Pie Derecho

Mensaje ilusorio de otra Dina

“Se trata de darle un nuevo impulso al país y que no caigamos en la resignación de que se vienen tres años de desesperante medianía e indolencia gubernativa y congresal”

Desde los tiempos en los que los 28 de julio atizaban la incertidumbre en las épocas del primer alanismo, donde el gobernante aprovechaba la ocasión para agitar el avispero, los siguientes mandatarios han optado por hacer de este trance uno anodino y recopilatorio de eventuales logros.

Para la democracia, es mejor que así sea y que la incertidumbre disminuya, pero en esta ocasión, nos haría bien que la presidenta Boluarte se salga del libreto y sorprenda dentro de algunas horas con lo que su Premier ha anunciado será un mensaje “potente”. Algunas humildes expectativas al respecto.

1.- Que se reconozca responsabilidad política por los muertos ocasionados por la brutal represión policial y militar de diciembre y enero pasado, y se anuncie la destitución y puesta a disposición de la justicia de todos los responsables directos o indirectos de lo sucedido. Ello, acompañado de un pedido de perdón empático con los deudos de las víctimas a quienes se les acompañará con un proceso de reparaciones. Nunca será tarde para hacerlo.

2.- Que se llame a los empresarios a invertir garantizando seguridad jurídica y sensatez macroeconómica (monetaria y fiscal). Debe romper la inercia de la inversión privada. No hay “Punche Perú” que sirva si los empresarios privados no meten la mano al bolsillo, y si no lo hacen es por la crisis política, porque las condiciones económicas y comerciales están allí, prestas para la dinámica capitalista. Así sea una estabilidad mediocre como la que sufrimos, basta esa certeza de que no habrá saltos al vacío para que la confianza empresarial haga que los capitales fluyan y se recupere el crecimiento económico, con la concomitante generación de empleo y reducción de la pobreza.

3.- Que se la juegue por alguna reforma estructural o de segunda generación. Si es por un par mejor. Allí están a la mano varias: la reforma político-electoral; la revisión del proceso fallido de regionalización; la defensa de la reforma universitaria; la agresiva puesta en marcha de una reforma de la salud pública; el inicio del largo proceso de una reforma del Estado, manejada profesionalmente; la puesta en práctica de una estrategia global, afiatada, ética y eficaz de una cruzada nacional en favor de la seguridad ciudadana, uno de los problemas que la ciudadanía siente más acuciantes.

4.- Que vuelva a presentar un proyecto de ley para que se apruebe la reforma constitucional que permita el adelanto de elecciones. No se trata tan solo de un saludo a la tribuna sino de una necesidad política. Tres años de estabilidad mediocre es una bomba de tiempo que mientras más dure mayor capacidad explosiva puede alcanzar. Se trata de darle un nuevo impulso al país y que no caigamos en la resignación de que se viene un trienio de desesperante medianía e indolencia gubernativa y congresal.

Tags:

Adelanto de elecciones, Anuncios políticos, Mensaje presidencial, Presidenta Boluarte, Reformas estructurales, Responsabilidad política

Mas artículos del autor:

"El ejemplo de Milei"
"El populismo que se viene"
"Si no es Antauro será otro"
x