Claves para emprender sin renunciar a tu trabajo

Muchas veces, los emprendedores se encuentran en la disyuntiva de dejar su empleo para iniciar el sueño del negocio propio. Pero ¿Es necesario dejar todo para ir por la meta del propio emprendimiento?

El sueño del negocio propio, la creación de una empresa emergente, la idea de emprender, pasan por la cabeza de muchos peruanos. Según una encuesta de Activa Perú, el 35,9% de peruanos consultados, tenían en mente iniciar un emprendimiento. Esto ante la falta de empleo e ingresos provocados por la llegada de la pandemia.

Sin embargo, dejar el trabajo en oficina para iniciar el negocio propio no siempre es una opción, sobre todo en tiempos de pandemia, donde el trabajo formal permite sostener los gastos del hogar y puede ofrecerte cierta tranquilidad económica. Salvo que el emprendimiento nazca de la necesidad ante la falta de empleo, y la creatividad aparezca para enfrentar una situación crítica.

Suponiendo que estamos en el primer caso, debemos preguntarnos ¿Debo renunciar a mi empleo para dedicarme al 100% a mi idea de negocio? Para la coaching Grace Bluerock, en Entrepreneur, el mantener tu motivación durante el paso de empleado a emprendedor es crucial. ¿Cómo hacer para continuar con tu emprendimiento sin dejar tu trabajo formal?

Sé muy claro en tus razones para empezar un negocio. Preguntarte ¿Por qué renunciar? Tal vez necesitas ser tu propio jefe, independencia financiera, libertad de horarios, expresión creativa, estar en casa con tus hijos o ayudar más al prójimo. Cualquiera que sea tu razón, saber qué te motiva e impulsa es lo que te mantendrá enfocado y comprometido con tu sueño cuando las cosas se compliquen.

Comprométete con tu sueño. Todas las mañanas lee en voz alta tu visión, enfocándote en el resultado final: un negocio floreciente propio. Al enfocarte en esta meta, podrás hacer elecciones diarias que te acerquen a tu objetivo.

Únete a una comunidad de apoyo. Estos grupos de emprendedores se comunican con frecuencia para compartir anécdotas, consejos y herramientas. Son maravillosos para mantener el enfoque y permanecer motivado. Una buena forma de encontrar una comunidad cercana a es a través de LinkedIn y Meetup. Y si no conoces alguna, ¿por qué no crear una propia en Facebook?

Aprende todo lo que puedas. Investigar y estudiar todo lo que puedas es muy importante para tu negocio. El internet ofrece una variedad incalculable de fuentes de información para formar un negocio propio. Toma cursos, contrata un coach o encuentra un mentor. Escucha podcasts y audiolibros cuando vayas a la oficina. Cuanto más aprendas y te conviertas en un experto en tu área, más seguro de ti mismo y motivado estarás.

No odies tu trabajo. Todos los días date la tarea de apreciar algo de tu empleo. Tal vez disfrutas a tus colegas o tener vacaciones. Tal vez solo sea el café que venden afuera de la oficina. El punto es que debes buscar las cosas buenas de tu trabajo. Entre más te enfoques en el lado positivo de tu situación actual, más éxito tendrás en todas las situaciones, incluyendo a tu negocio.

Los pensamientos negativos “chupan” la energía, dificultando lograr tus sueños.

Fíjate metas diarias. Da pasos pequeños y medibles todos los días para impulsar tu negocio, entendiendo que habrá días en los que sentirás que no estás haciendo progresos. Mucho del trabajo al principio será tedioso, pero es parte de la base de tu negocio. Al dar “pasitos” diarios – que incluyen las acciones mundanas – empezarás a ver resultados. Con cada progreso que des, por muy leve que sea, aumentará tu confianza y determinación.

Al incluir estas acciones en tu agenda diaria mientras tienes un trabajo de oficina, permanecerás comprometido con tu negocio propio. Y hará que el tiempo que pases siendo empleado pase más rápido.

Mas artículos del autor:

"Genera más ventas: palabras que cautivarán a tus clientes"
"Sudaca se une al Consejo de la Prensa Peruana"
"La lista completa de las 487 personas que recibieron la vacuna de Sinopharm fuera del ensayo clínico"