MYPES

Como la mayor cantidad de empleos perdidos durante la pandemia eran ocupados por mujeres y jóvenes, el último informe anual “Panorama de las micro y pequeñas empresas en el Perú en 2020” de ComexPerú informa que el 51% de los empleadores dueños de una mype en el país son mujeres que tienen, en promedio, entre 43 y 44 años.

Además, casi la mitad de los empresarios encuestados (49%) por la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) son jefes de hogar, por lo que, una gran parte del ingreso total de estos hogares depende directamente de las ventas y desempeño del negocio.

En el marco del Día Internacional de la Mujer Emprendedora, es oportuno indicar que este liderazgo de las mujeres se ha afianzado en sectores como Comercio y Servicios, que siempre han tenido más participación femenina, pero también se ha incrementado en segmentos tradicionalmente masculinos como Producción.

De acuerdo a este informe, las mypes dedicadas a la producción de bienes se diferencian del sector comercial por su menor porcentaje de mujeres dentro de la fuerza laboral (39%), pero al 2020, el 48% de las mypes dedicadas a la producción de bienes o la extracción de materias primas ya son dirigidas por mujeres. En este segmento, la edad promedio de los empresarios ronda los 45 años.

Tiempo dedicado a emprender

En la misma línea, la encuesta “Emprendedores en contexto Covid-19” de Datum Internacional encontró a fines del año pasado que la cifra de mujeres que tienen un emprendimiento se ha duplicó en cuestión de meses, pasando de 38% a 63% tras la pandemia.

“El rostro de los emprendedores peruanos antes y durante la pandemia ha cambiado. Mientras que, antes de la pandemia eran los hombres adultos los que iniciaban emprendimientos; durante la pandemia, las mujeres, los jóvenes y personas de bajos recursos han apostado por esta aventura”, indica el informe.

Mientras que el 55% de los más de 1200 encuestados declaró trabajar exclusivamente en un emprendimiento, entre las mujeres, la cifra sube a 63% y llega hasta 69% cuando se considera a las que tienen un empleo y un emprendimiento (compartido).

La mayor parte de estos emprendimientos, según la encuesta, fueron motivados por la necesidad (60%). Las mujeres, personas mayores de 35 años y los de nivel socioeconómico D y E tuvieron mayor necesidad de recurrir a esta alternativa como fuente de ingresos ante la crisis económica y el desempleo.

Por último, se consultó a los emprendedores por la continuidad de sus negocios y el 38% de las mujeres consideró que su emprendimiento es su principal fuente de ingresos y continuará con el mismo después de la pandemia. Un 33% piensa encontrar un empleo y mantener el negocio a flote a la vez. Solo un 22% consideró que dejaría el negocio al encontrar un empleo.

Tags:

emprendimiento femenino, Mujer emprendedora, MYPES

Según la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho), las mypes en el Perú pasaron de ser 6.06 millones a ser 3.11 millones, durante la pandemia. Las cuarentenas, la incertidumbre política, económica y social hicieron que quebrara el 48.8% de las micro y pequeñas empresas en nuestro país.

A ello se suma otro problema, muchas de las empresas que les compran a las mypes, argumentan que la paralización de proyectos y el menor dinamismo en la generación de ingresos ha hecho que se amplíe el plazo de pago que antes era de 65 días, promedio, a 80. Esto hace que las mypes no tengan liquidez al momento que realmente lo necesitan y no puedan reinvertir ese dinero para su capital de trabajo.

“Hoy muchas pymes no tienen liquidez. Para eso se puso el Reactiva Perú. Sin embargo, debido a la situación actual, la mayoría de pequeñas y medianas empresas nos llaman para que se prorrogue (el pago a Reactiva Perú), porque no se ha normalizado el mercado”, explica Ricardo Márquez, presidente de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), quien agrega que solo un 6% de las microempresas que hay en nuestro país accede al crédito bancario.

Por ello, dicha entidad, sumada a la Plataforma de Gremios de las Mypes y la ‘Coalición de gremios de Servicios’, viene demandando la publicación del reglamento del Decreto de Urgencia 013-2020 que permitirá que el factoring funcione plenamente como alternativa de financiamiento, principalmente para las micro y pequeñas empresas.

¿Qué es el factoring?

Con el factoring las empresas proveedoras pueden adelantar el cobro de sus facturas. Ceden su factura al banco o empresa especializada que les adelanta el pago de la misma a una tasa de descuento. Después la entidad financiera cobra a la empresa compradora de bienes o servicios de la proveedora. Esto permite que las empresas proveedoras (mayormente mypes) tengan liquidez más rápido y pueden cobrar en 8 días y ya no en 65 u 80.

“El factoring ayuda a reducir la brecha de acceso a financiamiento que buscan las micro, pequeñas y medianas empresas mediante sus facturas”, afirmó la viceministra de Mype e Industria del Ministerio de la Producción (Produce), Rosa Balcázar.

El factoring no solo representa un canal alternativo al sistema financiero, sino que es también un mecanismo que permite reducir la tasa de interés por el financiamiento, ya que los niveles de descuento fluctúan mensualmente entre el 0.5% y el 1.5%; representando, además, un mecanismo de formalización, pues las micro y pequeñas empresas deben contar con RUC y factura electrónica para participar en todo el proceso de financiamiento alternativo.

empresa

Brecha pendiente para las empresas

Según la Asociación Peruana de Factoring (APEFAC), el monto acumulado de colocaciones por factoring alcanzó casi 1.500 millones de soles durante la primera mitad de este año. Sin embargo, para Ricardo Márquez asegura que esto no es suficiente para una óptima reactivación económica de las pymes.

“En el Perú no hay factoring. Lo que hay es una confirmación de factura, que es muy distinto. Pero veamos los números: según la Superintendencia de Banca y Seguros, durante este año solo hubo 11 mil operaciones de factoring por 11,400 millones de soles. ¿Qué significa eso? Que en un mundo de 2 millones y medio de empresas solo hay 11 mil operaciones de factoring. Yo creo que para todos es claro de que aquí no hay una voluntad política (de aprobar el reglamento)”, indica Márquez y añade: “El monto negociado y el número de empresas es de los más bajos del continente, pues solo Chile tiene el 12% de su PBI comprometido en operación en apoyo a las micro y pequeñas empresas, mientras que el Perú solo tiene un porcentaje menor del 2%.

¿Un impulso?

La Asociación de empresas de Factoring y la Sociedad Nacional de Industrias estiman que con la publicación del reglamento del DU 013-2020, se lograría atender a más de 30 mil empresas el primer año, llegando a 100 mil en los siguientes. Asimismo, Rosa Balcázar sostiene que es importante que se reglamente dicho decreto, ya que con esto las características del instrumento financiero mejorarían para que las micro, pequeñas y medianas empresas accedan a un financiamiento más ágil y rápido en buenas condiciones por medio de la venta de sus facturas negociables.

Por su parte, Arón Prado, representante de la Plataforma de Gremios de las Mypes, que agrupa a más de 92 gremios de la micro y pequeña empresa nacional, considera que, de no reglamentarse pronto este Decreto de Urgencia, le quedaría poco tiempo de vida a las pequeñas empresas. “Yo creo que máximo dos meses, por no decir inmediato. Hay un buen porcentaje de micro y pequeñas que están en un caos fundamental de liquidez. Es que lo que mueve a una empresa es la liquidez. Sin ella van a cerrar más y más empresas”, advierte.

Tags:

Factoring, mipyme, MYPES, SNI

El presidente de la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (ComexPerú), Juan Fernando Correa, analiza la situación actual de las mypes en el Perú. En 2020 pasaron de ser 6.06 millones a ser 3.11 millones, según la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho).

Del total de mypes activas, 1.6 millones se dedican a actividades de servicios, una caída del 49.6% frente al 2019; 1.08 millones a comercio, una reducción del 47.3%; y 400 mil a servicios de producción.

La reducción del número de empresas provocó además una caída del empleo. En el periodo de 2019 a 2020, el empleo en las mypes disminuyó en 49%, al pasar de 8.7 millones a 4.7 millones de trabajadores. Todo este panorama significó un retroceso de 17 años.

Esta crisis se analizará en la XIV Cumbre Pyme APEC, que se realizará este 1 y 2 de setiembre. Pero antes de conversar sobre esta problemática con Correa Malachowski le consultamos sobre la aprobación del voto de confianza al Gabinete Bellido.

Esta entrevista la realizamos instantes después de darse el voto de confianza al Gabinete Bellido. ¿Cuáles son sus primeras impresiones?

Lo primero es que hay un claro alejamiento de las propuestas electorales. No hay un planteamiento directo de la Asamblea Constituyente ni han hablado del cierre de importaciones o afectar los Tratados de Libre Comercio. También es positivo que el gabinete se ha propuesto retomar el Plan Nacional de Infraestructura que generará inversión y mucho trabajo. Eso ayudará al Perú a seguir desenvolviéndose de manera más productiva y más eficiente. También consideramos positivo el retomar proyectos de infraestructura relativos al riego como Chavimochic III, Majes Siguas II o Alto Piura. Hay una serie de proyectos que sumarían unas 200 mil hectáreas adicionales que podría duplicar la producción de agroexportación y los ingresos del país. La agroexportación podría convertirse en el principal generador de divisas para el país por encima de la minería.

¿Qué temas les preocupan?

Entre los temas que nos preocupan está que no hay una determinación clara de crear medidas sanitarias para que los chicos vuelvan al colegio. El Perú es uno de los pocos países del mundo en que los chicos aún no regresan al colegio. También nos preocupa que no vemos una clara visión internacional de este gobierno ni de este gabinete. Si queremos dar soluciones rápidas a las personas que se han quedado sin trabajo y a las empresas que han quebrado, el foco no solo debe estar en visitar los países de la región. Debemos estar abiertos al mundo. Pensar en Asia Pacífico, que son 2500 millones de personas

Entrando al tema de las mypes. La crisis política, económica y la paralización de actividades por la pandemia hicieron que estas se vieran fuertemente golpeadas

Tenemos una enorme preocupación en cuanto al efecto que ha causado la pandemia en las micro y pequeñas empresas. La Encuesta Nacional de Hogares muestra que en el 2020 cerraron el 48.8% de las micro y pequeñas empresas del país. De 6 millones 300 mil quedaron 3 millones. Más de 3 millones de mypes desaparecieron. ¿Eso qué significa? Que se perdieran 4 millones de empleos.

– Comex refirió que, pese a la reducción del número total de mypes, hubo otro efecto: la tasa de informalidad se elevó.

En situación de emergencia la informalidad se extiende (84.7% de las mypes son informales al no estar registradas en la Sunat). Esto se ha producido por las medidas de encierro dramático que hemos tenido. Al principio de la pandemia pensamos que estaríamos cerrados unas cuantas semanas y ahí se acababa todo. Pero no fue así. Si viene una tercera ola esperamos que el gobierno entienda que con más personas vacunadas y con un sistema más preparado no deberían ser necesarios los encierros. Los encierros han perjudicado a las empresas más pequeñas.

Una de las propuestas del Gabinete Bellido sobre las mypes es que el Banco de la Nación les entregue créditos para su reactivación…

Las mypes se han visto en muchas dificultades de financiamiento. La informalidad hace muy difícil prestarle a una micro y pequeña empresa. El gobierno está planteando que sea el Banco de la Nación quien haga ese trabajo. Yo creo que tenemos un montón de mecanismos como son las cajas, las cooperativas que están en mejor condición de hacer ese trabajo que el Banco de la Nación.

El total de mypes peruanas pasó de 6.06 millones en 2019, a 3.11 millones al cierre del año pasado. La COVID-19 redujo el número de mypes a niveles previos a 2004. Eso quiere decir que hemos retrocedido 17 años ¿Cómo resolver esta situación?

Con actividad económica en varios rubros y con apoyo de financiamiento a cajas municipales, rurales y cooperativas, porque son las cajas las que tienen la posibilidad de estar cerca a las personas y facilitarles el crédito. Pero lo más importante es que haya apertura, apoyo del Gobierno. O sea, una FAE-MYPE renovada. No tiene que ser el Banco de la Nación, pero sí el Estado puede proporcionar créditos de mayor ampliación para facilitar la sobrevivencia de las mypes.

-¿En qué regiones del Perú se encuentran la mayor proporción de mypes informales?

En el mundo de las mipymes la informalidad es del 85%. La informalidad es más grande en la región sur del país. Puno y Huancavelica son regiones con bastante informalidad. Eso responde a aspectos culturales, pero también a que el Estado no da un apoyo completo de servicios y soporte para la actividad económica. Por otro lado, Junín, Huánuco y Lima han reducido su nivel de informalidad.

El 95% de las empresas en el Perú son pequeñas y medianas; y durante la pandemia, las empresas más afectadas han sido las dedicadas a la gastronomía y turismo…

El turismo se debe reactivar rápidamente, obviamente cumpliendo con todas las medidas de seguridad. Pero tenemos que promocionar al Perú como un destino seguro para que los turistas extranjeros que ya están vacunados vengan con confianza. Aumentar el aforo a Machu Picchu. ¿Para qué darle un 20% de su aforo si es un sitio totalmente abierto? Puedes llevarlo a 50%, 60%, o 70% y no pasa nada.

-Comex organizará la XIV Cumbre Pyme APEC donde se analizarán estos temas. ¿Cómo se puede participar de este evento?

Comex es el encargado de desarrollar la XIV Cumbre Pyme APEC. La llevamos adelante con la Asociación Pyme Perú que preside la señora Ana María Choquehuanca, excongresista y exministra. Participarán unas 2500 pymes y el programa se desarrolla el 1 y 2 de setiembre. Las pymes pueden inscribirse en www.cumbrepyme.org. Habrá charlas magistrales, autoridades del gobierno, líderes empresariales y conversatorios para la reactivación.

 

Foto de portada: Tomada del portal Tour Gourmet.

Tags:

ComexPerú, Juan Fernando Correa, MYPES, Pyme APEC

Aunque los pequeños negocios no cuenten con grandes áreas de Marketing o de Relaciones Públicas, las estrategias que estas aplican para mejorar las ventas no son ajenas a las micro y pequeñas empresas (mypes).

Sergio Cuervo, profesor de la Maestría en Marketing de ESAN, rescata que, desde el inicio de sus operaciones, un pequeño negocio se encuentra en contacto con sus proveedores y ellos vienen a ser los primeros relacionistas públicos que podrán dar cuenta de la calidad de los productos y servicios que se ofrecen. De la misma forma, se debe cuidar el trato al cliente.

“La pequeña empresa siempre está buscando generación de ingresos y muchos trabajan en el día a día. Entonces, lo primero es brindar un buen servicio porque la experiencia de un cliente bien atendido puede generar importantes recomendaciones en beneficio de la marca”, observó.

Agregó que existen relacionistas públicos que saben bien cómo trabajar con pequeños negocios planteando estrategias de acuerdo a sus posibilidades, y que la presencia en medios de comunicación también es importante porque son medios gratuitos de gran alcance.

Mediciones y objetivos

Precisó que, a diferencia de las relaciones públicas, la publicidad tiene un fin más comercial y ambas cosas pueden ir de la mano, pero todo depende de los presupuestos que se manejen y tiene que partir de un conocimiento mínimo de quién es nuestro cliente.

“La recomendación que siempre se hace es identificar al cliente, saber ¿para qué compra?, ¿por qué le compra a la competencia y no a mi negocio? Con toda esa información se desarrolla la propuesta de valor porque a través de tus canales no solo vendes, también comunicas”, aseguró.

Comentó que, normalmente, lo primero que los emprendedores hacen en publicidad es difundir su marca en toda plataforma, empezando por sus redes sociales personales. Sin embargo, recomendó que antes de lanzarse con todo en el marketing digital, es importante capacitarse y aprender a medir el resultado de la estrategia aplicada.

Las campañas que se hacen redes también tienen un costo de conversión, entre otros aspectos que se deben medir con cuidado antes de colocar dinero en una campaña, podría ocurrir que alguien se aproveche de la falta de conocimiento.

En resumen, tenga en cuenta que, mientras el objetivo de la publicidad es directamente medible en función a las ventas, el propósito de las relaciones públicas también busca darle promover la marca, mostrarla a la opinión pública y fortalecer las relaciones que se tienen con toda la sociedad, que puede incluir a los clientes, futuros clientes, inversionistas, entre otros.

Tags:

MYPES, relaciones públicas

“El 80% de las empresas peruanas tienen origen familiar”, indica César Cáceres, docente del programa especializado en Retos de la Empresa Familiar de la Universidad de Piura (UDEP). De estas empresas, solo el 30% pasa a la segunda generación.

 

Estas cifras solían darse en un contexto previo a la pandemia por COVID-19. Ahora muchas empresas familiares se encuentran en modo de supervivencia. Expertos de la auditora y consultora KPMG explican que la tendencia en las empresas familiares a mantenerse unidas como equipo en tiempos de crisis las mantiene en una buena posición para resistir el temporal inicial, pero a medida que el mundo se adapte a su nueva normalidad se abre oportunidades para que las empresas familiares continúen prosperando.

 

En ese sentido, KPMG plantea algunos puntos a tomar en cuenta para evaluar la estrategia a largo plazo de un negocio familiar:

 

Mercado posterior al COVID-19

 

En este contexto es posible que tus competidores hayan dejado de operar o decidido moverse hacia nuevas áreas de negocios. También es posible que cambie el comportamiento del consumidor.

 

Considera renovar tu oferta de productos o servicios, o invertir en marketing. Revisa no solo lo que hace tu negocio, sino también cómo se maneja. La planificación de la sucesión es un tema prioritario para las empresas familiares en cualquier momento, pero especialmente en tiempos de crisis e incertidumbre. Este período de cambio puede ser la oportunidad ideal para aportar perspectivas nuevas y frescas en cada área de tu negocio, así como para fortalecer las relaciones internas fomentando la conversación y la participación de todos los miembros de la familia.

 

Estructura financiera

 

Si bien el Gobierno propuso medidas de ayuda a las empresas, es importante revisar los cambios que se necesitará hacer en los cronogramas de pago de préstamos, contratos de proveedores y otros para asegurarse de que su flujo de caja sea adecuado.

 

Evalúa el comportamiento de tus proveedores de financiamiento, inversionistas u otros interesados. ¿Se ​​ha fortalecido, o debilitado tu relación con ellos? Las alianzas son tan fuertes como su desempeño en tiempos de crisis, y es posible que sea momento de reconsiderar algunas de las relaciones de negocios.

 

Riesgos en esta crisis

 

Es necesario que las empresas consideren una imagen más amplia de cómo se pueden abordar las debilidades. Revisa si tu empresa depende demasiado de individuos particulares o tiene puntos vulnerables en la cadena de suministro.

 

Recuerda pensar tanto en lo grande como en lo pequeño, habla con tu personal para conocer los problemas que la crisis les ha causado y busca soluciones a largo plazo desde todas las perspectivas. Si bien superar la crisis actual podría ser la victoria más evidente, preparar al negocio para el futuro es el premio mayor.

 

Aprendizaje sobre la cultura

 

Muchas empresas familiares se basan en un propósito compartido que impulsa los valores de su empresa. En tiempos de crisis y cambio, esto se pone a prueba. La familia debe reflexionar sobre si es necesario repensar sus objetivos y su visión, o si están alineados y realmente vigentes en todos los niveles del negocio.

 

Un desafío importante será mantener al personal comprometido y motivado, aunque operen a distancia. Es crucial asegurarse de que los trabajadores estén informados a diario y que tanto la actividad principal, como las iniciativas de salud y seguridad y los programas de capacitación sigan siendo relevantes y sostenidos en el tiempo.

Tags:

Emprendimiento, MYPES, Negocio familiar, Pandemia

En el mes de octubre, una de las medidas para reactivar la economía fue destinar S/. 988 millones en compras estatales para beneficiar a 13 000 micro y pequeñas empresas (mypes) y para el próximo año, según lo expuesto en el Congreso por el ministro de la Producción, José Luis Chicoma, se dispondrá de S/. 600 millones para apoyar a 6 000 mypes.

Si bien habrá una reducción en el apoyo vía compras estatales, Juan Carlos Mathews, exviceministro de Mype e Industria, precisó que los planes de inversión pública como Arranca Perú, para el que se han destinado S/. 3 268 millones, también tendrán un efecto positivo indirecto.

“Cuando se habla de reactivar programas de infraestructura, esa inversión arrastra la participación de mypes. El 2020 es un año difícil, pero si se compara con la recesión de 1988 o de años anteriores, esta vez saldremos más rápido de la crisis y el próximo año se debería revertir la tendencia”, estimó.

Indicó que el principal problema de las micro y pequeñas empresas es el mercado, y en una situación como la actual, donde el consumo interno se ha contraído, el Estado es un comprador muy relevante para las mypes, que podrían tener más programas de financiamiento.

“Con que se le compre a la empresa, se le está dando una ayuda espectacular. El segundo problema que tiene la mype es el financiamiento. Entonces, sí creo que el Estado como garante solidario puede seguir ayudando a la mype. Ese tema de la garantía solidaria sí lo mantendría para que el financiamiento sea más fluido y a tasas competitivas”, comentó.

 

Ajustes requeridos 

En el caso del programa Compras MYPErú, Dalila Gamarra, presidenta del Comité de la Pequeña Industria (COPEI) de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), recordó que estas convocatorias han sido gestionadas por Foncodes, a través de los núcleos ejecutores, y que al inicio funcionaron bien, pero muchas mypes no han podido aplicar.

“El requerimiento de proveerse de otras empresas que también postulan como proveedores, les encarece el producto. Además, hay un monto que reciben de adelanto, pero la aprobación es un trámite que demora y como se trabaja con un cronograma, si no llegan a la fecha de entrega, las empresas son castigadas. El problema es que las mypes viven el día a día y no tienen el capital suficiente para demorarse en cobrar”, explicó.

Teniendo en cuenta que las mypes no tienen tanta liquidez, aseguró que han pedido en varias oportunidades que las empresas de factoring acepten las facturas del Estado. También consideró que se podría dar algún otro programa de créditos garantizados porque algunos sectores ya estaban en crisis antes de la pandemia.

“Lo bueno es que tienen la experiencia, la maquinaria y la capacitación que, durante el periodo de paralización, ha sido diaria. En un tiempo normal de repente no se hubieran dedicado a capacitarse. Ahora, el riesgo de que queden fuera del engranaje de innovación y tecnología ha aminorado. Las mypes están conscientes de que eso las hará más sostenibles y competitivas”, sostuvo.

Tags:

Estado, MYPES, Reactivación
Página 2 de 2 1 2
x