Mauricio Saravia - Sudaca.Pe

Hagan sus apuestas: Este es el real inicio de la campaña

Oficialmente comenzó el baile. ¿Quiénes serán los reyes o las reinas, quienes lleguen al baile final? Está difícil de saber hoy. Pero la encuesta de IEP hoy nos permite conocer mejor un panorama que sentimos trae más luces que sombras. Aquí algunas ideas para descifrar

Con un escenario político que todas las semanas nos regala escándalos, es poco probable que la nube de indecisos se aclare pronto. La tercera parte de la población o no votará por nadie o está manifiestamente indeciso (no sabe aún). No es una población homogénea. Son los NSE más bajos, el sector rural y las mujeres los que en notoria mayor proporción hoy no eligen alguna alternativa. Su convencimiento -o parte de este- puede ser determinante para esta elección. En el siguiente cuadro se ve esta diferencia:

 

¿AP realmente crece? ¿En qué segmentos?

 

Lescano es la sorpresa. El hit del verano. Cómo ha podido aglutinar. ¿Pero es Lescano o Acción Popular (AP)? ¿Qué tan lejos está de otros momentos? Pues nos dimos una sorpresa bien grande. Fuimos a ver cómo andaba AP, el mismo partido y símbolo por el que Lescano postula, en la elección pasada. En marzo, ya con los candidatos definidos, Ipsos colocó a Barnechea con 12% de intención de voto. Claro, estaba Keiko disparada y PPK empezaba a destacar como segundo. Pero allí estaba, tercero con 12%. Hicimos un comparativo de sus bolsones:

Ergo, en el 2016 el 12% te ponía tercero. Hoy, en el 2021, te podría poner muy cerca de Palacio. Salvo lo que significó Barnechea en el AB y el arrastre de Lescano en el sur hoy, grandes diferencias no hay tampoco.

 

Antiguas rivales

Hay segmentos que son compartidos por Mendoza y Fujimori que hacen que cada vez más esas candidaturas se peleen por el mismo espectro. Sus perfiles hablan de lo coincidentes en algunos aspectos. Salvo en algunas geografías, las distancias son mínimas:

El voto cruzado

¿Te horroriza el Congreso actual? ¿El anterior? Tendremos uno similar si las cosas no cambian. Una presidencia sin mayoría en el Congreso y un Parlamento fragmentado es lo que nos espera: 62% de voto cruzado. Salvo AP, ninguno de los partidos del pelotón de avanzada es significante en votación al Congreso. El Frepap tiene 8% de intención de voto. Valen las marchas y las protestas. Pero hay una responsabilidad más grande, la del voto coherente.

 

Vizcarra sigue siendo Midas para Somos Perú y lo mete en el Congreso. Ni Mendoza, ni Lopez Aliaga ni Forsyth hoy son candidatos que arrastren votos parlamentarios. Por el contrario, el voto morado es claramente un voto parlamentario antes que uno presidencialista. Empecemos a prestar atención a esto:

 

Entonces, poco aún definitivo, pero ya hay cosas que se hacen evidentes:

 

  • 1. Lescano y Acción Popular conviven en un espacio casi natural para la agrupación que representa. Hace 5 años estaban igual, pero no primeros. He ahí la diferencia.
  • 2. Los indecisos, en particular las mujeres, de zonas rurales y de NSE bajos, pueden ser factores de definición. Mirando esos segmentos, sí es posible que Lescano ya asome a su techo, igual que López Aliaga. Para crecer, Mendoza y Fujimori.
  • 3. El Partido Morado peleará la más alta representación en el Congreso, pero su candidato no prende. Interesante metáfora. Aún es tarde. Contrario a lo que se cree pensamos que no. Esa diferencia de votación puede esconder un voto oculto pro Guzmán y además, ha iniciado tarde su campaña por el COVID. Veremos como sigue.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Mas artículos del autor:

"Wetiko y el cuerpo de Abimael"
"Nadie sabe para quien trabaja"
"Lo que quiere la gente"