Formas de resolver los conflictos laborales presencialmente y a distancia

Al margen de los conflictos que surgen por algún tema legal y que requieran alguna medida de conciliación, siempre existen inconvenientes menores entre colegas de trabajo que pueden superarse con una comunicación adecuada. Para Sonia Igei, socia de Focus Gestión Humana, la distancia del trabajo remoto puede acentuar, en algunos casos, estas diferencias. “En el tema presencial podíamos notar cuando había un problema porque veíamos el lenguaje no verbal. Ahora es mucho más difícil notarlo. Además, se están perdiendo muchos espacios informales para conversar con los compañeros. Entonces, se espera generar estos espacios y que el jefe se preocupe también por cómo se encuentran los trabajadores”, explica. En todos los casos, considera que es necesario hablar del problema para evitar que este crezca y, de ser posible, seguir realizando reuniones de retroalimentación. “Se pueden hacer encuestas de clima laboral o simplemente recoger la información de cómo están trabajando desde casa y lo que necesitan. Es importante escuchar las expectativas de los colaboradores”, aconseja. Estrategias para llegar a buen puerto En un artículo de Indeed, el motor de búsqueda laboral, también se considera que existen al menos cuatro pasos para resolver apropiadamente un conflicto: definir el problema, identificar las alternativas de solución, evaluar las soluciones y seleccionar una. Aunque parezca sencillo, definir el problema muchas veces es complejo porque puede tratarse de varios problemas a la vez. El primer paso, de acuerdo al portal, es separar los hechos de las opiniones en cada conflicto que surja. Lo siguiente es analizar las políticas y los procedimientos de la empresa, y después, hay que conversar con los miembros del equipo involucrados para recopilar más información. “Piense en todas las formas posibles de resolver el problema existente. Invite a todos los afectados a plantear sugerencias y consulte a aquellos que puedan tener más experiencia con el tipo de desafío que está experimentando. También puede utilizar encuestas y grupos de discusión para generar ideas”, refiere. Una vez que tenga algunas soluciones sobre la mesa, se recomienda evaluarlas considerando todos los aspectos, por ejemplo, si son alternativas de corto o de largo plazo, o si son propuestas muy coherentes, pero que harán más lento el proceso de solución del problema. “Considere en qué medida una solución cumple los siguientes objetivos: resuelve el problema sin crear otro problema, es aceptable para todos los involucrados, es práctica y fácil de implementar, se ajusta a las políticas y procedimientos de la empresa”, precisa. Resolver y tomar estas decisiones con naturalidad tiene que ver con habilidades bien valoradas en el mercado laboral como la creatividad, el pensamiento analítico o la predisposición para escuchar a los demás.

 

Al margen de los conflictos que surgen por algún tema legal y que requieran alguna medida de conciliación, siempre existen inconvenientes menores entre colegas de trabajo que pueden superarse con una comunicación adecuada. Para Sonia Igei, socia de Focus Gestión Humana, la distancia del trabajo remoto puede acentuar, en algunos casos, estas diferencias.

“En el tema presencial podíamos notar cuando había un problema porque veíamos el lenguaje no verbal. Ahora es mucho más difícil notarlo. Además, se están perdiendo muchos espacios informales para conversar con los compañeros. Entonces, se espera generar estos espacios y que el jefe se preocupe también por cómo se encuentran los trabajadores”, explica.

En todos los casos, considera que es necesario hablar del problema para evitar que este crezca y, de ser posible, seguir realizando reuniones de retroalimentación. “Se pueden hacer encuestas de clima laboral o simplemente recoger la información de cómo están trabajando desde casa y lo que necesitan. Es importante escuchar las expectativas de los colaboradores”, aconseja.

Estrategias para llegar a buen puerto

En un artículo de Indeed, el motor de búsqueda laboral, también se considera que existen al menos cuatro pasos para resolver apropiadamente un conflicto: definir el problema, identificar las alternativas de solución, evaluar las soluciones y seleccionar una.

Aunque parezca sencillo, definir el problema muchas veces es complejo porque puede tratarse de varios problemas a la vez. El primer paso, de acuerdo al portal, es separar los hechos de las opiniones en cada conflicto que surja. Lo siguiente es analizar las políticas y los procedimientos de la empresa, y después, hay que conversar con los miembros del equipo involucrados para recopilar más información.

“Piense en todas las formas posibles de resolver el problema existente. Invite a todos los afectados a plantear sugerencias y consulte a aquellos que puedan tener más experiencia con el tipo de desafío que está experimentando. También puede utilizar encuestas y grupos de discusión para generar ideas”, refiere.

Una vez que tenga algunas soluciones sobre la mesa, se recomienda evaluarlas considerando todos los aspectos, por ejemplo, si son alternativas de corto o de largo plazo, o si son propuestas muy coherentes, pero que harán más lento el proceso de solución del problema.

“Considere en qué medida una solución cumple los siguientes objetivos: resuelve el problema sin crear otro problema, es aceptable para todos los involucrados, es práctica y fácil de implementar, se ajusta a las políticas y procedimientos de la empresa”, precisa.

Resolver y tomar estas decisiones con naturalidad tiene que ver con habilidades bien valoradas en el mercado laboral como la creatividad, el pensamiento analítico o la predisposición para escuchar a los demás.

Mas artículos del autor:

"¿Cómo se mejora la experiencia de venta con los pagos digitales?"
"4 pasos para registrar mi marca en Indecopi"
"¿Cómo afecta la carga laboral excesiva a la creatividad?"