Juan Carlos Tafur

El ejemplo de Roque Benavides

“Hay que saludar iniciativas como la del destacado empresario minero que bien podría, si quisiera, disfrutar de una cómoda jubilación sin comprarse ningún pleito”

Suena bien que el empresario minero Roque Benavides se sume a una iniciativa partidaria, como Alianza Democrática, que tiene ya un tiempo formándose, pero que acaba de ser presentada en sociedad, iniciando el proceso de recolección de firmas para inscribirse como partido.

Es un ejemplo a seguir para muchos de los tantos nombres que circulan por los pasillos del centro y la derecha peruana en los últimos meses. Si de verdad alguno de esos nombres quiere participar en política, pues que no espere a ser el invitado de último momento en un partido ajeno, sin ninguna labor partidaria previa y sin haber gastado suelas en el proceso de inscripción.

Hay que acreditar ubicuidad del nombre, actas y estatutos, comités partidarios a nivel nacional y alrededor de 25 mil afiliados (firmas) para inscribirse en el Registro de Organizaciones Partidarias. No es tarea fácil, pero ya no supone la barbaridad de antes en la que se pedían cientos de miles de firmas de adherentes para inscribirse (solo ese proceso costaba como dos o tres millones de soles) y en verdad era una barrera de acceso que la oligarquía partidaria había logrado enquistar para impedir el ingreso de competidores.

Soy un convencido de que la centroderecha debe presentar uno o a lo sumo dos candidatos en las venideras elecciones presidenciales, de modo de asegurar el caudal de votos suficiente en la primera vuelta para pasar a la segunda y evitar así dispersar la votación facilitando la llegada de radicales disruptivos, que no tienen más del 16 o 17% del país, pero que aprovecharon que del centro a la derecha hubo casi diez candidatos el 2021 y se colaron en la segunda vuelta, con los resultados conocidos. Eso no puede volver a ocurrir.

Un buen filtro es que los tantos nombres que rondan los corrillos mediáticos, empresariales y sociales del espectro que va del centro a la derecha, es que al menos hagan la tarea de adquirir status partidario legal y puedan así sentarse en una mesa a conversar entre iguales respecto del pacto de varios de ellos para agruparse y presentar un candidato fuerte, con respaldo, con alianzas y con equipos técnicos consolidados y compartidos.

En otras palabras, hacer lo que está haciendo Roque Benavides. Bajar al llano, seguir los mandatos de la legislación electoral y estar presto para postular sin necesidad de vientres de alquiler que nunca tienen buen final. Hay que saludar iniciativas como la del destacado empresario minero que bien podría, si quisiera, disfrutar de una cómoda jubilación sin comprarse ningún pleito.

 

 

Tags:

Gobierno, Roque Benavides

Mas artículos del autor:

"Ejecutivo-Legislativo: una dupla destructiva"
"Un Congreso lamentable, que solo tiene una salida"
"Lima cada vez más horrible"
x