Claves para lidiar con un mal jefe

Trabajar en nuestra inteligencia emocional nos dará mayores herramientas para actuar asertivamente con personas complicadas.

Tener un mal jefe puede traer múltiples consecuencias negativas para los trabajadores. Un estudio realizado por el equipo de la Universidad Harvard Business School y Stanford, aseguró que tener un jefe "tóxico" o malo, puede provocar estrés y perjudicar tu salud.

 

La investigación reveló que lidiar con un mal jefe podría provocar alteraciones de triglicéridos, un tipo de grasa en la sangre, ocasionando que el colesterol bueno disminuya y aumente a su vez el riesgo de ser propenso a enfermedades cardíacas.

 

Además, según un estudio realizado por la Universidad de Manchester, esto también podría provocar enfermedades vinculadas a la salud mental, desarrollando posibles cuadros depresivos en los trabajadores.

 

¿Cómo reaccionar ante un mal jefe?

 

Expertos de la revista Forbes indican que frente a situaciones amenazantes tendemos a considerar tres opciones que debemos evitar:

 

Resistirse u oponerse: Esto se traduce en entrar en conflicto con el jefe. Los expertos recuerdan la frase: “A todo lo que uno se resiste, persiste”, por lo que entrar en modo confrontación podrá generar un conflicto sin fin.

 

Resignarse: Esta acción nos conduce a quedarnos en la inacción y aceptar el estar subyugados al maltrato de nuestro jefe.

 

Lo ideal es entender y aceptar esta situación y analizar qué hacer frente a ello. Por ejemplo, se puede empezar por transmitir al jefe, de manera asertiva, el sentimiento que su comportamiento provoca en el equipo.

 

No tenemos control sobre las reacciones de los demás, por lo que esta primera acción no puede asegurar un cambio real pero hemos cumplido con transmitirlo. En caso no se torne hacia algo positivo, los trabajadores están en plena facultad de indicar al área de Recursos Humanos algunas recomendaciones para mejorar el clima laboral y el flujo de trabajo.

 

Asimismo, una competencia que debemos siempre de tener en mente para trabajar con este tipo de personas es la inteligencia emocional. Es decir, la persona que mejor puede lidiar con un mal jefe es aquella que emocionalmente está bien estructurada, lo que le permite buscar una configuración emocional, verbal y de comportamientos para poder hacerlo.

Recordemos que una mala conducta por parte de los superiores no solo puede afectar al trabajador en su satisfacción, sino que ello generaría falta de productividad y rendimiento. Esto, a su vez, impacta en el crecimiento y la economía de una empresa.

Mas artículos del autor:

"Comedia: ¿Ayuda a purificar nuestro estado de ánimo?"
"Comedia: ¿Ayuda a purificar nuestro estado de ánimo?"
"Criptomonedas: confianza en Latinoamérica llega a 63%"