Pie Derecho

La batalla constituyente

“Sería absurdo que siendo el país mayoritariamente de centro y derecha, permita que la narrativa izquierdista en favor de una Asamblea Constituyente encarne en las mayorías ciudadanas”

Ya un sector importante de los medios de comunicación, de la academia y de los gremios empresariales ha empezado a dar la batalla a favor de la Constitución del 93, resaltando los logros significativos, históricos, logrados desde su aprobación hasta la fecha, en materia de estabilidad macroeconómica, crecimiento, reducción de la pobreza y disminución de la desigualdad.

Resta ahora que la clase política de centro y derecha haga lo propio. Sería absurdo que siendo el país mayoritariamente de centro y derecha, permita que la narrativa izquierdista en favor de una Asamblea Constituyente encarne en las mayorías ciudadanas, como algunas encuestas señalan, aunque con matices que es importante anotar.

Por ejemplo, la última encuesta de Datum, publicada ayer, ante la pregunta “¿está usted a favor en contra de instalar una Asamblea Constituyente?”, el 56% responde a favor y el 34% en contra. Aparentemente, un respaldo mayoritario, sólido e inexpugnable. Pero cuando, a renglón seguido, se precisa la pregunta, los resultados son otros: 12% está a favor de mantener la actual Constitución, la mayoría, 38%, a favor de cambios parciales, 14% cambiar la mayor parte del texto y 29% Constitución totalmente nueva.

La batalla ideológica en defensa del orden constitucional vigente no está perdida. Pero hay que darla, en todos los frentes. Queda más que claro, además, que del lado izquierdista no hay argumentos consistentes que justifiquen su pedido y se ha convertido más en un símbolo político que en una propuesta orgánica atendible.

Somos más los peruanos que creemos en la inversión privada, en el mercado, en la economía libre, en la competencia, en la estabilidad fiscal y monetaria, en el crecimiento económico sustentado en el motor de la inversión. No es admisible que la minoría imponga sus clisés ideológicos, a punta de agitación y terquedad discursiva.

Las ideas son los primeros ladrillos con los cuales luego se construyen las realidades. En ese campo de la batalla ideológica y cultural, el centro y la derecha políticos deben salir de su silencio sísmico y empezar a sumarse a los esfuerzos ya desplegados de la sociedad civil para defender un modelo que indudablemente ha traído beneficios inmensos, inéditos en nuestra historia republicana, para los más pobres del país.

Tags:

Asamblea Constituyente, política peruana

Mas artículos del autor:

"El ejemplo de Milei"
"El populismo que se viene"
"Si no es Antauro será otro"
x