Emprende

Las actividades de inspección técnica, industrias, actividades deportivas, construcción de vías, entretenimiento y materiales educativos no están permitidas.

Por Samanta Alva

Ayer domingo 31 de enero inició la nueva inmovilización social obligatoria con el fin de controlar y reducir los contagios por la COVID-19. Hasta el 14 de febrero, los trabajadores de las regiones en la categoría de alerta extrema, como Lima y Callao, deberán tramitar un pase laboral para circular, y en caso deban hacerlo en transporte particular, el pase vehicular será un requerimiento.

Estos pases, que puedes solicitar aquí, son accesibles únicamente para los trabajadores que laboran en actividades consideradas como esenciales por el gobierno, y que seguirán desarrollándose durante estas dos semanas de inmovilización.

Actividades no permitidas

Las actividades relacionadas a servicios de inspección técnica, industrias, actividades deportivas, construcción de vías, entretenimiento y materiales educativos no están disponibles en las regiones con nivel de alerta extremo.

Actividades permitidas con pase laboral

Alimentos: Servicios de adquisición, producción y abastecimiento de alimentos.

Farmacéuticos y primera necesidad: Servicios de adquisición, producción y abastecimiento de productos farmacéuticos y de primera necesidad.

Agricultura: Todas las actividades de agricultura, pecuario, caza y silvicultura, insumos y servicios conexos.

Pesca y acuicultura: Todas las actividades del rubro, insumos y servicios conexos.

Construcción: Todas las actividades del rubro, insumos y servicios conexos. Actividades de arquitectura e ingeniería para trámites de licencias, supervisión, inspección de obra y levantamiento de información.

Servicios públicos: Tratamiento de agua potable, residuales y evacuación. Captación, tratamiento y distribución de agua. Prevención de riesgos de desastres. Mantenimiento de espacios públicos y áreas verdes. Limpieza y recojo de residuos sólidos. Producción, almacenamiento, comercialización, transporte, y distribución para la continuidad de los servicios de agua, saneamiento, gas de uso doméstico y combustibles. Servicios funerarios. Servicios de reciclaje. Actividades de envase y empaque. Servicios de almacenamiento de abonos y materias primas agropecuarias, artículos de plásticos, vidrio, papel, cartones, aserradura de madera, y hielo. Servicios de almacenamiento. Actividades para la organización de procesos electorales.

Servicios técnicos: Carpintería, gasfitería, electricidad, mantenimiento de artefactos y reparación de equipos. Lavandería, ferreterías, servicios de limpieza. Soporte de TI y reparación de equipos de cómputo. Apoyo a instalaciones asociadas a limpieza, apoyo a edificios y mantenimiento de jardines. Servicios notariales.

Servicio profesional: Actividades jurídicas. Ensayos y análisis técnicos para las actividades económicas permitidas. Investigación, innovación y desarrollo experimental relacionadas a las actividades económicas permitidas. Actividades inmobiliarias realizadas con bienes propios o arrendados. Actividades inmobiliarias realizadas a cambio de una retribución o por contrata.

Salud: Servicios y establecimientos de salud, odontología, rehabilitación, reproducción asistida, diagnóstico, oftalmología, veterinarias.

Finanzas: Entidades financieras, seguros y pensiones y actividades conexas.

Transporte: Férreo, terrestre, marítimo y fluvial. Servicios de transporte terrestre de trabajadores y pasajeros en ámbito provincial, modalidad de taxi, y con vehículos menores.

Transporte aéreo: Actividades aeronáuticas no comerciales. Actividades relacionadas al transporte aéreo. Actividades de servicios vinculadas al transporte aéreo. Traslado aéreo desde y hacia el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, no incluye a los departamentos de Huánuco y Junín.

Carga: Transporte de carga, mercancías, encomiendas, mudanzas y caudales.

Seguridad: Actividades de seguridad privada y sistemas de seguridad.

Asistencia: Asistencia y cuidado a personas adultas mayores, niñas, niños, adolescentes, dependientes, personas con discapacidad o personas en situación de vulnerabilidad.

Delivery: Tiendas en general, centros comerciales, galerías, conglomerados y tiendas por departamentos, restaurantes, supermercados, bodegas y farmacias. Actividades postales y de mensajería.

Comercio: Alquiler y arrendamiento operativo de vehículos automotores y otros tipos de maquinarias, equipos y bienes tangibles. Entrega de inmuebles y servicios post venta. Puntos de venta de servicios de telecomunicaciones ubicados en supermercados, mercados, bodegas y farmacias.

Hoteles: Hoteles categorizados, hospedaje (apart hotel) y transporte turísticos. Albergues, hostales y establecimientos de hospedaje no clasificados y categorizados.

Minería: Todas las actividades del rubro, insumos y servicios conexos.

Telecomunicaciones y servicios: Medios de comunicación. Actividades de centrales telefónicas, incluye call centers con 50% de aforo. Radiodifusión, instalación, despliegue, mantenimiento preventivo y correctivo de redes para servicios públicos de telecomunicaciones. Actividades de telecomunicaciones alámbricas, inalámbricas y satélite, otras actividades de telecomunicación y otras actividades de servicios de apoyo a las empresas NCP.

Control: Trabajo en el cumplimiento de las funciones de control vinculadas con la emergencia sanitaria por el COVID-19 en el marco de la Ley Nº 31016, excepto el personal de la Contraloría General de la República, de los Órganos de Control Institucional, de la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral – SUNAFIL ya los inspectores de trabajo de los Gobiernos Regionales.

Sector público: Servicios necesarios para la atención de acciones relacionadas con la emergencia sanitaria producida por el COVID-19.

Comercio electrónico: Venta de vestuario, calzado y electrodomésticos, así como provisión de libros, útiles escolares y artículos para oficina, con fines de educación y trabajo.

Hidrocarburos y energía: Todas las actividades de hidrocarburos y energía, insumos y servicios conexos.

Manufactura primaria y no primaria: Todas las actividades del rubro, insumos y servicios conexos.

La claridad en cuanto a stock de productos y fechas de entrega son clave para mantener a nuestros clientes satisfechos en este contexto de incertidumbre.

Por Samanta Alva

Durante la primera cuarentena, 7 de cada 10 compradores en línea realizaron compras por Internet, según un estudio de Ipsos Perú. Los principales productos que compraron fueron alimentos (65%), moda (36%) y equipamiento del hogar (34%).

Ahora nos enfrentamos nuevamente a una inmovilización social obligatoria, con carácter de alerta extrema en la capital, lo cual puede afectar el flujo de ventas, pero es también una oportunidad para fidelizar a nuestros clientes actuales y a quienes pudimos alcanzar en los últimos meses. Según expertos en ventas de HubSpot, la tasa de éxito de venta con un cliente existente es del 60%, mientras que la tasa de éxito de venta con un nuevo cliente oscila entre un 5% y 20%.

Acercarse a los clientes en pleno distanciamiento

Para José Becerra, director de proyectos de Costumer Expericence en IPSOS son dos acciones clave las que pueden permitirnos acercarnos a nuestros clientes y generar experiencias memorables.

  • Trato justo: En estos tiempos de pandemia, es importante que los clientes no sientan que los negocios intentan aprovecharse de ellos. “Esto es capaz de dañar la reputación de la marca”, afirma el experto.

Algunos ejemplos de trato justo por parte de algunas empresas son: las aseguradoras en la categoría de automóviles que dejaron de cobrar seguros durante el confinamiento porque sabían que los clientes no usarían sus autos durante este periodo, proveedores de servicio de Internet que aumentaron la capacidad de datos sin costos extra, bancos que flexibilizaron los pagos de préstamos durante los primeros meses de pandemia o compañías que ofrecieron vales de descuentos como disculpa por fallar en el delivery de productos. Esto responde también a adaptarse al contexto y brindarle facilidades a los clientes para que sientan que la marca los respalda en tiempos difíciles.

  • Certeza: “Las decisiones de los clientes en el día a día pueden implicar cierto nivel de incertidumbre, particularmente en el período en el que estamos atravesando una pandemia, por lo que las marcas deben brindar información clara y una propuesta de servicio consistente”, indica Becerra.

Algunos ejemplos de cómo brindar certeza a nuestros clientes son: el canal de e-commerce que usemos para las ventas debe tener información clara de qué productos están disponibles o no de inmediato, el envío de correos electrónicos o SMS de confirmación luego de realizar una compra, envío de notificaciones de estatus luego de realizar algún reclamo formal o que el producto comprado por el canal online llegue a destino en la fecha pactada.

El Gobierno todavía está por anunciar algunas medidas económicas para la nueva cuarentena. Sin embargo, el economista Alejandro Indacochea, considera que los escasos recursos que se tienen deben ir hacia la población en emergencia, antes que a la reactivación de empresas.

Por María Claudia Medina

Durante su participación en el CADEx Perú Compite 2021, el ministro de Economía, Waldo Mendoza, indicó que la economía peruana no hubiera podido salir adelante después de la primera cuarentena sin políticas como Reactiva Perú, un programa al que consideró como un “respirador mecánico” para las empresas. En esta nueva cuarentena, todavía no se ha dispuesto de una medida similar, pero la posibilidad aún está en evaluación.

De acuerdo a la ministra de Comercio Exterior y Turismo, Claudia Cornejo, se han puesto sobre la mesa diferentes tipos de medidas y algunas tienen que ver con préstamos como Reactiva o FAE Turismo. Si bien ambos programas tenían por objetivo darle capital de trabajo a las micro y pequeñas empresas (mypes) con garantías del Gobierno, no todo el dinero se llegó a colocar y en el caso del FAE Turismo hasta se devolvió parte del presupuesto.

“La segunda etapa de Reactiva no se ha usado porque (las mypes) no cumplen con los requisitos. El primer Reactiva se usó desproporcionadamente, pero cumplió su función y el Reactiva II no. Ahora, los recursos son escasos. Para este año, la caída de ingresos en Sunat está alrededor del 20% a 25%. No hay recursos para atender a todos los negocios, hay que priorizar a los que estén en emergencia”, indica el economista Alejandro Indacochea.

El escenario para las mypes

En opinión de Indacochea, las mypes más afectadas por la falta de liquidez son las informales que no tienen acceso a los préstamos bancarios y están lideradas por independientes de bajos recursos, los mismos que pueden ser atendidos por el bono social de emergencia propuesto por el Gobierno y otras ayudas que deben darse de forma urgente.

“Los comerciantes más pequeños no tienen incluso ningún registro formal así que vamos a perder tiempo tratando de llegar así. No estoy convencido de un bono monetario que genere colas en los bancos. Se tiene que hacer un reparto de canastas alimentarias con las Fuerzas Armadas durante el horario de toque de queda. Hay que reforzar las ollas comunes y parte de la distribución podría hacerse con las Iglesias, que saben bien cómo llegar a los sectores de extrema pobreza”, comentó.

De lanzarse un nuevo paquete de Reactiva, incluso dentro de las mypes formales, existe el riesgo de que muy pocas participen pues se necesita tener una clasificación “normal” o “con problemas potenciales” antes de ser beneficiario del programa, y después de un año de pandemia, su historial crediticio se ha deteriorado.

Antes que un nuevo paquete, las mypes que han obtenido estos préstamos, como las del sector turismo, están solicitando que se extienda el periodo de gracia de un año que se les había concedido. Según la Asociación Peruana de Agencias de Viajes y Turismo (Apavit), de otra manera, les resultará imposible cumplir con estas obligaciones.

Con una nueva cuarentena por delante, es importante darle armonía a la vida laboral, evitar el sedentarismo y generar un vínculo en el equipo de trabajo, a pesar de la distancia, aconsejó Claudia Draghi, profesora de Pacífico Business School.

Por María Claudia Medina

Los contagios del COVID-19 han obligado a decretar una nueva cuarentena y retornar al teletrabajo, pero esta vez, el ánimo de los trabajadores no es el mismo, existe lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha denominado fatiga pandémica. Según Claudia Draghi, profesora de Pacífico Business School, se trata de una sensación de desesperanza producida por el esfuerzo que se hizo todo el año y la desazón de que continúe.

“La mayoría de personas le pusimos una luz al final del túnel con el año nuevo, pero en realidad lo que llegó fue la segunda ola. Es como una maratón en la que se corre a más no poder y todo queda en un espejismo. Eso se está volviendo como una bola de nieve de estrés laboral, ausentismo y otras enfermedades”, comentó.

Incluso, recordó que hay artículos científicos que ya hablan de esta pandemia como una sindemia, una conjunción de varias enfermedades distintas que se desarrollan al mismo tiempo. Por ello, consideró que tanto trabajadores como líderes de equipos de trabajo están en la necesidad de buscar formas de gestionar estas emociones.

Formas de combatirlo

A nivel personal, precisó que cada persona debería, en primer lugar, empezar a admitir que el camino para recuperar la “antigua normalidad” va a tomar más tiempo del que esperábamos y hay que acostumbrarnos a esta realidad. Después, recomienda trazarse nuevos objetivos y preocuparse por el bienestar físico y mental.

“Entender que no va a haber una nueva normalidad es importante. Lo segundo es no perder la dirección, pero sí redefinir objetivos, y lo tercero obligatorio es cuidarnos, pero no solo en términos físicos de no salir, sino cuidarnos físicamente, por ejemplo, de los altos niveles de obesidad y sedentarismo”, indicó.

Para las personas que están a cargo de un equipo, sugirió tomarse unos minutos a la semana para preguntar a todos cómo están, aunque la respuesta sea dura, es importante preguntarlo, porque muchas veces la gente solo necesita ser escuchada.

“Lo que tenemos que hacer es buscar formas de generar los vínculos que les hagan recordar que son un equipo, a pesar de la distancia y los bajos resultados, un aspecto que también afecta la moral del equipo. Como no van bien las cifras y son pocas las industrias que han podido mejorar, tienes que hablar del problema”, aseguró.

Precisó que ocultar la real situación de la empresa no solo genera más incertidumbre en el equipo de trabajo, sino que permite que los empleados también escondan información. “Es preferible decirle a la gente qué se logró y qué no. Si me ocultan las cosas, actuaré en concordancia con eso, ocultar mis resultados”, estimó.

Agregó que prender las cámaras durante alguna reunión por zoom o cualquier otro programa de videollamada ayuda mucho a generar esa vinculación en un ambiente laboral.

e vienen quince días duros: haz un plan b , infórmate y reinvéntate, las claves para que tu negocio no se vea tan afectado.

A menos de 48 horas de que inicien las medidas sanitarias anunciadas para enfrentar la segunda ola del coronavirus, existen muchas preocupaciones sobre el impacto económico que puede generar, sobre todo entre los emprendedores. Habrá atención parcial de negocios, inmovilización social, los comercios tendrán que cerrar a las 6 de la tarde y en casos como centros comerciales deberán cerrar sus puertas por quince días. Cada medida es diferente según la situación en la que se encuentre cada región. Esto hace que nos preguntemos ¿Cómo lograrán los negocios “sobrevivir” durante estos 15 días?

José Camacho Tapia, gerente central de negocios de Caja Trujillo, ofrece 4 consejos que nos ayudarán a salir adelante durante este periodo de nuevas restricciones.

Crea nuevos productos. Pierde el miedo y reinvéntate. Hacerlo ha sido el salvavidas de muchas empresas durante la pandemia. Para crear nuevos productos, analiza a tu público, sus necesidades y el contexto, y no temas en crear nuevas cosas para ellos. Esto podría ser una gran oportunidad para tu negocio y su crecimiento. Recuerda que la reinvención hizo que muchos emprendedores salieran adelante durante el primer confinamiento.

Migra al plan B. No solo la pandemia nos obliga a vivir pensando en las acciones que realizaremos en el día a día o en el corto plazo. Nuestro contexto está en constante cambio. Por ello, crea planes de contingencia para tu negocio. De esta forma, estarás preparado para afrontar una posible cuarentena más larga o algún otro cambio. Conversa a tiempo con tus proveedores y acreedores para buscar alternativas y no romper la cadena de pagos.

Convierte la amenaza en una oportunidad para tu reputación. Emplea tus redes sociales para reforzar tu reputación. Produce “posts” que muestren que cumples con los protocolos de bioseguridad y refuerza el mensaje de cuidado y de respeto de la cuarentena. Emite mensajes positivos y haz notar que tu empresa está comprometida en la lucha contra el Covid-19.  Puedes, a través de tarjetitas, invitar a tus clientes para que apoyen a los emprendedores y apelar a los sentimientos de unidad y solidaridad para impulsar nuestra economía. De esta forma, tu marca podrá ser reconocida como responsable y comprometida con la sociedad.

Ahorros, la mejor opción. Cuenta siempre con un monto de emergencia. Ahorrar parte de tus ganancias mensuales serán de mucha ayuda para atravesar esta segunda cuarentena, pues podrás usarlo como ‘colchón’ en el peor escenario. Puedes abrir una cuenta de ahorros de manera 100% digital.

Infórmate sobre las medidas económicas del Gobierno. Presta atención a las medidas que las autoridades anuncian para enfrentar esta cuarentena como los bonos, la prórroga del pago de tributos y la reprogramación de deudas.

En cuarentena los clientes difícilmente podrán movilizarse e ir hacia nuestro negocio. Nuestro emprendimiento debe llegar a ellos, afirma experto. ¿Cómo reinventarnos?

En tiempos de incertidumbre como los que vivimos, el ingenio siempre sale a flote. Es en ese momento que el espíritu emprendedor no nos permite claudicar y nuestra fortalezas nos hacen salir adelante. En la siguiente entrevista con Gianpier Boucher, administrador de empresas y colaborador de piensa.pe, nos da algunos tips, para reinventar un negocio en tiempos de cuarentena.

¿Cómo puedo armar una estrategia para reinventar mi negocio durante la cuarentena?

Lo primero es perder el miedo o la vergüenza a cambiar de estrategia o de modelo de negocio. Ninguna empresa grande o pequeña es inmune a las crisis.

En segundo lugar, es necesario que el negociante pueda escuchar, investigar a sus clientes y saber las necesidades que enfrentan en estos momentos. Tal vez no cuente con algo que pueda satisfacer esa necesidad y no se haya visto. Para ello, es necesario implementar y mejorar los canales de comunicación. Adicionalmente, es necesario que el empresario impulse sus redes sociales y la estrategia web. En un tiempo de cuarentena las personas difícilmente pueden movilizarse y no irán hacia uno, uno debe llegar a ellos.

Una vez que se haya conseguido esto, es necesario identificar qué se puede hacer para comenzar con poca inversión o que no cueste mucho. Lo importante es ir consiguiendo victorias tempranas que ratifiquen el camino o que te enseñen por dónde debes ir.

¿Qué debo hacer primero: enfocarme en digitalizar mi negocio o en satisfacer al cliente?

Las dos estrategias no se oponen, es más pueden ser complementarias. Es primordial que el empresario esté seguro de que está escuchando y atendiendo las necesidades de sus clientes.

Si está en operación puede continuar satisfaciendo las necesidades de sus clientes mientras va implementando la estrategia de digitalización.

Ahora, es muy importante entender que digitalización no necesariamente implica grandes proyectos tecnológicos o compra de ERPs muy sofisticados.

Lo principal es la agilidad para aprender y tomar decisiones para satisfacer y ganar más clientes. Esto se puede ir haciendo al implementar formas de entender a los usuarios y de estar en contacto con ellos. Así se puede ir digitalizando y satisfaciendo las necesidades del cliente.

Adicionalmente, es necesario generar expectativa para nuevas mejoras en el producto o servicio que ofrezca y con eso aumentar el compromiso de los clientes ya que esperarán algo mejor de la empresa.

¿Puedo reinventar mi negocio en tan poco tiempo o se requiere de una estrategia más larga?

Es necesario tomar acciones rápidas que permitan responder a esta situación y continuar operando el negocio. Se puede hacer una lista de iniciativas y priorizarlas de acuerdo a cuáles generarían más impacto en los clientes y cuáles significarían menor esfuerzo.

Esta combinación ayudará a tener victorias tempranas, se continuará con el negocio y se irá renovando el servicio a los clientes.

Si este contexto fuerza a tomar acciones de cambio o transformación, no se puede perder de vista que uno puede aprovecharlo para mirar un poco a largo plazo. Puedes preguntarte si sigues por este camino de cambio, a dónde te llevará. Si la visión que uno tiene es alentadora y se encuentra potencial, entonces se puede comenzar a planear los siguientes pasos y definir la estrategia.

¿Con qué actitud deben enfrentar los emprendedores este nuevo confinamiento?

Lo principal en estos momentos es mantener la esperanza. Toda crisis representa una oportunidad. Si bien la cuarentena pasada significó el fin para muchos negocios, también hemos visto muchas historias de éxito que nos demuestran que el espíritu emprendedor es algo difícil de derrotar. Lo importante es mantenerse abierto a las posibilidades, estar en constante aprendizaje y conocimiento de tus clientes. No se debe tener miedo o vergüenza de explorar otros caminos. Si no se te ocurre algo, pide ayuda, hay mucha gente dispuesta a pensar contigo.

Hemos escuchado muchas veces que si del cielo caen limones debemos hacer limonada, pero en este caso, no sólo haz la limonada, si no también véndela.

CADEx Perú Compite 2021: ministro de Economía y Finanzas, Waldo Mendoza, explicó que el Plan Nacional de Competitividad y Productividad solamente registra un avance de 34% y que llegada de la vacuna romperá con la dicotomía de elegir entre salud o economía.

Por Samanta Alva

La pandemia y las iniciativas legislativas populistas son factores que explican el reciente retroceso de nuestro país y amenazan nuestro progreso. Esa fue una de las conclusiones a las que se llegó, el último viernes, durante el CADEx Perú Compite 2021: Impulsar la competitividad para lograr mejores oportunidades para todos, donde participaron Waldo Mendoza, ministro de Economía y Finanzas, y Fernando Zavala, presidente del Consejo Privado de Competitividad (CPC).

Mendoza destacó que la situación de Perú en 2019, previa a la llegada de la pandemia, tenía la deuda pública, el déficit fiscal y la inflación más bajas de la región. Ello permitió contar con cierta fortaleza para hacer frente al COVID-19.

En ese sentido, Mendoza, señaló que la economía peruana tendría una recuperación vigorosa este 2021, siendo la que se recupere más rápido en América Latina y consideró que el crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) será de un 10% este año.

Recordó que el punto más bajo del PBI el 2020 fue en abril, con un -39,2%. Para noviembre -señaló- el PBI vio una recuperación hacia -2,8%. En cuanto a la recuperación del empleo, en abril de 2020 la Población Económicamente Activa cayó al -69,2%, mientras que en diciembre pasó a -10,8%.

Pandemia y otros males

“El riesgo más evidente es el de la pandemia, que obliga a tomar medidas que bajan la movilidad de la población y repercuten en el nivel de la actividad económica. Hay un dilema entre la salud y la economía, y en las circunstancias actuales el tema de la salud es lo más importante y por eso se ha tenido que tomar estas medidas (nuevas restricciones que inician hoy 31 de enero) con la expectativa de controlar la pandemia y de recuperarnos rápidamente”, dijo, al señalar que la llegada de la vacuna romperá dicha dicotomía entre salud y economía; y eso permitirá nuestra recuperación como país en un futuro cercano.

Otra amenaza para la recuperación económica -señaló el ministro- son las iniciativas legislativas que entorpecen el renacimiento de la inversión privada. “Felizmente, la solidez de la economía peruana no ha sido afectada sustantivamente por la crisis, las reservas internacionales del BCR siguen en su nivel original, el Gobierno sigue teniendo la fortaleza que le permite emitir deuda a tasas bajas y las perspectivas fiscales están en el camino que se ha señalado con una deuda pública que debe reducirse en los próximos años”, indicó.

El Plan Nacional de Competitividad y Productividad, lanzado a mediados de 2019, dijo, registra un avance del 34%.

Enfatizó que el Estado es el facilitador de la inversión privada y, en ese sentido, debe cumplir con su responsabilidad para que las empresas trabajen sin incertidumbre, en un contexto en que las condiciones fiscales y tributarias no cambien en el futuro. “La inversión privada será un aliado para poner en valor los proyectos del Plan Nacional de Infraestructura y Productividad, que genera miles de empleos”.

Consejo Privado de Competitividad

Por su parte, Fernando Zavala, presidente del Consejo Privado de Competitividad, presentó las propuestas de esta iniciativa promovida por IPAE, en la que destacó que el fortalecimiento de la salud pública, del mercado laboral, el tener una adecuada infraestructura y contar un sector público eficiente, nos permitirá avanzar como país.

  • Infraestructura: Evitar la duplicidad de funciones creando un marco normativo integral que regule la participación de distintos actores. Incorporar mecanismos alternativos para la contratación de obras públicas para proyectos de gran envergadura.
  • Salud: Fortalecer y ampliar la oferta de salud, con énfasis en el primer nivel, mediante mecanismos como Asociaciones Público Privadas o Acuerdos de Gobierno a Gobierno (G2G). Así como  Reducir la fragmentación de los fondos públicos de salud, para que el SIS maneje gradualmente un presupuesto mayor al actual.
  • Mercado Laboral: Implementar un régimen laboral temporal para la reactivación económica, que brinde facilidades de contratación y liquidez a las empresas más afectadas por el COVID-19. Simplificar los regímenes tributarios con un régimen único de impuesto a la renta, que cuente con tasas marginales que crezcan de manera progresiva.
  • Eficiencia del sector público: Contratar directivos y servidores públicos en puestos clave mediante procesos meritocráticos y con nombramiento regulado. Revisar el ejercicio sancionatorio de la Contraloría para optimizar el control y evitar la inacción de los funcionarios.

Waldo Mendoza mencionó que, si bien más del 60% de las propuestas del CPC han sido acogidas por el Estado, lamentablemente el avance en su ejecución es muy limitado. Comentó interesado la propuesta de implementar un sistema meritocrático para los puestos claves de la gestión pública, como directores generales de los ministerios, que generaría mayor eficiencia. Para detallar al respecto, Zavala indicó que el tiempo de permanencia promedio de estos puestos son de 6,9 meses en el Ministerio de Salud y de 10,4 meses en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones.

El Informe completo del Consejo Privado de Competitividad está disponible en compite.pe.

Con las nuevas medidas restrictivas y un 2021 que nos ha traído la incertidumbre de nuevas cepas del Coronavirus. Emprendedores, gremio de centros comerciales y más de 400 mil familias bodegueras miran con preocupación este nuevo año. ¿Qué harán?

Por David Gavidia

Desde el viernes 15 de enero los centros comerciales redujeron su aforo al 40%. Durante las fiestas de fin de año lo tuvieron al 60%. Los restaurantes, del mismo modo, ahora atienden al 50% de su capacidad y; las Micro y Pequeñas Empresas (Mypes) han manifestado su preocupación por la ampliación del toque de queda (desde las 9pm hasta las 4am en el caso de Lima) y, también, por el próximo incremento al Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) Específico, que el Ministerio de Economía estaría ejecutando en los próximos días. Ante las nuevas medidas impuestas por la segunda ola del COVID-19 ¿Cómo reaccionarán estos sectores que mueven millones en nuestra economía?

Esperanza Tafur, presidenta de MYPES Unidas del Perú, responde: “Estamos muy preocupados. La crisis económica y sanitaria nos ha golpeado muy fuerte a los pequeños negocios. Un ejemplo claro, son las bodegas, que, a pesar de todos los esfuerzos, aún no logran recuperarse, debido a que las ventas disminuyeron durante la pandemia, tan solo en los primeros meses, bajaron en un 50%”, explica.

Las restricciones del Gobierno -explica Tafur- impactaron durante el 2020 a sus negocios, al cerrar más temprano por el horario de inamovilidad, el toque de queda dificultó el abastecimiento de productos y a esto se sumó el miedo al contagio que ahuyentó a los clientes. “En el caso de las bodegas, por ejemplo, hacia finales del 2020 solo lograron recuperarse en un 70%”, señaló.

“Y en esta coyuntura tan difícil, solo le pedimos al gobierno que piense en los micro y pequeños empresarios – como las bodegas y restaurantes – y no ejecute la norma que le permite al Ministerio de Economía y Finanzas, subir el monto del Impuesto Selectivo al Consumo, durante el mes de enero, de productos, como cigarrillos y cerveza, que representan el 40% de los ingresos de las bodegas, por ejemplo”, dijo Tafur.

Según MYPES Unidas del Perú, son más de 400 mil familias bodegueras que viven de sus ingresos como comerciantes, que luchan por no cerrar, que quieren ser parte de la reactivación económica del país. “El aumento del ISC generaría la quiebra de negocios familiares, provocaría más informalidad”, señaló.

¿Qué medidas están haciendo para enfrentar la segunda ola de COVID-19?, le preguntamos. “Las Mypes estamos acelerando nuestros procesos para convertir los canales de venta tradicionales a virtual y tratando de implementar el servicio delivery”.

En plena cuarentena -señala la representante de las Mypes- cientos de bodegas, verdulerías y servicios de alimentos se vieron obligados a ser creativos, para enfrentar la crisis, e implementaron, de alguna forma, un servicio de entrega para seguir vendiendo e intentar frenar la caída de sus ventas.

Otros negocios -apunta- se reinventaron y convirtieron en mini markets; todo ello generó un incremento del 30% de los negocios en este rubro, impactando en los ingresos de miles de empresas.

De otro lado -señala Tafur- las confecciones también tratan de realizar cambios que mejoren sus niveles de ventas y tratar de competir con los productos importados. Lamentablemente es un sector que ha perdido mucho empleo y esta impactado por la poca demanda que hay en estos momentos.

“Para enfrentar esta situación de manera general, estamos pidiendo al Gobierno tener una tregua tributaria que involucre que no suban los impuestos, que la SUNAT pueda tener una política de fraccionamiento de deuda razonable para que las Mypes puedan levantarse y tener predictibilidad por lo menos dos años para iniciar un proceso de recuperación”, señala.

Por su parte, indica que las Mypes de manufactura están solicitando al gobierno que de todas las compras que realiza el sector público, un porcentaje lo haga a las Mypes, ya que el Estado es el mayor comprador.

“Eso ayudaría a reactivar los empleos perdidos y la economía de este sector que cada día son muchos más”, indicó, al señalar que las pérdidas económicas que tuvieron durante el 2020 son incalculables. Sin embargo, en el conglomerado de Gamarra -calculó- la perdida el año pasado fue de casi 5 mil millones de soles, miles de empleos y también varios miles de empresas que se pasaron al sector informal.

“Antes de la pandemia éramos el 25% del PBI, hoy seguro no llegamos ni al 17%, lo que significa el gran deterioro económico y perdida de capital de miles de empresas. Y sumando al sector servicios sobre todo el turismo seguramente las cifras son mayores”.

Las medidas y sus impactos

Pese al panorama negativo, el economista y Gerente general del Instituto Peruano de Economía (IPE), Diego Macera, señaló que las primeras medidas del gobierno de Francisco Sagasti tendrán un impacto limitado en la economía del país. “Para más de la mitad de la población, las medidas, no son demasiado distintas de lo que tenían hasta la semana pasada”, señaló. “El impacto va a ser más focalizado en el sector servicios donde, por ejemplo, un toque de queda a las 7pm o 9pm te impide atender el turno de cena en los restaurantes”.

¿Cómo deberán enfrentar los emprendedores esta segunda ola ante las nuevas medidas restrictivas? “Todos los que puedan van a tener que reinventarse”, señala. Se deberá -dice- implementar medidas como delivery de ropa, de comida, de espectáculos vía online. “Para algunas será ajustar un poco su negocio, abrir nuevos giros, para otros, casi volver a empezar de cero. Es importante reconocer con realismo dónde estamos parados. Todavía nos quedan varios meses entre idas y vueltas porque no parece que lleguemos a una masificación pronta de la vacuna”, señaló Macera.

¿Y los centros comerciales?

Ante la reducción del aforo del 60% al 40% a los centros comerciales, buscamos a Carlos Neuhaus, presidente ejecutivo de la Asociación de Centros Comerciales y Entretenimiento del Perú (ACCEP), a quien le consultamos ¿Cómo cerró su sector, en términos económicos, el 2020?

“Aún no tenemos la cifra exacta sobre las pérdidas que han sufrido los centros comerciales, debido a la pandemia, pero estimamos que se ha vendido un 30% menos que en el 2019”, señaló.

Neuhaus remarcó lo importante de que su industria se recupere. “Generamos más de medio millón de empleos y diferentes ingresos al país, como impuestos, que pueden ser utilizados para reforzar las acciones que el Estado hace en la potenciación del sistema sanitario”, explicó, y señaló que los clientes pueden visitar los centros comerciales con la seguridad de que se están tomando todas las medidas necesarias, pero también invocó a la ciudadanía a cumplir estrictamente con las disposiciones y protocolos: usar mascarilla en todo momento, respetar el distanciamiento social y asumir responsablemente el compromiso de luchar para conseguir niveles mínimos de contagio.

¿Cómo les afectará a los centros comerciales la reducción del aforo al 40% y el toque de queda que iniciará a las 9pm (para Lima) y 7pm para otras ciudades?

Estas nuevas medidas que reducen horarios, aforos y días de atención, traerán una mayor concentración de visitantes durante las horas permitidas para recibir al público en los centros comerciales. Por experiencia, en meses anteriores, esto también traerá aglomeraciones en las áreas externas. Creemos que lo mejor es ampliar el horario de atención con la finalidad de evitar la congestión de personas.

En provincias ¿Cuál es el panorama que vislumbran para este año?

Similar al de Lima. Algunas provincias tienen mayores restricciones lo que agrava más estas aglomeraciones y generan informalidad. Al mismo tiempo, muchos locatarios se están viendo fuertemente afectados, esto desacelera la reactivación económica del país.

Por Juan Carlos Tafur

La llegada al poder del demócrata Joe Biden y el final del mandato del impresentable Donald Trump, es, sin lugar a dudas, una buena noticia geopolítica global. Trump, contrariamente al espíritu republicano que lo cobijó, hizo del cierre de fronteras, la antiglobalización y el proteccionismo comercial sus banderas. Fue un antiliberal, en el sentido clásico del término.

Por supuesto, no se le puede extender un cheque en blanco político a Biden. Normalmente, a América Latina le ha ido peor cuando ha habido gobiernos demócratas en la Casa Blanca. Y en materia bélica internacional, aunque sean los republicanos los que se han ganado fama de halcones, han sido los demócratas los guerreristas y conflictivos.

En lo que concierne al Perú, hay tres temas claves en agenda: la continuidad de la apertura comercial, que contra lo que pronosticaban los agoreros del pesimismo de la izquierda local, claramente ha beneficiado más al Perú que a los Estados Unidos; la flexibilización de la política migratoria para con los peruanos ilegales en la potencia del Norte. Es hora de que en Washington se entienda, primero, que el flujo migratorio es indetenible y, segundo, que les conviene que los millones de ilegales se formalicen y tributen; y la política antidrogas, que en vista de que parece aún utópico lograr una despenalización mundial -la única forma de acabar con el narcotráfico-, al menos es esperable que EEUU colabore con nuestro país en la detección de operaciones de lavado de dinero, aportando tecnología financiera capaz de detectarlas.

En lo que se refiere a la región, claramente los casos de Cuba y Venezuela atraerán la atención de la diplomacia norteamericana, pero los países de la región deberían tener algo que decir al respecto. Y en ese sentido, si bien no se ve claridad democrática en el horizonte de ambos países, lo que sí está demostrado es que el bloqueo económico total o relativo que la administración Trump acentuó, lejos de ayudar a erradicar a las dictaduras que asolan ambos países han terminado por reforzarlas. Con el bloqueo no se castiga a los dictadores -quienes gozan de dineros corruptos- sino al pueblo ya sufriente.

A pesar de su crisis sistémica, los Estados Unidos siguen siendo la primera potencia mundial, muy arriba de China o Europa. Si al capitalismo democrático le va bien allí, su capacidad de irradiación nos favorecerá. Por eso hay que estar atentos a lo que sucede en el epicentro económico y político del planeta.

x