Trastornos-mentales--Llego-la-hora-de-autoexplorarnos

Trastornos mentales: Llegó la hora de autoexplorarnos

"En la terraza de un amigo, risas, charlas y cigarrillos. En menos de un segundo te reduces a un insignificante espectador de tu propia vida. La visión tubular invade tu mirada. Da la sensación de estar sentado dentro de tu cabeza con los ojos de pantalla. ¿Qué me pasa?-, te preguntas. El lado disruptivo de tus pensamientos solo aumenta y exponencialmente"   

[MIGRANTE DE PASO] Las represas emocionales se derrumban y el miedo inunda cada partícula de tu ser. No sabes qué ocurre, el primer pensamiento es la muerte. Ante la confusión y una inminente muerte imaginaria, las lágrimas suelen ser compañía de estos sucesos. ¿Existe mi familia? ¿Mis amigos? ¿Dónde estoy? Miras tus manos y no te pertenecen.

Trastornos-mentales--Llego-la-hora-de-autoexplorarnos-FOTO2

Ducha fría. Comer. Tomar agua. Nada. Hay un temblor en los pilares de tu realidad. Sientes cómo se va desintegrando tu identidad. El temor a morir se te incrusta y aparenta quedarse para siempre. ¿Quién soy? La confusión te hace irreconocible.

Estás convencido de que tienes que escapar. La sensación de huida se mantiene como la mejor opción. Mi amigo me acompañó en la travesía abrumadora. Otro amigo contestó la llamada urgente e identificó qué sucedía. Tras seguir sus consejos caminamos innumerables vueltas a la Clínica Americana. Soy yo, vivo en tal, mi hermano es pintor, soy peruano, entre otras cosas me repetía a mí mismo. Respiraciones prolongadas para disminuir el ritmo cardiaco. Paso a paso regresaba a mi realidad y tomaba control de mi cuerpo. Todo sigue ahí.

Este fue mi primer ataque de pánico. Un mal que acecha ferozmente en mi generación y se ve cada vez más en la actualidad. Fue demasiado aterrador, no se lo deseo ni a mi peor enemigo, si es que tuviera. La salud mental es fundamental, tal vez es el fundamento primordial para el progreso como humanidad. Sobe todo, cuando parece aproximarse una epidemia de soledad.

“No se puede saber con exactitud si antes había menor frecuencia de ataques de pánico o ansiedad. No necesariamente es una ola actual. Sí existían, pero no estaban visibles, actualmente con los avances y cada vez menos tabúes sociales se vuelven más notorios y también tratados. La Asociación de Psicoanálisis de Buenos Aires brinda ayuda con honorarios bastante accesibles. El simple hecho de saber que existen herramientas para combatirlos es un gran avance”-, comenta Luis Minuchin de la Asociación de Psicoanálisis de Buenos Aires (APDEBA). Una coda: anteriormente solo existía la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y hace 45 años se separaron por diferencias de enfoque y se creó la APDEBA.

Aun así los trastornos mentales pasan desapercibidos, el miedo de explorarse es demasiado para mentes conservadoras. “Ir al psicólogo es para débiles”, “Solo los locos van al psicólogo”, frases como esta se escuchan a menudo. Existe un tabú que debe ser destruido cuanto antes. En estos días no tomar en cuenta la salud mental es irresponsable, cobarde, abusivo y estúpido. Tiene que ser de consideración importante para todos los ámbitos: laborales, universitarios, escolares, lazos emocionales y para casi todo en la vida cotidiana.

Estos episodios son repentinos y probablemente cualquiera puede experimentarlos en distintos niveles. Pasa más a menudo de lo que se cree. Crear un peligro inminente que genera altos niveles de miedo y la sensación de huida son las principales características. En casos de ataques de pánico o ansiedad más severos se puede presentar la despersonalización, en la que te sientes extraño e incluso ajeno a tu propio cuerpo. También, se puede presentar una alteración de la experiencia con el mundo externo llamado por algunos “desrealización”.

Un factor detonante en los trastornos de salud mental fue la pandemia, los cuadros depresivos aumentaron. No solo incidía el aislamiento que interrumpía el desarrollo de socialización para los jóvenes y la necesidad de vida en comunidad. También existía la agobiante incertidumbre ante un virus desconocido, que solo mostraba su letalidad y velocidad de contagio.

“Para los niños probablemente no fue tan grave porque no lo entendían ni percibían, no existía la noción de virus en ellos. El problema fue con los adolescentes que están en pleno desarrollo social. Para los adultos también. Pero existe el lado social y el individual. Depende de la persona y sus actividades. El arte, leer, la música, fueron de gran ayuda para muchos”, puntualiza Luis Minuchin.

Daba la apariencia de que si salías a la calle podías morir tú o tus padres y familiares, que en mi caso eran más propensos a algo más grave. La pandemia fue algo que casi nadie vivo había experimentado, totalmente nuevo y estuvimos encerrados por varios meses. El mundo se paralizo. Y aun no se conocen todas las posibles consecuencias.

Trastornos-mentales--Llego-la-hora-de-autoexplorarnos-FOTO1

Los trastornos son similares en distintas culturas. Es de las principales razones de discapacidad en jóvenes. 800 mil personas se suicidan al año y es la segunda causa de muerte entre los 15 y 29 años. 75% de las personas que se quitan la vida son de países con ingresos bajos y medios. Los países de ingresos bajos cuentan con 0.05 de psiquiatras por cada 100 mil habitantes.

Actualmente nuestro país está pasando por una crisis política y social tan extrema y adversa que puede llegar a mutar en un descuadre y lucha de identidades. Es común que ante el miedo a un entorno disruptivo y adverso despierte instintivamente la violencia y agresión como respuesta. La facilidad de tomar bandos y creer que estás en lo correcto como mecanismo de defensa es muy fuerte. En estas situaciones, en las que las identidades se ven dañadas, la salud mental no es tomada en cuenta en lo absoluto.

«Una sociedad que ha trabajado en sí misma, tanto una exploración colectiva como individual, tiende a progresar más y es reciproco con la calidad de vida y ciudadanía»- dice el psicoanalista Minuchin.

Ya es hora de abandonar las debilidades con apariencia de fortalezas, tenemos que dejar de ver los trastornos mentales como nimiedades. Por favor, no abandonemos la salud mental.

Tags:

APDEBA, ataque de pánico, Luis Minuchin, morir

Mas artículos del autor:

"Entre huaicos y terremotos"
"Odio y likes"
"En el pueblo alejado de Hakone"
x