Flujo de caja: ¿Cómo mantenerlo saludable?

Si somos flexibles con nuestras fechas de cobros, generaremos un desbalance financiero en los meses siguientes de nuestro negocio.

Cuando iniciamos con un negocio lo que más deseamos es que este sea rentable. Esto involucra diversos factores, como la utilidad de tu producto o servicio, y la situación del mercado. Pero por muy evidente que sea, hay un factor decisivo que jamás debemos desatender: las finanzas.

 

Todo movimiento financiero que se realice en nuestra empresa debe estar debidamente registrado. Para ello nuestro aliado base será el flujo de caja. Esto hace referencia a las salidas y entradas netas de dinero que tiene una empresa o proyecto en un período determinado. Los flujos de caja facilitan información sobre la capacidad de la empresa para pagar sus deudas, y nos revelan el estado y el nivel de liquidez de una empresa.

 

Tipos de flujo de caja

 

-Flujos de caja de operaciones: Dinero ingresado o gastado por actividades directamente relacionadas con la de la empresa.

 

.Flujos de caja de inversión: Dinero ingresado o gastado resultado de haber dedicado un dinero a un producto que nos beneficiará en el futuro, por ejemplo, maquinaria.

 

-Flujo de caja financiero: Dinero ingresado o gastado como resultado de operaciones directamente relacionadas con el dinero, como compra de una parte de una empresa, pago de préstamos, intereses.

 

¿Cómo mantener saludable mi flujo de caja?

 

-Fija tu programa de facturación: El economista y asesor financiero Juan Carlos Delgado recomienda fijar y respetar nuestras fechas de facturación, pues si somos flexibles al respecto con nuestros clientes, podemos generar un desbalance en los meses siguientes. Si mantenemos una buena rotación de las cuentas por cobrar, el capital de trabajo que podremos invertir en el crecimiento de tu empresa será mayor.

 

-Revisa tu estructura de precios: Es normal que no queramos subir los precios de nuestros productos o servicios por miedo a perder clientes, pero es importante que seamos sinceros con el nivel de gasto que realizamos en nuestros proveedores. Haz reajustes de precios cuando sea necesario y verifica regularmente los precios de tu rubro en el mercado.

 

-Proyecciones realistas: Elabora una proyección de tu flujo de caja lo más objetivo y prudente posible. Considera tus costos fijos y el ingreso promedio que deberás alcanzar mes a mes. Puedes guiarte de tus ingresos y egresos de los meses anteriores y a partir de ello plantearte metas de venta para incrementar la rentabilidad.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Mas artículos del autor:

"Abogado de Cerrón: “El asilo político es una solución ante lo que podría convertirse en una persecución política”"
"Norma Yarrow: “Si viene un peor Gabinete, me imagino a Bermejo como primer ministro”"
"¿Pagar en cuotas o revolvente?"