MYPE: Los errores que te pueden llevar a la quiebra

El más común y peligroso es el desorden financiero. El economista Juan Carlos Delgado explica los errores que debemos evitar a toda costa.

En el último trimestre de este año, más de 5,800 empresas dejaron de operar según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Este es el punto al que todo emprendedor jamás desea llegar. Es cierto que existen factores externos que pueden poner en riesgo nuestro negocio, como una guerra o una pandemia. Allí, todo está fuera de nuestro control. Pero debemos prestar atención a otros factores que sí se encuentran a nuestro alcance.

Juan Carlos Delgado, economista y asesor financiero explica algunos factores internos de la empresa y externos del mercado que suelen ser mortales para las empresas. En el ámbito del mercado, el economista recomienda tener siempre claros ciertos puntos: tu público, la rentabilidad del producto que buscas ofrecer y tu competencia. “Si no tenemos claro esto desde el inicio, el negocio se va a ver afectado. La gente suele enamorarse de ideas y olvida revisar el estado del sector”, explica.

Errores comunes a evitar

El especialista presenta algunos errores comunes que suelen llevar a una pequeña empresa al cese de actividades y que debemos evitar en la medida de lo posible:

  1. Desacuerdo entre socios: Es importante tener claras las funciones al iniciar con el negocio. Si las cosas no están claras entre los socios, se puede llegar a malentendidos. “Al inicio, todos son todistas, y está bien. Pero a medida que pasa el tiempo, hay que definir labores. Quién va a ser el gerente general, quién se enfoca a temas comerciales, finanzas y otros”, recomienda. Muchas veces esta falta de orden en las funciones lleva a los socios a separarse y terminar con la empresa.
  2. Desorden financiero: La función de todo negocio es generar rentabilidad. Para ello, Delgado recomienda tener sólidas tres políticas claves: cobranza, inventario, e inversión.

Sobre las cuentas por cobrar, el economista recomienda establecer una fecha fija de cobro a clientes, por ejemplo, cada 30 días. Si tenemos una flexibilidad grande con este tema, vamos a generar un desfase de cobros y por ende no podemos cubrir ciertos gastos mes a mes.

Respecto al inventario, debemos revisar cuántos días nuestros productos permanecen con nosotros. “Es distinto que el producto salga cada 30 días, a que salga cada 90. Esto nos permite analizar si es que tenemos problemas con las ventas en general o se trata del producto mismo”, apunta.

En la política de inversión en activos fijos, como maquinaria o vehículos que permitan incrementar el flujo del negocio, el economista recomienda ser mesurados y certeros. “Si vas a comprar un vehículo este año para repartir tu mercadería, perfecto. Pero si vas a comprar 4 vehículos, y no tienes claro para qué lo necesitas, vas a llegar al sobre-endeudamiento”, recuerda.

Delgado explica también que es normal que en los dos primeros años, el negocio entre en pérdida. El economista recomienda no perder las esperanzas, y optar por la formalidad. “La misma SUNAT va a imponernos un orden, y sé que ser formal puede ser costoso al inicio, pero ese orden impuesto nos ayudará a que la empresa pueda avanzar y evite quebrar”, finaliza.

Mas artículos del autor:

"Genera más ventas: palabras que cautivarán a tus clientes"
"Sudaca se une al Consejo de la Prensa Peruana"
"La lista completa de las 487 personas que recibieron la vacuna de Sinopharm fuera del ensayo clínico"
x