Juan Carlos Tafur

Vergonzosa oposición

“El papelón monumental que hizo la oposición en la presentación del indefendible ministro de Salud es solo un botón de muestra del efecto que ha producido el pánico de que Castillo se anime a proponer elecciones adelantadas”

Son solo fuegos de artificio los que la derecha opositora exhibe frente al gobierno. Juegan a la vacancia, no la quieren en el fondo porque ella implicaría el riesgo de que se produzca una situación en la que tendrían que irse todos, y resulta evidente que ese escenario de pérdida quincenal, nuestra enhiesta oposición no está dispuesta a aceptarlo.

El papelón monumental que hizo la oposición en la presentación del indefendible ministro de Salud es solo un botón de muestra del efecto que ha producido el pánico de que Castillo se anime a proponer elecciones adelantadas y poner al Congreso contra la pared.

Ni siquiera la eventual recomposición del eje castillismo-caviarismo, a partir del indulto a Fujimori, consolidará a las fuerzas de la derecha. Me atrevo a creer que ni aun si apareciese una prueba contundente de corrupción del presidente, la oposición sería capaz de conseguir los 87 votos necesarios para la entonces justificada vacancia por incapacidad moral. Es una oposición ficticia, de juguete, una impostura.

Y lo grave, en términos políticos, es que ello ya lo olfateó el gobierno. Ya sabe que no corre ningún riesgo político y que, en consecuencia, puede seguir destruyendo el Estado sin rubor ni empacho. Queda claro que ya no lo anima ningún ánimo reformista de izquierda sino solo el afán de copamiento del aparato estatal y el disfrute de las canonjías que ello le permite. La corrupción desatada, monda y lironda, al por mayor y al menudeo.

Serán cuatro años y cuatro meses más de sufrimiento nacional, de colapso de las políticas públicas, de dinamitación del Estado por dentro, de evaporación de cualquier excelencia administrativa y, por ende, de sembrío para que el 2026 vuelva a aparecer un candidato disruptivo que denuncie la anomia ciudadana que tal deterioro generalizado va a producir.

Y la derecha, torpe y miope que tenemos, no es capaz siquiera de darse cuenta de ello, que mientras más perdure el statu quo, peores serán sus posibilidades de un triunfo electoral en la próxima justa presidencial. El camino del declive general, la consolidación de un Estado fallido, controlado por las mafias informales, será irreversible por un buen tiempo. Y mientras eso pasa, los halconcillos bamba de la derecha seguirán cobrando sus jugosos emolumentos en el palacio Legislativo. Una real vergüenza.

Tags:

Congreso, Oposición, Vacancia

Mas artículos del autor:

"El Atila de Chota"
"El trío tempestad de la derecha"
"El pacto turbio Castillo-Cerrón"
x