Empatía: la clave para evitar el deterioro del ambiente laboral

Con el trabajo remoto, la distancia entre los miembros del equipo intensifica las diferencias, pero la comunicación debe permanecer fluida para reestablecer la armonía durante las jornadas laborales en casa.

Por María Claudia Medina

 

Desde que se estableció el trabajo remoto para reducir la propagación del COVID-19, miles de personas tuvieron que dividir su tiempo entre las obligaciones laborales y las tareas domésticas. Según una encuesta de Global Research Marketing (GRM), publicada en el mes de setiembre, el 85% de los limeños consideran que el trabajo remoto implica más horas de trabajo que antes.

Si a ello se suman las otras preocupaciones relacionadas a la pandemia, el ambiente laboral puede verse muy afectado. Para Mónica Berger, Master Coach LHH Región LATAM y Vicepresidente de ICF Perú, la mayoría de problemas laborales que se han suscitado durante esta experiencia de home office pueden atribuirse a fallas en la comunicación.

 

“Tanto para la comunicación escrita como para una conversación presencial o virtual, es importante cuidar lo que tienes que decir y considerar a quién se lo vas a decir. ¿Qué palabras son las más adecuadas para una u otra persona? Necesitamos ser empáticos”, comentó.

Además de ponerse en los zapatos del receptor, recordó que la comunicación tiene aspectos que, a la distancia, podrían perderse, como los gestos o el tono de voz. Por ello, consideró importante cuidar todo lo que se transmite en la comunicación online, escrita o por teléfono.

“Lo más poderoso para lograr una buena comunicación es conectar con tu receptor, conectar para poder comunicar. La conexión visual, por ejemplo, nos permite esa conexión de ser a ser que abre puertas a una total comprensión y fluidez de nuestra comunicación”, precisó.

El receptor y el intercambio de mensajes

 

De la misma forma en que el emisor o la persona que quiere comunicarse piensa en el mensaje que dará y cómo darle más claridad, el receptor tiene que intentar dar una respuesta adecuada a lo demandado.

“Para asegurar la comunicación, es necesario confirmar la recepción y la comprensión. Esto es tanto responsabilidad de quien da el mensaje como de quien lo recibe. Quien recibe el mensaje también puede y debe pedir se repita o se aclare algo que no se comprendió”, afirmó.

Cuando la comunicación es por correo electrónico u otra herramienta de mensajería, la especialista recomendó responder oportunamente, aunque no se tenga la respuesta completa. El solo hecho de responder “mensaje recibido” o “antes del viernes tendrás mi información”, se brinda tranquilidad y seguridad.

“Considera si una llamada va a lograr mejor efecto que un correo, si es oportuno un mensaje por WhatsApp o quizá coordinar una teleconferencia sea lo más conveniente. Ten en cuenta si tu comunicación es o no urgente. Si puede esperar para no interrumpir reuniones u horas de sueño o de comida”, sostuvo.

Por último, resaltó que se debe fomentar el agradecimiento entre los equipos. “Recuerde siempre que la palabra “gracias” es mágica”, sentenció.

 

Mas artículos del autor:

"Genera más ventas: palabras que cautivarán a tus clientes"
"Sudaca se une al Consejo de la Prensa Peruana"
"La lista completa de las 487 personas que recibieron la vacuna de Sinopharm fuera del ensayo clínico"