¿Cómo manejar la frustración en los equipos de trabajo ante un fracaso?

Cuando se comete algún error, el líder debe tener un papel activo para evitar que los trabajadores se desmotiven. Franklin Ríos, director del Centro de Desarrollo Personal y Profesional Perfil, recomienda a los jefes no buscar culpables, sino llegar a aprendizajes.

Por más planes que se realicen en una organización, a veces, no se logra conseguir el objetivo deseado y el ánimo termina por decaer en el equipo. Para lidiar con el fracaso, el coach Franklin Ríos, director del Centro de Desarrollo Personal y Profesional Perfil, aconseja a los líderes realizar una evaluación de las causas detrás del error, pero con un ánimo constructivo, sin ganas de querer buscar culpables.

“Hay que ver si esto se produjo por efectos externos o internos. Un efecto externo puede ser, por ejemplo, que el tipo de cambio haya subido demasiado, eso no se puede manejar. Si se debe, en cambio, a un efecto interno, por un error atribuible al líder o a algún miembro del equipo, el o la líder deben ser los primeros en evitar ponerse a buscar culpables y llegar a un aprendizaje”, explica.

De tratarse de un problema interno, considera que se debe tener en cuenta el contexto de la pandemia y que la persona involucrada en el problema podría estar afrontando una coyuntura familiar delicada. En ese caso, es mejor actuar con mucho respeto y proceder como uno mismo quisiera ser tratado. Además, el resto del equipo también lo juzgará.

“Pedirle a la persona que se vaya inmediatamente también es un mensaje para los demás que desune al equipo, lo resquebraja y hace que los otros empiecen a buscar otro empleo, dentro de las posibilidades que tengan”, advierte.

La importancia del manejo del líder

Incluso dentro de lo que puede parecer un error individual existe la posibilidad de construir un aprendizaje de carácter grupal. Ríos precisa que el líder o la líder deben poder asumir el error grupal o el individual de forma colectiva. Si el equipo se equivocó, es responsabilidad del jefe asumir ese pasivo y si hay un error individual, el mensaje debe ser de apoyo por parte de todo el equipo.

“El resto de los compañeros también tienen que apoyar. No es que un engranaje falla y ahí queda. En un equipo de alto rendimiento, cuando alguien está flaqueando, otra persona toma su lugar y lo apoya, para que no caigan en la frustración de que no han conseguido algo por una persona”, refiere.

En el caso de que sea el propio líder el que tomó una decisión equivocada, sugiere que se afronte el error de cara a todo el equipo. Aunque podría pensarse como una señal de debilidad, en realidad, hace que el líder sea más auténtico y tenga aún más liderazgo.

Finalmente, para lograr que el ánimo de los equipos de trabajo se mantenga en una situación óptima, agregó que lo saludable es tener cinco interacciones positivas por cada crítica en el equipo. De esa manera, el trabajador puede sentir un poco más de reconocimiento y que no solamente recibe críticas.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Mas artículos del autor:

"Asbanc: “La competencia no solo es bienvenida, es necesaria”"
"Asbanc: “La competencia no solo es bienvenida, es necesaria”"
"¿Cómo aprovechar un cambio para mejorar la productividad?"