Juan Carlos Tafur

Castillo ha hecho abandono de funciones

“Castillo ha olvidado que es jefe de Estado, no un “sindicalista básico” empeñado en salir bien librado de las desventuras judiciales en las que se ha metido él mismo con su desprolijidad e inmoralidad gestora. Tenemos un presidente que en la práctica ha hecho abandono de sus funciones”

Resulta venal que el abogado del presidente Castillo solicite la inhabilitación y sanción del coronel PNP Harvey Colchado, integrante del equipo especial conformado por la Fiscalía de la Nación para investigar precisamente los eventuales delitos que pueda haber cometido el presidente en el ejercicio de sus funciones.

Muestra con claridad evidente que el primer mandatario anda desvelado por frustrar los procesos investigatorios a los que está sometido y que ya han arrojado suficientes luces sobre su insolvencia moral y vínculos con actos corruptos (si no tuviera la investidura presidencial, Castillo hace rato ya estaría con prisión preventiva).

No hemos sido testigos antes de esta situación política tan deleznable, un gobernante dedicado a encubrirse judicialmente antes que preocupado por los menesteres propios del quehacer gubernativo que le corresponderían. Imaginamos que el presidente pasa más tiempo con sus abogados que coordinando políticas de gobierno con sus ministros.

El resultado es evidente. No hay norte en el gobierno. Es bochornosa la falta de coordinación y nos lleva a ver, por ejemplo, a un ministro de Economía, como Kurt Burneo, lanzando un ultimátum público de que si se sigue abundando en medidas populistas (de bonos y rebajas impositivas), él tendría que verse obligado a renunciar. Es inaudito que algo así ocurra en el seno de un gobierno y pone en evidencia que la comunicación interna está claramente rota, y en este caso entre uno de los ministros más importantes del gabinete con el primer mandatario.

El gobierno es un desmadre absoluto. Cada ministro hace -y, sobre todo no hace- lo que buenamente puede, sin el respaldo presidencial suficiente para que sus iniciativas lleguen a buen puerto. Lo que es más grave, resulta evidente que el presidente ni siquiera sabe lo que sus ministros hacen y ni le interesa. Él está más preocupado por la Fiscalía de la Nación que por sus responsabilidades administrativas.

Castillo ha olvidado que es jefe de Estado, no un “sindicalista básico” empeñado en salir bien librado de las desventuras judiciales en las que se ha metido él mismo con su desprolijidad e inmoralidad gestora y que actúa solo en función de presionar, política, mediática y socialmente a los que él considera los responsables de su desgracia (Congreso, medios de comunicación, Fiscalía de la Nación y Poder Judicial). Tenemos un presidente que en la práctica ha hecho abandono de sus funciones.

Tags:

Fiscalía de la Nación, harvey colchado, Presidente Castillo

Mas artículos del autor:

"Ejecutivo-Legislativo: una dupla destructiva"
"Un Congreso lamentable, que solo tiene una salida"
"Lima cada vez más horrible"
x