house of esteras-JAIME FERRARO

Familiares domésticos

Mientras me acercaba a la puerta del hermoso edificio sanisidrino pude escuchar parte del diálogo que sostenía el portero con un señor que cargaba dos pesadas bolsas de tierra y parecía estar esperando a que lo dejaran pasar.

  • Lo siento amigo, nadie me ha dejado dicho nada no lo puedo dejar pasar
  • ¿No te han avisado? Pero hermano, yo trabajo acá hace ocho años, me ves todas las semanas, si no entro las plantas de la señora se van a morir…
  • Lo siento amigo, son las reglas….. ¡Buenos días caballero pase usted! – Me dijo el mismo portero mientras me indicaba el camino hacia el ascensor con su mano derecha.
  • Voy donde la Señora Madeleine, no sé qué piso es… – Le respondí
  • No se preocupe, ahora mismo aviso para qué lo jalen, ¿su nombre?
  • Jaime
  • Perfecto don Jaime, pase no más

Subí al ascensor y mientras esperaba que me jalen continué oyendo la conversación entre el portero y aquel jardinero socialmente desubicado que intentaba entrar al edificio.

  • ¿Y cómo a ese señor lo dejas pasar?
  • Es que él es residente
  • Pero si no vive aquí, yo conozco a todos los residentes
  • No, residente de San Isidro, es de la zona…

Unos segundos después se abrió la puerta del ascensor y me encontré frente a una sala muy grande, con un ventanal de fondo con una hermosa vista al Lima Golf.

  • Hello Sir, I’m Norka, this way please – Me dijo la sirvienta que me recibió mientras me llevaba por la sala.
  • Hi Norka, thanks, ¿habla usted español?
  • Sí, pero también en inglés sí prefiere, la Señora nos ha preparado para recibir a todo tipo de visitas… un momento – Dijo la sirvienta mientras se señalaba el oido derecho en el que llevaba un solo airpod. – Yes Madame, el joven está acá conmigo, si señora ya le expliqué lo de los idiomas, parece que prefiere en castellano, si, la chica de Don Hernando está esperándonos en el living de servicio… si, no se preocupe, usted quedará regia, like a lady señora.
  • ¿Ha venido también la señora que trabaja con Hernando?
  • Si, María, es que don Hernando pensó que ya que yo le hablaré de las virtudes de la señora Maddie, pues sería mejor aprovechar para que María también le mencione las de él, que según comenta María son bastantes, las tiene todas anotadas.

Unos segundos después de atravesar una gran cocina entramos a una pequeña sala en la que estaba María, quien al verme se puso de pie de inmediato, casi que con culpa.

  • Hola María buenos días, espero que no les moleste si grabo la reunión, es para tener registro. – Maria se tocó el oído, donde cargaba ella también un airpod y luego me respondió.
  • Dice que no hay problema joven.
  • Not a problem. – Dijo también Norka – está todo autorizado.
  • Bueno, entonces empezamos, a ver chicas, además del trabajo que les han dado, ¿Cuál creen que ha sido el impacto que han tenido sus patrones en sus vidas?
  • Me first! – Dijo Norka – La señora Madeleine… disculpe un momento – Se llevó la mano al oído, para oír bien y luego continuó – Si señora perdón… Bueno Miss Maddie para mi ha sido una verdadera bendición, de verdad que ha sido un blessing, no solo me ha enseñado para qué sirve cada cubierto, cosa que puedo poner la mesa en cualquier lugar del mundo, sino que además ella se preocupa de verdad por mi, hasta políticamente.
  • ¿Políticamente?
  • ¡Si! Ella por ejemplo se encargó de protestar cuando sacaron esa ley terrible del servicio doméstico…
  • ¿No estaba de acuerdo con la ley usted Norka?
  • No joven James, porque esa ley nos quería dar más dinero sin trabajar más, y eso es injusto para las patronas.
  • Es cierto, el Sr Hernando también me defendió contra esa ley, él protestó con su twitter – agregó María mientras prestaba atención a su audífono. – … Y dice que su tweet tuvo muchísimos likes y de gente super importante.
  • ¿Entonces ninguna de ustedes dos está de acuerdo con que les paguen más?
  • Es que hay formas joven James, así con envidias y comunismo no vamos a salir adelante. Hay varias amigas de Miss Maddie que están viendo si despiden a sus empleadas, porque la economía ya no es la misma, incluso Miss Maddie me dijo que ganando Castillo capaz me iba a tener que botar también, y yo la entiendo.
  • Felizmente eso no ha pasado, sería terrible.
  • Un momento Joven James, Miss Maddie me aclara por interno que eso último ella lo dijo como una broma, que no me iba a botar y que su economía está más fuerte que nunca, que no es en serio…
  • Ok…
  • Sí, dice que just kidding, que ella siempre hace bromas conmigo, es porque tenemos mucha confianza y a mí sus bromas me hacen reír muchísimo.
  • Don Hernando dice que él también hace muchas bromas y que todos siempre se ríen.
  • Bueno, me alegro de que la pasen bien trabajando, espero que hayan podido ahorrar también con lo que les pagan.
  • Si, yo todos mis ahorros le he dado a Miss Maddie para que los mueva en la bolsa, casi siempre va bien, solo una vez perdí todo, pero dice la señora que de a poquitos me lo va recuperando, ella sabe mucho de dinero.
  • Perdón Joven Jaime – Me dijo María – Me comenta el Sr Hernando que si vamos a hablar de manejar portafolios y de economía me dé la palabra, porque él es experto en eso y yo soy su representante.
  • Ok claro, no hay problema, ¿Don Hernando también le ayuda con su dinero?
  • no… Pero me dice que le comente que él siempre me ha dado copias de sus libros, hasta con dedicatoria, pero que yo no los he leído porque prefiero ver programas de espectáculos.
  • Ah ok, ¿Es usted fan de los programas de espectáculos?
  • No, nunca los veo, pero si el Sr Hernando lo dice debe ser por algo, él es un hombre muy educado, sabe mucho, así que él sabrá.
  • Joven Jaime, Miss Maddie me dice que le diga que ella también es super educada, en el extranjero también.
  • ok… Miren, ¿Qué les parece si se quitan esos audífonos y así yo puedo conversar directamente sobre ustedes, Maria y Norka, sin que ellos les digan que decir? – Hubo unos segundos de silencio. Luego Norka empezó a hablar
  • La señora Miss Maddie me dice que mejor no, que ella prefiere que estemos conectadas por si hay alguna emergencia y yo tenga que ir a atenderla.
  • Sí, y Don Hernando me dice que no hay problema con el audífono, que todas lo que tengo para decir lo hemos revisado juntos, incluso con su abogado y que estamos de acuerdo en todo.
  • Miss Maddie es abogada, ella misma ha revisado todo, no ha tenido que llamar a nadie para que se lo haga… – agregó Norka mirando a María con desprecio.
  • Pero es que así no tiene sentido – Dije – Si los que van a hablar son ellos entonces no tiene sentido que me reúna con ustedes, mejor lo hago con ellos directamente y así me dicen cuales son sus propias virtudes con exactitud…
  • Dice Don Hernando que excelente idea, que entonces mejor la próxima semana se toman un traguito los tres y así él le cuenta todo lo que ha hecho por mí.
  • La señora Miss Maddie está de acuerdo, dice que será mejor así todo, sin intermediarios que confundan las cosas, y dice que no es que nosotras siempre vayamos a confundir las cosas, pero que como no tenemos educación universitaria pues tampoco se puede esperar mucho de lo que podamos decir.
  • ¿Entonces la próxima semana me reúno con ellos para que ellos me digan lo que ustedes sienten sobre ellos?
  • Eso mismo – Dijo María
  • Le acompañó al ascensor entonces…

Empezamos a caminar hacia el ascensor y yo me encontraba completamente desconcertado, esta visita había sido un completo fiasco, no entendía como esto iba a ayudar a mejorar la imagen de los pitucos. Estaba perdiendo la esperanza cuando recibí una alerta en mi celular, era mi banco avisando que había recibido un gran depósito acompañado de un mensaje que decía. “Enjoy Çjimmy! See you next week! Hernando”. Debo admitir que me quedé mucho más tranquilo.

To be continued

Tags:

familia, sátira

Mas artículos del autor:

"Los pitucos y el poder… bailar"
"Familiares domésticos"
"“Pitucos unidos never again serán vencidos’"