciones hacia zonas saludables. No se trata de desviar la atención del problema sino de la habilidad para encuadrarlo y que no desborde”, aseguró.

Lecciones para todas las crisis

El especialista comenta que hay algunos líderes que también cometen el error de aprovechar la coyuntura para hacer recortes y tomar decisiones cuestionadas. “Aprovechar la coyuntura, dramatizándola, permitirá al líder sentir cierto cobijo. Pero cuidado, si una vez superada esta etapa los empleados perciben que se les asustó más de la cuenta, el líder habrá rifado su credibilidad para nada”, advierte.

Para EAE Business School, a raíz de la pandemia, algunos líderes han caído en errores comunes que no deberían de ocurrir ni en esta ni en alguna otra crisis. Por ejemplo, volverse reactivo. Cuando un líder deja de recopilar información y de analizarla con ojo crítico antes de tomar decisiones, es seguro que incurrirá en graves errores. Aún menos se debe volver a soluciones desechadas anteriormente.

“No es recomendable acudir a los mismos consejeros que han acompañado a la empresa en los últimos tiempos. Es necesario adoptar una actitud de apertura hacia las nuevas ideas en lugar de refugiarse en la comodidad de ideas conocidas, que aportan una sensación de seguridad que, ciertamente, es deseada en tiempos de incertidumbre”, explican.

También indican que cualquier recorte de recursos debe hacerse con cuidado puesto que pueden salir muy caros a largo plazo. En muchos casos, es más recomendable preguntar a los propios miembros del equipo cuáles son los ajustes que ellos consideran que podrían llevarse a cabo pues son los que mejor conocen los requerimientos del proceso de producción.

Por último, no se debe caer en el pesimismo ni descuidar aspectos estratégicos a mediano y largo plazo. “Un día todo esto pasará y las empresas que sobrevivan serán aquellas que se adaptaron al presente, pero que desde la crisis construyeron su futuro, que tal vez sea distinto al que habían soñado el año anterior”, refiere Giorgi.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Crísis, Errores, líderes

Muchas veces nos ha sucedido que cometemos un error y es difícil de asimilar, por lo que nos rehusamos a admitirlo en lugar de asumirlo y enmendarlo. En estos casos nuestro sesgo de confirmación se impone y provoca que comencemos a buscar cómo probar nuestras creencias.

Carol Tavris, psicóloga social y coautora del libro Mistakes Were Made (But Not by Me) explica esto como una disonancia cognitiva, o el estrés que experimentamos al tener dos pensamientos, creencias, opiniones o actitudes contradictorias. “La disonancia cognitiva consiste en lo que sentimos cuando el concepto que tenemos de nosotros mismos se ve confrontado por el hecho de que lo que hicimos no fue lo mejor, que lastimamos a otra persona y que esa creencia no es verdad”, dice la autora.

Estas son algunas formas prácticas de empezar a aceptar los errores y a partir de ello, mejorar:

No te castigues

Perdónate y regálate un espacio para asimilar lo ocurrido. Desear la perfección a veces hace que seamos muy duros cuando las cosas no salen como esperábamos. Sé amable contigo mismo y mira hacia adelante.

Hazte responsable de tus actos

Si tomaste una decisión concreta, probablemente en ese momento creíste que era lo más conveniente, por lo que no es necesario que trates de buscar la forma de justificarte.

No tropieces con la misma piedra

Aprende la lección a partir del error y exprime al máximo esa experiencia. Si en una próxima ocasión te encuentras nuevamente en una situación similar, recuerda que una vez te equivocaste para ahora escoger una mejor opción.

No te rindas

Que un error no sea pretexto para frenar tus sueños o planes a futuro. Piensa que sólo ha sido una forma de saber por dónde no debes ir y que esto te ayudará a seleccionar mejor tus caminos.

No te compares

A veces nuestro afán por ver a los que tenemos alrededor nos carga con cierto peso en las espaldas. No te pretendas vivir la vida de otros, pues admirar a terceros no implica que no se hayan equivocado o que estén en el camino correcto. Cada uno tiene su evolución y proceso. Céntrate en ti mismo y deja atrás las comparaciones.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

aprender del error, aprendizaje, Errores

Gary D. Burnison, CEO de Korn Ferry, una de las empresas de consultoría y reclutamiento más grandes del mundo, indicó a Forbes que los directores de las empresas tienen que resolver las cosas realmente importantes, evitar un mal proceso de contratación y no ser impulsivos.

 

“Tienes que ser congruente con tus decisiones, con tu propósito, porque lo que estás tratando de tener son seguidores y, al final del día, un CEO es un líder. Tú tienes que crear esos seguidores, esa hermandad; tienes que hacer una conexión emocional”, aseguró el especialista al medio mexicano.

 

Dado el nivel de importancia de un CEO para la empresa y para el equipo, expertos de Crehana explican algunos de los errores más comunes de estos líderes que deben ser evitados:

 

No tomar riesgos: Arriesgarse es el primer paso para que la empresa siga creciendo. Muchas veces cuando un CEO tiene una excesiva precaución, la empresa se estanca y es difícil impulsar un cambio.

 

Falta de sincronía con sus equipos: De nada serviría crear planes y objetivos, si un CEO no evaluará cómo los equipos los ejecutan. Es necesario que en la semana se puedan tener reuniones para hacer un feedback para mejorar los procesos. La comunicación es necesaria para tener un norte claro de hacia dónde quiere ir la compañía.

 

No aceptar sus errores: Un CEO que no se da cuenta de cuáles son sus desaciertos, puede hacerle daño a la empresa. A veces sucede que el CEO piensa que siempre tiene la razón y no está abierto a sugerencias de sus trabajadores, afectando procesos y resultados. Mayor apertura y reflexión al cambio son necesarias.

 

No dar instrucciones claras: Los trabajadores a veces no preguntan acerca de lo explicado por temor o inseguridad. Un CEO debe asegurarse que todo quede claro y sea entendido, para evitar retrocesos. Por ello, este profesional debe siempre inculcar una relación de confianza con todos sus trabajadores, no solamente con los gerentes.

 

No trabajar en sus habilidades: Al llegar a una posición laboral de gran importancia, lo que puede ocurrir es que este profesional no se interese más en seguir adquiriendo conocimiento. Es importante que esto nunca ocurra, pues ahora más que nunca es cuando el CEO debe estar ansioso por aprender nuevas habilidades, desarrollar sus soft skills, incursionar en talleres de negociación, y otros para poder seguir liderando con claridad.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

CEO, Constitución de empresa, Errores