Juan Carlos Tafur

Mijaíl Gorbachov

“La historia deberá colocar a Gorbachov casi en el mismo sitial que Ronald Reagan, Margaret Thatcher y el papa Juan Pablo II en la caída del comunismo soviético y la cortina de hierro”

Ha muerto el artífice de la implosión de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov. No produjo tal desplome por intención explícita sino que las fuerzas políticas que desató terminaron arrasando con el modelo férreo y dictatorial que había gobernado Rusia y más de una decena de repúblicas bajo la brutal garra del comunismo moscovita. Y Gorbachov se dio cuenta que contra esas fuerzas libertarias era inútil resistir.

La perestroika y el glasnost que el último gobernante soviético desplegó, sirvieron de piedra de toque para que Rusia y sus satélites recuperasen los márgenes de libertad económica y política que Occidente disfruta desde hace siglos, aun cuando lo que sucedió en Rusia fue que corruptos ex jerarcas del periodo comunista se transformaron en oligarcas multimillonarios que hasta hoy dominan la economía local (allí no hay libre mercado sino mercantilismo oligárquico puro y duro, con Putin como su gran titiritero. ¡Ay de aquel que se le oponga!).

La historia deberá colocar a Gorbachov casi en el mismo sitial que Ronald Reagan, Margaret Thatcher y el papa Juan Pablo II en la caída del comunismo soviético y la cortina de hierro. Es uno de los más grandes constructores de la libertad en el mundo. Muchos países que hoy gozan de democracia y relativas libertades, se lo deben, en gran medida, a esa alienación de personajes comprometidos con el final de la Guerra Fría y la caída del leninismo-estalinismo del país más grande del mundo.

Solo un botón de muestra: es incalculable la dimensión de la reducción de la violencia política que supuso la implosión soviética, fuente de financiamiento de cuanta guerrilla o movimiento terrorista asolara Occidente durante décadas y que de la noche a la mañana se vieron privados del oneroso financiamiento moscovita.

No lo quieren mucho en la Rusia actual a Gorbachov. Vladimir Putin, sin lugar a dudas, lo desprecia, tildándolo de ser el responsable del hundimiento del paneslavismo que los rusos han cobijado aún desde antes de la llegada del comunismo a esos lares.

Ha sido el Occidente liberal el que mejor ha recordado y rendido homenaje a Mijaíl Gorbachov, un líder cuyas circunstancias lo encaramaron en la cumbre de la historia, y que supo responder a las mismas. En la Rusia corrupta, mercantilista y oligárquica del inefable Putin, se le denosta, lo que, vistos los hechos, es, quizás, su mayor condecoración.

Y sobra decir que no sorprende el silencio abrumador sobre el hecho de la liliputiense izquierda peruana, cuya evolución liberal ha demostrado ser una farsa, colocándose en un lugar político deleznable del que difícilmente va a poder volver.

Tags:

Mijaíl Gorbachov, Unión Soviética

Mas artículos del autor:

"¿Qué nos espera hasta el 2026?"
"La política degradada del Perú"
"Ejecutivo-Legislativo: una dupla destructiva"
x