Pie Derecho

Mala reacción gubernativa

“Son ya varios los hechos que muestran cierta inoperancia reactiva por parte del gobierno ante crisis mayores o menores. Sea por temas comunicacionales o actitudes fácticas”

Son ya varios los hechos que muestran cierta inoperancia reactiva por parte del gobierno ante crisis mayores o menores. Sea por temas comunicacionales o actitudes fácticas, deja pasar o comete groseros errores que revelan una entraña ineficaz por parte del régimen.

Protestas sociales.- parecen haber cogido por sorpresa al gobierno. No supo qué hacer. Ni siquiera entendió por dónde venía la mano. Exacerbó la respuesta represiva dejando al libre albedrío a las fuerzas armadas y policiales, con los resultados mortales por todos conocidos. A posteriori, no sabe cómo manejar el posconflicto y en el caso de Puno, que aún continúa levantado, no sabe cómo proceder. No hay una estrategia de diálogo, no hay identificación de actores sociales, ni siquiera parece haber una estrategia de inteligencia para detener a los causantes del vandalismo ocurrido.

Yaku y el Niño.- Se sabía de antemano y no se advirtió. No ha rodado una sola cabeza en el Senamhi. Y desatada la tragedia, que hasta hoy continúa en el norte del país, no hay ni siquiera campañas comunicacionales que instruyan a la población qué hacer. Mucho menos hay acciones concretas de gobierno para ayudar a atenuar el problema climatológico, el mismo que claramente escapa a las responsabilidades de ocurrencia del régimen. Pero no hay ni siquiera un comando unificado que actúe sobre la zona para aliviar el problema que afecta hoy a millones de peruanos que no ven cerca suyo ni a un tractor y ni siquiera a una motobomba.

Lavado de activos.- Han reaparecido múltiples denuncias, con testigos y todo, de los manejos financieros oscuros del entorno de la presidenta Boluarte durante la campaña electoral. No hay nada nuevo, en verdad, todo ya fue propalado por Willax y particularmente por el programa Beto a saber, desde hace más de un año, y en su momento no mereció mayor cobertura de la prensa que hoy amplifica las denuncias, pero, a pesar de ello, se esperaría de parte de la primera mandataria que sepa armar un conjunto de respuestas claras. Ya por lo pronto, le han abierto rápidas acciones fiscales, que en su momento no se las abrieron -dicho sea de paso-, y frente a lo que parece un cargamontón interesado en bajarse a la presidenta del cargo que ocupa, se esperaría mayor solvencia política para afrontar dicha andanada.

Tags:

Gobierno

Mas artículos del autor:

"El ejemplo de Milei"
"El populismo que se viene"
"Si no es Antauro será otro"
x