Griela Pérez, la emprendedora que revalora las polleras

Griela Pérez, creadora de las Polleras de Agus impulsa la moda sostenible y junto a artesanos de distintas regiones del país han creado un emprendimiento social que viene rompiendo esquemas.

Por David Gavidia

Como dos enamorados Genaro Quispe (45) y su esposa Yoni Castro (35), sonríen mirándose a los ojos. Viven en la comunidad de Huaylluta, en la provincia de Canas, Cusco. Están casados desde hace seis años.

A Genaro no le fue fácil conquistar a Yoni. Le decía palabras bonitas, la invitaba a bailar en los carnavales, pero lo rechazaban. Entonces le bordo una pollera con flores fucsias y rojas, y se la obsequió. Ella la aceptó y fue cuando su amor floreció a 4.200 metros sobre el nivel del mar.

En esta aldea los hombres mantienen la antigua tradición de bordarle las polleras a las mujeres que aman: esposas, novias, hijas o madres. Pero más allá de la tradición, los artesanos entendieron que podían ayudar a su economía vendiendo su arte hecho de bayetilla o polipima. Entones se juntaron con la empresaria Griela Pérez y hace seis años crearon Las Polleras de Agus, con un objetivo: revalorar esta prenda femenina.

Hoy La Polleras de Agus es un emprendimiento sostenible. El pasado 29 de octubre, abrieron un módulo de venta en el patio central de Larcomar. Lograron colocar esta tienda tras ganar el Desafío Kunan 2019, en su nueva categoría “Talento Emprendedor”, que busca identificar negocios con impacto en los principales retos que afronta el Perú.

Ahora ya no solo trabajan con artesanos cusqueños. Ampliaron su espectro: benefician a más de 23 familias en Ayacucho, Puno, Huánuco, Huancayo, Cusco y Pucallpa. Exportan a países como África, Italia, Australia, Estados Unidos, España y Alemania. Un momento icónico sucedió en noviembre del 2016, durante la APEC desarrollada en Lima. El entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski le regaló al creador de Facebook, Mark Zuckerberg, una caja de madera con unos regalos especiales: entre ellos una pollera de Agus.

La creadora y directora de la marca es Griela Pérez. Se trata de una joven emprendedora cusqueña que ha logrado darle a la marca un impulso singular: hoy -por ejemplo- las Polleras de Agus hacen obra social. Acaban de lanzar la campaña Reúsa, con la finalidad de darle una segunda oportunidad a una prenda antigua: chaquetas, polos, camisas, abrigos. La campaña consiste en lo siguiente: el interesado elige el diseño, coordina el recojo de la prenda de sus domicilios para que sea enviada a la comunidad dónde un artista de Las Polleras de Agus la bordará. En 25 días la prenda será entregada en el domicilio del futuro dueño con su certificado de autenticidad. Los costos de los bordados van desde los S/.250 a S/. 290.

Pero no solo se trata de renovar una prenda usada. El público que se sume a Reúsa apoyará a Vida Wasi Perú, que busca salvar la vida de niños con la construcción del primer hospital de pediatría en Urubamba, Cusco, especializado en el tratamiento de cáncer infantil y que también contará con un albergue.

Las Polleras de Agus -afirma Griela Pérez- promueven el comercio justo, dando visibilidad a la mano de obra y fomentando la recuperación de técnicas ancestrales. “Con las polleras no busco imponer una moda, las modas son pasajeras. Yo quiero rescatar un traje típico, bello por naturaleza. Quiero incluir una pollera en el armario de cada niña, adolescente y mujer llevando este traje típico a un uso cotidiano y que no caiga en el olvido. Es triste ver que en las mismas comunidades las actuales generaciones ya no quieran usar polleras.  Por eso mi motivación y esfuerzo van encausados al rescate de esta vestimenta”, sentenció.

 

Mas artículos del autor:

"Genera más ventas: palabras que cautivarán a tus clientes"
"Sudaca se une al Consejo de la Prensa Peruana"
"La lista completa de las 487 personas que recibieron la vacuna de Sinopharm fuera del ensayo clínico"