Juan Carlos Tafur

La derecha le sirve la mesa a la izquierda

“De no remediarse esta tugurización del centro y la derecha, le dejarán la mesa servida a un Guido Bellido o a alguien de ese perfil -si hay elecciones adelantadas- o a un Antauro Humala, si Castillo dura hasta el 2026”

En las próximas elecciones presidenciales, por la izquierda probablemente postulen Verónika Mendoza, Guido Bellido y Antauro Humala. Entre los tres sumarán el 24% del electorado (IEP dixit), pero, como suele suceder, al final, el predominante se llevará la mayor parte del bolsón electoral consigo, y así tendrá alrededor del 17% (casi como Castillo en la primera vuelta del 2021).

Por el centro y la derecha, la lista es profusa y excesiva: Rafael López Aliaga, Keiko Fujimori, Hernando de Soto, Roque Benavides, Fernando Cillóniz, Pedro Cateriano, César Acuña, Daniel Urresti, Francisco Sagasti, Jorge Nieto, Jonhy Lescano, Carlos Añaños, Martín Vizcarra, Ollanta Humala, Carlos Anderson, Reynaldo Hilbck, Carlos Neuhaus, Yamila Osorio, Alfredo Barnechea (sí, aunque la parezca ridículo, aún lo pretende) probablemente un candidato del APRA y alguno que otro sorpresivo por allí (sé de dos cuyo nombre no puedo revelar). En total más de 20 candidatos.

Según la última encuesta del IEP en la que averiguó sobre autodefinición ideológica, el 39% de la población se considera de derecha y el 37% de centro. Suman mucho más que la izquierda, pero con la veintena de candidatos descrita, el voto se atomizará y veremos, probablemente, a solo uno de ellos pasando a la segunda vuelta junto con el de izquierda, cuando lo normal debería ser, en el Perú, que las segundas vueltas las disputen un candidato de centro con uno de derecha.

Es impresionante la incapacidad de buscar pactos, alianzas, conjunción de fuerzas, entre los personajes aludidos. Cada quien se imagina con la banda presidencial y no cejará en ese empeño, creyendo ilusamente que el resto de competidores del mismo espectro no le arrebatará los votos que necesitaría para pasar a la segunda vuelta (solo uno podrá lograrlo).

De no remediarse esta tugurización del centro y la derecha, le dejarán la mesa servida a un Guido Bellido o a alguien de ese perfil -si hay elecciones adelantadas- o a un Antauro Humala, si Castillo dura hasta el 2026 (el líder etnocacerista sale libre el 2024). El centro y la derecha jugarán a favor de la izquierda, la cual, en circunstancias normales, debería quedar en un cuarto o quinto lugar en la primera vuelta.

La tozudez del centro y la derecha peruanas es de antología. La vemos hoy mismo en el Congreso, donde es gracias a los votos de algunos de sus partidos (Acción Popular, Podemos y Somos Perú) que no prospera la hoy legítima y necesaria moción de vacancia. Por unas pesetas han vendido su dignidad.

Tags:

Derecha, Gobierno, Pedro Castillo

Mas artículos del autor:

"Las calles lo llevarán a la cárcel"
"Hay que salir de Castillo cuanto antes"
"Corrupción, delincuencia y crisis económica corroen nuestra moral"
x