agroindustria

La agroindustria en nuestro País

“Además de poder aumentar y retener valores agregados de la producción campesina, de articular cadenas agroindustriales y poder generar empleo y hasta exportaciones se destaca el hecho de que se permite prolongar la vida útil de los productos, pudiendo distribuirlos y comercializarlos de forma adecuada a nivel nacional como también internacional, y bueno, genera empleo y contribuye al desarrollo y crecimiento económico.”

Muchos conceptos que se manejan en la cotidianidad académica, productiva y quizás laboral o profesional, varias veces dan el salto de los libros a los ejemplos concretos. Lo ideal es pues poder discernir y analizar desde la definición y estudio a la aplicación concreta para desarrollar, de buena forma algún programa o proyecto que integre y proponga cambios y desarrollo para los crecimientos auto sostenidos. Y el Perú como país megadiverso y pluricultural, es siempre un gran laboratorio que permite pensarlo de muchas formas y generar impactos hacia el futuro buscando siempre estar a la vanguardia, y para ello es necesario poner sobre el tapete temas que traigan observancia e interés.

Mencionar el termino de agroindustria es identificar también un constructo social y quizás histórico en las propuestas regionales y en un conjunto de procesos y relaciones sociales de producción, de trasformación, de distribución y de consumo de alimentos naturales o ya procesados en diferentes niveles y que también está lleno de conflictos y de percepciones que llegan a niveles políticos. La participación de los actores sociales, ya sean empresas, productores agrícolas, jornaleros, el Estado y hasta los consumidores, condicionan desde una heterogeneidad de culturas un modo de convivencia, la cadena diversa y dispersa social y culturalmente, tiene un reto a enfrentar para fortalecer el inicio de un cambio radical en la percepción ancestral productiva.

Como ya se han dado cuenta, hoy quisiera proponer, pensar un poco en la agroindustria, la cual, como actividad económica, ustedes lectores saben, comprende la producción industrialización y la comercialización de los productos agropecuarios, forestales y muchos otros recursos naturales. Este sector implica también agregarles valor a productos no solo de agroindustriales sino también silvicultores y la pesca, y en el Perú, repito, los sistemas adaptativos de las regiones, como lo hemos analizado en artículos anteriores, presenta un escenario muy favorable para el fortalecimiento real de lo comentado.

Además de poder aumentar y retener valores agregados de la producción campesina, de articular cadenas agroindustriales y poder generar empleo y hasta exportaciones se destaca el hecho de que se permite prolongar la vida útil de los productos, pudiendo distribuirlos y comercializarlos de forma adecuada a nivel nacional como también internacional, y bueno, genera empleo y contribuye al desarrollo y crecimiento económico. 

Sin embargo, hay algo muy importante que debemos tomar en cuenta y que nos permite desarrollar de mejor manera el concepto de agroindustria, considerando una división clásica de las actividades económicas, que maneja tres sectores de producción y que están estrechamente relacionados, permitiendo su análisis dar cuenta de este detalle. Existen de manera clásica tres sectores, el sector primario, el secundario y el terciario.

Con el primero mencionado tenemos una larga y ancestral convivencia, pues el sector primario está destinado a obtener materias primas de los recursos naturales, como por ejemplo los alimentos que se consiguen con la pesca, agricultura y ganadería que forman parte del primer eslabón de la cadena productiva. La obtención de materias primas es el rasgo característico de este primer sector,  que comprende justamente el aprovechamiento de los recursos agrícolas, pecuarios, pesqueros, forestales etc., rubros que aglutinan un gran sector y proveen de vida a un gran número de pobladores a nivel de la costa y de la región propiamente andina, tendiendo un puente, nos permitiría avistar lo que venimos escribiendo y es el fortalecimiento del sector secundario comprende las actividades económicas destinadas a la transformación de las materias primas, es decir, la industria y la construcción y  tendría que ser el encargado también de procesar estas materias primas para que puedan ser consumidas, utilizando maquinaria y tecnologías apropiadas, coadyuvando al desarrollo de los espacios involucrados. Luego el sector terciario agrupa todo el tema de servicios en general, entre ellos destacan el transporte, las comunicaciones, el comercio, el turismo, la sanidad etc. La importancia de los servicios depende del grado de desarrollo de un país. Otro tema.

Tags:

Agroindustria

Mas artículos del autor:

"Entre la dependencia y la autogestión"
"El freno de un desarrollo social"
"Revitalizar la agricultura: No es imposible"
x