house of esteras-JAIME FERRARO

“Pitucos unidos never again serán vencidos’

Toqué la puerta cinco minutos antes de la hora, Hernando me había citado a las cuatro de la tarde y yo quise ser puntual. No quería darle al famoso gurú de la economía un motivo extra para hablar de su educación europea y de cómo sus años en Suiza lo hacían un tipo realmente excepcional y admirable, mucho más que cualquiera que yo pudiera conocer.  Me abrió la puerta una empleada vestida con un uniforme impecable, de estilo francés y quien sin mirarme a los ojos me dijo que la siguiera, y que don Hernando me esperaba en su oficina.

  • Sr Ferraro, right on time! Parece usted educado en Europa como yo. ¿Quiere un trago?
  • No gracias
  • Madeleine está por llegar, a ella la cité unos minutos más tarde, pensé que sería mejor que nosotros conversemos un ratito antes, to be on the same page, usted sabe, para discutir algunas cositas between us gentlemen, sin tanta histeria.
  • Suena bien, pero aun no me queda claro para que dos personas tan renombradas como usted y Madeleine quisieran conversar conmigo.

Hernando tocó una campanilla de plata que tenía sobre la mesa. Segundos después entró al despacho otra de las empleadas con traje francés. Hernando golpeó con sus uñas el vaso de vidrio que estaba vacío encima de su mesa y se quedó en silencio mientras ella lo llenaba de agua con una jarra del bar que se encontraba a un par de metros del escritorio.

  • Es muy simple estimado Jaime, el país, nuestro país está en peligro.
  • ¿Con lo del comunismo y eso?
  • Bueno sí, en parte, lo del comunismo es malo, pero no me refiero específicamente a eso.
  • ¿A qué se refiere con esa parte? Hasta donde yo tengo entendido, el comunismo es malo siempre.
  • Me refiero a que el comunismo es malo porque ha traído mucho atraso y pobreza en todos los lugares donde se ha intentado, pero también debemos admitir que en ningún lugar ha habido verdadero comunismo, bien implementado.
  • Ese es un argumento de izquierda don Hernando.
  • No es de izquierda, es mío
  • ¿Usted cree que hay una manera de instaurar un verdadero régimen comunista que funcione?
  • Si, yo estoy seguro de que podría, no creo que sería fácil, pero creo que yo si podría manejar un régimen comunista sostenible, si quisiera, y le cambiaría el nombre, porque eso de comunismo es como muy corriente, tendría que ser especialismo o algo así especial…. Where was I?
  • Me estaba diciendo que me ha llamado porque nuestro país está en peligro, por lo del comunismo, pero no tanto, sino más por otras cosas, que usted si podría manejar un régimen comunista si quisiera y de manera especial.
  • Exacto Sr. Ferraro, 

En ese momento la conversación fue interrumpida por tres golpes sutiles en la puerta.

  • ¡Come in! – Dijo Hernando, la puerta se abrió.
  • Ya llegó la señora Madeleine – Dijo la empleada mientras entraba a la habitación sosteniendo una bandeja de plata sobre la cual descansaba un iPad Pro último modelo en cuya pantalla se podía ver a Madeleine a través de una videollamada.
  • Maddie! So glad you could join us! – Exclamó Hernando
  • Wouldn’t miss it for the world Ernie! Hola James!
  • Hola…
  • Bueno, ¿Shall we begin?.
  • Go ahead Maddie, Norka, sube el volumen por favor – La sirvienta subió dos puntos el volumen del iPad y Madeleine empezó.
  • James, los he citado porque cómo usted habrá notado la política se ha salido un tanto de control y eso está teniendo terribles consecuencias en lo social. Muchos de mis familiares y amigos , como supongo que muchos de los suyos, están realmente preocupados, la clase dirigente de este país está asustada, los valores clásicos de pituquismo están siendo difamados y ese status social que durante tanto tiempo ha sido fuente de orgullo, ejemplo e inspiración para los peruanos, hoy para muchos es objeto de criticas y ataques. Hay gente que teme salir a las calles exhibiendo su cabellera rubia ¿No lo has notado?.
  • He notado que hay una enorme polarización, eso es definitivamente un problema
  • Eso es verdad, – Continuó Madeleine – la polarización está aumentando muchísimo, pero yo la veo más como una solución, cinco de mis amigos me han comentado que van a ponerle vidrios polarizados a sus autos, y entiendo que es por motivos de seguridad, pero también intuyo que ese orgullo de ser pituco, de inspirar al resto, pues no se va a exhibir con la misma fuerza. La gente mirará esos autos y no sabrá quien los maneja, ya no sabrán si quién va en ese auto es un empresario acaudalado que pueda dar ilusión a quienes lo vean, o un narcotraficante tal por cual.
  • Terrible realmente… – Respondí – pero ¿Qué podemos hacer?
  • Pues por eso los he citado. Creo que Ernie y yo somos figuras muy representativas del pituquismo, somos un faro solitario, listos para guiar a nuestra clases medias aspiracionales a través del océano de su pobreza. Hoy se necesita unidad más que nunca, hoy debemos dejar de lado las divisiones y unirnos todos, sin importar nuestras diferencias. No importa si eres un pituco clásico de San Isidro, del malecón de Miraflores, del malecón de Barranco o si vives en una mansión de la Planicie. Hoy debemos estar todos unidos, debemos dejar de lado la división para defendernos del resto del país.
  • ¿Y yo cómo puedo ayudarlos?
  • Madeleine y yo hemos decidido que necesitamos alguien con llegada a los jóvenes, y si bien yo tengo muchísima, es más, me atrevería a decir que si no fuera por mi edad, yo mismo sería la mayor joven promesa de este país, pero hay quienes no entienden la relatividad del tiempo, así que hemos decidido convocarlo a usted. 
  • Pero don Hernando, yo no soy joven, tengo casi cuarenta años.
  • Eso no importa, si te digo que tengo más de ochenta e igual soy más joven que tú.
  • ok…
  • Y además hemos visto que eres muy popular en Instagram and Tiktok, y que das muy buenos mensajes inspiradores para los jóvenes pitucos, eso es justo lo que necesitamos, tú nos ayudarás a encontrar el camino hacia un pituquismo fuerte, unido.
  • No lo sé Don Hernando, no lo veo muy claro.
  • Por supuesto que por esto te pagaríamos una suma de acorde a tu reputación.
  • Encantado, para servirles entonces, pero ¿Cómo haremos? ¿Tiene ya una estrategia clara?
  •  Maddie tiene una idea regia
  • Si te fijas James, la gente que nos envidia y nos resiente suele ser gente que no nos conoce de cerca, que nunca han podido ver con sus propios ojos la cantidad de virtudes que tiene la gente bien, y por eso luego no saben como imitarnos y se comportan como animalitos. Pero hay gente que podría ser resentida pero no lo es, y no lo es porque nos conoce de cerca, porque trabaja con nosotros.
  • ¿Se refiere al servicio doméstico?
  • Si, pero yo prefiero no llamarles así, porque en realidad son casi como familia, yo prefiero llamarles mi familia doméstica. 
  • Yo también tengo familia doméstica, tengo varias, una en cada una de mis casas, i love them all just the same. 
  • Déjame terminar de explicarle a James su misión Ernie… La idea James es hacer un video para tus redes en el cual las chicas de mi familia doméstica te reciben en mi nueva casa y te muestran todas sus habitaciones mientras cuentan lo buena que soy con ellas.
  • ¿Y qué buscan conseguir con eso?
  • Que los pitucos jóvenes entiendan que uno puede aspirar a tener cosas lindas al mismo tiempo que se preocupa de ayudar a los pobres, como hago yo, porque no quiero que se confundan y sus buenas intenciones los terminen llevando al caviarismo. Incluso en alguna parte del video podría aparecer yo muy rapidamente, a manera de cameo, sin hablar mucho, para mantenerme a la vista, yet still unreachable.

Debo admitir que al comienzo la oferta me dejó un poco abrumado, no sabía si realmente merecía la enorme oportunidad que estos dos gigantes del pituquismo me estaban dando, así que decidí escuchar a mi corazón, y en el fondo de este, un sentimiento muy puro se asomó y pude oir como claramente me decía : “Cóbrales un culo de plata cojudo”. Y Decidí aceptar

  • Me gusta la idea, igual dependerá del presupuesto que me guste más, pero estoy dispuesto a ayudarlos, creo que hay varias formas de hacerlo, pero lo importante es mostrarle a la gente que existe un mundo mejor, el mundo de los pitucos, y si bien ellos no pueden vivir en el, pues pueden aspirar a hacerlo y esa motivación los podría llevar muy lejos. Let’s do it!.

To be continued

 

Tags:

sociedad

Mas artículos del autor:

"Los pitucos y el poder… bailar"
"Familiares domésticos"
"“Pitucos unidos never again serán vencidos’"