Emprende

La COVID-19 ha convertido miles de hogares en oficinas. Aprende a gestionar tu tiempo para no sacrificar la convivencia en familia y las horas de descanso

La pandemia trajo consigo muchos cambios, y uno de los más importantes fue la masificación del teletrabajo. Hoy, alrededor de 250,000 profesionales trabajan bajo esta modalidad, según cifras del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE). Aunque este tiene muchas ventajas, como mantenernos seguros en casa, también representa un reto importante: balancear la vida personal con el trabajo.

Según una encuesta de la consultora GRM, el 85% de limeños asegura que con el trabajo remoto labora más que cuando lo hacía presencialmente. Además, 8 de cada 10 trabajadores consideran que necesitan un mejor balance entre la familia y el trabajo, de acuerdo con un estudio elaborado por ManpowerGroup.  Entonces, ¿cómo podemos manejar mejor nuestros tiempos en este nuevo escenario?

Una rutina realista

Revisa con calma tus responsabilidades y prioriza las tareas más importantes. Además del trabajo, seguramente debes atender tareas del hogar, la compra de alimentos, el cuidado y la crianza de los niños, entre muchas cosas más. Es muy probable que no puedas atender todo y eso está bien, no te sobreexijas. Cuida tu bienestar y el de tu familia y establece un tiempo para el ocio y el descanso también.

Un espacio de trabajo

Tener un área exclusiva para trabajar, ya sea una habitación completa o un escritorio, nos permite establecer horarios y llevar a nuestro cerebro los mensajes de inicio y cierre de jornada. Algo tan simple como abrir o cerrar una puerta o prender y apagar la computadora ayuda a hacer el corte entre trabajo y vida personal.

Pausas activas

Además de la hora de almuerzo, se recomienda hacer una pausa de 10 minutos por cada 2 o 3 horas de trabajo. Aprovecha esos momentos para estirar las piernas y tener una conversación casual con tu familia. Si tienes niños, UNICEF recomienda dedicarles unos minutos de forma exclusiva. Así sentirán mayor seguridad por la presencia de un adulto y estarán más tranquilos el resto del día.

Si aún implementando estos cambios, reconoces signos de estrés, ansiedad o fatiga en ti, comunícale tus necesidades y preocupaciones a tu jefe directo o al área encargada.  Recuerda que todos nos estamos adaptando a esta nueva modalidad de trabajo y la comunicación es clave para sobrellevar esta situación.

Esta opción se presenta con mayor fuerza frente a las incomodidades que puede haber generado el homeoffice en los últimos meses

El coworking se ha hecho cada vez más popular con el paso de los años. Se trata de compartir un espacio físico donde varias pequeñas empresas, start ups, o trabajadores independientes pueden coexistir y realizar sus labores.

Estos espacios colaborativos suelen tener zonas comunes para compartir con otros coworkers, realizar eventos y generar sinergia entre emprendedores. Este sistema cuenta con una serie de beneficios como permitir a los emprendedores ahorrar costos y flexibilidad de horarios en una propia oficina.

Coworking en pandemia

Este sector no ha sido ajeno a los cambios producidos por la llegada de la pandemia por la COVID-19. Antes de la pandemia, la ocupación promedio en WeWork Perú era de 75%, y durante la primera cuarentena cayó al 66%.

Uri Iskin, CEO y cofundador de HIT Cowork, indicó a iProUP que durante esta pandemia se puso a prueba la capacidad de resiliencia en los primeros meses de aislamiento obligatorio.

"Tuvimos que transformarnos y adaptarnos, y nuestra misión fue sobrevivir. Sabíamos que mantenernos en pie era crecer, porque cambiaron los fundamentos de nuestro negocio y la manera en que nuestros clientes demandan nuestros servicios", asegura.

Esta compañía de coworking, con presencia en Argentina, Chile y Perú, tuvo que cambiar su modelo operativo, rediseñar protocolos de bioseguridad, y revisar las capacidades de oficinas, espacios comunes y circulación. 

"Los escuchamos y acompañamos. Y cuando nos contaron que las casas de sus colaboradores no estaban preparadas para trabajar todo el día, les llevamos nuestras sillas ergonómicas, sin costo. Después de todo, ese siempre fue nuestro propósito: brindar bienestar en el espacio de trabajo. Sólo que ahora esto sucedía en las casas", relata el CEO de Hit Cowork.

Afortunadamente, la nueva normalidad, que en cierto punto parecía ser una amenaza para el sector ahora se convierte en una oportunidad de crecimiento del negocio.

"Muchas compañías saben que no van a volver a la jornada de trabajo completa en la oficina. Esto, posiblemente, aumente el home off.

De acuerdo a tu público objetivo, puedes ofrecer ofertas o sorteos que pueden resultar claves para aumentar tus ventas en esta fecha

Este San Valentín será diferente a cualquier otro. La cuarentena supone una inmovilización social que no permitirá realizar los planes a los que estábamos acostumbrados a realizar junto a amigos o en pareja.

Sin embargo, gracias a las redes sociales tu marca aún puede estar en contacto con su público y generar ventas en estos días donde, por el distanciamiento social, se valoran aún más los detalles. Gracias a las entregas en casa y servicios de courier, tus productos pueden llegar a donde quieras y convertirse en ese regalo especial para celebrar el amor y la amistad. El publicista Giovanni Oviedo detalla algunos factores claves a considerar en tu campaña digital de redes para este San Valentín tan particular.

¿Cómo le habla tu marca al amor y la amistad?

Cada emprendimiento o empresa va construyendo su identidad, es clave encontrar eso que hace a tu negocio único y que pueda percibirse en su comunicación en redes sociales sea la fecha que sea. “Hoy el amor es mucho más diverso y las formas de demostrarlo son más variadas que solo flores y chocolates. Hay que preguntarse: ¿cómo vive el amor mi público objetivo? y ¿qué les puede ofrecer mi marca? En esas respuestas puedo encontrar el punto de partida para mi estrategia. Hay parejas más tradicionales y románticas, otras más osadas y pícaras, algunas son ‘anti-romance’, hay quienes pasarán esta fecha separados por el contexto y seguro también quienes se quieren hacer un auto-regalo. ¿A quiénes les hablas? Mientras más específica sea tu propuesta, más éxito tendrá tu campaña, ya que es una época donde todas las marcas lanzan anuncios”, comenta Oviedo.

Crea packs y ofertas especiales para la fecha: Descuentos o paquetes únicos por la fecha son un gran plus en esta época y puede ser el factor clave para que un usuario digital elija tu marca. Es importante tener especial atención en evitar fallas en las entregas o en el delivery ya que todos quieren que sus planes para estos días salgan perfectos.

Genera contenido útil para tu comunidad: Tus seguidores agradecerán consejos de cómo organizar un buen momento desde casa. Estos luego pueden estar conectados con productos o servicios que ofrezcas. De acuerdo al portal N+1 la pregunta: “¿Cómo pasar tiempo de calidad con tu pareja?” fue una de las más buscadas en Google el último San Valentín. “Hazle propuestas de valor a tu comunidad, cuéntales cómo armar una velada especial en casa o cómo crear un detalle muy especial para sus seres queridos” agrega el experto.

Crea un sorteo para parejas: Muchas personas estarán atentas a los sorteos para conseguir un detalle especial para sus parejas. “El clásico sorteo donde los participantes deben compartir la publicación y etiquetar contactos, es una buena oportunidad de ganar alcance y seguidores. También hay alternativas más creativas donde puedes pedirle a parejas que hagan su propio contenido con alguna coreografía de Tik Tok hecha por alguna pareja influencer o algo por el estilo. Es importante que las reglas sean claras y el sorteo sea público y transparente”, precisa.

Destaca estos contenidos: De nada sirve generar estas acciones si no llegan al público.

Oviedo explica que “un buen contenido puede viralizarse orgánicamente; sin embargo, una pauta bien ejecutada puede darle un salto cuantitativo en cuanto alcance e interacción”. También sugiere usar las historias destacadas de Instagram, o banners especiales en la web. Además, es importante que las gráficas o videos que comuniquen estas acciones sean acordes a la fecha y se sientan hechos con amor y buena onda.

Otros medios: Aunque nuestra estrategia pueda estar centrada en redes sociales, no olvidemos que hay otros medios digitales para llegar a posibles consumidores o usuarios. “Muchísimas personas eligen qué hacer o comparan opciones buscando en Google. Es una buena idea complementar tu campaña en redes con una que impulse tus productos en este motor de búsqueda”, finaliza Oviedo. 

Tomar decisiones que contengan un valor a largo plazo en los aspectos humano, financiero y social, son claves.

El último Barómetro de Confianza del Capital Global de EY reveló que una de las claves para que las empresas puedan reinventarse en un mundo post-pandemia es tener claro el propósito corporativo y saber cómo comunicarlo a los stakeholders, a los empleados y a la sociedad. Además recomienda no centrarse sólo en el presente, sino tomar decisiones centradas en la creación de valor a largo plazo en los aspectos humano, financiero, social y del consumidor.

David Laurent, economista conductual explica que “las empresas han pasado de la misión y visión que es un concepto anticuado, a tener un propósito bajo la mirada del MTP”. Estas siglas en español significan Propósito de Transformación Masivo, que explica por qué la empresa existe.

“El propósito es importante porque ayuda a alinear la toma de decisiones de los miembros de la organización, sincronizar las unidades de negocio, y ayuda a traer talento, pues la gente no trabaja ya por una acción sino porque hay un propósito superior”, explica el experto.

Cambio de propósito

Laurent considera que los propósitos no deben cambiar demasiado, si consideramos que el propósito es la razón de ser. En su lugar propone cambiar los pequeños objetivos que componen este propósito, pues estos sí pueden ir modificándose a lo largo del tiempo y el contexto. Asimismo, las formas de alcanzar el propósito pueden ser variables.

Igualmente el economista conductual explica que el propósito se puede modificar según los elementos externos que afecten el contexto en que se desarrollan. “Jamás es tarde para cambiar un propósito porque dependen de la situación en la que te encuentres. No hay que tener miedo en el camino si vemos que cambian los intereses del negocio; y si no tienes un propósito, defínelo”, advierte.

Motivación para sostener un nuevo propósito

Laurent explica que hay tres vías de motivación:

  1. Personal: Consiste en visualizar el propósito u objetivos que lo compongan de manera constante. Es recomendable poner recordatorios en la mayor cantidad de lugares posible para tenerlo presente.
  1. Social: Si se trata de un propósito personal, compartir con familia y amigos ayudará a tener un acuerdo público con uno mismo.
  1. Estructural: Esta implica establecer un premio o “castigo” si se logran los objetivos planteados.

“El mejor predictor para ver si las personas cumplen sus objetivos son las micrometas. Si puedes premiarte rápidamente, es más probable que este objetivo se cumpla”, finaliza.

El teletrabajo se aplica obligatoriamente a los trabajadores dentro de los grupos de mayor riesgo ante el COVID-19. Sin embargo, César Puntriano, abogado laboralista del Estudio Muñiz, considera que las empresas deben ser flexibles y aplicarlo cada vez que puedan.

Al margen de las labores operativas e industriales, hay muchos puestos de trabajo que pueden ser realizados desde casa, y debido a la segunda ola de contagios del COVID-19, esta sería la mejor alternativa. De acuerdo a César Puntriano, abogado laboralista del Estudio Muñiz, la normativa vigente hace que el trabajo remoto sea obligatorio para un determinado trabajador, pero no necesariamente para un tipo de puesto.

“Desde el punto de vista legal, para la empresa, solo es obligatorio el trabajo remoto cuando se trata de grupo de riesgo definidos por el Ministerio de Salud (Minsa) como grupos de riesgo; También es obligatorio para los trabajadores discapacitados cuyas labores los pongan con riesgo de contraer el COVID-19 y se extiende a personas que tengan a su cuidado familiares dentro del grupo de riesgo para contraer COVID-19”, precisó.

Además de estos casos, las gestantes y lactantes también deben de utilizar el trabajo remoto si la labor que desempeñan las coloca en riesgo de contagio. Para Puntriano, al margen de las disposiciones legales, las empresas deberían ser flexibles y ofrecer trabajo remoto total o parcial siempre que el puesto de trabajo lo permita.

“Es algo que las empresas deben reflexionar porque hay que priorizar la salud de las personas y si eso no va a afectar la productividad, las compañías pueden acomodarse”, indicó.

Los tipos de trabajo y su fiscalización

Las labores de oficina que más se han ajustado al sistema de trabajo remoto son los administrativos, pero también puede aplicarse en las áreas de ventas, de marketing o similares. En cada caso, la forma de evaluar la productividad de cada trabajador ha ido cambiando, pues ya no resulta viable medir el trabajo por tiempo de labores.

“Muchos trabajos han pasado de ser medidos por tiempo, a ser medidos por resultados, por entregables. Eso es natural por la nueva forma en que está trabajando la gente. Si el trabajador es medido con criterios de productividad, por rendimiento de resultados, por una actividad o labor, eso lleva a que haya un cambio en la manera de retribuir a los trabajadores”, comentó el especialista.

Si bien antes un grupo de trabajadores podía percibir un poco más por las horas “extra” que realizaba, ahora, es posible que se generen bonos por resultados o por comisiones. “O sea, se pierde un poco la labor por sobretiempo, pero se gana en ingresos variables. La negociación ahora también va a ser distinta”, anotó.

Consideró que, a largo plazo, el trabajo remoto traerá múltiples beneficios para ambas partes. Por un lado, para el trabajador que evita el contagio y reduce sus tiempos de desplazamiento. Por otro lado, las empresas dejan de pagan por el consumo de agua y otros servicios. A pesar de estas ventajas, recomendó que la empresa mantenga cierto nivel de presencia que le permita al personal sentirse integrado.

Aplicaciones de transporte de pasajeros o plataformas de educación abierta siguen la  premisa de este modelo económico

La EAE Business School explica que la economía colaborativa es un modelo en el que los servicios son considerados bienes de intercambio. Por ejemplo, una persona que pueda ofrecer alojamiento a otra durante unos días, puede intercambiar este servicio por unas clases de inglés o francés.

Se trata de un modelo centrado en la colaboración y la ayuda mutua. “Actualmente, casi todos los sectores de la economía ya cuentan con negocios colaborativos”, afirma Jorge Irigaray, secretario general de EAE Business School.

En octubre de 2020, la Universidad San Ignacio de Loyola organizó el foro virtual “Impacto de la economía colaborativa en el Perú”, y una de las conclusiones más resaltantes es que  siete de cada diez empresas latinoamericanas utilizan este sistema de gran éxito en  Brasil, México, Argentina y Perú. En la actualidad la economía colaborativa se apoya en las nuevas tecnologías de la información para acercar el bien o servicio a los consumidores, por lo general, a través de una aplicación móvil.

Tipos de economía colaborativa

Existen diversos tipos de economía colaborativa, y muchos de ellos nos sonarán conocidos debido a las empresas que se han popularizado en los últimos años.

Consumo colaborativo: Utiliza plataformas digitales a través de las cuales los usuarios se ponen en contacto para intercambiar bienes o artículos. Un ejemplo de ello son las aplicaciones de transporte como Uber o Beat, que ayudan a ponerte en contacto con un conductor. También se encuentran aquí aplicaciones de reparto como Glovo o Rappi.

Conocimiento abierto: Son las modalidades que promueven la difusión del conocimiento sin barreras legales o administrativas. Pueden presentarse en el día a día o a través de plataformas informáticas a las que acuden usuarios con necesidades. Aquí se encuentran plataformas como Coursera o Crehana que ofrecen cursos abiertos a todo público.

Producción colaborativa: Son redes de interacción digital que promueven la difusión de proyectos o servicios de todo tipo. La diferencia con los dos modelos anteriores es que lo que se ofrece también se produce en estas. Un ejemplo claro es Linux, un sistema operativo de computadoras de uso abierto y gratuito.

Finanzas colaborativas: El crowdfunding se ubica dentro de este modelo de economía colaborativa. Se trata de plataformas de microcréditos, préstamos, ahorros, donaciones y vías de financiamiento. Los usuarios se ponen en contacto para satisfacer necesidades en cualquiera de estos aspectos.

Los negocios gastronómicos son los que más están aprovechando este canal de ventas, con las bebidas y licores como las categorías más solicitadas, según Touch Perú

Con la finalidad de reducir la propagación del COVID-19, el servicio de delivery es una de las actividades que el Gobierno ha autorizado durante el nuevo periodo de inmovilización obligatoria. Este servicio está habilitado para los negocios de alimentos y las farmacias, tanto en unidades motorizadas como en taxis.

Valiéndose de la experiencia de la primera cuarentena, varios negocios -principalmente en la venta de alimentos y bebidas- han creado canales de comercio electrónico y con ello, un sistema de reparto a domicilio propio o a través de terceros. Estas empresas que son contratadas como terceros son las que más pedidos gestionan a través de plataformas o “apps” como Rappi, Glovo y más recientemente la chilena Justo.

Mientras que Glovo pasó a llamarse Pedidos Ya -en los países donde todavía opera-, la colombiana Rappi está ofreciendo atención por Whatsapp para sus usuarios y herramientas de analítica y marketing para las empresas. Además, en el mes de diciembre se anunció el ingreso de la startup chilena Justo al mercado peruano.

De acuerdo a un estudio de la consultora empresarial Touch Perú, la logística de reparto creció en 250% durante el 2020, respecto al 2019, siendo los servicios de entrega “express” los de mayor demanda para las siguientes categorías: cervezas, vinos y licores; carnes y pescados; panadería y pastelería; bebidas, snacks y confitería, y cuidado personal. 

“La mayor demanda son los viernes, sábados, domingos y lunes; mientras que los distritos recurrentes son Miraflores, San Isidro, Surco, Lince y San Miguel”, indican.

Recomendaciones al usuario

Cuando se trata de realizar compras por internet o a través de estas plataformas de intermediación, el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) recomienda informarse respecto del alcance de la responsabilidad ante incidentes de consumo, así como el domicilio real y legal de estas empresas.

“El proveedor debe cumplir con estándares de cuidado en el transporte y la entrega del mismo, y que garanticen adecuadas condiciones de inocuidad. Esto es de suma relevancia, en especial en las plataformas de intermediación o delivery, en donde interviene el establecimiento que vende los productos, el repartidor (un tercero que no tiene relación laboral ni con el establecimiento ni con la APP) y el consumidor”, precisa la institución.

Indecopi también ofrece mecanismos de solución de conflictos como el ‘Reclama Virtual’, el cual es un formulario simplificado para registrar un reclamo con facilidad, ingresando al siguiente enlace https://enlinea.indecopi.gob.pe/reclamavirtual/

En agosto de 2020 se presentó un proyecto de ley que permitiría regular y aplicar el teletrabajo en circunstancias normales.

Con la llegada de la pandemia al Perú, miles de trabajadores tuvieron que adaptarse al teletrabajo. Según la Organización Internacional del Trabajo se trata de una forma de organizar y realizar el trabajo a distancia mediante la utilización de las tecnologías de la información y comunicaciones en el domicilio del trabajador o en lugares o establecimientos ajenos al empleador.

Muchos trabajadores peruanos están próximos a cumplir un año bajo este sistema laboral y muchos se preguntan cómo será este año o si el teletrabajo se mantendrá en un futuro post pandemia. Para ello, es importante revisar la legislación existente al respecto.

Legislación sobre el teletrabajo

El teletrabajo se encuentra regulado en el Perú mediante la Ley N° 30036, “Ley que regula el Teletrabajo” y su Decreto Supremo Nº 017-2015-TR. Esta se dio en el marco de la Primera Encuesta Nacional de Discapacidad – 2012, realizada por el Instituto Nacional de Estadística e Informática. En el documento se reveló que el 5,2% de la población nacional padece de algún tipo de discapacidad o limitación física y/o mental y un gran grupo de ellas se encontraba en edad laboral.

Para el abogado Cesar Valera Malca, el teletrabajo se presentó como una alternativa idónea para la integración de las personas discapacitadas, eliminando diferentes barreras físicas y de espacios.

“A pesar de que el teletrabajo en el Perú cuenta con normatividad expresa que regula su aplicación, en los tiempos que vivimos de confinamiento social a consecuencia del COVID-19, no es utilizada o no ha sido llamada para su aplicación por el empresariado, por el contrario (lo ha hecho), a través del Decreto de Urgencia  N° 026-2020 que establece medidas excepcionales y temporales para prevenir la propagación del coronavirus”, indica el experto.

Nueva legislación

Por lo pronto, lo más próximo a una actualización de esta ley aprobada en 2013, es el proyecto de Ley 5908/2020-CR, presentado en agosto de 2020, que según se indica en la sumilla, “propone la Ley que regula el teletrabajo en nuestro ordenamiento jurídico como una modalidad de trabajo aplicable en el sector privado y en circunstancias normales y excepcionales”, que aún se encuentra en revisión en la Comisión de Trabajo y Seguridad Social.

Diversos expertos en derecho laboral recomiendan hacer una modificación en la Ley de Teletrabajo, de modo que este sistema pueda facilitar las labores de los trabajadores sin perjudicar los tiempos, espacios y servicios que utilizan en casa para llevar a cabo sus labores.

Apóyate en herramientas como el Administrador de anuncios de Facebook para administrar cuándo y dónde se van a poner en circulación tus avisos

Las redes sociales se han convertido en los últimos años en un poderoso canal de venta y de alcance a potenciales clientes. Actualmente se estima que en el Perú hay 6.6 millones de compradores en línea. Según un estudio de Ipsos Perú, el 24% de los peruanos conectados realiza compras y pedidos mediante redes sociales.

Una de las herramientas que las distintas redes ofrecen es la de pauta publicitaria. Esto implica hacer una inversión, ya sea en tu perfil o en alguno de tus contenidos para alcanzar mayores clientes. La publicidad en redes adopta diversas formas: anuncios en el muro, enlaces patrocinados, resultados de búsqueda de palabras clave, o contenidos publicitarios en forma de publicaciones.

La publicidad en la que inviertas tendrá distintos objetivos:

  • Conciencia: Crear conciencia de marca o aumentar el alcance.
  • Consideración: Enviar tráfico a tu web, aumentar la interacción, motivar la descarga de aplicaciones o la visualización de videos, o incentivar a las personas a comunicarse contigo.
  • Conversión: Crear conversiones en línea, es decir, realizar ventas por catálogo o llevar tráfico a las tiendas físicas.

¿Cómo armar mi estrategia de inversión?

Para Emanuel Olivier Peralta, fundador de Genwords, agencia de content marketing para Latinoamérica, el costo de una campaña de redes sociales depende del tamaño y el alcance que posea la misma.

“No puedes quedarte fuera de estos medios de comunicación social, convocan una gran cantidad de usuarios que representan diferentes tipos de público. Cada plataforma ofrece diversas ventajas, por lo que debes tenerlas en cuenta e incluirlas en tu estrategia, invirtiendo lo necesario para que funcionen”, afirma el experto.

Estos son algunos factores a tomar en cuenta al momento de planificar tu inversión:

Gastos en el personal: es importante tener a una persona capacitada para llevar a cabo la promoción de tu contenido. Debes tener a alguien encargado de difundir tus mensajes y atender rápidamente a las consultas de los clientes.

Inversión: La pauta publicitaria en redes se maneja mediante ofertas. Una oferta es la cantidad máxima de dinero que estás dispuesto a pagar por una acción deseada en tu anuncio. Para tenerlo más claro, expertos en Hubspot explican que la pauta funciona a modo de subasta.

“Supongamos que ofertas $10 USD por un clic en tu anuncio, y el siguiente mejor postor solo paga $5 por un clic. Cada red publicitaria te hará pagar la cantidad más baja posible siempre que tu presupuesto supere el presupuesto de los demás en la subasta. En el ejemplo dado, puedes estar dispuesto a pagar 10, pero en realidad solo tendrás que pagar 5.01 para ganar la oferta. Ganar esta subasta, además de la calidad general de tus anuncios, determinará cómo se muestran tus anuncios en las diferentes redes publicitarias”, explican.

Para facilitar el proceso de anunciar en redes, Facebook cuenta con la herramienta de Administrador de anuncios. Esta te permitirá manejar tu publicidad en Facebook, Instagram, Messenger o Audience Network. Puedes crear anuncios, administrar cuándo y dónde se van a poner en circulación y realizar un seguimiento del rendimiento de las campañas en un solo lugar.

x