Hans Behr

Crecimiento Económico: ¿Desarrollo Humano?

Viene en mi mente una frase que decía más o menos así: “Ya no tengo empleo, tengo que trabajar ahora así”, algo así comentaba hace más de cuatro décadas un ministro francés, lo leí alguna vez, si mal no recuerdo. Frase que encierra mucho y que define de mejor forma una realidad muy actual en nuestro país y que pone al autoempleo en el tapete, como propulsor de un futuro emprendedor.

Pues para ser un emprendedor, no solo hay que situarse como eje del cambio social, sino considerar que se es parte de un paralelo crecimiento económico, generando en simultaneo un desarrollo de la economía, llámese el resultado de un mercado interno legitimado y un desarrollo social que se enmarca en los cambios que la sociedad va testificando. El ser eje del cambio social como emprendedor requiere de una gran responsabilidad y no solo de manera individual como estamos acostumbrados a vernos, sino a nivel asociativo, grupal o de conjunto, apostando por un crecimiento y desarrollo económico sostenible, que a la larga permitirá el ansiado desarrollo social. Definiciones que todo el emprendedor debería, recomiendo, considerar tenerla en su proceso de formación, y pasar del autoempleo a considerar seriamente su condición de emprendedor.

Un crecimiento económico genera y permite de forma tangible el desarrollo social, toda vez que permite ampliar las condiciones para producir y los factores que generan la forma de producir. A esto se le conoce como desarrollo económico; y cuando la sociedad se desarrolla más, vale decir, cuando la sociedad va logrando la coherencia en sus interacciones, es donde se aprecia al crecimiento y desarrollo económico como más sostenibles. Mensaje que siempre se escucha y queremos escuchar. Veamos.

El Desarrollo Social, otro de los conceptos que estamos considerando, implica y se refiere al desarrollo del llamado capital humano y por ende capital social para una sociedad, y esto se logra cuando existe ya lo hemos dicho, la coherencia y la legitimación en las relaciones sociales, no solo entre sí, sino además con las instituciones nuevas y en formación. De esta forma nos acercamos también a lo que se conoce como Desarrollo Económico y Desarrollo Humano.

Sin duda existe una relación muy estrecha entre todos estos términos, sin embargo, los considero esencialmente diferentes. El desarrollo humano es el conjunto de diversos factores que conllevan al mismo, por ejemplo, un crecimiento económico, libertad de ideas, educación, equidad social, buen ambiente y seguridad. Entonces, no podemos hablar de viabilidad en términos sociales o colectivos, si es que pensamos que tenemos un crecimiento y desarrollo económico, pero no hemos desarrollado nuestro objetivo. El ser humano. Existe un gran problema seguro, al pensar que esta relación de términos como crecimiento y desarrollo, en lo económico y social, según el caso, en nuestra realidad es imposible de considerar sino existe una fuerte presencia del estado en el ordenamiento económico y social, es imposible en un territorio como el nuestro. No es del todo errado pensar esto. En todos los países en el mundo, el manejo de sus economías tiene el objetivo de ir creciendo con la clara intención que su sociedad se beneficie de este crecimiento, sin embargo, repito, esto no es muy cierto, pues crecimiento no es igual a desarrollo. Es conocido que el crecimiento económico busca el aumento de la producción, buenos ingresos y la optimización del gasto y el segundo se asocia a la buena distribución de estos ingresos. Claro papel del Estado, el de regular este tema, incluso en el gran sector privado. Nuevamente tema aparte.

Entonces, en el Perú y en la gran mayoría de países latinoamericanos, no existe una verdadera relación entre el crecimiento y desarrollo económico, y por ende un total divorcio entre crecimiento económico y desarrollo humano, y por lo tanto el desarrollo social. Una gran tarea el generar que haya comunicación y concordancia con estos conceptos y valgan verdades, es una tarea de largo plazo. El crecimiento económico duradero es determinado por el mercado y las instituciones sociales fortalecidas. Y es allí donde se comienza a definir un emprendedor, cuando va tomando conciencia que tiene que moverse en este escenario. Hay que tomar muy en cuenta que la sociedad es dinámica y nunca detendrá su nivel de desarrollo económico y su desarrollo humano, siempre que las condiciones se lo permitan, considerando en todo momento una mejora continua de bienestar y de calidad de vida de las personas que viven en sociedad.

Mucho rollo se dirá, muchas definiciones, que parecería que sólo los científicos sociales podrían ser buenos emprendedores, pues no, no es cierto. El verdadero fin de este articulo como el de muchos otros que me atrevo a escribir, es el de considerar y valorar el verdadero significado del emprendedurismo en el Perú. No todo es emprendimiento, ojo con eso. Para ser un buen emprendedor debemos tener real conciencia no solo de nuestro entorno inmediato y comercial sino estar informados de las características de nuestra sociedad y de términos diferenciados como los que hemos tratado. Referidos esos términos deberíamos concluir, que se puede crecer económicamente mucho pero no nos desarrollamos ni como humanos ni económicamente. Guardo que significa eso como país.

Tags:

crecimiento económico, Desarrollo Humano, Hans Behr

Mas artículos del autor:

"Emprendedores: Un escalón más en la economía país"
"Integrar conceptos: Emprendimiento y educación"
"Identidades Locales: Parte de la integración"
x