Estas son las características que debería tener un líder para ser considerado ejemplar

La adaptabilidad es una de las habilidades blandas que las organizaciones valoran más en sus ejecutivos, pero la capacidad de analizar bien el negocio en el que se está compitiendo es una de las cualidades más efectivas para el éxito de una compañía.

Cuando una organización busca reclutar a los mejores talentos quizás tenga un perfil en mente con una edad determinada o con una preparación afín al puesto por cubrir. Sin embargo, más que características físicas o conocimientos duros, lo que las organizaciones están priorizando más son las habilidades blandas y dentro de estas, según Víctor Torres y Moisés Polishuk Melman, especialistas de IPADE Business School, la adaptabilidad es una de las más importantes.

 

“Es fácil distinguir a un ejecutivo adaptable precisamente cuando hablamos de cómo responde a preguntas que inician con "¿Qué pasa si…?" Algunos ejemplos serían "¿Qué pasa si el producto no se vende?" "¿Qué pasa si los clientes no entran al comercio?" Las respuestas a este tipo de escenarios alternativos dividirán a aquellos ejecutivos que se apoyan en la innovación y la creatividad para afrontar aspectos no contemplados”, indican en un artículo de Forbes México.

 

Sin embargo, un estudio publicado en Harvard Business Review (HBR), y que siguió a más de 2700 profesionales en un periodo de 10 años, encontró cuatro patrones que distinguen a los ejecutivos verdaderamente excepcionales. Por ejemplo, que conocen todo el negocio. “Los ejecutivos excepcionales tienen un conocimiento profundo de cómo las piezas de la organización encajan para crear valor y generar resultados”, precisa el documento.

 

Instinto para tomar decisiones

Un segundo patrón que caracteriza al líder exitoso es el buen proceso de toma de decisiones. Parece inherente al puesto, pero no siempre los jefes saben buenas decisiones o tienen un proceso que naturalmente los lleve a una buena decisión.

 

“Esta habilidad inspira mucha más confianza y concentración entre los que lideran. Debido a que son buenos tomadores de decisiones, también son buenos priorizadores, ya que establecer prioridades se trata de elegir selectivamente entre varias compensaciones. Centrarse en algunas prioridades ayuda a estos ejecutivos a garantizar una ejecución exitosa y evitar abrumar al sistema con objetivos en competencia”, indica el artículo de HBR.

 

Un tercer punto vital para el éxito del líder es tener conocimiento de la industria en la que se mueven. En parte, esta habilidad se desarrolla entre los conocimientos que se puedan tener del contexto, que está en constante cambio, y la forma en que la organización puede aprovecharlo mejor. “Los ejecutivos desarrollan el contexto al basarse en las realidades externas de su organización, manteniendo la curiosidad por las industrias adyacentes y buscando datos contradictorios sobre las suposiciones comunes con respecto a su empresa”, explican.

 

Por último, el buen líder tiene la habilidad de formar relaciones profundas y basadas en la confianza con superiores, compañeros y subordinados. Debido a que se comunican de manera convincente, forman relaciones de confianza y de beneficio mutuo.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Mas artículos del autor:

"Asbanc: “La competencia no solo es bienvenida, es necesaria”"
"Asbanc: “La competencia no solo es bienvenida, es necesaria”"
"¿Cómo aprovechar un cambio para mejorar la productividad?"