Juan Carlos Tafur

Cambio de guion y de actores

“La derecha congresal y la derecha callejera no han podido lograr sus objetivos vacadores y, peor aún, no han logrado movilizar conciencias democráticas a favor de ello”

La lucha contra la supervivencia de un régimen destructivo como el de Castillo no puede seguir siendo patrimonio de la derecha congresal y mucho menos de los ultramontanos que organizan marchas anticomunistas con fallida convocatoria.

Tiene que haber un cambio de protagonistas y un cambio de argumento motivador. El centro tiene que hacerse presente en esta crítica coyuntura. Y no nos referimos a Acción Popular, Alianza para el Progreso, Somos Perú o Podemos, que han demostrado, en los hechos, no actuar en función de principios unificadores (como se ha visto en la votación por la vacancia). Pensamos, más bien, en los morados fuera del Parlamento, liderados por Francisco Sagasti, en el partido del Buen Gobierno de Jorge Nieto o en Confluencia Perú, agrupación de colectivos entre los que destaca el de Carlo Magno Salcedo. O en personalidades como Salvador del Solar, Pedro Cateriano, etc.

La derecha congresal y la derecha callejera no han podido lograr sus objetivos vacadores y, peor aún, no han logrado movilizar conciencias democráticas a favor de ello, a pesar de que las encuestas reflejan que hay un ánimo ciudadano mayoritario favorable a esa postura.

El problema radica en quiénes son los convocantes, en primer lugar, y, en segundo término, en el telón ideológico que despliegan, que abiertamente pasa por un retorno al statu quo partidario tradicional, que la mayoría rechazó en el último proceso electoral y aún sigue rechazando.

Tiene que haber un discurso de oposición a Castillo que a la vez proponga el cambio y plantee reformas estructurales, que dé aliento a la ciudadanía y esperanza de que sí es posible y factible hallarle una salida a la crisis espantosa por la que estamos transitando.

Debe hacerse convocante. No se puede excluir a la derecha del tema, pero no se le puede dejar el liderazgo monopólico, porque claramente ha demostrado que carece del olfato político y la pericia callejera para lograr su cometido. Al ampliarse esta convocatoria al centro, cabe, inclusive, que sectores de la izquierda puedan acercarse sin remilgos y aportar su activismo callejero (¿cree alguien, por ejemplo, que No a Keiko va a marchar junto a las cruces de Borgoña?).

Si esta amplitud de convocatoria y mensaje no se producen, Castillo seguirá saliendo triunfante, a pesar de su terrible medianía política, de los embates de una oposición dedicada a dar palos de ciego.

Tags:

Congreso, Pedro Castillo

Mas artículos del autor:

"La izquierda debería estar a favor del adelanto"
"Un Congreso de espanto"
"¿Gánsters al poder?"
x