antauro inpe

Hello Kitty y la Navidad liberaron a Antauro

Para alcanzar su libertad, el líder etnocacerista se acogió al beneficio penitenciario de reducción de pena por trabajo y estudio. Una lectura de las planillas de estas actividades revela que un proyecto de Hello Kitty y elaborar postres navideños, entre otras tareas insólitas, contaron dentro del año y 7 meses que logró redimir Humala para salir de prisión antes de terminar su condena de 19 años. El INPE consideró estas tareas como “capacidades logradas” para liberarlo.

Antauro Humala dejó el penal Ancón II entre arengas y aplausos de sus simpatizantes el pasado 20 de agosto. Aquel día quedó libre, luego de cumplir su condena por el ‘Andahuaylazo’, hecho de sangre en el que murieron cuatro policías, y por el que Humala no ha expresado el menor atisbo de arrepentimiento. “Nos sentimos muy orgullosos de lo que hicimos en Andahuaylas”, dijo, de hecho, el mismo día que abandonó la prisión.

Solo un día antes, el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) había informado que Antauro Humala Tasso redujo su pena acogiéndose al beneficio penitenciario de estudio y trabajo. Esta modalidad le permitió acumular 3667 días, lo que le permitió restar 1 año y 7 meses a su condena original, de 19 años. 

El INPE no detalló qué tipo de labores realizó el líder etnocacerista en su paso por los penales de Ancón I, Ancón II y Virgen de la Merced. Sudaca accedió a libros de planilla de control educativo que responden esa interrogante. La lectura de dichos documentos revela que el reo Humala consiguió su liberación tras realizar labores que bordean lo cómico, como un proyecto de manualidades de Hello Kitty, aprender a combinar colores y la preparación de postres, entre otras. A juzgar por lo que el mismo Antauro dijo apenas salió de Ancón II, nada de esto sirvió para que reflexione sobre los crímenes que lo llevaron a la cárcel.

Trabajando en Virgen de la Merced

Antauro Humala fue condenado por cinco delitos: homicidio simple, daño agravado, sustracción o arrebato de arma de fuego, secuestro y rebelión. Hasta su liberación, el líder etnocacerista purgó 17 años, 7 meses y 14 días, según informó el INPE, a pesar que su pena total era de 19 años.

Para lograr esta reducción, Humala se acogió al beneficio penitenciario de trabajo y estudio, en el marco de la legislación vigente. De acuerdo a Omar Méndez Irigoyen, presidente del INPE, para presos como Humala se aplica la equivalencia de 7 días de trabajo o estudio como un día de redención de pena (7×1). “Esta modalidad es la menos beneficiosa para los internos porque existen el 2×1, el 3×1, el 4×1, hasta el 6×1. Desde el ingreso del señor Humala Tasso [2005] hasta el 2020 se le ha aplicado el 7×1 porque lo permiten los delitos por los cuáles ha estado condenado”, explicó Méndez ante la Comisión de Justicia del Congreso. 

La norma que permite ello es el Decreto Legislativo nº 927, que aplica para condenados por secuestro y, también, para los condenados por terrorismo. La misma norma detalla también que las labores de trabajo y estudio se acreditan con planillas de control, que deben estar firmadas por un jefe de trabajo del INPE.

Sudaca accedió a cuatro planillas, correspondientes al paso del líder etnocacerista por el Penal Virgen de la Merced, uno de los tres establecimientos penintenciarios bajo el control del INPE donde estuvo el exmilitar. Al revisarlas es inevitable preguntarse si realmente le costó algún esfuerzo, o si esto realmente sirve para re socializar a los presos.

La primera planilla de control educativo es de abril de 2016. Humala Tasso figura en una clase de 12 alumnos dentro del programa de artesanía y manualidades. La destreza aprendida por el líder etnocacerista según el documento fue “combinar colores” durante 24 días. El reo asistió a todas las clases y obtuvo 15 de nota. 

Dos años después, en febrero del 2018, Humala recibió otra clase de manualidades. Esta vez la tarea era “realizar un proyecto de Hello Kitty con habilidad y destreza”. Otra vez, durante 24 días, aunque le fue mejor esta vez: sacó 16, gracias al gatito ficticio japonés. 

Hello Kitty
La planilla del Penal Virgen de la Merced que da cuenta del proyecto sobre Hello Kitty que le valió a Humala Tasso 24 días de estudio.

En mayo de ese mismo año, el líder etnocacerista se decantó por la repostería. Como parte del programa de hostelería y turismo, recibió una clase “de preparación de platos fríos” durante 22 días. Al parecer le iba mejor en manualidades, porque solo sacó 14. 

La última planilla a la que accedió este medio data de noviembre del 2018. En Virgen de la Merced sabían que se acercaba la Navidad, por lo que correspondía fomentar cursos con temática festiva. Ese mes, Humala elaboró dulces navideños, pero nuevamente no fue el mejor de su clase: sacó 13 y faltó a una sesión. Aún así, le sirvió para acreditar 20 días de estudio.

Todas las actividades listadas en los párrafos anteriores están consideradas en las planillas como “capacidades logradas” y forman parte del registro de actividades de trabajo y educación que tiene Humala entre el 2005 y el 2020 en el INPE. 

Increpado por estas labores ante la Comisión de Justicia del Congreso, Omar Méndez le tiró la pelota al ministerio de Educación. “Las modalidades educativas son coordinadas con el Minedu. Por supuesto, puede parecer ridículo, pero es la oferta educativa que tenemos al día de hoy”, contestó la cabeza del INPE.  

Para el exministro del Interior, Carlos Basombrío, el detalle de las tareas realizadas por Humala en su reclusión solo genera suspicacias. “Suena a comedia todo eso. Yo tenía la sospecha de que no existían tales estudios y que era una decisión política de Pedro Castillo, que está buscando desesperadamente gente que mueva la calle en función de su objetivo de victimizarse ante sus casos por corrupción. Me parece que esto [lo de Antauro] se ubica en ese contexto”, opina. 

Para Basombrío, los documentos presentados por el líder etnocacerista ameritan una revisión judicial. “Es surreal. Me parece una burla total. La decisión de darle esta facultad puede ser discutida por los jueces. Pareciera que buscaron llenar el formulario con algo para tener una coartada. No creo que contribuya [a ninguna reinserción social]”, asegura el exministro. 

El camino a la libertad

Las tareas citadas por Sudaca forman parte de los 3,667 días de redención de pena que hoy permiten que Antauro Humala Tasso esté en las calles antes del tiempo originalmente establecido: 19 años. 

Y lo cierto es que intentó valer su beneficio penitenciario en 3 oportunidades previas. De acuerdo a lo narrado por Omar Méndez en el Congreso, la primera vez que buscó salir de prisión fue a finales del 2020. En esa oportunidad el INPE no le dio libertad por una suma desfavorable a sus intereses. 

Humala necesitaba que su reclusión efectiva, sumada a sus días trabajando y estudiando, diera más de 19 años. En ese momento, llegaba a los 17 años, 2 meses y 28 días. 

Este mismo año el líder etnocacerista lo volvió a intentar dos veces más, sin éxito. El 20 de mayo el INPE emitió una resolución directoral señalando que solo había redimido 8 meses y 25 días, un periodo menor al acreditado en 2020. “Humala pidió una reconsideración porque no se consideraron sus días en los que estuvo inscrito en educación. Se le redimía menos justamente por eso”, explicó el presidente del INPE, Omar Méndez, ante el Congreso. 

antauro humala
El líder etnocacerista a su salida del penal Ancón II, luego de ser liberado por el INPE el último 20 de agosto tras 17 años en prisión. Foto: Julio Reaño.

El 6 de junio del 2022 el INPE emitió otra resolución directoral sobre el reo Humala. Esta vez, se quedaba en la cárcel nuevamente por una cuestión numérica. Sumada su reclusión efectiva más su pena redimida llegaba a los 18 años, 10 meses y 18 días. Por lo tanto, no pudo ser liberado.

Finalmente, el 8 de julio, Humala lo volvió a intentar y esta vez sí se salió con la suya. “Ya era una situación que el transcurrir del tiempo haría que se llegara a ese objetivo. Es decir, a que se le contabilice su carcelería efectiva más su reducción efectiva. Es por eso que, en la siguiente resolución directoral del 17 de agosto del 2022, el establecimiento penitenciario de Ancón II le otorga la libertad”, manifestó Omar Méndez ante la Comisión de Justicia del Congreso. 

Esas fueron algunas de las arduas tareas que permitieron a Humala Tasso salir libre el último 20 de agosto. Un camino con paradas culinarias, épocas festivas y dibujos animados japoneses. El tiempo dirá a qué se dedicará Antauro ahora que ya está en libertad, y si esas “capacidades logradas” le sirvieron para algo.

**Fotoportada por Darlen Leonardo

Tags:

Antauro Humala, Hello Kitty, INPE

Mas artículos del autor:

"Elecciones distritales en Lima: ¿Quiénes son los candidatos con mayor patrimonio declarado?"
"Un emprendedor defraudado por Niubiz"
"Gas natural: la vía para mejorar la matriz energética peruana"
x