Emprende

Lorena Benza cocinaba para su familia, fotografiaba sus platos, lo subía a sus redes y eso llamó la atención de amigos y conocidos quienes comenzaron a hacerle pedidos. ¿Cómo una afición se convirtió en negocio redondo?

La historia comienza durante la primera cuarentena. Lorena Benza Guerra, 44 años, fotógrafa y productora se veía -de pronto- confinada en su hogar, junto a su esposo y dos hijos. La noticia de la llegada del Covid-19 al Perú se confirmaba un seis de marzo y 10 días después entrábamos a una cuarentana estricta. Se suspendían todas las actividades y los trabajos quedaban paralizados.

Al estar impedida de salir de casa, el no poder trabajar en su empresa Elefante Producciones y las ganas de pasarla con su familia, Lorena ideó una forma de sobrellevar el encierro provocado por el coronavirus: comenzó a cocinar y a fotografiar, con su celular, el paso a paso de lo que hacía. Luego, retrataba el resultado final: un delicioso ají de gallina o un rico arroz con pollo. Las imágenes las subía a sus redes y, entonces, llegaban los ‘Likes’, los comentarios positivos y -pasados los meses más duros de la primera cuarentena- comenzaron a caer las propuestas: “¿Podrías cocinar para otras personas con la misma calidad que lo hacía para su familia?”, le preguntaban. “¡Pero por su puesto! Y así lo hizo.

“Empecé como jugando. Solo quería que mi familia la pase bien y coman rico. Pero las fotos que le hacía a los platos que cocinaba, con los encuadres y la luz natural, resultaban provocativas”. Así nació 'La Tacu', un emprendimiento gastronómico, creado en la etapa mas dura de la pandemia y que se convirtió en un negocio, sin proponérselo.

“Cocinar nunca lo planteé como un negocio. Eso lo hicieron los clientes. Me comenzaron a comprar algo que no estaba a la venta. Ellos me propusieron vender y yo acepté”, cuenta Benza Guerra, quien asegura que su cariño por la cocina nace por el amor de su abuela a cocinar para quienes más quiere.

 

Vidrio y sostenibilidad

A Lorena le dicen ‘La Tacu’, por ‘tacuchi’, una forma que tenemos los peruanos de llamar con cariño a quienes tienen buen diente y comen bien. De ahí viene el nombre de su, hoy, negocio.

¿Qué es lo que más llamó la atención de tu emprendimiento?, le preguntamos. Y ella, sin dudar, responde que primero, el valor agregado es que lleva el sabor de la comida casera al hogar de quienes le compran y, que los alimentos, no son repartidos -vía delivery- en envases de plástico, sino en tapers de vidrio, para evitar el consumo de plástico, mantener la comida más fresca y caliente y enviar un mensaje de sostenibilidad.

“Enviar la comida en envases retornables es un plus grande. Yo luego recojo el táper. Es como si la comida te la mandara tu mamá o tu abuelita. Es comida hecha con amor”.

Parte del éxito de 'La Tacu' es que potenció las habilidades que tenía en su trabajo como fotógrafa y productora con el talento de hacer comida sabrosa. Para cocinar se requiere disciplina y orden, requerimientos innegociables para cualquier productor o productora en las ciencias de la comunicación. Además, con sus fotografías, tiene el dominio de captar imágenes que transmiten emociones y estimular los sentidos. Estos elementos, sumados a una comida atractiva a los ojos, le atrajo clientes.

Entonces, tenemos que Lorena publica todos los domingos y en las redes sociales de 'La Tacu', los platillos que cocinará los martes, jueves y sábados. También envía su carta a grupos de WhatsApp. Su público le hace los pedidos (con días de anticipación) y ella -preguntando las preferencias de cada cliente (“¿Prefieres pierna o pecho”)? – envía los platillos personalizados, el día previsto. Todo bien cronometrado y agendado. ¿Pedidos el mismo día? Imposible. Se agotan.

“¿Qué quiénes son los más felices con ‘La Tacu’? Pues Mis hijos, porque lo mismo que cocino para enviar, es lo mismo que come mi familia. Por eso tiene sazón casera. Es comida hecha con amor. Mi esposo e hijos comen buenazo. Con ellos elaboramos la carta de la semana”, cuenta Lorena.

 

¿Qué recomendarles a los emprendedores?

Que no hay que perder la calma. Es fácil decirlo, pero es difícil hacerlo. Hay que tratar de encontrar algo que te apasione para sacarle la vuelta a esta crisis. Y una vez hallada esa pasión, a darle con todo.

Los platos más pedidos por el público son ají de gallina, lasagna, sancochado, asado con puré, pero también quinoto con pollito a la miel, olluquitos, arroz con pollo o carapulcra. Un plato está entre 25 a 30 soles. Son porciones generosas que permiten repetir. Al precio se le suma el delivery, que incluye el envío (a todo Lima) y el recojo de los tapers de vidrio.

“Quiero que las personas que coman mis comidas sean felices. El comer rico y bien, el sentarse en la mesa con la familia te da un sentimiento de felicidad. Quiero que la gente esté contenta”, dice.

Y agrega: “La llave de todo emprendimiento es hacer las cosas con amor. De hecho, hay momentos de crisis, pero todo lo que uno hace tienes que hacerlo con pasión, sino las cosas no salen bien. Hay que tener mucha fortaleza, no decaer, meterle mucho punche. Acostarse tarde y despertarse temprano. Hay que tener la fuerza para hacerlo”, dice, quien – de momento- no piensa en hacer de 'La Tacu' un restaurante, sino el mantener el estándar de la comida hecha en la cocina de una casa, como para la familia o los amigos que llegan de visita. Muchas veces, ese toque de cariño no solo conquista paladares, sino también hace crecer emprendimientos, como el de Lorena, 'La Tacu'.

 

Redes sociales:

Facebook: @latacucocina

Instagram:  www.instagram.com/la_tacu/

Contacto: 994 051 625

La diferencia entre ser líder y ser jefe es muy importante para que los equipos de trabajo alcancen sus objetivos. Conoce cuál eres tú.

Aunque algunas veces se piense que significan lo mismo, lo cierto es que existen muchas diferencias entre ambos. En una empresa tradicional, donde la voz de mando es vertical y unilateral, el jefe es el que ordena las tareas a las personas que tiene a su cargo. En una empresa innovadora, el líder dirige y motiva al equipo sin imponer sus ideas. De acuerdo a la revista Alto Nivel, estas son algunas de las características que diferencian a un líder de un jefe: 

 

  • Un líder escucha a su equipo y considera que puede haber una mejor idea a la suya. Así, utiliza toda la información y opiniones que le han transmitido para tomar una decisión validada y enriquecida.
     
  • Un líder da autoridad a los miembros de su equipo para hacer una tarea porque les enseñó a hacerla, promoviendo su desarrollo. Los involucra en la toma de decisiones, mientras que un jefe da órdenes.
     
  • El líder busca fortalecer la autoestima de todo su equipo y no alimentar su propio ego. Comparte los éxitos y carga con la responsabilidad de los fracasos, no busca culpables.
     
  • Un líder utiliza la pasión, y no la autoridad, para motivar e inspirar a su equipo. El líder inspira respeto y confianza y hace que su equipo quiera seguirlo.

 

¿Eres un líder o un jefe?

Estas son algunas de las preguntas que un líder debe hacerse a modo de autoevaluación. Si tienes un negocio, estás dirigiendo una empresa o tienes un equipo a tu cargo, analiza y responde estas preguntas con honestidad.

 

  • ¿Doy instrucciones claras para cumplir las metas y objetivos?
  • ¿Hago preguntas invitando a la participación?
  • ¿Estoy disponible para los trabajadores?
  • ¿Doy crédito a aquellos que cumplen con el trabajo?
  • ¿Doy apoyo a mi grupo cuando las cosas salen mal?
  • ¿Doy oportunidades de crecimiento?
  • ¿Soy respetuoso con mi lenguaje y comportamiento hacia los demás?
  • ¿Doy retroalimentación?

 

 

En el mundo de las redes sociales, una audiencia fiel es sinónimo de oportunidades. Conoce cómo los microinfluencers pueden ayudarte a impulsar tu negocio.

El marketing de influencers es una estrategia que sigue siendo relevante en un plan de marketing. Sin embargo, en los últimos años la tendencia ha migrado de los influencers y celebrities a los microinfluencers. Pero, ¿qué son los microinfluencers?

 

Para gran parte de los expertos, un microinfluencer es un usuario con un número de seguidores entre 2,000 y 10,000 en una red social y se especializa en una temática específica. Karina Chávez, social media strategist, asegura que la tendencia es hacia los especialistas o influencers de nicho. “Si tienes una cuenta de productos naturales, por ejemplo, lo mejor será contratar a un nutricionista o atleta, ya que su audiencia está en busca de esos productos y ese influencer tiene el aval para recomendar tu producto”, agrega.

 

Más allá de los seguidores

 

Si bien los influencers más grandes pueden ser efectivos para rubros masivos, para productos más específicos lo mejor será trabajar con personas que conocen el producto y cuyos seguidores tengan el interés de comprar. Para escoger a la persona adecuada, la cantidad de seguidores es lo de menos.

 

“Si tu objetivo es convertir (en ventas), debes analizar otros factores. Por ejemplo, cómo está conformada su comunidad y en qué estadío de compra se encuentran: see, think, do o care”, agrega la especialista.

 

Por eso, si estás considerando trabajar con un microinfluencer para impulsar tu negocio, no debes fijarte solo en lo que ves, deberás pedirle también su media kit para conocer en cuánto oscila su nivel de engagement, cómo está conformada su comunidad y qué tipo de contenido funciona mejor para él o ella. También puedes pedirle que te comparta algunos casos de éxito y cómo le va en una semana promedio. Si el microinfluencer cuenta con esta data y te la comparte, es una señal de que estarás trabajando con un profesional que sabe lo que hace.

 

 

Declara correctamente y en la totalidad tus ingresos, pues la Sunat puede presumir una falta si observa que gastas más de lo que ganas.

El 25 de marzo inicia el vencimiento de las obligaciones tributarias sobre la declaración de renta del ejercicio 2020 y un concepto que debemos tener presente es el de la deuda tributaria. Se trata de una obligación legal que tiene un individuo o empresa a favor de la administración pública.

 

Paula Nicole Roldán, especialista en temas de microeconomía, regulación y defensa de la competencia, explica que la deuda tributaria se refiere a un monto de dinero, u otro bien aceptado por ley para el pago de deudas, que un agente económico, ya sea persona o empresa, debe pagar a la administración pública. En el caso peruano, el pago debe responder a la Sunat.

 

La deuda tributaria comprende los siguientes elementos:

 

El principal de la deuda: El monto adeudado.

Intereses por demora: Se aplica una vez que se ha vencido el plazo estipulado para el pago de la deuda.

Recargos por declaración fuera de tiempo: Cobro adicional por declaración fuera del plazo.

Recargos del período ejecutivo: Cobros por el coste que le significa a la administración cobrar las deudas tributarias.

 

Para evitar situaciones de este tipo, Indira Navarro, especialista en Derecho Tributario brinda algunas recomendaciones:

 

Evaluar si está declarando correctamente todos sus ingresos, ya que de no hacerlo, la Sunat presumirá que si gasta más de lo que gana, no los estaría declarando en su totalidad.

 

Revisar la documentación sustentatoria y la normativa para validar que los documentos sean admitidos por la Administración Tributaria.

 

Respetar los plazos otorgados por la SUNAT para elaborar los descargos respectivos.

 

Asesorarse con especialistas, en caso de tener dudas sobre el sistema tributario.

 

Recuerda que si actualmente mantienes una deuda tributaria y no puedes hacer el pago en una sola armada, la Sunat permite el aplazado o fraccionamiento de deudas. Esta puede ser solicitada en su web y responde al Régimen de Aplazamiento y/o Fraccionamiento de las deudas tributarias (RAF).

Pregúntate si sabes cuál es tu vocación, y qué es aquello que realmente te apasiona. Sincérate contigo mismo y encuentra aquello que te motiva.

Situaciones límite nos pueden llevar a considerar cambios drásticos, y muchas veces nuestro camino profesional no es ajeno a ello. Si te ha sucedido que más de una vez has considerado cambiar tu situación laboral o el rubro en el que vienes desempeñándote, puedes tomar estos consejos en consideración de Sonia Fernandez, especialista en marketing digital, vinculado al campo laboral:

 

Evalúa tu situación actual: Antes de planificar tu futuro profesional, reflexiona por qué quieres cambiar de trabajo. Inicia con lo más sencillo, como revisar qué es lo que más te gusta y lo que te disgusta de tu puesto actual. Esto te servirá de punto de partida para definir los pasos a seguir. Ten claro qué quieres en tu trabajo, qué es lo realmente imprescindible y a tus no negociables.

 

Re-conócete: Pregúntate si sabes cuál es tu vocación, y qué es aquello que realmente te apasiona. Sincérate contigo mismo y encuentra aquello que te motiva. Pon los pies sobre la tierra y analiza la viabilidad de conseguirlo.

 

Identifica tus habilidades: Analiza tus puntos fuertes y aquellos por mejorar como profesional. Encuentra aquellas tareas que has podido realizar en tu trabajo actual con mayor comodidad y reconoce las que podrías potenciar. Analiza tu propio perfil teniendo en cuenta tu formación, aptitudes, competencias, personalidad, y valores.

 

Traza tus objetivos: Visualiza cómo deseas verte en el futuro y plantéate objetivos a mediano y largo plazo que sean realistas y cuantificables. Establece plazos temporales para cumplir micrometas. Esta técnica te ayudará a lograr tus objetivos más rápido y te dará la sensación inmediata de avance.

 

Analiza el mercado: Estudia la situación del mercado al que deseas ingresar para descubrir si el sector ofrece demanda. Asegúrate de cumplir con el perfil requerido para las posiciones que te interesan,

 

Capacítate: Si quieres hacer un cambio en tu vida, prepárate con todas las herramientas posibles. La formación continua es fundamental para mantenerte actualizado y vigente en el mercado laboral. Toma en cuenta que capacidades como liderazgo, dinamismo, capacidad de negociación y de innovación son algunas de las más demandadas por las empresas.

Los pequeños negocios que se encuentran acogidos al Nuevo Régimen Único Simplificado no emiten Facturas, sólo emiten boletas de venta o tickets.

boleLas boletas de venta y facturas son comprobantes emitidos por empresas, pero es importante que sepas cuál es la diferencia entre ellas y en qué momento te corresponde emitirlas. La Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat), explica en qué consiste cada una:

 

Boleta de venta

 

Comprobante de pago emitido en las operaciones que se realicen con consumidores finales. No permite ejercer derecho a crédito fiscal ni podrán sustentar gasto o costo para efectos tributarios, salvo:

 

  • Los casos en que la ley lo permita siempre que se identifique al adquiriente o usuario con su número de RUC.

 

 

Su emisión es gratuita y puede realizarse de forma virtual. Para emitirlas, el contribuyente debe tener la condición de domicilio fiscal habido para efectos del RUC, no encontrarse en estado de suspensión temporal de actividades o de baja de inscripción, y contar con Clave SOL.

 

Los pequeños negocios que se encuentran acogidos al Nuevo Régimen Único Simplificado no emiten Facturas, sólo emiten boletas de venta o tickets.

 

Tampoco emiten facturas las personas naturales que trabajan de manera independientehttps://www.high-endrolex.com/20, trabajan para una empresa o entidad, o tienen ingresos por alquileres de predios o bienes muebles como autos y otros, siempre que no se trate de una actividad empresarial de alquiler.

 

Factura

 

Las facturas son comprobantes que se emiten en las operaciones entre empresas o personas que necesitan acreditar costos o gastos para efectos tributarios de su actividad, sustentar el pago del Impuesto General a las Ventas (IGV) por la operación efectuada y poder ejercer, de esta manera, el derecho al crédito fiscal (beneficios como reducción de impuestos).

 

Su emisión igualmente se hace de forma virtual.

Vivimos tiempos difíciles y el convivir con un pandemia, el teletrabajo o la falta de empleo, así como las labores de casa pueden generar cuadros que afectan nuestra salud mental.

En diciembre de 2020, Essalud reveló que hubo un incremento de 40% en las consultas médicas por estrés, depresión y ansiedad, en el Hospital Nacional Edgardo Rebagliati de EsSalud. Los casos más recurrentes están vinculados a la tristeza profunda, por la pérdida de un ser querido a causa del covid-19, la falta de empleo, preocupación por el futuro, y salud de familiares y amigos cercanos.

 

Son tiempos difíciles y es necesario que busquemos mecanismos de contención propia para cuidarnos y empezar a transformar esa ansiedad que nos aqueja. El médico psiquiatra Alejandro Napolitano brinda algunas recomendaciones para ello:

 

1. Verbaliza tu ansiedad

 

La ansiedad, como cualquier otra emoción, debe buscar el camino de su auténtica expresión mediante la palabra, la acción, y la interacción. Puedes hablarlo con un familiar o amigo de confianza, o escribir sobre papel tus sensaciones. Muchas veces la ansiedad nos abruma de tal forma que no es posible encontrar una respuesta inmediata, entonces conviene descargarla. Nunca debe ser ahogada en nuestro interior, pues eso es perjudicial.

 

2. Busca tiempo para ti

 

Evalúa tus posibilidades y recursos de enfrentar las exigencias de la vida cotidiana, como el trabajo, la vida familiar, la pareja, o la realización profesional. Para lograrlo necesitamos tiempo para reflexionar, y si vivimos saltando de una obligación a otra, no podremos conseguirlo, pues nos estamos postergando de forma indefinida. Separa tiempo en tu agenda para ti y procura respetarlo. Rescata horarios dentro de tus actividades que te permitan disponer de tiempo libre.

 

3. Diferencia lo urgente de lo importante

 

La ansiedad nos asalta a menudo cuando estamos desbordados por requerimientos que demandan nuestra atención inmediata. Debemos aprender a diferenciar lo urgente de lo importante. Se trata de una distinción que perdemos de vista cuando nos vemos inmersos en el fárrago de lo cotidiano. No todo tiene el mismo peso, así que puedes elaborar una lista de temas prioritarios para no sobrecargarte.

 

4. No seas tan exigente contigo

 

Cuando nos sucumbimos a la sobreexigencia, solemos ponernos por delante objetivos inalcanzables. Es común escuchar personas que se quejan de su incapacidad, frente a metas que, en realidad, serían muy complicadas de cumplir para cualquiera. Las exigencias inalcanzables están de antemano condenadas a llevarnos a la parálisis y al bloqueo mental. Desmenuza tus proyectos en pequeñas metas y verás cómo paso a paso vas avanzando.

Cuando se han agotado todas las alternativas y la organización necesita reestructurarse, lo mejor es ser transparente con todos los trabajadores, según Enrique Louffat, profesor de la Maestría en Organización y Dirección de Personas de ESAN

Debido a la pandemia, empresas y organizaciones han tenido que replantear sus procesos para tratar de mantenerse a flote, pero a veces por más intentos hechos, se vuelve necesario plantear un recorte de personal. Para Enrique Louffat, profesor de la Maestría en Organización y Dirección de Personas de ESAN, este proceso requiere de un análisis integral y una comunicación con mucha transparencia.

“Lo primero que se debe tener en cuenta es la reestructuración organizacional. Si necesito gente para trabajar bajo el proceso de organizaciones ágiles, esos quedan, pero si no los tengo, no puedo enseñarles ahora mismo. De repente no voy a poder quedarme con quienes no tengan esas habilidades blandas, como la facilidad para lo virtual”, explicó.

Para tomar la decisión más adecuada, Louffat recomienda evaluar toda la estructura organizacional de la empresa, que se divide en seis unidades: la alta dirección, los órganos de línea, las unidades de soporte, logística, los asesores, y áreas consultivas.

“La idea es no tocar las unidades de alta dirección ni de línea. Prefiero tocar el resto de unidades porque son como soporte. El tercer tipo de unidades de soporte o logística, tampoco se deberían tocar en la medida de lo posible. Luego, viene la cuarta línea que son los asesores y sí se puede prescindir de alguno de ellos, porque un asesor no decide”, precisó.

El análisis individual y la transparencia

Además de los aspectos propios de la organización, también se tiene que hacer una evaluación individual, por ejemplo, tomar en cuenta las habilidades blandas de todos los trabajadores y priorizar aquellas que están siendo más demandadas en el mercado laboral actual. Es el caso de las habilidades tecnológicas, pero también de la resiliencia y la productividad.

“El tercer punto de análisis es la cuestión generacional. ¿Es mejor prescindir de un ‘millennial’ que está actualizado y tiene mente disruptiva?, ¿o de alguien que tiene muchos años en la empresa, pero que quizás no se pueda adaptar a este contexto? Ese es otro punto a tomar en cuenta”, observó.

Una vez que se tiene claro los alcances del recorte de personal y el rediseño que tendrá la organización más adelante, el especialista recomienda ser transparente y hablar con toda la organización en la forma más clara posible. Por respeto a quienes tengan que ser desvinculados, pero también porque los que permanezcan en la organización tendrán que cumplir funciones distintas a las que tenían antes.

“Todos los hogares se están ajustando por la crisis y lo mismo pasa con las empresas. Se tiene que decir didácticamente que la realidad es esta y no ha sido creada por la empresa. Creo que la comunicación abierta, dialogante es bien comprensible por la mayoría de colaboradores porque ya no se puede tener a todos como antes. Es una situación que duele e impacta”, sostuvo.

La SUNARP cuenta con 10 modelos de minuta que puedes consultar libremente.

Existen diversas formas de constituir una empresa. Una de ellas es mediante la minuta. Se trata de un documento escrito que contiene la voluntad de crear y ejercer una actividad comercial, donde una persona o varias invertirán capital en bienes o dinero en efectivo y trabajo con el fin de ofrecer un producto o servicio que les reditúe una rentabilidad razonable luego de satisfacer todos los costos y gastos.

 

La minuta de constitución de empresa es el principal paso hacia la formalidad del negocio, por lo que es importante que te apoyes en un abogado colegiado y habilitado, el cual debe ser experto en la materia y deberá analizar toda la información relacionada al negocio, socios y demás, para así determinar el tipo de figura jurídica para la empresa, elaborando de esta manera el estatuto, las responsabilidades, alcances y estructura legal, entre otros.

 

Al contar con la Minuta de constitución de empresa debidamente redactada, firmada por un abogado colegiado, y firmada por los socios, esta se eleva a escritura pública con firma de un notario. El proceso concluye con el envío del parte notarial a registros públicos para la inscripción en el registro de personas jurídicas.

 

Modelos de minuta

 

La SUNARP pone a disposición 10 modelos de minuta de constitución de empresa que puedes encontrar aquí.

 

1. Formato de Minuta EIRL aportes bienes: Empresa Individual de Responsabilidad Limitada – E.I.R.L (con aporte en bienes no dinerarios)

 

2. Formato de Minuta EIRL aportes dinerarios: Empresa Individual de Responsabilidad Limitada – E.I.R.L. (con aportes en bienes dinerarios)

 

3. Formato de Minuta SA bienes: Sociedad Anónima – S.A. (con aporte en bienes no dinerarios)

 

4. Formato de Minuta SA efectivo: Sociedad Anónima – S.A. (con aporte dinerario)

 

5. Formato de Minuta SAC con directorio aporte bienes: Sociedad Anónima Cerrada con directorio (con aportes en bienes no dinerarios)

 

6. Formato de Minuta SAC con directorio efectivo: Sociedad Anónima Cerrada con directorio (con aportes en bienes dinerarios)

 

7. Formato de Minuta SAC sin directorio que aporte bienes: Sociedad Anónima Cerrada – S.A.C. (con aporte en bienes no dinerarios)

 

8. Formato de Minuta SAC sin directorio efectivo: Sociedad Anónima Cerrada – S.A.C. (con aporte en bienes dinerarios)

 

9. Formato de Minuta SRL bienes: Sociedad Comercial de Responsabilidad Limitada – S.R.L. (con aporte en bienes no dinerarios)

 

10. Formato de Minuta SRL efectivo: Sociedad Comercial de Responsabilidad Limitada – S.R.L. (con aporte dinerario)

x