Juan Carlos Tafur

No cuaja la vacancia

“No ha cuajado el momento destituyente. Y por eso va a ser muy improbable que el Congreso hoy, más tarde, consiga los 87 votos para vacar a Castillo. No solo por la guardería corrupta que allí existe sino no porque no ha madurado el momento cívico”

Apenas 24% de la ciudadanía aprueba la gestión de Castillo y 68% la desaprueba, según la última encuesta del IEP. Curiosamente, sin embargo, a pesar de que el 71% cree que no terminará su gobierno (en diciembre era el 58% el que pensaba así), a la hora de preguntar por la vacancia cambian las cifras y es “solo” el 51% el que está a favor versus el 47% que la desaprueba (es alto este porcentaje).

No ha cuajado el momento destituyente. Y por eso va a ser muy improbable que el Congreso hoy, más tarde, consiga los 87 votos para vacar a Castillo. No solo por la guardería corrupta que allí existe sino porque no ha madurado el momento cívico que presione a los congresistas a optar por esa salida (a ello se suma que no hubo ninguna bomba periodística ayer, como se rumoreaba).

quiere vacar a Castillo por traición a la patria o por nombrar funcionarios no idóneos, y no enfatiza lo suficiente en las vinculaciones del presidente con entornos corruptos, que es una razón que sí activa la conciencia ciudadana. Peor aún, cuando sigue empeñada en argüir que estamos ante un gobierno comunista, chavista, con planes soterrados para llevarnos a la deriva bolivariana, cuando queda claro ya que eso es inviable y, por ende, inverosímil.

Lo llamativo es que a pesar de todo, la derecha sigue ganando adeptos. Según la referida medición del IEP, la gente que se considera de derecha ha subido de 31 a 39%, entre abril del año pasado y marzo de este año. Y la izquierda ha caído de 33 a 24%. Inclusive, en el supuesto sur rojo, el 34% dice ser de derecha y el 33% de izquierda.

El país se está derechizando y a pesar de ello, la derecha política no es capaz de movilizar ese estado de ánimo, concretamente, a favor de una causa a la que solo le faltan algunas gotas para que se rebalse el vaso, dada la incompetencia soberana del presidente y su clara vinculación con los círculos corruptos que rodean el Estado.

No será hoy, pero no tardará en llegar el momento en el cual sintonice la irritación ciudadana con la decisión congresal de ponerle punto final a este suplicio de tolerar a un gobierno que está destruyendo el Estado y dañando el país. La desprolijidad del gobernante hará que pronto cometa un error fatal y entonces será viable lo que hoy parece solo una ilusión vana, como seguramente se confirmará hoy más tarde.

 

 

Tags:

Encuesta, Pedro Castillo, Vacancia

Mas artículos del autor:

"El ejemplo de Milei"
"El populismo que se viene"
"Si no es Antauro será otro"
x