Juan Carlos Tafur Portada

Contra el nuevo golpe

“Hay que desactivar con inteligencia política el nuevo golpe que el castillismo y sus cómplices en la izquierda quieren perpetrar contra la democracia. Porque esta es una protesta golpista y antidemocrática”

Se viene una batalla de resistencia social, a propósito de la huelga nacional indefinida acordada por varias organizaciones sociales del sur peruano a partir de mañana 4 de enero.

La misma, por supuesto, no va a estar exenta de actos de violencia y vandalismo y no se limitará a marchas o mítines políticos, como normalmente se debiera esperar de este tipo de manifestaciones. Los radicales extremistas y las mafias del narcotráfico y la minería ilegal, van a aprovechar para sembrar el mayor caos posible, en aras de incendiar el país, con bloqueos de carreteras, ataques a las fuerzas del orden, incendio o toma de locales públicos y privados.

Frente a ello, se requiere de una estrategia policial inteligente. Contención, en primer lugar, pero además, inmediata detención a los revoltosos y procesamiento judicial correspondiente. Solo en casos que se rompa el Estado de derecho o se ataque a las propias fuerzas del orden, represión con las armas que la ley permite.

El gobierno no puede pisar el palito de la lógica violentista que lo que quiere es que haya más muertos, para utilizar ello como munición política contra el gobierno y precipitar el final de su mandato.

Los reclamos del pliego presentado por las organizaciones sociales son incumplibles e inviables. Apenas, en el mejor de los casos, se podrá adelantar un poco las elecciones, pero lo demás es radicalismo ideológico demagógico para llevar cualquier negociación a punto muerto. Claramente, los que protestan no quieren diálogo ni soluciones razonables. Solo buscan que la violencia se desate y se genere un estado de zozobra tal que precarice al régimen.

Dina Boluarte tiene que ser muy enérgica y a la vez serena respecto de lo que se viene. No es broma. No es una protesta social normal. Hay una lógica desestabilizadora y política detrás de la ciudadanía que, más allá del pliego de reclamos, se suma a la protesta porque acumula décadas de resentimiento frente a las políticas públicas del Estado peruano.

Hay que desactivar con inteligencia política el nuevo golpe que el castillismo y sus cómplices en la izquierda quieren perpetrar contra la democracia. Porque esta es una protesta golpista y antidemocrática, por más razones sociológicas que, en muchos casos, pueda haber detrás.

Tags:

Democracia, Gobierno peruano, Izquierda, Pedro Castillo

Mas artículos del autor:

"La izquierda debería estar a favor del adelanto"
"Un Congreso de espanto"
"¿Gánsters al poder?"
x