Estrés laboral

¿Qué pueden hacer las empresas para manejar el estrés laboral durante la pandemia?

El trabajo remoto que no da descanso, el peligro de contagiarse si se acude a la oficina o tener que lidiar con problemas familiares mientras se trabaja en casa aumentan los niveles de estrés de los empleados. Lo que no puede hacer una empresa es ignorarlo.

El trabajo remoto que no da descanso, el peligro de contagiarse si se acude a la oficina o tener que lidiar con problemas familiares mientras se trabaja en casa aumentan los niveles de estrés de los empleados. Lo que no puede hacer una empresa es ignorarlo.

Durante la pandemia, con el temor al contagio y los problemas del entorno familiar, los trabajadores se enfrentan a una nueva realidad laboral que les puede generar estrés. Para gestionar mejor estas emociones, Marleny Fabián, psicóloga organizacional y docente de Psicología de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), explica que es importante que las empresas –sin importar su tamaño– tengan un plan de salud mental y puedan identificar las situaciones más complicadas.

“Cuando la estructura organizacional de la empresa se ve modificada, eso se convierte en un estresor. Antes, las estructuras eran más jerárquicas, pero con la tecnología, la estructura es más plana. En esos casos, la adaptación de la persona tiene mucho que ver”, comentó.

En los trabajadores remotos, el aprendizaje de nuevas tecnologías que se incorporan al ambiente laboral constituye una causa más de estrés. En el caso de las personas que acuden al centro laboral, según la especialista, el distanciamiento corporal también afecta mucho porque se pierde el contacto social y emocional.

“Cuando se trabaja desde casa, la relación de trabajo se ve afectada al combinarse con otros ámbitos de la familia. Además, hay un aumento del trabajo a nivel cognitivo. Por eso, en las instituciones la implementación de un plan de salud mental tiene un rol importante”, refirió.

Recordó que al menos 7 de cada 10 peruanos han visto afectada su salud mental durante la pandemia, según estudios preliminares que el Ministerio de Salud dio a conocer en el mes de julio. “Un problema de salud mental es muy distinto a un trastorno, que es cuando la persona funcionalmente ya no está desempeñándose de forma cotidiana”, precisó.

Estrategias para integrar al trabajo

A pesar del distanciamiento físico, Fabián aconsejó continuar con las actividades de integración que se tenían antes, como la celebración de los cumpleaños o tener “pausas activas” que combinen el espacio de relajación con la actividad física. También recomendó emplear la tecnología para estos propósitos, reforzando mensajes de relajación y tranquilidad.

“En vez de solamente mandar tareas por Whatsapp, se puede enviar mensajes al término de la jornada deseando que la pasen bien en el hogar o algún consejo para su bienestar personal, es un mensaje de desconexión y una forma de utilizar la tecnología para recordar a la persona que debe dormir y alimentarse bien”, sugirió.

De esa manera, se logra que la comunicación de la empresa sea un mensaje esperado por el trabajador, y a la vez, una demostración de un liderazgo solidario, que se necesita tanto en las pequeñas como en las grandes empresas.

“A veces no es necesario tener grandes programas, pero sí tener claridad sobre lo que se puede hacer para lograr que la gente esté bien. En una empresa pequeña y mediana no hay nada mejor que estar cerca del fundador de la institución. Son oportunidades de crecimiento institucional”, agregó.

¿Cómo tratar un problema de salud mental?

Para la especialista, el error más frecuente cuando se presentan signos de agotamiento o estrés es rechazar estos sentimientos o negarlos, a pesar de lo común que se están volviendo los problemas de salud mental en la sociedad. “No se trata de eso, sino de comprenderlos y gestionarlos para mantener nuestro equilibrio hacia dentro”, señaló.

En estos casos, pidió que las empresas se encarguen de brindar ayuda. Por ejemplo, activar el seguro médico del trabajador o tener a la mano un directorio de centros de atención cercanos al lugar del trabajo o el domicilio para derivarlos, si así lo requieren.

“Si el dueño o el jefe me dice que esto no está mal, que puedo ir a buscar ayuda, entonces no voy a aparentar que no hay problema. Es una forma también de quitar el estigma de que no se necesita ayuda. A veces la persona no tiene directamente el trastorno de salud mental, pero sí está en el entorno familiar”, aseguró.

A la larga, consideró que todos estos esfuerzos por mejorar las condiciones de trabajo redundan en la sostenibilidad del negocio, pues las personas son el capital más importante dentro de cualquier organización.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Estrés laboral

Mas artículos del autor:

"Coaching: ¿Cómo superar la inseguridad personal?"
"5 ventajas de formarse profesionalmente en una Startup"
"Emprendedor: ¿Qué tener en cuenta para exportar a EEUU?"