Emprende

Estética, organicidad y objetivos de venta son algunos puntos a tomar en cuenta para decidir la red en la cual invertir esfuerzos de generación de contenido.

Por Samanta Alva

Según la última encuesta de IPSOS sobre los hábitos y actitudes hacia Internet, los internautas en el Perú serían 13.5 millones de personas. Esto representa el 80% de personas entre los 18 y 70 años del Perú urbano. Además, una de las actividades habituales de los internautas es usar redes sociales, pues el 68% de encuestados afirma usar Internet para ello.

Es claro: probablemente gran parte de tu público se encuentre navegando en redes sociales y es allí donde puedes invertir esfuerzos para conectar con ellos. Pero, ¿cuál es la red más acertada para tu negocio?

Instagram

 

Esta plataforma cuenta con más de 1,000 millones de cuentas activas al mes, y el 90% de ellas sigue a al menos una empresa. Su audiencia crece constantemente, sobre todo entre los usuarios de 18 a 44 años, por lo que resulta una gran oportunidad para promocionar los servicios o productos que ofrece tu empresa.

Instagram se caracteriza, sobre todo por ser visual, ya que las imágenes y videos son el tipo de contenido ofrecido. Esta red puede convertirse en tu gran aliada si cuentas con material visual estético o si vendes productos físicos. Además, Instagram ayuda a dar humanidad a tu marca.

Instagram potencia el eCommerce a través de herramientas como Product Tagging o Instagram Checkout. Estas permiten que tus clientes o posibles clientes encuentren el nombre y precio de tus productos en las mismas fotos y concretar la compra en la misma red social o en tu web.

 

Tik Tok

 

A nivel mundial, TikTok alcanzó dos mil millones de descargas en febrero del año 2020. Esta red es un éxito entre los adolescentes y jóvenes: el 41% de los usuarios se encuentra dentro de un rango de edad que va de los 16 a los 24 años. En términos de mercado, se trata de un segmento de la población muy joven, que está marcando tendencias en el mundo digital, los llamados nativos digitales.

Según Noel Nuez, country manager para España y Sudamérica de TikTok, “cada usuario abre la app en torno a siete veces al día con un tiempo medio de uso de 43 minutos”. En esta plataforma se ven en promedio 1 millón de videos al día, y no se trata de contenido creado por expertos audiovisuales, sino por los mismos usuarios, ya que el fuerte de TikTok es la generación de contenido orgánico convertido en viral. Justamente aquí entran a tallar los “microinfluencers”, personas con cierta base de seguidores que pueden generar contenido orgánico y entretenido vinculado a marcas sin costos excesivos.

Finalmente, la elección de la inversión en cierta red dependerá de en dónde suele estar tu público objetivo y el tipo de producto o servicio que ofrezcas. Igualmente es importante que contemples diversificar tu contenido en distintas plataformas y alinearlo a las herramientas que cada una te ofrece.

 

Entre los retos se encuentran la conexión con el equipo de trabajo, pese a la distancia, tener clara la propuesta de valor y poner énfasis en la comercialización del producto o servicio.

Nadie imaginó que el 2020 iba a estar marcado por la incertidumbre, especialmente para los emprendedores peruanos: algunos detuvieron sus actividades, otros cambiaron de rubro y hasta 5 mil 835 empresas se dieron de baja, entre los meses de julio y septiembre, como lo indica el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Ahora que estamos a puertas de iniciar un nuevo año, todo aquel que tenga un negocio debe estar preparado para enfrentar con perseverancia,  actitud  y conocimiento los retos que traiga consigo el 2021. Por ello, Giuseppe Garibotto, docente del Centro de Innovación y Desarrollo Emprendedor de la Pontificia Universidad Católica del Perú (CIDE-PUCP), comenta 4 desafíos que el emprendedor deberá enfrentar y brinda recomendaciones para superarlos con éxito.

El desafío de la comercialización: Uno de los retos principales será la comercialización de un producto o servicio, ya que con la virtualización podría ser un poco más complicado. Por ejemplo, si el emprendedor cuenta con una empresa de servicios y requiere reunirse con los clientes por videollamada, se aconseja mantener siempre la cámara encendida, ya sea que el potencial comprador también lo haga o no. Mostrarse frente a la cámara generará más confianza. En la medida de lo posible, se podría solicitar una reunión presencial, eso lo valoran muchísimo, pero recuerda siempre mantener el distanciamiento social y los protocolos de bioseguridad.

El reto de la venta: A las personas no les gusta que se les venda y que de frente se le muestre un producto. Por esa razón, se sugiere conocer primero las necesidades de la otra persona, así el emprendedor sabrá si el producto o servicio ayudará a mitigar este problema, porque si no lo tiene claro y le ofrece una solución forzada, quedará mal. Es importante tomar en cuenta que, ante la crisis generada por la pandemia, las personas son más selectivas y exigentes al escoger proveedores.

El desafío del valor diferencial: Es fundamental que el emprendedor sepa qué lo hace distinto y en qué es el mejor respecto al mercado. No necesita tener algo totalmente disruptivo, pero su negocio tiene que tener una propuesta de valor difícil de imitar; es decir, con varias barreras de entrada. Así cuando ingresen los competidores, el emprendedor estará tres pasos adelante con un servicio o producto potenciado. Ante ello, debe preguntarse ¿Qué lo hace diferente de otros? y siempre mantenerse atento y dispuesto a mejorar lo que ofrece: hay que recordar que las necesidades de las personas están cambiando constantemente.

El reto de mantener la conexión con el equipo de trabajo: Aún hay personas que siguen trabajando de forma remota, por lo que se ha perdido la parte de compartir tiempo entre compañeros, de conversar y festejar momentos como cumpleaños, aniversarios, etc. Es necesario mantener la comunicación y no solo sobre temas laborales, sino saber cómo se sienten anímicamente, conocer cómo está su familia o conocer acerca de otros temas. Por ejemplo, para sostener este vínculo se podría realizar un after office virtual para comentar sobre temas ajenos al trabajo y así poder socializar.

Las videollamadas se han vuelto herramientas fundamentales para el trabajo remoto, pero su uso excesivo puede causar fatiga en vez de un incremento en la productividad. Antes de iniciar una ¿Qué debo tener en cuenta?

Por María Claudia Medina

En un año donde visitar a los amigos o a los familiares supone un riesgo sanitario, las videoconferencias, han supuesto un pequeño alivio al aislamiento social. Sin embargo, tener demasiadas por día puede causar una “fatiga Zoom”, por el nombre del programa de videoconferencia que se ha vuelto más popular con la pandemia.

Las causas de esta fatiga, de acuerdo al portal Medical News Today, son cinco: conciencia de la mirada (contacto visual indirecto con muchas personas a la vez), atención limitada (en casa hay múltiples distractores), asuntos técnicos (conexión defectuosa), presión sobre el rendimiento (estar atento a cómo nos ven los demás) y tiempo en pantalla (el tiempo libre también se pasa frente a la pantalla).

Para evitar ese agotamiento mental, Mónica Berger, Master Coach LHH Región LATAM y Vicepresidente de ICF Perú, recomienda hacerse unas cuantas preguntas antes de iniciar una comunicación no presencial, sea una videollamada o un mensaje por WhatsApp.

“¿Es la persona indicada?, ¿es el medio más adecuado? Considere si una llamada va a lograr mejor efecto que un mail, si es oportuno un mensaje por WhatsApp o quizá coordinar una teleconferencia. ¿Es el momento, la hora más apropiada? Tenga en cuenta si la comunicación es o no urgente. Si puede esperar para no interrumpir reuniones u horas de sueño o de comidas”, precisa.

Pautas para una reunión efectiva

Después de definir que la videoconferencia es la mejor opción, Sarah Green Carmichael editora en Bloomberg Opinion, considera que se deben elegir bien los temas porque el resto de los participantes asumen que los temas a discutir ameritan una videoconferencia, donde se tiene que aprovechar al máximo el tiempo disponible.

“Los organizadores de las reuniones, quizás conscientes de lo incómodo que se ven mirando en silencio a la cámara, asumen más responsabilidad para proporcionar una agenda clara. Los roles de los asistentes también pueden ser más claros, ya sea que estén hablando o escuchando”, comenta.

Como método de trabajo, también es útil que las reuniones tengan una estructura similar cada semana y procurar que todos puedan tener las cámaras encendidas para que la comunicación incluya a las señales no verbales. Lo ideal es que una reunión de inicio de jornada, por ejemplo, no se extienda más allá de los 45 minutos con temas que podrían solucionarse por otras vías.

Respecto de la herramienta a utilizar, aunque Zoom es la más conocida, Microsoft Teams, Google Meet, Skype y Webex de Cisco también ofrecen este servicio con diferentes condiciones.

En general, lo principal es que sea una herramienta segura, que soporte el número de participantes previsto, que permita un registro posterior de la sesión, que genere notificaciones previas como recordatorio y que permita compartir la pantalla para mostrar documentos o presentaciones fácilmente.

Atención: Un jefe adicto al trabajo es una persona egoísta y no se pone en el lugar del otro. Tampoco genera empatía son sus colaboradores.

Por David Gavidia

 

Un jefe adicto al trabajo puede afectar en tu vida personal. Puede obligarte a laborar siete días a la semana, más de ocho horas al día y tener interminables coordinaciones por videollamadas, Zoom, envíos de correos electrónicos. Con plazos de entrega de productos implacables y una acumulación de trabajo desordenado, estresante y agotador.

Tener un jefe adicto al trabajo -además- significa sacrificar tiempo personal para satisfacer todas sus demandas. Para los adictos al trabajo, el trabajo es la vida y laborar bajo este tipo de presión puede conducir rápidamente al agotamiento. “No puedes cambiar a tu jefe. Ellos prosperan siendo así. Viven para el disparo de adrenalina (…) pero, como empleado, puede que tengas una familia y otras prioridades, y que no puedas trabajar las 24 horas, los 7 días de la semana”, afirma Harris Kern, autor de On Being a Workaholic: Using Balance and Discipline to Live a Better and More Efficient Life.

 

¿Qué hacer para saber llevar o evitar estos jefes que pueden resultar tóxicos en tu vida? “Encuentra una organización que esté en línea con tu visión sobre el equilibrio entre la vida laboral y la personal”, recomienda Dana Brownlee, fundadora de Professionalism Matters, una compañía de capacitación en desarrollo profesional. Pero eso es en el mundo ideal y no suele ser así.

Entonces solo queda aprender a convivir con ellos ¿Cómo sobrellevarlos? La respuesta la tiene Walter Dávila, psicólogo clínico y director de la Escuela de Desarrollo Personal Supérate.

“Un jefe adicto al trabajo es una persona egoísta y no se pone en el lugar del otro. No tiene empatía son sus colaboradores y piensa que todos deben seguir su ritmo y responder a sus llamadas, correos o WhatsApp a la hora que él lo solicite y no te deja respirar”, explica.

¿Qué debe hacer el colaborador? Debe tener en claro que la comunicación es importante y desarrollar una comunicación asertiva. El psicólogo recordó que estos temas deben conversarse en el entorno laboral. “No debes quedarte callado porqué estas reprimiendo las emociones y eso puede generar síntomas de agresión, estrés y, lo más importante, la productividad en el trabajo, por lo que debes expresar lo que sientes a tus compañeros e, incluso, con tu mismo jefe”.

Agregó: “Debes marcar límites. Hacer respetar el horario de trabajo. Hacerle recordar al jefe adicto al trabajo que existe un horario de entrada y otro de salida para respetar el equilibrio vida personal-trabajo. Todo esto con mucho respeto”, señala.

Para tener una vida equilibrada, el colaborador debe organizar su día de trabajo. Tiempo para las actividades laborales. Tiempo para tus hobbies. Tiempo para tu vida social y hacer deporte o estar con los hijos.

“Al tener varias actividades, tu vida cobra más sentido, no se hace monotonía. Tiene un sentido. Si solo vives para el trabajo y pierdes el empleo, te quedas vacío. Tu vida pierde sentido y la persona afectada puede caer en una profunda depresión”, señala Dávila.

El teletrabajo, recuerda, se ha ido adaptando a esta nueva modalidad y los colaboradores deben ser honestos. “Si están cumpliendo el horario laboral tienen que respetarlo. Si vives con tu familia habla con ellos para que respeten tu tiempo laboral. Por tu parte no excedas más horas al trabajo para que puedas atender tu hogar, tu familia, tus hobbies”, sentencia.

 

Angélica Palomino, excompañera de bancada de Francisco Sagasti, asegura que citarán al ministro de Energía y Minas, Jaime Gálvez, a la comisión parlamentaria de ese sector. Ella es congresista por Piura y está convencida de que en Tambogrande no debe haber minería, sino sólo agricultura.

Por Juan Carlos Chamorro

Ayer martes Sudaca reveló que una de las prioridades del gobierno de Francisco Sagasti, a pocos días de haber asumido, fue la emisión de dos decretos supremos que autorizan a una empresa fantasma a adquirir 21 derechos mineros en Tambogrande, Piura. La congresista de esa región Angélica Palomino era hasta hace poco compañera de bancada del ahora presidente.

Tras la emisión de los dos decretos, que llevan la firma de Sagasti y del ministro de Energía y Minas, Jaime Gálvez, ella envió un oficio demandando su derogatoria. Su bancada la ha apoyado. Ahora asegura a Sudaca que el presidete ha sido sorprendido y que coordinará la citación del ministro de Energía y Minas para que expliqué por qué ha habido apuros tan extraños para emitir las autorizaciones. 

¿Por qué ha pedido la derogatoria de los dos decretos supremos que le dan luz verde a Nuevo Arcoiris SAC para que adquiera derechos mineros en Tambogrande?

Primero, porque soy congresista de la región Piura. Y, segundo porque conozco los antecedentes de Manhattan [minera canadiense que fue expulsada, en el 2002, por los tambograndinos] ¿Por qué tendríamos que dejar la agroindustria por la minería? Creemos que la minería debería desarrollarse [en el país], sería un error no hacerlo. Pero no en Tambogrande, porque allí ya existe agroindustria. Allí se cultiva y exporta mango, limón y, en algunas partes, banano orgánico. Lo que sabemos es que son dos mil pequeñas asociaciones [de agricultores] que están trabajando. Los productos llegan a Lima, pero la mayoría está en proceso de exportación al mercado asiático, que es el principal mercado.

¿Cree que estos decretos afectan también a la seguridad nacional, dado que han sido concedidos dentro de un área de 50 km de la frontera con Ecuador y por ser una empresa ‘fantasma’?

Claro que sí. Tal como ustedes lo han informado, nuestra legislación dice que solo los peruanos podemos tener empresa dentro de los 50 kilómetros de frontera. Allí lo que se ha querido es sorprender. En la resolución dice que el 99.9996% es capital canadiense y menos de una acción es de capital peruano. ¿A quién le estamos entregando las fronteras?

¿Cómo calificaría usted esos dos decretos?

Quiero comentarle primero que esos decretos salen del Ministerio de Energía y Minas y que, después, han sido enviados a la PCM. Lo que yo creo es que ha sido sorprendido el presidente [Sagasti], que no se le ha informado todo. O que no se le ha informado la realidad.

¿El Presidente ha sido sorprendido por el Ministro de Energía y Minas?

No sé por quién ha sido sorprendido, pero ha sido sorprendido. Hablé con el ministro de Energía [Jaime Gálvez] y me dijo que había un informe de Relaciones Exteriores y del Ministerio de Defensa. Los he solicitado y me imagino que en el transcurso de la semana me los enviarán. Lo que sé es que hoy [miércoles] hay reunión de ministros y que van a tocar el tema. Espero que esos decretos terminen siendo derogados.

 ¿Cuál es la relación del presidente Sagasti con la bancada morada y con usted?

Al presidente la última vez que lo he visto ha sido el día que visitamos Piura. Lo invité a que venga con sus ministros.

¿Cuándo fue eso?

Dos semanas después de que juramentó [Sagasti juró al cargo el 17 de noviembre]. Vinimos a Piura con los ministros de Agricultura, Transporte, el viceministro de Salud y la Directora de la Reconstrucción. Después de ir a Piura, hemos tenido comunicación, pero sobre temas puntuales. No lo he visto personalmente.

¿Fue antes de la firma de los dos decretos?

Antes de los decretos.

¿Fueron a Tambogrande?

No, estuvimos en Piura.

¿Va a recoger los pedidos de las organizaciones y actores sociales que también han demandado la derogatoria de los decretos en favor de Nuevo Arcoiris? Por ejemplo, el alcalde de Tambogrande, Alfredo Rengifo, ha anunciado un paro y la recolección de firmas para tal fin.

Claro que sí. Es lo que me corresponde como congresista piurana. El 21 de diciembre he remitido el documento [un oficio] al Ministro de Energía y Minas para que deje sin efecto los decretos. No hay que olvidar que en el 2002 la población ya dijo “no” a proyectos mineros cerca del valle. Después de toda la información que ha salido, espero que esos decretos hoy se queden sin efecto, por la tranquilidad y la paz social que necesitamos. El tema de la ley agraria ha traído mucha violencia. Ayer hemos sido testigos de cómo han volcado una ambulancia. Estoy de acuerdo con que la gente salga a protestar, pero no con los actos vandálicos.

¿Qué pasaría si hoy [miércoles] no se derogan esos decretos en la sesión del Consejo de Ministros, tal como usted lo ha solicitado formalmente?

Empezará nuestra lucha regional. Sin violencia, vamos a demostrarle al ministro que nosotros, en Piura, ya decidimos el tema agrícola. Sobre todo en Tambogrande. Vamos a seguir enviando documentos técnicos. No sabía dónde había trabajado el ministro [se refiere a que ha ocupado cargos gerenciales en la minera Gold Fields, cliente de larga data del Grau, estudio que creó Nuevo Arcoiris SAC, como reveló Sudaca]. Pediré explicaciones.

¿Qué acciones tomará?

Voy a hablar primero con mi bancada, porque necesito su apoyo. La bancada me apoya en esta solicitud.

¿Todos los miembros de su bancada le han dado el visto bueno a su pedido de derogar los dos decretos firmados por Sagasti o hay oposición?

Sí. Todos.

¿Citarán al ministro Gálvez? ¿A qué comisión sería?

Soy miembro titular de la Comisión de Energía y Minas, presidida por Yessica Apaza. Pediría que el ministro vaya y explique [los fundamentos de los decretos]. Y si la mina es cascarón, como ustedes lo han descrito, peor todavía.

 ¿Cuándo sería la citación del ministro Gálvez?

Tendría que ponerme de acuerdo con la presidenta de la Comisión de Energía y Minas del Congreso. Pero, al margen de ello, voy a solicitarlo. El dato que nos han dado es bien delicado. El ministro tendrá que darnos su explicación. Como hay fiestas, tendría que ponerme de acuerdo para ver solo este tema. Me imagino, será para la primera semana de enero.

¿En caso deroguen o no los decretos, será citado de todas maneras?

Sí. Tiene que decirnos qué pasó. No nos interesa la minera sino los funcionarios. 

Puede venir de un hacker, de un cliente insatisfecho o de la reacción a una publicación que cayó mal entre los usuarios de tu marca o internautas. Lo cierto es que el contenido negativo en las redes sociales puede dañar tu reputación en cuestión de un clic.

Por Samanta Alva

Los consumidores buscan cada vez más marcas amables, responsables y con buena reputación para tener la confianza suficiente de concretar una venta. Aún más si se trata de una empresa pequeña o marca independiente. Por ejemplo, según la Asociación de Agencias de Medios, el 71% de las personas consideran que las marcas pueden realizar activismo y ser más una “fuerza del bien” que los mismos gobiernos.

Además, según un estudio de StatusLab, el 60 % de los consumidores afirma que se aleja de una marca si encuentra una mayoría de comentarios negativos y 17 % de los consumidores desconfía si no encuentra reseñas o rastro de tus compradores. En un contexto de absoluta inmediatez de comunicación en redes sociales, estas plataformas son cruciales para construir la imagen de marca de una empresa, y así como impulsarla hacia el éxito, puede condenarla al fracaso si se cometen ciertos errores que hieran su reputación.

Mantener una buena reputación

Para Shelley Pursell, especialista en marketing B2B recomienda algunos puntos a tomar en cuenta si queremos asegurar una óptima reputación con nuestros clientes y posibles clientes.

Busca reseñas de clientes reales: Cuando iniciamos un negocio muchas veces nos apoyamos en amigos y conocidos para que publiquen opiniones positivas sobre nuestros productos o servicios. Esto puede servirnos de base, pero mientras más honestas sean las reseñas, será mejor. Invita a tus nuevos clientes a dejar comentarios o compartir sus compras y experiencias en redes sociales para que puedan hacer llegar tu marca a sus contactos.

Sé claro con tu comunicación: Cuando una marca es confusa o no se puede verificar rápidamente lo que ofrece, puede alejar a los clientes potenciales. Esto incluso puede generar una mala experiencia en los clientes actuales, y esto se transformará en una mala reseña y por ende una disminución de tu reputación. Cuidar tus mensajes e identidad les dará una mejor experiencia a tus clientes e incluso inspirará confianza a quienes aún no conocen tu marca.

No tomes personales los comentarios negativos: Es imposible satisfacer a absolutamente todos y debemos tener presente que alguna vez tendremos un mensaje negativo, pero nuestra respuesta ante ello definirá todo. Toma esto como una oportunidad para mejorar la calidad de tu marca, y tu propia experiencia en manejo de crisis. Además, esto te dará la chance de enmendar la falla con algún cliente y lograr fidelizarlo.

Griela Pérez, creadora de las Polleras de Agus impulsa la moda sostenible y junto a artesanos de distintas regiones del país han creado un emprendimiento social que viene rompiendo esquemas.

Por David Gavidia

Como dos enamorados Genaro Quispe (45) y su esposa Yoni Castro (35), sonríen mirándose a los ojos. Viven en la comunidad de Huaylluta, en la provincia de Canas, Cusco. Están casados desde hace seis años.

A Genaro no le fue fácil conquistar a Yoni. Le decía palabras bonitas, la invitaba a bailar en los carnavales, pero lo rechazaban. Entonces le bordo una pollera con flores fucsias y rojas, y se la obsequió. Ella la aceptó y fue cuando su amor floreció a 4.200 metros sobre el nivel del mar.

En esta aldea los hombres mantienen la antigua tradición de bordarle las polleras a las mujeres que aman: esposas, novias, hijas o madres. Pero más allá de la tradición, los artesanos entendieron que podían ayudar a su economía vendiendo su arte hecho de bayetilla o polipima. Entones se juntaron con la empresaria Griela Pérez y hace seis años crearon Las Polleras de Agus, con un objetivo: revalorar esta prenda femenina.

Hoy La Polleras de Agus es un emprendimiento sostenible. El pasado 29 de octubre, abrieron un módulo de venta en el patio central de Larcomar. Lograron colocar esta tienda tras ganar el Desafío Kunan 2019, en su nueva categoría “Talento Emprendedor”, que busca identificar negocios con impacto en los principales retos que afronta el Perú.

Ahora ya no solo trabajan con artesanos cusqueños. Ampliaron su espectro: benefician a más de 23 familias en Ayacucho, Puno, Huánuco, Huancayo, Cusco y Pucallpa. Exportan a países como África, Italia, Australia, Estados Unidos, España y Alemania. Un momento icónico sucedió en noviembre del 2016, durante la APEC desarrollada en Lima. El entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski le regaló al creador de Facebook, Mark Zuckerberg, una caja de madera con unos regalos especiales: entre ellos una pollera de Agus.

La creadora y directora de la marca es Griela Pérez. Se trata de una joven emprendedora cusqueña que ha logrado darle a la marca un impulso singular: hoy -por ejemplo- las Polleras de Agus hacen obra social. Acaban de lanzar la campaña Reúsa, con la finalidad de darle una segunda oportunidad a una prenda antigua: chaquetas, polos, camisas, abrigos. La campaña consiste en lo siguiente: el interesado elige el diseño, coordina el recojo de la prenda de sus domicilios para que sea enviada a la comunidad dónde un artista de Las Polleras de Agus la bordará. En 25 días la prenda será entregada en el domicilio del futuro dueño con su certificado de autenticidad. Los costos de los bordados van desde los S/.250 a S/. 290.

Pero no solo se trata de renovar una prenda usada. El público que se sume a Reúsa apoyará a Vida Wasi Perú, que busca salvar la vida de niños con la construcción del primer hospital de pediatría en Urubamba, Cusco, especializado en el tratamiento de cáncer infantil y que también contará con un albergue.

Las Polleras de Agus -afirma Griela Pérez- promueven el comercio justo, dando visibilidad a la mano de obra y fomentando la recuperación de técnicas ancestrales. “Con las polleras no busco imponer una moda, las modas son pasajeras. Yo quiero rescatar un traje típico, bello por naturaleza. Quiero incluir una pollera en el armario de cada niña, adolescente y mujer llevando este traje típico a un uso cotidiano y que no caiga en el olvido. Es triste ver que en las mismas comunidades las actuales generaciones ya no quieran usar polleras.  Por eso mi motivación y esfuerzo van encausados al rescate de esta vestimenta”, sentenció.

 

Las compañías deben promover espacios laborales libres de discriminación, violencia, hostigamientos y acoso sexual.

Una de cada tres mujeres y niñas experimenta episodios de violencia a lo largo de su vida. Esto es algo que sucede en los hogares, los centros educativos, la calle, el trabajo y el internet, y se manifiesta, entre otras, de forma física, sexual y psicológica. Las empresas no son ajenas a esto. La violencia puede darse dentro de su propio ámbito, como es el caso del hostigamiento sexual laboral y también puede impactar la vida privada de sus trabajadoras.

 Un estudio de Gender Lab encontró que por cada persona que reconocía expresamente haber pasado en su vida laboral por una situación de acoso sexual, otras cinco lo reconocían cuando se les preguntaba por manifestaciones concretas. Por su parte, la violencia que afecta a las mujeres en su vida privada supone costos empresariales altos, los cuales están mayoritariamente asociados a los agresores. En ese contexto, el Comité Estratégico de Líderes por la Equidad de Género de IPAE asegura que debe existir en las compañías, tolerancia cero a la violencia de género. Una empresa, con una correcta cultura organizacional, enfatiza, debe promover la equidad de género.

La tolerancia cero a la violencia de género debe impulsar espacios laborales libres de discriminación, violencia, hostigamientos y acoso sexual. “Hablar sobre la violencia de género visibiliza las desigualdades y lleva a combatirlas; por ello, es importante que las empresas cooperen para erradicarlas. Es necesario formular políticas que garanticen espacios laborales libres de violencia y difundir procedimientos para la prevención y atención”, comentó Miguel Uccelli, presidente del Comité y Gerente General de Scotiabank Perú.

Para lograr este objetivo, el Comité Líderes por la Equidad, viene proponiendo dos medidas que las empresas podrían implementar dentro de la cultura organizacional: implementar Políticas y Comités de Denuncia contra el Hostigamiento Sexual en línea con la legislación laboral vigente; y difundir activamente los procedimientos para prevenir y atender la violencia de género en el ámbito laboral y en ámbitos privados.

“Es alarmante que cada hora desparezca una mujer en el Perú. Esto nos impulsa a realizar cambios desde nuestros espacios, tanto entidades públicas como privadas, con la única meta de erradicar cualquier tipo de violencia. Asimismo, perseguimos la creación de espacios seguros dentro de las instituciones, donde la víctima pueda denunciar y ser escuchada. Crear una cultura organizacional con equidad de género es un gran desafío para todos, pero es el único camino que debemos empezar a recorrer”, indicó Adriana Giudice, miembro del Comité y Gerenta General de Austral.

La lucha contra la violencia de género es, uno de los grandes retos para lograr la equidad en las organizaciones.

Sudaca conversó con Carlos Casas, investigador en política fiscal y Decano de la Facultad de Economía y Finanzas de la Universidad del Pacífico sobre la medida anunciada por el presidente Francisco Sagasti.

Por Samanta Alva

 

En noviembre de este año, el presidente Francisco Sagasti indicó en RPP que el Gobierno tendría que endeudarse en más de S/ 30,000 millones hacia el 2021 de modo que el Presupuesto General de la República pueda ser cubierto, tomando en cuenta la caída de la recaudación fiscal en 30%. Precisó que el crecimiento del presupuesto sería solo de 3,5%. “Vamos a tener que ser muy cuidadoso de priorizar las necesidades de quienes realmente lo necesitan y desgraciadamente explicar que muchas demandas van a quedar insatisfechas, nos guste o no”, añadió.

Dado que la deuda pública del Perú ya asciende al 27% del PBI, es preciso preguntarnos la viabilidad de esta medida de endeudamiento. Carlos Casas, Decano de la Facultad de Economía y Finanzas de la Universidad del Pacífico, explica que la deuda indicada por el presidente Sagasti ya se encontraba dentro del marco macroeconómico multianual. “Tenemos que recordar que ya estaba pronosticado que la deuda iba a subir del 27% al  35% del PBI. Hacia el próximo año iba a subir hasta 38%”, indica el economista.

Deuda: economía básica

 

Como indica el economista e investigador en política fiscal, la deuda funciona en principio para cubrir crisis temporales y eso es justamente lo que estamos atravesando en este contexto de pandemia por COVID-19. “Estamos pasando por un shock que ha provocado la caída de la actividad económica y una fuerte caída en la recaudación fiscal. Si no se pagan impuestos, hay que financiar con deuda, que más adelante va a tener que ser pagada con impuestos. La deuda es un principio económico que se maneja en las finanzas públicas”, recuerda Carlos Casas.

Soluciones frente a la caída de la recaudación

 

Para Humberto Correa, decano del Colegio de Economistas de Piura, ciudadanos de pie y empresarios tendrán que pagar más impuestos en algún momento para cubrir lo que se está gastando, según lo mencionó al portal web infoMercado. “Pasaremos de 18 a 19% en el IGV, o se pagará más autovalúo a las municipalidades. Ahora todo el mundo lo va a negar para no encender pasiones, pero en el largo plazo tiene que pasar”, aseguró.

Por su parte, Carlos Casas considera el aumento del IGV como una medida fácil, pero de última instancia. Recordemos que la última vez que esta medida se aplicó fue en 2011, cuando el IGV era de 17%. “Antes de llegar a eso, deberíamos hacer que la gente pague sus impuestos. No solamente las grandes empresas que ya están bastante supervisadas, sino también a las empresas pequeñas. Muchos profesionales como médicos o dentistas no dan boleta y quieren que se les pague en efectivo. Es un tema que se tiene que empezar a supervisar mucho más”, sugiere. Uno de los principios de la política tributaria es que los impuestos deben ser estables, por lo tanto, los cambios en las tasas no son deseables.

Sobre el impuesto a la renta, el economista precisa que un aumento desalentaría a la inversión y es lo que justamente el país más necesita en este contexto de crisis. “Por el lado de subir las tasas, siempre hay espacio para considerarlo pero no es lo recomendable por más que se diga que es transitorio. En el Perú lo transitorio se vuelve permanente. Si en última instancia, hay que romper el vidrio y usar la manguera para apagar el incendio, habrá que hacerlo”, apunta Casas.

Para el investigador en política fiscal, veremos una recuperación del crecimiento económico a mitad del segundo semestre de 2022. Considera que afirmar una recuperación para el año entrante es pecar de optimista. Sectores que ayudarán en este proceso serán el minero, construcción y comercio digital que ha visto un fuerte crecimiento durante los últimos meses.

Dinero repatriado

 

Este miércoles 16 de diciembre, el Perú suscribió un acuerdo con la Confederación Suiza y el Gran Ducado de Luxemburgo para la repatriación de más de US$26 millones que provienen de actos de corrupción. Ante la recuperación de estos fondos, que serán usados en la lucha contra la corrupción y el crimen organizado, entre otras cosas, el economista indica que muchas veces la población puede cuestionar el por qué no usarlo en, por ejemplo, programas contra la pobreza, pero recuerda que en ese contexto US$26 millones no mueven la aguja presupuestal de miles de millones de dólares. “Creo que afianzar estos temas anticorrupción es bastante importante. Si se trata de dinero que provino de la corrupción pasada, usarla para combatir la actual es una buena señal”, finaliza.

 

x