Pie Derecho

Estabilidad mediocre asegurada

“La mediocridad gubernativa, puesta una vez más de manifiesto en el gris mensaje de Fiestas Patrias, ya merece oposición frontal y recia, que, sin necesidad de generar inestabilidad política, le haga saber a la ciudadanía que no estamos ante una mímesis letal entre ambos poderes del Estado”

Un mensaje técnicamente correcto, pero que no albergó el carácter extraordinario que se requería para atisbar una salida a la crisis política (desaprobación del gobierno) ni a la crisis económica (shock de inversiones privadas) por las que transita el país.

Lamentablemente, seguiremos instalados en el statu quo de estabilidad mediocre que nos signa desde la caída de Pedro Castillo. En ese sentido, ha sido una oportunidad desperdiciada.

Un mensaje largo, tedioso, ya anticipaba la esencia de su contenido. Plagado de anuncios de obras realizadas y por realizar, pero sin el cuerpo político necesario para movilizar conciencias ni acciones.

Si de alguno de los mensajes dados y por dar de la presidenta Boluarte se esperaba una dosis extraordinaria de disrupción era, precisamente, de éste. No lo fue. Satisfizo lo básico (pedido de perdón, énfasis en seguridad ciudadana, aunque con una pizca de xenofobia, medianos anuncios proinversión privada -no se ve a ningún inversionista metiendo la mano al bolsillo luego del discurso presidencial-, nula referencia a la posibilidad de un recorte del mandato, propuesta de bicameralidad -quizás lo mejor del discurso-, etc.), pero de novedad política llamativa, poco o nada.

Era, en verdad, una ilusión pensar que de un liderazgo político tan mediano y ligero, podía salir un mensaje potente e innovador. El Ejecutivo carece de cuadros técnicos y políticos que le permitan a la presidenta leer correctamente la realidad y actuar en consecuencia (cómo no escuchó la homilía del cardenal Castillo antes de elaborar su mensaje).

Ya es hora, por cierto, de que la derecha congresal empiece a tomar distancia de un régimen que afectará sus posibilidades electorales para el 2026. Constatada hasta la saciedad la incapacidad del gobierno de trascender de la medianía, haría mal el sector ideológico mayoritario del país con identificarse con ese proceso político sin brillos ni resplandores.

La mediocridad gubernativa, puesta una vez más de manifiesto en el gris mensaje de Fiestas Patrias, ya merece oposición frontal y recia, que, sin necesidad de generar inestabilidad política, le haga saber a la ciudadanía que no estamos ante una mímesis letal entre ambos poderes del Estado o, lo que es peor, entre la derecha política y un gobierno que se identifica como tal, pero cuya levedad lo hace indefendible.

Tags:

Crisis económica, Crisis política, Discurso presidencial, Estabilidad mediocre, Mensaje Fiestas Patrias, Presidenta Boluarte

Mas artículos del autor:

"El oportunismo fallido de Verónika Mendoza"
"La pantomima de Alberto"
"¿Importa la nueva Mesa Directiva del Congreso?"
x